EL GRAN CANON

Por Guionista Hastiado

Hay una guerra encarnizada librándose delante de nuestros ojos. Eso al menos es lo que se deduce leyendo las crónicas y opiniones más encendidas de la red acerca del tema de los derechos de autor y el canon.

Los contrincantes en liza son:

A – Los consumidores. Exigen su derecho a compartir y/o descargarse series, películas o programas gracias a los avances de la informática y la universalización de la comunicación. Apelan, con razón, a la inviolabilidad de la información transmitida por Internet para condenar cualquier intento de control de los contenidos que uno gestiona desde su ordenador. Y se muestran radicalmente en contra de un canon por copia privada, que, según ellos, penaliza previamente al consumidor, despreciando la presunción de inocencia.

B – Los creadores. Defienden su derecho a recibir una retribución justa por los beneficios que genere su obra. Consideran que la distribución totalmente gratuita y libre les perjudica, y algunos de sus representantes más belicosos (SGAE) exigen un control gubernamental sobre las descargas (control que entra en conflicto con el derecho a la confidencialidad) y una retribución “justa” en forma de canon para compensar las copias privadas que puedan hacer los consumidores.

Bien, más o menos éste es el resumen que se podría hacer de la situación… si uno fuera un grandísimo maniqueo (maniqueismo: “tendencia a interpretar la realidad sobre la base de una valoración dicotómica”).

La gran falacia de toda esta polémica es pensar que ésta es una pelea de A contra B: consumidores contra creadores. En el fondo, ambos buscan lo mismo: que haya creaciones que satisfagan a la gente, y que además sean accesibles a la gente. Es de perogrullo: los creadores quieren crear para que los consumidores consuman.

Lo que a menudo se obvia es que hay un tercer agente metido en este embrollo. Un agente que es, en realidad, quien está ganando más con toda esta polémica: la industria.

La industria cultural / audiovisual / tecnológica está más fuerte que nunca, por mucho que se quejen. Puede que las descargas en Internet hayan perjudicado ciertos sistemas tradicionales de venta, pero en términos totales se consume mucho más entretenimiento que antes. Gastamos dinero en series, películas, cómics, juegos, dvd´s, bluerays, palomitas, discos duros, pantallas planas, consolas, mandos, ordenadores, portátiles, cámaras, revistas, juguetes, salas 3D, grabadoras, memorias usb, wifi, adsl, i-phones, reproductores portátiles, canales satélites, impresoras, e-books… Y nos gastamos todo ese dinero en parte motivados por la publicidad que nos tragamos a través de esos mismos soportes, mecanismos y canales emisores por los que pagamos (publicidad que también genera beneficios), y a los que nosotros damos cancha a través de blogs, foros, webs de cine y televisión, publicaciones especializadas y el socorrido boca-oreja, retroalimentando la cadena de consumo.

Lo que parece bastante claro es que alguien está haciendo mucho dinero con todo esto. Y lo que los creadores hacemos es pedir una parte pequeña de esas ganancias, cuando derivan directamente de nuestro trabajo, al igual que los inventores cobran patentes, que los empresarios se llevan beneficios, o que los escritores reciben un 8% del precio de cada libro. Si tú te forras gracias a lo que yo he creado, algo debería ganar yo también… Y ese algo no se lo pedimos a los consumidores, sino a la industria, porque los derechos de autor se obtienen extrayendo un tanto por ciento de los beneficios de la industria. Si no hay beneficio, no hay derechos de autor.

Así, paradojicamente, cuando alguien critica los Derechos de Autor en pro de la “universalización de la cultura” lo que está haciendo en realidad es favorecer los intereses de las grandes corporaciones, que son las que abonan el 99% de los derechos de propiedad intelectual.

Otra cosa algo diferente es el canon, sí. Es cierto que el canon por copia privada se cobra sí o sí, pero también es cierto que ese canon existía ya en la época de los casettes, y nadie se quejaba. La idea con la que se creó fue algo del tipo “ey, tíos, si vais a vender aparatos con los que copiar la música que hacemos, por lo menos tened la decencia de darnos una pequeña parte de vuestras ganancias…”. También es verdad que es difícil de entender que se pretenda cobrar un canon astronómico y al mismo tiempo andar cerrando webs y enviando cobradores a las bodas. Ahí es donde la cagan.

Pero, aunque entiendo muchas de las argumentaciones en contra del canon, tampoco acaba de parecerme muy ecuánime que alguien que adquiere, por ejemplo, una grabadora de 150 euros, clame al cielo buscando venganza porque 3,40 de esos euros son para el canon. Como siempre digo, otra cosa es cómo se recaude y reparta ese canon (ahí está el gran intríngulis de la SGAE y el terreno para la negociación).

Todo esto me recuerda en cierto modo a los comunistas y los anarquistas en la guerra civil, pegándose tiros entre sí mientras tenían las tropas de Franco a las puertas de la ciudad. Sinceramente, amigos consumidores (a los que yo también pertenezco), creo que os han tomado un poco el pelo al convenceros de que los guionistas / escritores / realizadores / directores / músicos son vuestros enemigos acérrimos. Los autores no somos Ramoncín, ni Rosario, ni la SGAE, ni vamos por ahí exigiendo dinero a cambio de aire, ni queremos que se prohíba internet (al contrario, nos gusta mucho).

Es cierto que hay algunas cabezas visibles obscenamente forradas (en gran parte porque se lo han ganado, en cierta parte porque se lo han montado bien, sí), pero la gran mayoría de nosotros somos curritos que peleamos por seguir ganándonos el pan mes a mes, y que vemos cómo los que mercadean con nuestro esfuerzo se hacen millonarios, mientras que nosotros seguimos peleándonos como idiotas para que no nos quiten el chiste de la mantequilla o no nos obliguen a meter un estribillo en clave mayor.

Los detractores del canon dicen que sería una estupidez que un arquitecto cobrara sine die a los peatones cada vez que cruzaran un puente diseñado por él. Y estoy de acuerdo: sería una estupidez, porque eso es mezclar churras con merinas. Del mismo modo, sería una estupidez igual de grande que a García Márquez le hubieran pagado 200 pesos por el manuscrito de “100 años de soledad” y jamás hubiera vuelto a ver un duro. Los Derechos de Autor se crearon para luchar contra ese tipo de desmanes, para defender al creador frente a la industria. Democratizar la cultura significa poner los medios para que sea accesible a todo el mundo, y para que la creación no esté en manos de unas pocas empresas, no que todo lo que se cree deba ser gratis para todos.

Nuestro gran enemigo común -tanto para los autores como para los consumidores- ha sido siempre el dirigismo cultural. Si los autores no tenemos cierto peso en el proceso, si no conseguimos una retribución justa por nuestro trabajo, si dependemos exclusivamente de quien nos contrata y no del rendimiento que produce nuestro trabajo, estaremos a merced –más si cabe- de la industria. Y a esa industria -como industria que es- nunca le interesará la pluralidad, la innovación, el riesgo o la creatividad, sino la clonación de éxitos, el equilibrio de los balances, los targets generalistas y las convenciones preestablecidas. En definitiva, el empobrecimiento cultural. Nos seguirán diciendo qué es lo que tenemos que oír / ver / consumir, y nosotros les obedeceremos, porque no habrá otras alternativas.

“¿Y a mí qué? Yo no veo nada español, sólo cosas de fuera”, dirán algunos. Por supuesto, pero tanto el cine y la televisión de este mismo 2009 han demostrado que son muchos los españoles a los que les interesa la producción patria, y no me parece una locura que un país vele mínimamente por favorecer y proteger la existencia de una cultura propia. Aun así, si los de fuera lo hacen mejor serán para ellos los beneficios, no hay nada que objetar.

En definitiva, les pido que se replanteen los absolutos a los que creen haber llegado. Sé que es muy difícil, pero si hacen mucha, mucha fuerza podrían llegar incluso a considerar la posibilidad de que no todos los que cobramos derechos de autor seamos unos hijos de la gran puta.

Si no, pueden seguir apedreándonos –comparto la opinión de que resulta muy estimulante- pero sean conscientes de que alguien, detrás de ustedes, les está vendiendo los pedruscos a precio de oro.

32 Responses to EL GRAN CANON

  1. Mariano Baselga dice:

    En mi humilde opinión, si alguien ha colaborado en fomentar el estúpido enfrentamiento entre consumidores y autores, obviando que quienes se llevan la pasta no son ni los manteros ni los internautas ni la orquesta que tocó en la boda de tu prima, ésa es la SGAE.

    Como guionista, internauta, consumidor e invitado ocasional a bodas, bautizos y comuniones, entiendo los derechos de autor como una conquista social y una forma de distribución más justa de la riqueza, postura difícilmente compatible con cobrar de la SGAE cada seis meses, habiendo otras opciones más justas, transparentes y menos perjudiciales para el futuro de los derechos de autor.

    Feliz Navidad y enhorabuena a todos por el blog.

  2. Barnikel dice:

    Estoy muy de acuerdo con casi todo lo que has argumentado, por si te sirve de algo. Sólo dos apuntes: Es muchísimo más difícil bajarse una peli española que una extranjera. Sencillamente, apenas se comparten en la mula, casi no tienen fuentes y tardan mucho en bajar, y sólo hay los títulos más taquilleros. Hablo de bajarlas en buena calidad, no en esas ponzoñas que son los screeners, que me parecen deplorable su grabación y distribución. Lo que está claro es que si la peli es buena, la gente va al cine.
    Y el otro tema: cuando me bajo una peli para verla sin ánimo de lucro en mi casa pago canon en el disco duro, en la grabadora, en el dvd y en la impresora si me da por hacerle carátula. Y gracias que no le han calzado el canon a la conexión de internet. Aún.
    Ah, y una grabadora vale 40 euros.
    Para terminar, enhorabuena por el nuevo blog, me parece una idea estupenda y que sepáis que os seguía a varios antes y os seguiré más ahora. ¡Seguid así!

  3. nacho dice:

    Pasaba por aquí y… qué difícil es hacer análisis y opinión al mismo tiempo, ¿no?

    No veo muy clara la relación entre “alguien [la industria] está haciendo mucho dinero con todo esto” y “no es ecuánime clamar al cielo buscando venganza porque los consumidores tengan que pagar 3,40€ a los creadores”… Difuso. A lo más que llego por ahí es a constatar que el problema podría residir, entonces, en que ‘unos’ pagan, ‘otros’ crean y ‘otros otros’ ganan, pero me parece demasiado pobre para que no se le haya ocurrido a nadie antes…

    Entiendo que la malvada industria no se muestre muy interesada en satisfacer lo demandado por ‘unos’ (pagar menos) y ‘otros’ (cobrar algo)… pero es que, si no, no sería malvada… ni industria.

    Y, oye, claro que lo inteligente es utilizar los pedruscos para hacerse un muro de las lamentaciones, pero de verdad que yo sólo pasaba por aquí… y no me voy a liar a pedradas por los 3,40€.
    Uhm… o no, al menos, si me garantizas que los cobras tú…

  4. elperejil dice:

    En general estoy muy de acuerdo con lo expuesto.

    Lo bueno de tener ciertos años es que te acuerdas de la época de los cassettes de 90 minutos con un disco grabado por cada lado y de cuando internet estaba naciendo (lo malo es el resto, ay). De aquellas, no hace tanto, la “mala” para los aún no demasiados internautas, era “timofónica” y, en general, las operadoras, que eran las que nos apretaban con sus tarifas, abusos y mala praxis. La competencia bajó un poco las tarifas y la tecnología mejoró las conexiones… pero las empresas siguen siendo los mismos behemots, fundamentalmente preocupados por el benefios, de siempre.

    No es el único pero, realmente hoy, entre el creador y el consumidor, las operadoras de internet son uno de los grandes canales de distribución… y han conseguido que el internauta se crea que las descargas son “gratuitas” cuando la facturación bruta mensual de las operadoras puede andar en torno a unos 500 millones de euros al mes (y creciendo). De hecho, con al crisis, grandes multinacionales como Sony (y eso que tiene los videojuegos) están en números rojos, pero Telefónica sigue teniendo unos beneficios anuales de 6.000 millones de euros o por ahí. Está claro que el poder económico y el control sobre la industria del ocio/cultura va basculando hacia el capital de esos gigantes (no en vano, la operadora americana AOL se ha fusionado con Time-Warner)

    La SGAE, con ciertas actuaciones y políticas (y ciertos adalides que, vaya por Dios…) ha conseguido alienar al usuario para que se encabrone a base de bien con ellos y se olvide de quienes tienen la sartén por el mango en todo este tinglado y, por ahora, ni dicen una palabra ni son salpicados en absoluto por toda esta polémica sobre la red.

    Respecto al impacto que el canon ha causado en el PVP de toda esta tecnología pues, vaya, yo creo que la fuerza del mercado lo ha disipado… un amigo se compró un disco de 1 tera hace unos tres años y se soltó más de 500 euros del ala. El mío, que me pillé hace poquito, no llegó a los 100 euros… un -80% de precio en tres años, pues vaya. Las empresas de tecnología, si pueden permitirse estas rebajas para competir entre ellas, podrán sobrevivir, digo yo.

  5. lalas dice:

    El problema no es que los consumidores no crean que el autor merezca una retribucion por su trabajo. El problema es que las grandes empresas (productoras, distribuidoras, discograficas, editoriales, etc…)se llevan casi todo el pastel de las recaudaciones, las ventas de libros, dvd’s, etc. Y como los autores habeis visto despues de años que no conseguis que las empresas cedan parte de su beneficio para daroslo a vosotros (en USA hicieron una huelga y algo consiguieron. En España seria imposible que os juntaseis asi, pues habeis ido a por el eslabon mas debil, el consumidor.

    Y no solo teneis el canon (justo, pero mal recaudado, mal distribuido y mal explicado), quereis cerrar las webs, meter en juicios a los que compartan y llamarnos piratas, criminales y cosas peores. Y despues de ponernos a parir nos pedis, perdom nos exigis que veamos cine español, musica española, etc. porque aqui haceis las cosas igual o mejor que los yankis.

    Eso, en mi pueblo, se llama tirar piedras sobre tu propio tejado. ¿que teneis mala fama? si ¿que os la habeis ganado? tambien.

    Esa es mi opinion. Y que conste que tampoco veo justo bajarse todo de internet por la patilla, pero como bien dice uno mas arriba, cuando la peli es buena, la gente va a verla al cine, cuando el libro es bueno la gente lo compra.

    Saludos

  6. NrT dice:

    Sí, es un artículo interesante. No has descubierto la dinamita, también es cierto, pero es que a estas alturas de la película es difícil decir algo que no se haya dicho.
    Aunque después de leer el articulo he echado en falta algunos puntos a tratar. Quizá el primero por orden de aparición, puesto que los consumidores están en el grupo A, es que a pesar de pagar un buen canon, en absolutamente todo como bien has dicho, se sigue criminalizando la actividad por la que se paga dicho canon.

    PD: Sintiéndolo mucho, si se fijase algún mecanismo para pagar al creador del producto que estamos consumiendo, a nivel audiovisual en un 80% de los casos ese dinero iría para los EE.UU. Desde mi particular punto de vista es lo que más se consume. ¿Que porcentaje de cine o series españolas se descarga en comparación con el cine o series extranjeras?

  7. Bambi dice:

    Claro, es que no se va a pretender que el consumidor, después de que pague una conexión a internet de 20mb, de que se compre un ipod y de adquirir un disco duro multimedia, tenga que ir a la fnac a pillarse el último cd de Alejandro Sanz o la última película de Santiago Segura. Vamos, creo que hay un límite de ordeñamiento económico. Por eso, como tu dices la guerra no debería ser creador/consumidores, sino creadores/industria. Claro que los Chenoas y Bosés de turno no tienen huevos para ponerse delante de los presidentes de Sony, AOL o Disney y cantarle las cuarenta. Queda mejor (of course) meter en el trullo a un chaval de 15 años por descargarse contenido protegido.

  8. johndemol dice:

    bravo guionista hastiado. bravo, bravo, bravo.

  9. Javier C. dice:

    Lalas: no conocí a nadie, antes de que proliferasen las descargas, que despreciase a la industria cultural y adorarse a los autores. La excusa del odio a las empresa es una justificación posterior: “Bajo discos porque la industria discográfica es abusiva”. Uno baja discos porque sale gratis, principalmente.

    Amigo hastiado, quizá la cuestión deba centrarse en la legalidad: los Derechos de Autor.

    Si este derecho es aún válido, por mucha nueva tecnología que se haya creado, debe prevalecer.

    Los internautas afirman que los tiempos cambian. Le dejo en el otro blog un artículo acerca precisamente de esto y de la supuesta censura: de que los derechos no pueden alterarse porque un nuevo medio permita violarlos más fácilmente.

    Y el canon ha sido un grave error, porque parece que, al cobrar por ello, legitima la piratería…

  10. Letterman dice:

    Buen artículo, nada nuevo bajo el sol. Un apunte: todos los guionistas que conozco, sin excepción, bajan como posesos de internet gigas y gigas de ficción americana gracias a cuentas compartidas en rapidshare, megaupload y demás. Que ya no sólo las operadoras hacen caja con esto.

    Juez y parte, como siempre.

  11. myeurista dice:

    Tres cosas, así a vuelapluma:

    – Que si usted quiere una estrategia de “si no puedes con él, unete a él” quizá debería revisarla y ver que le será más efectivo unirse él a los postulados de los consumidores que al contrario, que es lo que pretende con este artículo.

    – Que si alguien tiene que luchar contra la industria será los que aún no lo han hecho. Los consumidores, tal como él dice, han venido pagando cánones desde antaño y aquí nadie abría el debate. Llegó internet y los consumidores siguieron pagando y esta vez aprovecharon todo el poder de la tecnología nueva brindaba, que era . A los autores, salvo honrosas excepciones, sólo se les ha visto anclados en el pasado analógico.

    – Que los autores, si quieren sobrevivir, tienen que tener en mente que han de hacer la guerra por su cuenta y circunvalar a la industria, darse cuenta que a partir de ahora han de estar más encima de la comercialización.

    Y sobre todo:

    – QUe debe darse cuenta que a un euro la copia por un millón de descargas es un millón de euros, que 10000 ediciones de coleccionista a 100 euros vendidas por internet es un millón de euros y que 100000 copias físicas en las tiendas a 10 euros es también un millón de euros . Y que a continuación piense qué modelo supone menos gastos, menos logística, más control de la obra por parte del autor y más beneficio económico para el autor.

    Un saludo

  12. Bien, vamos estando de acuerdo en algunas cosas, y en otras nos acercamos un poco. Yo opino:

    – La culpa de la mala prensa que tenemos los autores es mayoritariamente de la SGAE, de ciertas de sus prácticas de recaudación, y de ciertos artistas que se autoerigen en “representantes” del colectivo.

    – Los derechos de Autor no son malos en sí mismos, todo depende de cómo se recauden y repartan.

    – El Canon no supone un desembolso excesivo para el consumidor. Contratando una tarifa plana de 50 euros y comprándote un disco duro de entre 40-150 euros (de los que 3 son para el canon) tienes, de facto, acceso a más contenido audiovisual del que nunca serás capaz de ver. No parece un precio ofensivo, la verdad.

    – Las grandes beneficiadas de todo esto son, sin duda, las compañías telefónicas. (Nacho, los 3,40 euros serán para los autores, seguro. De donde no sacarán nada será de los 600 euros anuales que pagas de ADSL, que manda huevos que la gente no haga manifiestos y manifas en contra de ESO…).

    – En todo caso, me parece comprensible que haya quien discuta la validez del Canon, es un mecanismo de recaudación complejo y del que resulta fácil discutir. Lo que no parece muy lógico es que las críticas al canon se conviertan en críticas a los derechos de autor. Lo dicho, churras y merinas.

    – De todas formas, no creo que pagar un canon sea criminalizar. Si yo pago un impuesto ecológico cuando compro un coche, se está presuponiendo que voy a utilizar el coche y voy a contaminar, cuando lo puedo tener aparcado en mi garaje para admirarlo. Y aunque lo use, contaminaré menos que el lo coge cada día para ir a currar, ¿por qué tengo que pagar lo mismo que él? Pues porque es una manera de paliar un mal objetivo. Se paga un poco más por cd para permitir la supervivencia de la cultura, así de simple. El problema es que, por razones que en parte escapan a mi raciocinio, parece que cierta gente últimamente odia a los que crean cultura.

    – Es cierto que se ve más cine americano que español. Pero también se ve mucha más televisión española que extranjera. Si no se descarga más ficción televisiva nacional es, sencillamente, porque la podemos ver en abierto con mucha mayor facilidad.

    – Lalas, no generalices. Yo no quiero cerrar webs, meter en juicios a nadie, ni os llamo piratas,ni os exijo que vayáis a ver nada al cine. Ni yo, ni el 99 por ciento de los autores. Ahí es donde creo que os han tomado el pelo…

    – Sea como sea, es agradable comprobar que se puede hablar y razonar con tranquilidad sobre el asunto sin que empiecen a llover los insultos…

    • NrT dice:

      El discurso o la parrafada está bien, pero hay partes que lo arruinan. Esta parte se podría casi considerar demagogica.
      No creo que deba explicarte las diferencias entre el canon y su aplicacion y el impuesto ecologico que aduces.
      Si el impuesto ecologico se aplica a vehiculos a motor, es más que probable que el 99.998% de la gente que los compra lo use para moverse. Más o menos, pero los usarán para moverse.

      El canon se aplica igualmente a material tecnologico, tanto soporte como hardware, pero… ¿El porcentaje de gente que lo usará con fines ilegitimos es el mismo que en el caso anterior? Lo dudo y mucho. Presuponer que el 100% de esos objetos serán usados con fines ilegitimos y grabarlos es poco menos que absurdo.

  13. ihache dice:

    Qué razón tienes….

  14. Sarsar dice:

    Después de leer el artículo y las opiniones aquí escritas yo entiendo lo siguiente:

    -El canon a existido de siempre (impresoras, fotocopiadoras, cintas de casetes, cintas de vhs, discos duros, reproductores multimedia…)

    -No se puede poner un canon sobre una actividad ilegal. Luego entiendo que es totalmente legal el compartir películas, música y obras escritas siempre que no haya ánimo de lucro, simplemente el compartir por compartir y luego poder disfrutar de la obra.

    -Es muy feo tratar a la gente de tonta. Hay un derecho que permite el compartir obras audiovisuales, musicales y escritas sin ánimo de lucro. Hay un canon que se paga para compensar al AUTOR por el uso de ese derecho. Luego ves a los autores en la TV defendiendo a los distribuidores y el negocio de estos y llamando piratas a las personas que consumen sus productos.

    cuando los “representantes” de los creadores que aparecen en los medios son los abogados de esta o aquella otra asociación o empresa y llaman a la gente piratas y destructores de empleo (¿no se cargaron las grandes superficies los negocios de barrio?) es lógico que a la gente en general le deje de caer bien quien le insulta.

    Hay grupos musicales que regalan sus discos en internet porque ganan más con sus conciertos que con lo que les paga la distribuidora.

    Una distribución más justa del canon y la desaparición de un porcentaje de los “chupopteros culturales” podrían ser un par de pasos para ir arreglando el tema

  15. nacho dice:

    no creo mucho en los colectivos, se pierde demasiada información identificando a tantos individuos con un mismo grupo…

    no podemos establecer como premisa que los autores son unos caraduras que insultan a los consumidores y los consumidores unos egoistas que insultan a los autores y empezar el diálogo a partir de ahí. Que cafres hay en todas partes y a ti te encontré en la calle…

    Hay un sistema establecido que, parece ser, no reparte eficientemente las ganancias (creo más preciso referirme con [la industria] a ese sistema, no a un señor con bigote que fuma puros caros) y me parece que valdría con repartir mejor, no con repartir más… Para que el dinero del consumidor no se desinfle tan rápido antes de llegar al inicio de la cadena.

    A mi también me parece que hay mucho listo, muy cómodo con esta situación, que se pone barba postiza, compra piedras y cucuruchos de gravilla, engola la voz y dice: “ese, ese… a ese”, señalando con el índice a quemarropa, a consumidores y autores para que nadie se fije bien de dónde llueven las piedras.

  16. jesusfh dice:

    Como decía un músico hace poco: “No estoy a favor de la piratería, pero sí en contra de las discográficas, que fueron las primeras que copiaron sus propios vinilos a cd’s y los vendieron a precios desorbitados”.
    Lo mismo se podría decir del cine con el VHS y el DVD, el betacam, etc.

  17. myeurista dice:

    Hola, que he enviado un mensaje a las 13:30 y aquí no aparece. ¿Demasiada crítica en pocas líneas? Estaba un poco perrete, eso sí

  18. lalas dice:

    Javier C. Nunca dije que la “maldad” de los autores sea el motivo de las descargas. Es una justificacion como otra cualquiera. La gente se baja las cosas por que le sale gratis. Y porque son pobres. Si fueran ricos tendrian todo original. ¿y quien no?

    Guionista Hastiado. Sí generalizo. Todo lo que se oye, ve y lee criminaliza algo que no es ilegal, las bajadas de internet (confirmado por muchisimas sentencias). Si hay voces discrepantes entre los autores, o son muy pocas o se hacen oir muy poco.

    Y, por otro lado, no comentas lo mas importante de mi reflexion, y que por eso iba en primer lugar. Igual que pides, y con razon, que las operadoras aflojen parte de lo que ganan con nuestras conexiones por que no exiges que las distribuidoras/editoras/discograficas reduzcan su beneficio a favor del autor. Miles de debates y posts y no he visto un solo autor ir en esa direccion.

    Es duro enfrentarse al jefe, pero tampoco veo muy util cabrear a tus posible clientes.

    Saludos

  19. Alfins dice:

    Vayamos por partes que diría Jack El Destripador:
    a)Siempre fui más de Kojak, de Colombo, que del gran y orondo Can(n)on.
    b)Gran post Hastiado (no, si al final me va a terminar gustando hasta… “Flechazos”)
    c)Luego empiezo a leer a la peña y ya empiezo a hacerme la picha un lío, a mezclárseme las churras con Las Meninas, a dudar hasta de por qué NADIE duda… y tienen tan CLARO que la más tetuda.
    d)No se podría hacer como con la Iglesia (no, no, no, no digo que nos pongamos a dar hostias) y la declaración de la renta. Que cada uno marque la casilla que prefiera: Autores, Compañías telefónicas, Discográficas,…
    e)Ayer vi “Avatar” en 3Digital y tal. De los 10.50 euros que me costó ¿cuánto le he dado a Cameron? ¿Qué porcentaje se lleva el distribuidor, los productores, el exhibidor, la chica que soñaba con un bidón de gasolina y una taquilla, el acomodatrer, Ulloa Óptica,…?
    f) Y luego llegué a casa y me puse a ver “Spanish Movie”. ¿Cuántos años me pueden caer? ¿Puede la González-Sinde cerrarme mi cuenta de correo? ¿Está autorizado Ignasi Guardans a impedirme moverme por el resto de paises de la Unión Europea? ¿Tenéis el número de cuenta de Carlos Areces o Joaquín Reyes, para ingresarle la parte proporcional a cada uno de la muchachada después de la hora y media descachanante?
    g)…

    P.d. Y éstos son sólo mis principios… si no os gustan tengo… MAS MADERA!!!

  20. NrT dice:

    – De todas formas, no creo que pagar un canon sea criminalizar. Si yo pago un impuesto ecológico cuando compro un coche, se está presuponiendo que voy a utilizar el coche y voy a contaminar, cuando lo puedo tener aparcado en mi garaje para admirarlo. Y aunque lo use, contaminaré menos que el lo coge cada día para ir a currar, ¿por qué tengo que pagar lo mismo que él? Pues porque es una manera de paliar un mal objetivo. Se paga un poco más por cd para permitir la supervivencia de la cultura, así de simple. El problema es que, por razones que en parte escapan a mi raciocinio, parece que cierta gente últimamente odia a los que crean cultura.

    El discurso o la parrafada está bien, pero hay partes que lo arruinan. Esta parte se podría casi considerar demagogica.
    No creo que deba explicarte las diferencias entre el canon y su aplicacion y el impuesto ecologico que aduces.
    Si el impuesto ecologico se aplica a vehiculos a motor, es más que probable que el 99.998% de la gente que los compra lo use para moverse. Más o menos, pero los usarán para moverse.

    El canon se aplica igualmente a material tecnologico, tanto soporte como hardware, pero… ¿El porcentaje de gente que lo usará con fines ilegitimos es el mismo que en el caso anterior? Lo dudo y mucho. Presuponer que el 100% de esos objetos serán usados con fines ilegitimos y grabarlos es poco menos que absurdo.

  21. Félix dice:

    Comparto muchas de las argumentaciones que usted expone, pero en la raíz hay un despropósito jurídico fundamental que, para colmo, abre la puerta a otras aberraciones: No hay justificación legal para que el Estado imponga un canon “por presunción”.
    Mientras exista ese canon –perversión que además ha sido agravada por la praxis de la SGAE y demás gestoras de derechos–, el debate estará emponzoñado y las salidas al contencioso estará bloquedas, o semi-bloqueadas.

  22. Bueno, es una diferencia cuantitativa, pero no cualitativa, Nrt. Todo depende, además, del ejemplo que cojamos: un disco duro de 1 terabyte puede ser utilizado para guardar las fotos de tus cumples, pero no parece lo más probable. Y lo mismo pasa con las conexiones de más de 10 megas.

    Nadie presupone que el 100% del uso vaya a ser para la copia privada, simplemente se establece un canon que redunda en un beneficio general. Cabría la posibilidad de hacer una recaudación más milimétrica, sí, pero eso no merma la validez intrínseca del propósito.

    Lalas, colgar en la red contenidos de los que no se es dueño sí es ilegal. La disputa están en si es lícito colgar links a páginas que infringen la ley. Y esto depende de cómo se mire: ¿es legal colgar links a webs pederastas? Sé que el tema no es comparable, pero el subterfugio legal es muy parecido…

    Doy por hecho que no eres guionista y, como es lógico, no te interesan demasiado los blogs sobre la profesión (somos un poco coñazo, sí). Porque en caso contrario sabrías bien que uno de nuestros principales empeños tiene que ver, precisamente, con la necesidad de que los creadores sean retribuidos convenientemente por las empresas audiovisuales que los contratan. Repasa por ahí y lo comprobarás rápida y fácilmente.

    Insisto, creo que te han convencido para que te cabrees con los autores, pero la mayoría de nosotros no hemos hecho nada para provocarlo. Te lo aseguro, no es pose.

    Myeurista, siento el retraso. Yo no administro los comentarios, estoy convencido de que alguna explicación habrá (o un error técnico, o que has mentado a la madre de alguien sin venir a cuento).

    Sarsar, estoy de acuerdo en que en las mejoras en el reparto y la recaudación se hallan muchas de las posibles y necesarias mejoras por acometer. Eso sí, no comparto tu silogismo “No se puede poner un canon sobre una actividad ilegal. Luego entiendo que es totalmente legal el compartir películas…”. El canon no se pone “sobre la actividad de compartir películas”, lo que se grava es la venta de productos informáticos para prevenir un uso fraudulento…

    Gracias a todos por razonar y avivar el debate, sin encenderlo.

  23. Por cierto, Myeurista, yo siempre estaré dispuesto a contesar dentro de lo que buenamente sea capaz, no lo dudes. Si no es aquí, en mi blog personal. (Sí, te he leído en aeropago)…

  24. manatus dice:

    Un caso curioso, yo me compro una cámara (pago canon), unas tarjetas para las fotos (pago canon), hago fotos (me convierto en creador), las guardo en mi disco duro (pago canon), me hago una copia de seguridad en un disco duro externo (pago canon) y/o en DVD(pago canon). Hasta ahí es mi caso, debo tener como un tera de fotos repartidas en varios soportes. Como creador pago y no veo un duro. Y ya es gracioso si te roban (o lo intentan) la foto para hacer el cartel de “Mapa de los Sonidos de Tokio”.

    Es un caso concreto pero si me lío lleno 10 páginas. Y eso sí, estoy de acuerdo en que no es una pelea autor-consumidor.

  25. Cabalier dice:

    Señor hastiado le doy la razón en casi todo excepto en la percepción del canon. Se me cobra un canon por descargar contenido por tanto yo he pagado por poder descargar contenido. que esa cantidad puede ser insuficiente, eso no lo discuto, pero el hecho es que yo estoy pagando por poder descargar contenido, o dicho de otro modo pago porque presuponen que lo voy a hacer. Es como si se pusiese un impuesto en los coches por qué un porcentaje se usa en alunizajes. Obviamente no voy a hacer un alunizaje, pero si un día se me diese por delinquir haría un alunizaje, que para algo lo estoy pagando.

    En otro orden de cosas, la música ya se está readaptando a los soportes digitales, apareciendo portales como last.fm o spotify que permiten escuchar música a la carta y que han anularon totalmente mi necesidad de descargar música. Ya va siendo hora de que los contenidos audiovisuales den un paso en la misma dirección, porque el principal motivo por el que muchas personas nos bajemos series y shows es para no estar sometidos a los imbéciles de los programadores televisivos.

    Como dato anecdótico sobre el funcionamiento de los canales televisivos el otro día me encontré con una serie nueva (no recuerdo el nombre) ponía en el nombre “1.2” (temporada 1 capitulo 2) lo que me dejó fascinado fue la descripción del capítulo: “la misma sinopsis del capítulo 1” hay que ser imbécil, como pretenden que alguien se vea eso si no vieron el capitulo 1 y no pueden discernir de que va. Algún día me la bajare para enterarme.

  26. Luis dice:

    joder, llevó un huevo de tiempo defendiendo exactamente esto por comentarios sueltos por todos los blogs del mundo, quizás es momento de abrir un blog yo mismo…

    la última: http://www.elpais.com/articulo/Pantallas/Twitter/rentable/elpeputec/20091228elpepirtv_4/Tes
    google pagando por contenidos de otros? vaya, igual algo está empezando a cambiar… que será lo próximo:

    – google pagando por los links entrantes a contenido con copyright? estaría bien, no? seguro que muchos pasaban del CC

    – Telefónica pagando directamente a los creadores monitorizando las descargas P2P?

    Lo que está claro es que todos viven de los contenidos pero a diferencia que en el resto de industrias en las que el dinero fluye “mojando” a todos, hay empresas (Google, operadoras…) que están haciendo una presa gigante, dejando a mucha gente seca, y así no… porque sin agua nos morimos todos

  27. Raquel dice:

    Pues suscribo prácticamente cada línea, creo que das en el clavo del problema. Yo, que me siento tan autora como consumidora, creo que no sólo han tomado el pelo al usuario que ahora se pone en contra del autor, sino, más preocupante, a esos (pocos) autores que la han tomado con el usuario en lugar de quejarse de sus problemas a sus discográficas, sus productoras de cine o TV, sus mánagers…
    Creo que las meadas fuera de tiesto de esos artistas (Aute amenazando con el fin de la música, Rosario Flores diciendo que la están matando de hambre mientras en otro canal emiten un anuncio de un nuevo perfume con su nombre…) han hecho mucho daño a los demás artistas, a la mayoría, a los que hacen lo que hacen sobre todo por amor.

    Creo también que es poco producente apelar mucho a esa imagen del artista como currito esforzado comparable a un obrero de la construcción o a un administrativo, porque la gente que tiene que trabajar para comer no se lo cree, y hace bien…

    Besazo, “a ver si nos vemos”…
    :)

  28. […] artistas he percibido, con el famoso tema de las descargas. No puedo sino invitaros a que leáis este post del guionista Hastiado en Bloguionistas para que los beligerantes entiendan que los creadores no […]

  29. Marcos dice:

    Amigo hastiado, yo lo que estoy es harto. Quiza habria que pedir que los derechos de autor se explicaran en el cole. Lo mas increible es que se equivoquen hasta profesionales expertos y razonables como Ud. Un ejemplo: La SGAE hace muy bien en enviar cobradores a las bodas. La musica es un ingrediente mas de un negocio y lo lógico es que el salón de los cojones pague por ello. El malo es él, no la SGAE. No tiene inconveniente en pagar al pastelero, a lso camareros, a la tintoreria, etc. pero la musica… eso no. Inaceptable.

    Los representantes de la SGAE se explican mal y caen peor, vale, pero no es algo inocente. La opinion la cultivan periodicos y televisiones que estan obligados a pagar a la SGAE y lo hacen a regañadientes. Este estado de cosas es su venganza. ¿Ejemplos? ¿Recuerda la campaña sobre Fuenteovejuna? ¿La alcaldesa diciendo gilipolleces contra la SGAE, sin base alguna? Un ayuntamiento que no paga derechos por la musica, ni por las obras de teatro durante ¿10 años? y cuando llega la factura hace una rueda de prensa diciendo que la malvada SGAE quiere suspender la representacion teatral de todo un pueblo. Los periodicos se llenaron de articulos injuriosos, las webs de comentarios insultantes, etc. Las audiencias ya estan condicionadas, como el perro de Pavlov: Oyen SGAE y salivan y se afilan los colmillos…

    ¿Quien paga todoscontraelcanon.com, los saraos que organizan los anti copyright, la fantasmal Asociacion de Internautas, etc.? ¿Quien dirige el debate hacia la propiedad intelectual? ¿Quien se niega a discutir el reparto justo de los ingresos? Los fabricantes de ASIMELEC, los que lanzan al mercado aparatos que necesitan material protegido para funcionar pero no quieren pagarlo, los que suministran equipos a las operadoras de ADSL, las operadoras.

    ¿Quien apoya a la SGAE? Deberia decir que sus miembros, pero ni eso. La SGAE hace lo que debe, defender los derechos de sus socios, como todos los sindicatos, las asociaciones, etc. Y funciona como todas las empresas, con un sistema de voto ponderado: el que mas aporta a la empresa, el que tiene mas acciones por asi decirlo, tiene mas votos. Y como todas las asociaicones, etc. tiene sus fallos. Pero es la garantia de que los guionistas, los compositores, los autores dramáticos… van a recibir dinero por su trabajo. España está llena de salones de boda que no quieren pagar, de ayuntamientos morosos, de cadenas de television que van sistematicamente a juicio, sabiendo que van a a perder, solo para dilatar pagos, de discotecas que no pagan, etc.

    Es insultante que haya miles de empresas forrandose con la venta de discos multimedia, Ipods, conexiones etc. y se nieguen a pagar por lo que les permite forrarse, que no es el aparato, sino lo que lleva dentro. Un disco multimedia carga 1 terabyte de canciones y peliculas y paga ¿4 euros? Mal reparto.

    No es un problema entre creadores y publico, es un enfrentamiento entre unas fabricantes de aparatos, operadoras telefonicss y creadores e industrias culturales. Y de momento, parece que vamos perdiendo.

    Y lo que mas me jarta son los profesionales que aceptan como corderos la situacion, asumen la postura de sus explotadores, etc. De los que regalan su trabaj, prefiero no hablar. Siempre he odiado a los esquiroles.

    y ya es bastante cansino todo esto… ¿podemos hablar de guiones?

  30. Diego Iglesias dice:

    Entonces, ¿cuándo va a empezar a pagar Telefónica por los contenidos que todos subimos a Internet? Porque internet sin contenidos no es más que un medio…

    ¿Quién le pondrá el cascabel al gato?

    PD: Enhorabuena por el post.

  31. […] vivir de rentas por los siglos de los siglos. No hay término medio. Y, sin embargo, al igual que otros, yo me encuentro en […]

A %d blogueros les gusta esto: