A VECES OLVIDO…

13 abril, 2010

… que me da miedo que el mundo del guión se parezca a La fuga de Logan.

David Muñoz

Saez envejecer

La imagen la he "robado" del magnífico último libro de Juanjo Sáez, "Yo". Podéis encontrarlo en cualquier librería. Os aseguro que merece la pena. Leerlo ha motivado en cierta manera que escribiera esta entrada.

Este es un resumen mío de la sinopsis de película La fuga de Logan de la Wikipedia:

“Es el año 2274, una catástrofe ha diezmado la vida en la Tierra. Algunos sobrevivientes viven en una cúpula gigantesca construida por sus antepasados que los mantiene aislados del mundo exterior. El mantenimiento de la vida está a cargo de computadoras, y los habitantes viven una vida dedicada al ocio y el placer. Para mantener estable el número de habitantes, la reproducción se realiza por clonación, pero la longevidad está limitada a los 30 años de vida. Llegada dicha edad, hay que someterse a una ceremonia semirreligiosa llamada el Carrusel, en la cual hay que lanzarse al vacío de un anfiteatro en el cual se desaparece flotando en el aire. En el Carrusel, existe la esperanza del Renacimiento, una creencia en que si un ciudadano ha obedecido las leyes, se reencarnará en un clon que le sustituye”.

Y si habéis visto la película, ya sabéis lo que en pasa en realidad cuando se sube al Carrusel.

Que se acabó lo que se daba, vaya.

Sí, a veces me da miedo pensar que el mundo del guión pueda ser un poco como La fuga de Logan.  Aunque en nuestro caso tengo la impresión de que afortunadamente la edad a la que te suben al “Carrusel” se encuentra alrededor de los 50 años y no de los 30.  Claro que no sé si eso me deja muy tranquilo teniendo en cuenta que acabo de superar los 40.

Desasosiega  saber que probablemente tienes una fecha de caducidad cercana, y que ni siquiera coincide con la de la jubilación del resto del mundo.

Pensadlo un poco, compañeros de entre 30 y 40 y tantos años (edades que supongo tenéis la mayor parte de los profesionales que me estáis leyendo ahora)… ¿cuántos guionistas en activo de más de esa edad habéis conocido desde que empezasteis en esto? Vale, es cierto que de vez en cuando os cruzáis por ahí con Lola Salvador, o con Manolo Matji, y que el veterano Eduardo Ladrón de Guevara (Cuéntame) puede que sea el guionista de más éxito que hay ahora mismo en España. Y seguro que al menos hay otra decena de nombres similares que os vienen a la cabeza con relativa facilidad. Pero son solo excepciones. Una decena de guionistas. Y nosotros a lo mejor ahora mismo formamos parte no de las decenas… sino de las “centenas”. Esas que pueblan las oficinas de las grandes productoras de televisión pariendo proyecto tras proyecto sin llegar a tener nunca ningún gran éxito que les permita dormirse en los laureles o tener garantizado el sustento hasta su jubilación. Somos currantes.

¿No os parece preocupante que cuando vais a la mayor parte de las productoras apenas haya guionistas de más de 40 años?

Encima, cuando los hay, resulta que casi todos son también productores ejecutivos o llevan a cabo algún otro tipo de trabajo dentro de la productora. No son “solo” guionistas.

Pero la “tropa”, entre la que de momento me encuentro, es joven. Muy joven incluso en algunos casos.

Resulta muy raro ver un equipo formado por guionistas de varias generaciones*. Ocurre, sí. Pero muy poco. Se trata de otra excepción.

Es raro que se valore la experiencia y el oficio. Los productores generalmente dicen preferir la “frescura” (que a veces, no nos engañemos, suele  traducirse como escasa resistencia a aceptar un sueldo ínfimo por un trabajo que debería estar mucho mejor pagado y ausencia de confianza en uno mismo para defender tu criterio delante de los jefes; con los años uno se hace respondón y eso nunca gusta).

Según van pasando los años el filtro que todos tenemos que pasar para ganarnos la vida con esto, la oposición sin fin, adquiere forma de embudo… y nosotros nos encontramos en la parte inferior, cerca de la “salida”, luchando por salir, sin saber qué nos espera al otro lado. Pero en el embudo entraron cientos y solo saldrán una decena.

¿Dónde están los demás?

¿Qué ocurre con ellos (con mi “yo” futuro) cuando llegamos a los 50?

¿Nos matan? ¿O solo dejan de llamarnos hasta que de tanto languidecer en casa un día desaparecemos, como les ocurre a los jedis cuando mueren?

¿Existe un cementerio de los elefantes para guionistas?

Si, como me ha pasado a mí, la mayoría no empezamos a ganarnos la vida medianamente bien con esto hasta cerca de la treintena… ¿quiere decir esto que sólo vamos a tener 20 años de vida laboral medio en condiciones?

¿No tendremos más remedio que buscarnos un plan de pensiones? ¿Sino conseguimos ahorrar nos veremos debajo de un puente?

Porque, que se desengañen los jóvenes aspirantes a guionistas, los derechos de autor en la mayor parte de los casos dan para muy poco. Y a este paso, ni ese dinero vamos a poder disfrutar para el 2030.

Y claro, la mayoría somos autónomos, con todo lo que eso conlleva.

¿Tendremos más en común con los chavales que contratan como dependientes en las tiendas de ropa para despedirlos cuando llega la hora de hacerlos fijos de lo que jamás podíamos habernos imaginado?

En un reportaje que leí hace poco en no sé qué periódico, se decía que muchos de ellos habían dejado sus estudios a cambio de un trabajo pensando que iba a tratarse de algo estable, cuando sin embargo era obvio que, si es ya difícil ver un guionista de 50 años en una productora, aún es más raro ver un dependiente de 30 en Zara o en H&M. Pero… ¿por qué piensan ellos que las cosas van a ser diferentes cuando llegue la hora de que les renueven el contrato? ¿Por qué piensan que sus jefes van a hacerles encargados? ¿Son unos ilusos o unos desinformados?

¿No nos pasara en el fondo a nosotros un poco como a ellos?

¿No deberíamos pensar en sacarnos una oposición?

Durante nuestros años de juventud, algunos nos hemos beneficiado de que la mayor parte de los productores viven poseídos por el síndrome de “la piedra filosofal”. No porque la posean (¡ojala!), sino porque siempre esperan encontrarla, que el próximo chaval que pase por sus oficinas se convierta en “su” Amenábar. Pero a cierta edad ya está claro lo que más o menos cabe esperar de ti y de tu carrera. Bueno, en realidad no es cierto que esté todo dicho al cumplir unos años, y la historia de todos los medios está llena de excepciones, pero así es cómo piensan muchos productores. Te han colocado una etiqueta, te han metido en un cajón, y ya te resulta muy difícil salir de él.

Un amigo dice que no es que dejen de llamar a los guionistas, es que ellos se hartan y dejan de coger el teléfono. Pero no me lo creo. No puede haber tantos guionistas que puedan vivir de las rentas, o de sus parejas (aunque haberlos haylos, me temo que no voy a contarme entre ellos).

Tengo otro amigo que dice que no tengo de que preocuparme. Según él, lo que ocurre es otra cosa. Como las televisiones privadas no existen en realidad desde hace tanto tiempo, es imposible que haya legiones de guionistas mayores buscando trabajo porque sencillamente no era tanta la gente que antes de que existieran Tele 5 y compañía se  planteara que trabajar como guionista era una opción laboral viable (me refiero a una opción exclusiva, no algo que hacer en tus ratos libres). A lo mejor esos guionistas que yo me imagino desapareciendo en la nada como los jedis en realidad nunca han existido.

Pero no lo tengo claro. Porque el “efecto embudo” no solo se da en la tele.

¿Cuántos conocidos tenemos que han dirigido una sola película y no han tenido oportunidad de dirigir otra por muchos proyectos que hayan movido? ¿Por qué tantos directores españoles hicieron sin saberlo dos películas a la vez, la primera y la última* *, cuando dirigieron su debut? Y no estoy hablando solo de directores que no lograron estrenar o que no hicieron taquilla, sino de gente que ganó Goyas y que rodó éxitos.

No sé…

…¿tendrá todo esto que ver con realmente la edad o será una paranoia mía?

¿Será así como se manifiesta la crisis de los 40 del guionista, pensando en estas cosas?

¿El próximo martes leeré este artículo en la página de Bloguionistas y me sentiré un idiota por haberlo escrito?

¿Cuándo dejarán de llamarme, de acordarse de que existo?

¿Y si no pasa nunca?

¿Encontraré una forma de escapar al Carrusel, como Logan?

Dentro de diez años os lo cuento.

Y estaré encantado de que me demostréis en los comentarios que estoy equivocado y que me estoy preocupando por nada.

*Parece que “Cuéntame” es una de esa excepciones.

** Esto no es mío. Alguien me dijo hace muchos años que se lo escuchó decir a Juanma Bajo Ulloa y se me quedó grabado. Entonces me pareció gracioso. Ahora, no tanto.

De remate (o epílogo, no sé…), una de las canciones más deprimentes de la historia del rock. No os fiéis del ritmo alegre y de los guitarrazos de Brian May. De lo que habla es de la inevitabilidad de la muerte (y de la decadencia de los cuerpos y de la mente). Ya sabéis, todos estamos esperando a que “caiga el martillo…”.



A %d blogueros les gusta esto: