LAS PRIMERAS HISTORIAS

17 marzo, 2010

Les propongo un ejercicio mental. Algo tipo Anthony Blake, pero sin utilizar un enano el día de la lotería de la Navidad.

Aunque ustedes no lo crean, el mero hecho de que sus ojos se posen sobre este post me está dando luz verde para entrar en su enrevesado cerebro de guionista. Ahora mismo estoy dentro de él y… ¡JO-DER!… voy a hacer como que no he visto el recuerdo de ese sueño erótico con su hermana. Paso de largo, no se preocupen.

Estoy rebuscando en ese archivador mental llamado “primeros guiones” que todos tenemos al fondo a la derecha. Justo al lado de la carpeta “esbozos de novelas nunca acabadas” e “ideas para un corto que sólo me hacen gracia a mí y al amigo que me acompañaba el día que se me ocurrió”.

Bien… un poco de silencio, por favor… Necesito concentración máxima.

Procedo a abrir la carpeta donde guarda todas esas tramas amateurs que le parecieron el no va más en su día como para perder la virginidad en esto de la escritura de guiones. Ojo… en esta carpeta también hay sinopsis de otros amigos, pero el cerebro humano los guarda por defecto en el mismo sitio.

Veo…

Veo una comedia, que usted catalogó en su día como “comedia negra”… hay un asesinato… o varios… o muchos… no estoy seguro, pero en un momento dado, para deshacerse de los cuerpos, los cortan en cachitos y los hacen pasar por carne de vaca… quizá de cerdo… y se lo dan a comer a algunos pobres incautos que dicen “mmmh… esta carne está más buena que nunca”.

Abro otro… uff… este es un clásico… un “vidas cruzadas”… Veo muchas, muchísimas historias que se cruzan… hay una pareja que discute. Están a punto de separarse… hay un criminal… o un sicario o alguien que está a punto de matar a otro o ya lo ha hecho, ojo… es posible que la víctima sea alguien relacionado con otra de las historias. Hay un actor… o un cantante… no estoy seguro, pero es una celebrity venida a menos… o que está condenado a sufrir el declive inminente de su carrera.

Voy a por otro más… ¡AAAH!… (eso era un grito de terror)… Acabo de encontrarme la típica biblia de serie española tipo “Creepshow”… ya sé que en su momento les pareció o les parece súper factible, pero créanme… NO LO ES.

Ahora mismo estoy ojeando una historia como de matones o algo así… veo un maletín que, como “la falsa monea, de mano en mano va y ninguno se la quea”.  Al final… me lo imaginaba… baño de sangre. Uno de los matones traiciona al otro, se descubre como ese gran villano del que hablaban durante todo el guión y al que nadie ponía rostro… Este lo dejo ya aquí, me ha provocado un poco de salpullido, la verdad.

Ay, madre… Acabo de ver la portada de uno que me da un tufillo a thriller psicológico revenido de la era “Seven”, pero con los protagonistas rebautizados como Germán, Álex (nombre de chica) y Jacobo que no puedo con ello.

Huy este… otro clásico… Veo a Dios… o a Jesucristo… no lo sé, no estoy seguro, pero uno de los dos baja a la Tierra en la actualidad y le pasan cosas que a usted le parece descacharrantes… está claro, que al pobre Dios/Jesucristo no le cree nadie cuando dice quién es.  Ay… incluso coquetea un poco con una chica, así un poquito despendolada…

Lo siento, es demasiado para una sola sesión… No es bueno abusar de los superpoderes mentales.  Espero que no les haya molestado que airee a los cuatro vientos esas primeras historias suyas. Al fin y al cabo, tampoco son tan tan TAN originales, ¿eh?

Les espero en el próximo psicopost. No le den más vueltas. No tiene sentido.

Háganme el favor de ser felices.


A %d blogueros les gusta esto: