LA HUELGA

29 septiembre, 2010

Por Chico Santamano.

29 de Septiembre, primera jornada de huelga general desde siglos. Bueno, hace siglos en nuestras cabezas, porque según el amigo google no hace tanto. La última fue hace ocho años en plena era Aznar con su decretazo (retirado por el Constitucional años después). Por aquel entonces, curraba en casa por cuenta ajena, así que imagino que aquella huelga me pilló trabajando como a todo buen freelance que se precie. Por no hablar de que no tenía la más mínima conciencia política. Bueno, sabía que no era de derechas, que estaba en contra de los toros, a favor del aborto y no estaba seguro de si la legalización de las drogas molaba o no. Ocho años después sigo en la misma tesitura, aunque ahora sé que también estoy en contra de los correbous y de la fascinación borreguil por cualquier cacharro que lleve la manzanita de Mac.

En realidad, algo sí que ha cambiado con respecto al Santamano de 2002. Ahora curro para una productora (no en nómina) y cuando estén leyendo estas líneas estaré sentado en mi mesa trabajando junto al resto de mis compañeros. Eso si no lo impide un grupo de piquetes enajenados, claro… Aunque no creo que nadie asalte nuestro edificio, ¿quién podría atreverse a atacar a un grupo de cinco guionistas? Somos altos, atléticos, vamos muy locos y las chicas llevan spray antivioladores en el bolso. Hay que ser muy valiente. OJO.

Fuera de coñas, creo que si hubiera elegido faltar al curro, ni yo ni mis compañeros habríamos tenido el más mínimo problema. Si les digo la verdad, no sé muy bien por qué no hago huelga. Se me ocurren razones, pero todas me resultan endebles y si me apuran insolidarias. Puede que el 29 de septiembre sea un día de trabajo más para mí porque no me siento para nada representado por CC.OO. y UGT (de hecho me siento bastante perjudicado tras la mierda de convenio que firmaron en nombre de unos trabajadores del audiovisual que no representan). Puede que no me vea afectado, por ignorancia y desconocimiento (no lo oculto) por esa reforma laboral, básicamente porque sigo pasando una factura a final de mes. Puede que piense que esto no va con nosotros. Puede que crea que es evidente que el sistema laboral actual no funciona y que realmente tengamos que perder en unos aspectos para ganar en otros. Puede que haya sido la tibia respuesta de ALMA, que como los partidos políticos han dado libertad de decisión a sus sindicados para hacer lo que les venga en gana. Puede que crea que a Zapatero no le va a joder si entrego con retraso la escaleta del capítulo 8. Puede que sea más divertido manifestarse en contra de Rajoy. Puede que no haya oído ni una sola alternativa por parte de sindicatos y oposición a todo eso que tanto se critica.

Puede que hablar de esto aquí y en estos códigos sea una frivolidad. Puede no… Lo es. Por eso los comentarios están abiertos para que todo aquel que deseé cuente cómo ha sido su jornada de huelga. Si están currando a lo tonto porque los técnicos sí están de huelga, si han sido víctimas de esta putada, si han sentido las presiones de sus jefes para no hacerla, si están en su casa tocándose el aparato genital, si van a ir a la manifestación…

Aprovechen para intentar abrirme los ojos, informarme y hacerme dudar de mi derecho a no hacer la huelga. Si me convencen (mis compañeros también estarán pendientes, así que esto puede ser una desbandada en toda regla), prometo levantarme de la mesa, salir por la puerta, saltar a los piquetes que aún sigan retorciéndose por los efectos de los sprays de pimienta y unirme a la manifestación.

¿A las barricadas?

(Y la semana que viene, sí o sí, continúa la historia. En serio. Pero esta vez, la actualidad mandaba…)


A %d blogueros les gusta esto: