CAJA DE HERRAMIENTAS: EL KINDLE DX

por Pianista en un Burdel.

Vivimos tiempos muy agitados. Tiempos de cambios bruscos. El clima se ha vuelto loco, la bolsa da bandazos, Estados Unidos va a tener Seguridad Social… Nada es lo que era.

¿Y en Bloguionistas? ¿Cómo estamos viviendo esta época histórica? Pues también tenemos nuestro meneíto. Hemos superado ya las 100.000 visitas y los 1.800 comentarios en sólo 88 posts (incluyendo éste). Y lo vamos a celebrar marcando un antes y un después tambien en los contenidos: este post supone la primera aparición en Bloguionistas de… PUBLICIDAD.

Tranquilos: no tendrán ustedes que soportar Google AdSense, ni parpadeantes pop-ups, ni ninguna flashquerosidad. La inserción de publicidad en Bloguionistas será coyuntural, responderá básicamente a recomendaciones personales de cada bloguionista (cuando las tenga, que no será siempre), y sólo anunciará productos relacionados con el mundo del guión.

Es decir, que si yo les hablo de una película cuyo guión considero estupendo, probablemente les incluya un link a algún sitio donde puedan comprar el DVD o Blu-Ray. O, como en el post de hoy, si les hablo de uno de los cacharritos que me han cambiado la vida, tal vez aproveche para plantar un banner como éste:

Pincha en la foto para hacer más rico a un bloguionista


De tal manera que, si alguno de ustedes decidiera pinchar en él y comprar un Kindle DX como el de la foto, los autores de este blog se llevarían una comisión del nosecuántos por ciento.

Evidentemente, no planeo hacerme rico con esto. Me he leído la mayor parte de los 1.800 comentarios publicados en el blog, y la conclusión está clara: el lector promedio de Bloguionistas no tiene la capacidad de gastarse 489 dólares en un Kindle.

Pero yo he hecho mis cuentas, y he descubierto que comprarse un Kindle puede ser un ahorro. Al menos, para mí lo ha sido. Llevo menos de un año con él, y ya lo he amortizado. (Más abajo lo demuestro con números.)

Por mi trabajo como guionista y analista de guiones, mi promedio de lectura es de unos 300 folios a la semana… sólo en guiones. Si sumamos libros, periódicos, blogs, etc., la cosa asciende a unos 400. Durante un tiempo, estuve haciendo toda esa lectura en la pantalla de mi ordenador. Gané más o menos una dioptría de miopía por año. Pero tranquilos: no voy a contar el gasto en lentillas para justificar por qué el Kindle ahorra dinero. Limitaré la comparativa a papel vs Kindle. Y contaré sólo los 300 folios que me leo por cuestiones de trabajo.

Pero antes de hablar de dinero, hablemos de comodidad. Lo que yo encontraba atractivo de un libro electrónico era la posibilidad de concentrar todos los guiones y documentos que tengo pendiente de lectura, más algunos libros, en un solo aparato del tamaño de una revista.

No me servía un e-book pequeño: normalmente los guiones se escriben en DIN A-4, con la letra en tamaño 12 puntos. Reproducir un texto de esas características en una pantalla de seis pulgadas también implicaría mucho esfuerzo para la vista. Por eso elegí el modelo más grande (y más caro), el Kindle DX. Cuando lo compré, también era de los más complicados de conseguir, ya que los Kindle sólo se vendían en Estados Unidos. Ese problema está resuelto ya: desde noviembre, los envían a todo el mundo.

Como no acostumbro a trabajar en casa, y soy un tipo nervioso, me gusta tener lectura allá donde voy. La perspectiva de tener que hacer cola durante diez minutos me parece infernal en cualquier caso. Si además no tengo nada que leer para entretenerme, estaré al borde del suicidio. Ahora bien, ¿qué lectura elegir cuando uno sale de casa? Siempre hay un guión de un colega pendiente de leer. Siempre hay que releer algún guión pendiente de análisis. Tampoco estaría de más ir leyendo esas escaletas que hay que dialogar. Y no todo va a ser trabajo. ¿Qué hay de esos interesantísimos artículos de periódicos que seleccionamos hace semanas? ¿Qué hay de esos dos o tres libros que tenemos a medias? Todo eso sumado no pesaría menos de 5 kilos. El Kindle DX no llega a un kilo, y ocupa menos que un guión de Javier Rebollo. (Eso sí: con la desventaja de que no se puede cortarlo por la mitad para sistematizar el azar. Nada es perfecto.)


Para mí, su funcionalidad más destacable es también la más evidente: una pantalla grande y no brillante, que no cansa la vista ni gasta apenas batería (me dura 2-3 semanas, y carga en 2-3 horas por USB). Pero el Kindle tiene también algunos extras interesantes, como la posibilidad de reproducir mp3 (incluye toma de auriculares), o la conectividad wi-fi, para descargar libros comprados y suscripciones a periódicos y blogs. Al comprar un Kindle, el cliente recibe también una dirección de email “cliente@kindle.com”. Los archivos enviados a esa dirección se descargan automáticamente en el Kindle cuando éste se conecta a una red wi-fi.

Conviene señalar dos “contras”: aparte de archivos .azw (el formato Kindle), el Kindle DX sólo lee archivos PDF. Ni .doc, ni .html, ni nada de nada. Es una limitación muy relativa, ya que hoy tanto OpenOffice Writer como el procesador de textos del Billypuertas convierten cualquier documento de texto a .pdf. También lo hace el propio sistema operativo MacOS X, y me imagino que el del Billypuertas. Por otra parte, es importante tener en cuenta que los 489$ del precio no incluyen la funda. Y es más que recomendable comprar una, si se quiere llevar el Kindle siempre encima. La mía costó unos 50$.

O sea, que la broma me salió en total por 539$. 404 euros, al cambio de ayer. ¿Y cuánto costaría, en cambio, pasarse un año leyendo 300 folios a la semana en papel? Pues ahí va mi cálculo:

Si un paquete de 500 DIN A-4 de 80 gramos viene costando unos 3.5€; y un cartucho de inyección de tinta con capacidad para imprimir unos 1.000 folios cuesta aproximadamente 20€, un año saldría aproximadamente así:

52 semanas = 15.600 folios + 15.6 cartuchos

15.600 folios = 31.2 paquetes de 500 folios = 109.2€

15.6 cartuchos = 312€

109.2€ + 312€ = 421.2

421.2 euros = 561 dólares, al cambio de ayer. Es decir, 22 dólares más que un Kindle DX con funda incluida.

O dicho de otro modo: leerse 300 folios a la semana durante un año en papel, cuesta lo mismo que un Kindle DX, con funda y gastos de envío incluidos.

No incluyo el coste de la impresora, que entiendo se puede utilizar para otros menesteres. Aunque bien es cierto que la mayor parte de las impresoras de tinta no aguantan muchos años de imprimir 15.000 folios al año. Tampoco he contado el increíble ahorro de tiempo que supone no tener que imprimir esos 15.000 folios. Porque no sé ustedes, pero yo jamás he sido capaz de imprimir un guión entero sin una sola incidencia. Ni el coste de encuadernar los guiones, o el suplicio de leerlos sin encuadernar. Ni los problemas de almacenamiento y/o reciclaje de esas cantidades de papel…

En conclusión: no creo que merezca la pena, hoy por hoy, comprar un libro electrónico para leer libros en castellano, dado que la editorial promedio de este país sigue anclada en el siglo XX. Pero para un guionista, y para cualquier otro profesional que tenga que manejar cientos de páginas cada semana, me parece una herramienta absolutamente fundamental. Y si leen ustedes en inglés, ya ni hablemos.

Confío en que el contenido de este post, a pesar de su carácter publicitario, les haya parecido interesante y coherente con el contenido del blog. Y a ver si cunde el ejemplo y empiezo a ver más Kindles por Madrid. Que la gente me mira raro cuando lo saco en el autobús.

Y a veces, aunque no lo saque. Pero eso ya no lo arreglamos.

13 Responses to CAJA DE HERRAMIENTAS: EL KINDLE DX

  1. Pablo dice:

    Es un buen regalo para las navidades.

  2. HojaEnBlanco dice:

    No es por entrar en que si una marca es mejor que la otra o historias por el estilo. Pero puestos a gastarse 400 euros en un aparato para leer, ¿no es mejor inversión el iPad de Apple que saldrá en breve? Ya que además de las posibilidades de un libro electrónico ofrece muchas más y el precio, creo, era similar. Es una pregunta desde la ignorancia acerca de este tipo de aparatos.

    Saludos

  3. pakito dice:

    El iPad tiene pantalla retroiluminada o lo que es lo mismo, como la de un ordenador con todas las desventajas que tiene eso en una lectura de libros y documentos largos. Es mejor la Elink de los ebooks porque no fuerza tanto la vista. El iPad está bien para revistas o cómics que es lo que van a tratar de potenciar. Pero para lectura de libros recomiendo un lector como el que ha comentado el pianista. Yo tengo un sony prs 300 que es de los más pequeños. Para mi me va bien para leer libros en el tren y el metro y como soy un devorador de libros no veáis la de cómodidad que se gana.

  4. tretazetas dice:

    Si queréis tener un buen detalle no podríais regalar uno a cada persona que comente esta entrada, como premio ganaréis nuestro cariño para siempre. Yo dejo la sugerencia…

  5. faregran dice:

    Mi mayor gasto en papel viene de la corrección, que acostumbro a hacer lejos del ordenador por motivos puramente psicológicos (he comprobado que la sensación de leer en papel me genera unos mecanismos mentales y una percepción totalmente distinta a estar con el teclado y la pantalla). Así que quería una pantalla táctil para escribir en el ordenador, meter el boceto en el Reader, y corregir, tachar, añadir o lo que se precie. Vamos, para ahorrar en papel.

    Yo opté por el Sony Reader Touch. Pantalla pequeña (6″), pero admite muchos más soportes, así que no hay problema (e incluso los PDF me los re-formatea bastante bien, eliminando márgenes y demás).

    Sí que echo de menos una pantalla más grande. Al elegir el lector, vi que los MEJORES en todas las estadísticas (tactil, brilo, formatos, conectividad, autonomía…) eran los profesionales de iRex (buscad en Google), y el mejor entre ellos el iRex DR1000 con un tamaño de pantalla muy parecido al DIN A-4. Lamentablemente, se me iba de presupuesto.

    A todos los que duden sobre cuál comprar (lo siento, Pianista), les recomiendo esperar uno o dos años. Por un motivo sencillo: en este momento todos los lectores electrónicos son caros porque SOLO se usa una tecnología de tinta electrónica: http://www.eink.com. Compres un Sony, un iRex, un Kindle, el fabricante paga su canon a eInk. En monopolio, los precios son caros, y de hecho la pantalla supone aprox el 60% del coste de estos aparatos. En el 2010 apareceran nuevas tecnologías, con tinta en color, y, sobre todo, batalla de precios. Yo tengo el ojo puesto en la tecnología Mirasol de Qualcomm y, sobre todo, la PixelQI. Además, el efecto iPad redefinirá estos gadgets (aún no tengo claro cómo).

    Bueno, confío que estas reflexiones le sean útiles a alguien.

  6. denosque dice:

    Yo también dispongo de un Sony PRS-600 (el táctil) y la verdad es que en cuanto salga el iPad vendo este y me lo compro.

    El PRS-600 me fastidia el formato de muchos documentos, incluidos libros de texto puro y duro sin formatos raros, ni imágenes ni cosas extrañas. Creo que tener que reformatear los libros para verlos con un tamaño de letra decente (yo uso tamaño “M”) hace que estos se fastidien demasiado. Además, el tema táctil se ve muy torpe aún y el sistema de añadir notas ma parece muy poco práctico. Lo que más me gusta es el diccionario inglés-inglés integrado al hacer “doble clic” sobre una palabra. Pena que no se puedan añadir más diccionarios.

    Por otro lado, todos los accesorios del iPad (navegador, aplicaciones, etc.) me van a resultar muy útiles. Lo que está claro es que lo pagaré con algo más de cansancio visual y con una duración de batería menor. Aunque bueno, con la opción de poner el fondo oscuro y las letras claras para leer textos largos creo que la cosa no pintará tan mal.

  7. Para los que esperan el iPad, no puedo más que recomendarles que observen esta comparativa:

  8. faregran dice:

    @denosque es lo bueno de la variedad, el producto que basta a una persona puede no ser suficiente para otra. Yo también tengo algunas quejas sobre el Sony Reader pero de momento me vale y, cuando lo haya amortizado, buscaré un sucesor mejor.

    ¿Has visto el NotionInk Adam? Tiene muchas todas las ventajas del iPad (multitactil, conectividad 3G, wifi, acelerómetro, ligero, larga duración, etc.) y más (pantala 10″, tecnología PixelQI que permite apagar la retroiluminación y trabajar en modo lector de libros, cámara, expansión de almacenamiento por tarjetas, plataforma abierta [Apple tiende a controlar bastante]) y las mismas capacidades a través de miles de aplicaciones (lleva Android). Puedes verlo en http://www.notionink.in

    Si no tuviera que amortizar el Sony Reader, sería mi opción.

    Mi segunda opción, también muy por encima del iPad, sería el enTourage eDGe, con 2 pantallas: una de tinta electrónica y otra normal. Algo más tocho, menos vida, pero creo que mucho más útil en el ámbito profesional: http://www.entourageedge.com/devices/entourage-edge.html

    Confío que estas reflexiones te sean útiles.

  9. Raúl dice:

    Yo me compré uno estas navidades pensando precisamente en poder leer guiones. Tengo un montón en el Mac y no quiero imprimirlos. Más que nada porque ocupan mucho, pero que mucho espacio, (y no ando sobrado).

    Pero mi decepción fue absoluta al descubrir que la letra era muy pqeueña y, al ampliarla, se iba al carajo la configuración de la páginna.

    Nada del nombre del personaje en el centro, las acotaciones debajo, los diálogos en su sitio… Algunas líneas tienen una palabra, el nombre aparece a la derecha de la página y cosas así.

    ¿Esto sucede con el Kindle?

    • Pianista en un Burdel dice:

      No sé qué lector se ha comprado usted, pero eso con el Kindle no ocurre. Si se fija en las fotos, verá que en la pantalla hay un guión (de Vigalondo, por cierto: ¡Spoilers! ¡Plagio! ¡Querella!)

      Lo que sí le aviso es que los .pdf no permiten aumentar el tamaño de letra. Pero con una pantalla de 9.6 pulgadas como la del Kindle DX, el tamaño de letra no se reduce más de un 10% o 15% con respecto a un original en DIN A-4, de manera que no se echa de menos un zoom.

    • Raúl dice:

      Muchas gracias. Caerá para verano, con la extra.

  10. […] Personalmente, no me preocupan lo más mínimo esas visiones apocalípticas. Por lo que a mí respecta, el fin del mundo ya fue, y si algo voy a matar con mi Kindle no va a ser libros, sino impresoras: yo lo uso fundamentalmente para leer guiones y escaletas, ahorrándome kilos de papel, litros de tinta, mucho tiempo… e incluso dinero, como ya les conté en este post. […]

  11. […] Personalmente, no me preocupan lo más mínimo esas visiones apocalípticas. Por lo que a mí respecta, el fin del mundo ya fue, y si algo voy a matar con mi Kindle no va a ser libros, sino impresoras: yo lo uso fundamentalmente para leer guiones y escaletas, ahorrándome kilos de papel, litros de tinta, mucho tiempo… e incluso dinero, como ya les conté en este post. […]

A %d blogueros les gusta esto: