HOSTIAS COMO PANES

Por Guionista Hastiado

Hace unas semanas, asistí al master class que impartió Carlton Cuse, del que tan profusamente nos ha hablado el amigo Chico Santamano aquí y aquí. Una de las primeras cosas que nos dijo el co-creador de “Lost”, mientras rellenaba tiempo charlando sobre su adolescencia, fue que para convertirte en un creador de cualquier tipo has de dejar a un lado el MIEDO.

El miedo es una de las principales razones de que haya tantos artistas frustrados que ni siquiera se atrevieron a intentarlo. El miedo al fracaso, al rechazo, al ridículo, a las críticas, a la exclusión, a la mediocridad o incluso al éxito… puede llegar a atenazar a un autor hasta el punto de hacerle incapaz, incluso físicamente, de poner a trabajar su talento.

La semana pasada se estrenó “Hispania”, serie en la que yo participo activamente, como ustedes saben. Tuvo un buen estreno. Los tres primeros capítulos han hecho un gran dato, las curvas de audiencia han sido muy buenas (lo que significa que la gente no se aburría de verla), el share comercial inmejorable y, en general, las apreciaciones por parte de gente del sector han sido positivas.

Sin embargo, en Internet ha habido opiniones para todos los gustos. Hubo profusas críticas centradas en detectar todos aquellos elementos que suponían algún tipo de error histórico, lo que me animó a escribir esta entrada explicando el por qué de algunas de las decisiones que se habían tomado, aunque no fueran necesariamente mis decisiones. Rápidamente el post fue linkado en “Menéame”, y en ambas páginas se montó un vertiginoso cruce de opiniones a favor y en contra de la serie, aunque me da la sensación de que ganaban los de “en contra”. Muchos de estos comentarios negativos se podrían resumir en la frase “¿Por qué no la habéis hecho como a mí me hubiera gustado?”, lo que no deja de ser una pregunta lógica, pero que no tiene muchas respuestas aparte de “porque no la hacías tú”.

El caso es que, independientemente de las intenciones que hubiera detrás de cada comentario, nos cayeron Hostias como panes. Nos han llamado feos, tontos, malos y ladrones. De ahí para arriba. No sabemos escribir, no sabemos rodar, no sabemos leer (libros de historia), nuestros actores no saben interpretar y, en definitiva, hubiera sido mucho mejor que no la hubiéramos hecho, que total para qué y que todos más tranquilos.

¿Y qué es lo que pasa cuando un estreno en el que hemos puesto cierta cantidad de ilusión, tiempo y esfuerzo recibe críticas de este calibre? Es muy fácil…

No pasa NADA.

No pretendo insinuar que no debamos atender, escuchar y aprender de las críticas, y desde luego que uno siempre va a preferir escuchar alabanzas hacia su trabajo antes que burlas malintencionadas. Pero hay que ser consciente de que el nuestro es un oficio absolutamente expuesto, y eso implica, necesariamente, que uno va a tener que aguantar chorreos y pataletas, esto es algo que viene con el lote y más nos vale hacernos a la idea cuanto antes.

Cuanto más exitosas, visibles o arriesgadas sean nuestras propuestas, más gente opinará sobre ellas. Y, en un alarde algebraico, me atrevo a asegurar que cuantas más opiniones haya, más opiniones negativas habrá…

Porque es imposible escribir pensando en satisfacer a todo el mundo. Primero, porque no lo vas a conseguir. Ni siquiera Nacho Vidal podría. Segundo, porque entonces tu trabajo estará lastrado por una visión simplista y generalizadora que bloqueará cada línea de guión que pretendas teclear.

El tipo más vilipendiado en nuestra industria posiblemente sea Almodóvar, que es, al mismo tiempo, el tipo que más éxitos ha cosechado en su carrera como director. Cualquiera de nosotros tenemos en nuestra cabeza tres o cuatro dardos esperando en la recámara para poner sobre la palestra en cuanto surja una conversación sobre el director manchego: “Es mejor director que guionista”, “abusa del melodrama”, “siempre cuenta la misma historia”, “no me interesan las historias de putas y maricas”, “titiritero”, “zapaterista”, “extiende los tópicos nacionales”, “no sabe hablar en público”, “Y ese pelo”…

Si Almodóvar tuviera presentes en su cabeza todas estas diatribas, machacándole cada vez que quiera idear un nuevo film o rodar un nuevo plano… sencillamente no haría nada, o cambiaría de oficio. Y eso -aunque algunos no estarán de acuerdo conmigo- sería una auténtica lástima, porque es un tipo -convendrán conmigo otros- que tampoco lo ha hecho tan mal…

Hace unos días hablé con un compañero de oficio que también acaba de estrenar un conocido proyecto –permítanme que me reserve nombres-, y andaba todo atribulado por todas las pedorretas sobre su trabajo que había leído en Internet. La evolución de la World Wide Web en los últimos 10 años ha cambiado la forma de enfrentarnos a los resultados de nuestro trabajo. Tenemos reacciones inmediatas, generalizadas, accesibles y muy pasionales.

Yo intenté tranquilizar a mi compañero explicándole, primero, que en Internet es mucha más la gente que tiene el impulso de entrar a criticar, que la que se decide a escribir a favor de algo. Reconozcámoslo, la mala hostia siempre ha sido un motor mucho más poderoso que la satisfacción.

Y, segundo, que lo importante es la propia valoración personal que él tenía de su trabajo, las impresiones que recogiera de entre la gente en cuyo criterio él confiara, y, finalmente, los resultados reales en términos de audiencias o taquilla (que no habían sido nada desdeñables), y que, a fin de cuentas, son los que le darán de comer y le permitirán seguir trabajando.

El MIEDO es nuestro mayor enemigo. Somos funambulistas de las palabras y debemos caminar sobre las teclas sin pensar en el abismo, o nos caeremos por ir con demasiado tiento. Si el miedo presidiera las reuniones de guionistas, se acabaría este oficio. Nadie aprendería, nadie haría cortos, ni escribiría sus primeros guiones, ni los llevaría a las productoras, ni se hostiaría en taquilla, ni obtendría éxitos. Nadie nadie nace con una bobina debajo del brazo. Y la única forma de desarrollarse como profesional es trabajando, errando, trabajando más, luchando día a día por hacerlo mejor… y abriendo el paraguas para pasar los chaparrones.

76 Responses to HOSTIAS COMO PANES

  1. marge dice:

    A lo mejor se te ha olvidado que Almodóvar también está en los altares para otra mucha gente. Es un tipo controvertido, lo que no se cuestiona tanta gente (quitando los tertulianos de Intereconomía) es su talento.
    No conozco a nadie que le guste Hispania que no esté emparentado con alguno de sus creadores. Creo que aquí hay que hacer una cura de humildad. No es una serie nefasta, pero en España no se hacen series de nivel. Y no es sólo por pasta, es por talento. Los actores hablan como si leyeran de un libro y mi prima de 11 años ya sabía que en la rendición de armas había una trampa. A ver si tampoco se van a poder llamar las cosas por su nombre.

    • Venga, sí, vamos a llamarlas por su nombre. Insinuar que en España, un país de cuarenta y tantos millones de habitantes, no hay talento para hacer series “de nivel”, es una burda provocación.

      Sin ánimo de ser descortés, sólo de llamar a las cosas por su nombre, la invito a que antes de hablar de algo de lo que no tiene ni puta idea, al menos se saque el dedo del culo. Ser ignorante es tolerable, pero ser ignorante y estirado a la vez es PENOSO.

    • marge dice:

      ¡Menos mal que no es por ser descortés! Me has hecho una demostración de talento con tu respuesta construida con insultos, gracias. Retiro mi opinión por tanto al encontrar un Quevedo entre nosotros.
      Me encanta vuestra impenitente condescendencia hacia los que no somos del gremio. ¿Para qué nos vais a dar alguna razón, si no entendemos nada? Somos ignorantes por dedicarnos a otras cosas (como la literatura) que nos privan del derecho a opinar sobre guiones.

    • Panov dice:

      Yo creo que has malinterpretado al Pianista. Estoy seguro que lo ha dicho desde el respeto. Pero cuando se dicen cosas tan axiomáticas como “en España no se hacen series de nivel. Y no es sólo por pasta, es por talento” no pretenderás que se te conteste con penitente aquiescencia por parte de los ineptos

    • El osito Teddy dice:

      Pues entonces las subvenciones serían el peor insulto posible. Dicen: “sólo conseguimos hacer películas quitando por la fuerza el dinero a los contribuyentes, en vez de intentar que ellos nos lo den voluntariamente.”

    • Los contribuyentes dan su dinero voluntariamente al cine español. ¿No ves que una y otra vez votan a partidos que mantienen las subvenciones? Si realmente fueran un robo, ¿cómo es que ningún partido ha incluido aún en su programa la eliminación de todas las ayudas al cine español?

    • El osito Teddy dice:

      Sí, como también votan y por mayoría absoluta a los de la sanidad privada en Madrid o los trajes en Valencia. ¿Significará entonces que a los españoles nos gusta eso?

      Y no seas ingenuo: ¿cómo va a dejar un político el control del audiovisual en manos del público? Tú y 40.000 más podéis pagar (subvencionar) una película que critique al PP o al PSOE. ¿En serio piensas que un gobierno destinaría ese mismo dinero a desprestigiarse?

    • Juan dice:

      Marge: te presento a un espectador que no tiene ninguna relación con los creadores de la serie y le gusta “Hispania” pese a los fallos que le pueda ver.

      Si dices que en España no hay talento y te dedicas a la literatura, entiendo que tú tampoco tendrás talento ¿o es que solo falta talento en la tele? si esto último es lo que querías decir, no se aleja mucho del “yo lo haría mejor” y la vieja máxima de en España todo el mundo sabe de todo (menos los que se dedican a ello profesionalmente).

      Y en tu opinión sobre los actores solo te ha faltado decir que todos los extranjeros son mejores
      Me parecería más acertado que como persona relacionada con la literatura (¿escritora/editora ?) nos dieras tu opinión razonada. Seguro que todos saldríamos ganando

    • Claudia dice:

      Estudiando en LA guión me llegan mogollón de profesores y alumnos (no españoles, obviamente) que me dicen que en España se necesitan guionistas, que todo el mundo se queja de que no hay guionistas buenos. Y una servidora, que aún no se ha integrado en el mercado laboral de la patria, tiene ganas de mandarlos a todos a tomar por culo. ¿Que no hay guionistas buenos? ¿Quién lo dice? ¿Quién ha contado a cada uno de los guionistas que hay en España, ha leído sus borradores, ha hablado con ellos de sus ideas y ha decidido que no, que no hay guionistas buenos? Decir esa tontería que me provoca sarpullidos es como decir lo de que no hay gente con talento. Lo siento mucho, pero ese comentario se presta a batallas en toda regla porque, Marge, ¿acaso conoces todos, todos los entresijos de cualquier producción española para decidir que, como muchas veces, más que una falta de presupuesto, lo que hay es falta de talendo? Anda hombre…

    • Diego Germán Gonzalez dice:

      No ví Hispania por lo que no puedo opinar, pero una cosa es segura. Tenga los errores que tenga tanto en los aspectos históricos como en guión seguramente va a hacer que la próxima ficción histórica que hagan en España sea mejor. Nadie nace sabiendo y solo se aprende a nadar tirándose al agua.
      Y por cierto, la cantidad de tiempo que se pasa haciendo comentarios en internet es inversamente proporcional al éxito personal o profesional del que hace el comentario

    • NovaCD dice:

      Hola, la serie en general no está mal.
      Por lo menos nos saca de Aidas, La que se avecina, Sálvame y cosas de estas.

      Pero me parece que en los enfrentamientos entre los protas os habéis colado amplia-mente, la resolución de las dos luchas entre Viriato y el Capitán romano, son chapuceras y sin sentido.

      En ambas ocasiones lo puede matar y no lo hace, da la impresión de que si le preguntas te dirán que es para que pueda salir en el próximo episodio este malo…

      Soy el único que me he dado cuenta??

  2. elperejil dice:

    Ostia es una bonita localidad en la costa italiana o un molusco (la ostra); hostia es lo que nos dan en misa o lo que me merecería yo por un comentario tan redicho ;)

    Por el resto suscribo bastanta lo dicho; el miedo es un lastre tremendo para empezar a moverse y hay que saber discernir entre las críticas interesantes (las que realmente comentan cosas relacionadas con la narrativa, la capacidad de entretener, emocionar, etc y pueden resultar muy útiles) de las que Oscar Wilde definió como “entre el público siempre hay un puñado de idiotas que se empeñan en mirar a la zona del escenario que no deberían” (alguna obra suya fue criticada, entre otras cosas, por el mal estado de los cortinajes del telón)

  3. kohonera dice:

    Si es que vais provocando. ¿Otro post sobre “Hispania”? Pues otra lluvia de obleas que se avecina.

    Muy de acuerdo con la identificación del reproche de fondo: ¿por qué no la hebéis hecho como a mi me hubiera gustado?.

    Ánimo, historiadores, y a escribir la buena-buena. Al fin y al cabo, “The Wire” la idearon un periodista y un ex-policía. Morralla, vamos. Qué no podrá todo un historiador.

    • Hortensia dice:

      jejej muy bueno!!!!

    • zapa dice:

      Estoy convencido que el guión de The Wire en España se hubiese convertido en un trasunto de El comisario, pero no estoy tan seguro que el de Roma se hubiese convertido en Hispania. Si en vez de Viriato el protagonista fuese El Jabato y hubiese un poco de humor, ahí sí que hubiese funcionado.
      Si es que cuando acaba el primer capítulo aparecen los cuatro en plan Jabato, Taurus y… bueno, ya sabéis.

  4. Kike dice:

    Hostias por todos los dioses, HOSTIAS. No “ostias”… como lea esto el pianista…

  5. Estas cosas que contáis aquí se pueden usar casi palabra por palabra para describir la rutina diaria de los que nos dedicamos al diseño y la ilustración.
    Que miserable es saber que uno se aplica lo de “Mal de muchos, consuelo de tontos”. ¡Pero muchas gracias!

  6. mdlonline dice:

    He tardado casi una hora en leerme todos los comentarios de tu post en fotogramas. Me he quedado muy impresionado por la cantidad de críticas a cosas que se llevan haciendo toda la vida en guiones de películas que muchos consideran obras maestras. Es inevitable, que la gente que ve el resultado final vea los sacrificios o errores pero no las razones por las que se hicieron.

    Sobretodo, ese sentimiento de mucha gente gritando: “siempre hacemos lo mismo”, “no arriesgamos”, “deberíamos mirar a los extranjeros como lo hacen”.

    Y luego esa misma gente gritando a proyectos que beben de (y alcanzan a) producciones extranjeras: “es que no lo habéis hecho bien”, “es que en España no se hacen las cosas igual”, “es que no hablan latín”.

    Y tanto en Gladiator como en Espartaco se veían relojes digital. ¿Y qué?.

    No se, creo que los que más impiden el avance de la industria española son los mismos que piden que avance. Tiene que haber transición y por lo cual, se cometerán errores. Así que sería mejor agradecer un paso más hacía adelante en lugar de criticarlo.

  7. Gustavo D.G. dice:

    Puedo apostar todo mi dinero (5€ que tengo en un bote) que casi la mitad de las críticas han sido escritas por gente que no han visto la serie.

    A mí no me gustan mucho los críticos, ayudan a mejorar pero no me agradan, no creo que el equipo de Hispania vaya a escribir un capítulo para ese crítico con escritura feroz y banal, o para esa persona a la que le gustaría que hubiese más conflicto entre dos personas.

    Para gustos las tartas.

    • kohonera dice:

      Sobre todo porque, aunque lo hicieran (escribir para satisfacer a alguien en particular), no lo conseguirían. Siempre habría algo más.

  8. zeroneuronas dice:

    Totalmente de acuerdo. Como sabe, yo estuve trabajando de guionista durante más de cinco años en Hospital Central. Cada semana los foros se llenaban de críticas desaforadas: ¿cómo éramos capaces de hacer tal cosa?, ¿cómo se nos ocurría estropear la serie así? Y cada semana había decenas de foreros que prometían que nunca más iban a volver a ver la serie, promesa que repetían semana tras semana.

    Como tú dices, ellos parecían pensar que tomábamos las decisiones para fastidiarles, y obviamente, era para eso, para provocarles algo, para hacerles reaccionar, para que no se quedaran frente a la tele como el que ve crecer una planta.

    Después trabajé en esa otra serie llamada “De repente, los Gómez”. Ahí apenas hubo comentarios en los foros. ¿Quiere eso decir que la serie gustó mucho?

    Ya sabéis la respuesta.

    • Angela dice:

      Has dado en el clavo. Creo que lo que se aprende en estas cosas es que, a mayor repercusión, más hostias, con hache o sin ella. Pero en el caso de Hispania, además de la buena audiencia, también habéis tenido una buena dosis de críticas positivas. A mí me decia un amigo director que los halagos se borran, pero que los insultos y las críticas feroces tienen mayor habilidad para permanecer en la memoria. Creo que el balance es muy bueno. Enhorabuena, Hastiado. Ya nos gustaría a la mayoría contarle a nuestros nietos que superamos el umbral del 20% en pleno 2010.

  9. Tiene ustedes razón en cuanto a lo de “ostias”. A mí es que los curas me metieron en la cabeza que la Hostia con “h” era la consagrada, y las “ostias”, las que nos daban por nuestros pecadillos… y todavía no se me ha quitado. Es una costumbre, de hecho, muy extendida.

    Lo corregiré, más que nada por no derivar la disputa hacia asuntos ortográficos, siempre tan aburridos…

    Agradecido por la corrección.

  10. Juan dice:

    Menéame es el MAL.
    Aparte de eso, muy buen artículo.

    • david maldonado dice:

      Puff, pues no quiero imaginar la que se habría organizado en los comentarios si el tema del post hubiera sido ‘Felipe y Letizia’. El pobre Oristrell debe llevar el paraguas abierto cada vez que sale a la calle…

      :)

    • Regla dice:

      A lo mejor no le hace falta. Piense que la propia cadena le sirve de pararrayos. Para “Felipe y Leticia”, brilla el SOL en Tele 5. Los pajaritos cantan, las nubes se levantan…que sí, que no, aquí no cae chaparrón, ni por los Dioses!

  11. Panov dice:

    Plas, plas, plas (aplausos)

    PD: A mí Almodóvar me parece mejor guionista que director. Ya sé que soy un tipo raro.

  12. zeppo dice:

    Muy cierto. Si los cineastas se dejaran afectar por los maliciosos comentarios de esos críticos amargados y estrechos de mente, jamás habríamos tenido la oportunidad de disfrutar de las obras de grandes genios del séptimo arte como Uwe Böll, Ed Wood, Ricardito Bofill o Tommy Wiseau; (modo irónico off).

  13. […] – Si se quiere leer sobre su opinión contra las críticas, se puede leer su respuesta aquí. […]

  14. Nahum dice:

    Pues a mí los tres capítulos emitidos hasta la fecha sí me han gustado. Me parece un gran paso adelante de la ficción española, con mucho riesgo y tratando de buscar temas y ámbitos novedosos, con excelente potencial para entretener.

    ¿Que hay cosas mejorables? ¡Como en todo, supongo! Que si el vestuario estaba poco “envejecido”, que si tal personaje habla como si fuera de Vallecas, que si algunas licencias históricas… ¡Como si “Braveheart” o “Deadwood” no las tuvieran, leñe!

    Ojo, no intento comparar “Hispania” con otras series o películas anglosajonas. Solo intento defender como espectador un producto que tiene muchos valores interesantes y que, precisamente, basa su éxito en un guión bien construido.

    Insisto: creo que la serie pone los cimientos para que desde la tele española vayamos atacando temas e historias apasionantes, divertidas, entretenidas o llenas de acción (cosas como El Cid o las Cruzadas, qué sé yo). La tele británica, a pesar de sus decorados de cartón piedra en series cojonudas como “Merlín”, ofrece muchos productos de calidad, atrevidos y deliciosas. Porque, sobre todo, cuentan con el respaldo de un guión sólido.

    Puede que “Hispania” no sea perfecta, pero, desde luego, abre hueco en ese camino. Yo la aplaudo, empezando por el guión.

  15. Hortensia dice:

    Soy de las que ama, admira y respeta a Pedro Almodóvar (ya lo he dicho y lo he citado por aquí otras veces), este señor ha tenido el coraje de rodar subrayando lo que “también” somos, nuestra identidad iberoamericana no es ajena al melodrama, también somos así y qué bueno que no nos parecemos a los nórdicos! Ha sido la suya una posición de absoluta inteligencia al no despreciar ciertos aspectos de nuestra cultura. Al asumir el kitsch nuestro de cada día, eleva el rango de lo que produce porque es auténtico.
    Por qué no han salido las mismas voces que han criticado a la valiente “Hispania”, para criticar las inexactitudes históricas, de Los Tudor? Por ejemplo? El guionista de ésta, ni corto ni perezoso, hizo le que le dio la gana con la serie – brillante por cierto – pero tal vez sea por eso, como no es del patio se le perdonan sus “resbaloncillos” históricos.

  16. Javier dice:

    Con todo respeto:

    A mi esto de contestar a las críticas, de explicar el punto de vista de sus creadores, y por qué han tomado ciertas decisiones (muchas de ellas basadas en cosas como presupuesto, el espectador-tipo al que la serie va dirigida y demás…) me parece que no ha lugar.

    Yo soy cortometrajista (todavía no he conseguido ser nada más) y reconozco que con mis primeros cortos tenía esa misma tentación de “excusarme” por decirlo así: Esto lo hice por esto, lo otro por aquello… Luego he llegado a la conclusión de que esa actitud era un error. ¿Qué pasaría cuando el corto se proyectara y yo no estuviera presente? ¿Quién les contaría todas esas cosas? Me di cuenta de que la cosa no funcionaba así. Y que mi trabajo se tenía que poder defender solo, cara a cara con el espectador.

    Te soy sincero. Vi los dos primeros capítulos de “Hispania”. Y ya. No me interesó. Y no me interesó porque no me la creí. Tú ahora me puedes decir: “Es que…” y pedirme indulgencia diciéndome que es un producto arriesgado para el país, y que “me haga cargo de la situación”, y entonces yo, como espectador sintiéndolo mucho te responderé “De acuerdo. Entiendo todo lo que me dices y no ninguneo ni vuestros méritos ni vuestro esfuerzo, pero hazte cargo tú también, por favor, de que a mi una serie que no me resulta creíble no me hace disfrutar. Y no la veo. Hazte cargo de que yo lo que quiero es disfrutar con una ficción. Eso es lo único que, como creador, me interesa de ti. No tus problemas”. Y digo esto consciente de que -sin pretender dármelas de nada- probablemente “Hispania” no es una serie que esté hecha para mí como espectador, sino más bien para audiencias amplias, “familiares”, con un nivel cultural medio, etc… Se tomó la decisión de ir a por ese rango -al que en mi humilde opinión, también me da la impresión de que se subestimó un poco- y me parece perfecto, legítimo, lógico y lo que yo también hubiera hecho, pero también pienso que uno tiene que ser consciente de que apostando por ese camino estaba claro que la calidad “artistíca” de la serie no iba a ser la misma. Por eso a lo que no le veo sentido es a tratar de defender esa calidad ante espectadores más exigentes, una vez que la propia serie no ha podido defenderse sola, y menos cuando muchas de las críticas que he leído -algunas de ellas en el propio blog del señor hastiado- están justificadas.

    En fin, en todo caso claro que me parece bueno y deseable para la ficción nacional que se hagan series como ésta, y que sentará bases que en el futuro a todos nos serán útiles.

    Así que claro, os deseo suerte.

    • Gin dice:

      Muy bien.

    • Homoergaster dice:

      Javier, a mi modo de ver, el principal problema de ‘Hispania’ y esa falta de “credibilidad” que detectas, al margen de algunas decisiones asumidas por los guionistas que, en principio, no tienen por qué empañar el conjunto, es un nivel medio bastante mediocre de las actuaciones, empeorado por la ausencia de sonido directo y la falta de naturalidad con la que se ha doblado posteriormente.

      Como profesional pueden molestarme algunas licencias de ambientación, pero como obra de ficción podría haber funcionado mejor sin el lastre que yo le veo.

      Salud.

  17. cansadoyconfuso dice:

    Con sus errores (para mí, el más grave, uno que comparte con la ficción española en general: se habla demasiado — ¿por qué no ser un poco menos explícito en los diálogos?), a mí me parece que “Hispania” es de lo mejor que se ha hecho en España en televisión. Por osadía y por resultados.

    Nos pasamos la vida comparando lo que hacemos aquí con “The Wire” o “Los Soprano”, que son series creadas por cable para un público no generalista. “Mad Men” o “The Wire” las ven menos gente en EEUU que “Águila Roja” o “Hispania” en España (no porcentualmente; número de espectadores). ¿Han visto ustedes series italianas? ¿Alemanas? Vean cuál es la media, y les parecerá estar de vuelta a los 80. Un horror. “Amar en tiempos revueltos” es HBO en comparación. Y si ya son de época… Sólo salvo lo que hacen los británicos. Pero ellos llevan haciendo televisión desde los años 30. (Y además, tienen a Shakespeare. Allí, los actores hacen teatro contando historias; aquí, aprenden haciendo el gilipollas con Coraza y Rota. Vamos, que ellos tienen infraestructuras).

    Que una serie no te guste no quiere decir que sea mala. A mí nunca me gustó Elvis Presley, pero no voy a decir que sea una mierda. La gente confunde ambos conceptos.

    Completamente de acuerdo en que somos una profesión sometida al debate y la opinión pública. Así que si algo no nos gusta de lo que dicen de nuestra obra, lo mejor es callarse y aceptar, igual que aceptamos gustosos que cinco millones de personas corran a ver nuestras series. Otra cosa es el insulto: pero internet ha hecho que eso sea gratis.

    Enhorabuena, Hastiado. Y aclaro que en “Hispania” al único que conozco es a usted… y de vista.

    • Angela dice:

      Bueno, yo he visto “Roma Criminal” y precisamente pienso, si los italianos pueden, nosotros también. Para mí, esa serie sí es HBO. Por lo demás, completamente de acuerdo en lo que comentas. Un saludo.

    • kohonera dice:

      De acuerdo con usted en que se habla demasiado. A mí me gustaría un Viri más lacónico. Me gustaría que las frases acabasen antes, cuando ya me sé cómo van a finalizar. Que los personajes no verbalizaran lo que ya sé que están pensando porque los conozco. Confío en que sea así en próximas temporadas.

    • zapa dice:

      Ilusa…

  18. abril dice:

    Hay una frase que a mí me Encanta y que dijeron en un Capitulo de una serie que hace poco ha terminado. El Miedo es la Peor Cárcel del Mundo. Quizá el contexto en el que fue dicha es diferente pero la Frase Me Encantó porque resume Muchas Cosas. Hay que ser Valientes y mirara la Miedo de Frente y a los Ojos para poder Vencerlo. Y esto es aplicable a todos los aspectos de la Vida. Felicidades a Quienes se Atrevieron a Pensar y Hacer Hispania. Un riesgo que ha salido Genial y espero que haya más Propuestas arriesgadas.

    Lo que no entiendo es lo de comparar series españolas con las de la HBO No lo Entiendo. HBO para mi es lo que se sale de la Norma. Todo lo hacen de Manera Sublime y es imposible competir con ellos. Asi que son la Excepción dentro de la tv.

    Hay que comparar Hispania con las series españolas las que se hacen ahora y las que se hicieron y con mercados parecidos al nuestro. Y para eso debemos usar diferentes tipos de Ojos para ver la serie de un lao o de otro.

    Estoy de acuerdo en que Hispania podría ser más Adulta pero entiendo que es díficil en el mercado televisivo español, de ahí ese +13 que ponen en pantalla cuando la serie está en emisión… A mi me ha encantado la serie.

    • Hortensia dice:

      … si la comparación es con lo mejor que se hace por ahí es porque hay mucha dignidad y mucho talento en lo que se hace. El listón de la comparación nivela por encima y no por debajo.

  19. Regla dice:

    Siempre se puede sacar una lectura positiva, incluso de las críticas más feroces. Wilde,(al hilo de lo que comenta Elperejil), decia, que “sólo hay una cosa en el mundo peor que el que hablen de uno, y es que no hablen de uno”.
    Creo que la peor hostia que puede recibir una serie por parte del espectador es la indiferencia. Y no parece ser el caso de Hispania.
    Si ha generado tanto debate apasionado es porque interesa, porque está viva y porque algo remueve. De no ser así, no necesitaría de ardientes detractores. Lo más fácil para ellos sería no verla, pero esto, no les bastaría para consolarse por el éxito conseguido por la serie.
    Y quién no se consuela es porque no quiere. Yo, si fuera guionista de Hispania pensaría como Wilde que “El público es de una tolerancia maravillosa; todo lo perdona, menos el genio”.

  20. Alberto dice:

    Una cuestión:

    No sé cómo trabajan los guionistas de HISPANIA. ¿Hay historiadores en el equipo de guionistas?

    Para escribir algo “bueno” es necesario conocer al dedillo el mundo sobre el que se está escribiendo (en esto estamos todos de acuerdo, ¿no?). Así que es aconsejable que en Hispania haya algún historiador en el equipo de guión, igual que un médico en una serie de médicos o un abogado en una serie de abogados… aunque luego estos “expertos” en la materia no tengan ni idea de escribir guiones, y de hecho, no los escriban. Pero sería bueno que participasen en el brainstorming y en la construcción de la historia.

    • cansadoyconfuso dice:

      Por lo que he leído en los mil posts sobre esta serie, sí que hay asesores históricos.

    • Diego Germán Gonzalez dice:

      No, no estoy de acuerdo con lo de “Para escribir algo “bueno” es necesario conocer al dedillo el mundo sobre el que se está escribiendo”. El inglés James Hadley Chase jamás estuvo en EE UU y sin embargo sus novelas ambientadas en ese país son lo mejor del policial negro. Julio Verne jamás estuvo en la Luna y no creo que H.G Wells haya viajado en el tiempo o visto un extraterrestre. Para escribir algo bueno solo hay que tratar de ser verosímil, es decir con una idea general del tema a tratar y buenas ideas argumentales alcanza

  21. Aloe dice:

    Como integrante del grupo criticón con las “licencias” históricas de Hispania, me alegra decir que aplaudo sin reservas la actitud del post.
    En España nos puede demasiado el miedo al rídículo, al fracaso, a sacar los pies del tiesto y a que nos crucifique el colectivo de los agraviados de turno.
    No particularmente entre los guionistas, creo, porque es lo mismo en cualquier otro oficio con público y casi en cualquier otro sitio.

    Ponemos verde (p.e.) el desparpajo de tal o cual serie americana, sacando un Madrid o unos Pirineos de risa, que son un pastiche de mejicanos vestidos de corto hablando en un decorado de apedrearlo.
    … Pero no nos acordamos de eso cuando vemos “Casablanca”, a la que le pasa lo mismo, como a tantas otras. El desparpajo, la seguridad y el ahí me las den todas es una actitud que produce bodrios, pero también cosas originales y excelentes. Sin esa actitud se producen bodrios también (más correctitos y convencionales, pero bodrios) pero muchas menos cosas originales que se salgan un poco de lo de contentar a todo el mundo.

    Lamentablemente, en España parece que la única gente sin escrúpulo ninguno y sin el menor sentido de la vergüenza es la que no tiene talento y/o es una energúmena. Parafraseando una frase famosa, el problema es que los imbéciles están muy seguros, y los inteligentes llenos de dudas.

  22. ser dice:

    No he visto ni un minuto de la serie. He leído todos los comentarios acerca de ella. Desde una posición alejada de la controversia, mis conclusiones son:

    1.- La serie tiene audiencia.
    2.- La cadena se muestra orgullosa de la serie.

    Intuyo que las cadenas confiaran cada vez mas en la ficción española, y las series manejaran un mayor presupuesto. Yo sin duda calificaría a esta serie como un gran éxito. Errores? Cuando se tiene éxito no creo que se pueda hablar de errores.

    • ¿No ha visto ni un minuto de la serie, pero se ha leído todos los comentarios acerca de ella?
      Se lo digo con todo respeto: HÁGASELO MIRAR.

    • Regla dice:

      Joder, Pianista, qué corte más destemplado.
      Bien mirado, satisfacer la curiosidad por lo que dicen de la serie puede ser un buen punto de partida y una importante motivación para empezar a verla, o no verla (madren mía, virgensita, que me quede como estoy)

    • ser dice:

      ah, yo me lo he tomado a broma…mas quisiera yo poder ver tantas series como antes, pero llevo meses sin tiempo para casi nada. Leer un rato en Internet es de los pocos distracciones que me quedan…

    • Regla dice:

      Mejor así. Lo de la broma, digo.

    • Igor dice:

      No te parece que te pasas a veces con tu estilo borde? Que alguien haya leído los comentarios sin ver la serie no es tan extraño, la mayoría son lo suficientemente generales como para que puedan interesar sin conocer la serie. En definitiva, que a veces eres un borde de pacotilla.

    • Regla dice:

      Sin duda, la mejor respuesta es la de Ser. Es tan buena, Igor, que ni usted ni yo tenemos que decir nada. Y ya me parece mear fuera de tiesto y de pésimo gusto, que se utilice como excusa para el insulto, porque no da lugar.

  23. Nomzamo dice:

    En mi opinión, el rigor histórico no importa demasiado a no ser que se esté haciendo un trabajo documental o con intención de ser una exhaustiva recreación de un periodo concreto. Lo más elemental en toda ficción (repito, en mi opinión) es la consistencia dramática y los elementos que sustentan la misma. Lo demás ya depende de las características del proyecto.

  24. Naranjas de la china dice:

    Me he partido con el último comentario.
    Porque además me siento completamente identificado (o casi).
    Yo no he visto mucho de la serie: un capítulo entero y minutos sueltos. Pero he leído todos los comentarios. Creo que, en realidad, Hispania me interesa más por todo el backup creativo, que por la propia serie en sí.
    Y lo que quiero decir es esto: olé vuestros huevos por intentar mejorar la calidad de nuestra televisión. Y además con unos plazos, un presupuesto y un minutaje de escandalo.
    No creo que vaya a seguir la serie, porque efectivamente prefiero ver HBO. Pero creo que Hispania es una muy buena noticia. A este paso, en breve, estare descargandome series españolas de internet (de momento, sólo Ciudad K).
    PD: Por cierto, que los italianos además de Roma Criminale tienen también Boris, una sitcom de media hora bastante surrealista.

  25. Naranjas de la china dice:

    Por cierto, que según la RAE “guión” a partir de ahora será “guion”, sin acento.
    Va a costar acostumbrarse.

    http://www.elpais.com/articulo/cultura/i/griega/llamara/ye/elpepucul/20101105elpepucul_9/Tes

  26. E. Martín dice:

    “EL miedo mata la mente. El miedo es la pequeña muerte que nos lleva a la extinción total.” Muy buen post.

    Respecto a Hispania, ¿cómo es que todavía la gente es tan OBTUSA como para creerse que la calidad de una serie o una película depende de la fidelidad histórica?

    • Cris dice:

      Porque se trata de una serie basada en un hecho histórico, si fuera una ficción de época sería otro tema, y de la misma forma que a los guionistas no se le ha ocurrido encamar a Viriato con Galba, por ejemplo, para aumentar el dramatismo de la serie, existen una serie de aspectos que es lógico respetar. La cuestión es hasta dónde llevar el nivel de detalle, bien explicado en el post de Hastiado. Pero por mí fin del tema, porque nada resulta más pesado que dar vueltas a las obviedades.

    • Marga dice:

      totalmente de acuerdo con E. Martin.
      Que sea una serie basada en un hecho historico no quiere decir que lo que está alrededor del hecho histórico (en este caso la existencia de Viriato) no sea ficcionable. Hispania es fundamentalmente eso, una ficcion historica.
      Me gustaría saber cuantos de los que basan sus críticas en la falta de rigor histórico superarían un examen básico de historia relativo a la epoca a la que hace alusión la serie (que por otra parte, por algo su título completo es “hispania, la leyenda”).

    • Aloe dice:

      Porque hay obtusos a quienes algunos tratamientos (o como se diga) sacan mentalmente de la historia sin remedio. Por ejemplo, los nombres notoriamente griegos aplicados a presuntos iberos, y así sucesivamente.
      Y usted perdone la obtusez de no creerse una ficción cuando los anacronismos son excesivos. Rezaré un credo y diez avemarías.

  27. j.Bl dice:

    Basta leer algunos de los brillantes posts escritos en este blog para corroborar el inmenso talento de los guionistas españoles.

    No hay que ser un experto audiovisual para saber aproximadamente el porcentaje de “culpa” que tiene un guionista del resultado final de su idea original. (Exceptuando la combinación guionista-director)

    Coincido con la opinión de algunos de que no es conveniente justificar tu trabajo profesional frente a las críticas u opiniones adversas porque NO merecen que malgastes una sola neurona en atenderlas. (Mejor emplearla en seguir escribiendo guiones…que es lo que se te da bien)

    Por muchos problemas que te de el coche o no te guste el sabor amargo de la lata de fabada que comiste ayer, no creo que el ingeniero que diseñó el ranault o el gerente de “Litoral” justifique minuciosamente tus reproches.

    Y por si acaso aclaro:

    – No soy guionista.
    – No soy español.

    Además de aprender con los artículos aquí publicados, me divierto mucho, sobretodo con la fina ironía de Chico Santamano y el humor cáustico de Pianista. Me gustaría ver alguna serie, película, corto, etc. escrito por alguno de ellos. ¿Es esto posible?

    ¡Saludos y mucha suerte con Hispania!

  28. NKR dice:

    Dicho de otro modo, GuionistaH:

    Ande el Hastiado caliente (con el share), ríase (y critíque)la gente.

    Felicidades

  29. Estoy de acuerdo con Javier. Es cierto que con esto de la blogesfera ahora existe una posibilidad más amplia en la que el autor puede explicarse y hasta justificarse.

    Pero al final, como ya dije en el post del otro blog, si uno no “entra”, pues no entra. Ahora bien, también puede ser que el espectador español que consume televisión sea un pelín más exigente de lo oportuno, y que eso condicione la actitud.

    Siendo justos, eso podría aplicarse a muchas series que no creo que se cuestionen tanto, sólo por su origen en otros países. Hay gente que puede no entrar en Doctor Who, Supernatural o Life On Mars, por su premisa. No siempre es cuestión de presupuesto.

    Ahora bien, volviendo a esto; no sólo es cuestión de talento (siempre oigo lo de que no hay guionistas; lo que no hay son productores que sepan dar luz verde a según qué proyectos): para que algo tenga calidad, hay que invertir dinero.

  30. […] El trabajo del guionista ante las críticas en Internet bloguionistas.wordpress.com/2010/11/05/hostias-como-panes/  por Morzongo hace 2 segundos […]

  31. Agrevain dice:

    No se hacen series de calidad por la falta de talento…PERO DE LOS QUE ESTAN. No porque no lo haya en toda España.

    Veamos…talento es que la mujer del pretor se vaya “de compras” a un pueblo recien arrasado. Talento es que se le quiten todas las armas, pero se les deje los escudos. para que se defiendan. Talento es hacer que la serie pareezca un parque tematico en vez de una serie de epoca. Talento es el de quien creyo que juanjo ballesta podia hacer de algo mas que no fuera chulo de calle. O quien decidio que era buena idea, que unos hispanos, se cuelen en el campamento romano diciendo la clave del dia anterior… y etc mas de situaciones absurdas, a nivel historia, a dialogos callejeros, y recreacion historica. Cierto, nunca hay quee tener miedo. Pero si un poco de verguenza.

  32. Teresa dice:

    Hoy me he visto el primer capítulo, lo siento, antes me ha sido imposible, pero al ver que se habla, mal o bien, pero el caso es que se habla y mucho de la serie, supe que no me la podía perder. Así que la he visto (en la web de Antena3, gracias por dar tan buen servicio), y me ha gustado, bastante.
    Me la he creído, Sé que no maneja un presupuesto de serie americana, y sin embargo no se nota demasiado. Los actores principales me han convencido, quizá el que menos Ballesta, por su dicción, pero bueno, es uno entre muchos. Me ha convencido la batalla-emboscada, los uniformes, las joyas, el campamento romano, el poblado, el paisaje…
    Por poner un pero, otro, algunos diálogos me chirriaron, términos demasiado “modernos”, algo de lo que peca escandalosamente Aguila Roja, la joya de la programación, y sin embargo poco se comenta. Pero bueno, esa es mi especialidad. No entiendo mucho de fotografía, ni de montaje, ni en general de aspectos técnicos. De diálogos, sí. Y se pueden pulir un poco. No hace falta que hablen en latín, pero tampoco en español siglo XXI. Que la audiencia no es tan tonta.
    Resumiendo, que sí, que me gusta, que espero que siga así de bien, y que más Hispanias y menos Físicas o Químicas.

  33. sheila dice:

    Soy de los que piensan que la discontinuidad entre la Historia real y la ficción no sólo es inevitable, sino que también es necearia para construir la ficción. De eso, pienso yo, no cabe duda. Podrá corroborarlo cualquiera que en su vida haya escrito más de medio folio de ficción.

    Pero también soy de los que piensan que en la moderación está -o suele estar- el gusto y, en estos casos, el acierto. También que la Historia no es una materia prima uniforme que presente la homogeneidad suficiente como para ir recortándola ‘al peso’. Entiéndame; hay que saber qué se puede y qué no se puede -dicho en propiedad: qué se debe y qué no- recortar. Es evidente que los autores de ‘Hispania’ pueden, y deben, cortar localizaciones geográficas, atajar hechos históricos, etcétera. Pero también lo es que no puedes -no debes- presentar a tus personajes hablando, expresándose y razonando como personas del siglo XXI. Ni presentar una sociedad -la de la época- en la que se cultivasen las mismas filias y fobias, los mismos fetiches ideológicos que cultivamos hoy día. Introducir todo en el mismo saco -o partir directamente de que esas particularidades históricas no existen- evidencia una falta de respeto categórica a la Historia, obviamente por ignorancia. Y se puede hacer, claro; insisto en que el problema es que no se debe. No se debe si se quiere tener credibilidad, por ejemplo, o el reconocimiento de los autorizados en la materia. Cosas que no dan dinero, lógicamente, ni audiencia. Puestos ante la duda, no hace falta ni preguntar por qué camino tira Antena 3.

    Dicho lo cual y en otro orden; que me quiera hacer creer que la culpa de las críticas que pueda cosechar ‘Hispania’ la tiene internet y no la calidad de la serie me tenía perplejo, créame. Pero lo de después directamente me maravilla. ¿Pretende usted, realmente, comparar las críticas que pudiera tener la obra de Almodóvar con las que pudiera tener ‘Hispania’? Me quedo de piedra pómez, amigo funambulista de las palabras -como usted se denomina y yo corroboro-. Le animo, en sucesivas, a compararse con Allen o con Winterbottom, por ejemplo. O directamente con Hemingway. Para qué tener complejos pudiendo quererse. Qué coño. Y cuando le digan que sus obras no cosechan oscars ni palmas de oro una detrás de otra, échele la culpa a internet. Que sabemos todos que es el abrevadero del ignorante pueblo soberano, que no por nada es tonto y no sabe digerir los necesarios cambios históricos.

    En fín. Que no me ha hecho usted cambiar la opinión que tenía de los guionistas españoles. Y no digamos de ‘Hispania’, de la que vi dos capítulos y hasta hoy. En sucesivas, si me admite un consejo amistoso y desde el buen rollo -aunque no lo parezca-, razone usted en lugar de entregarse a la pataleta. Insisto en que lo crean o no -y creo que no lo creen-, la gente no es tan tonta como parecen pensar.

    • Regla dice:

      “Ni presentar una sociedad -la de la época- en la que cultivasen las mismas filias y fobias, los mismos fetiches ideológicos que cultivamos hoy en día”. Podría ser más explícita y decir a que se refiere exactamente, porque no tengo la menor idea.

      Me permito citar textualmente un párrafo de Hastiado de su anterior entrada: “Estoy convencido de que aquellos que han vapuleado la la serie con más ahínco, difícilmente cambiaran de opinión por leer un blog: si a uno no le gusta algo, no le puedes convencer con argumentos de que sí le guste”. Si ya no te entra por los ojos, lo mejor es que te dediques a ver otra cosa.
      Si además, tampoco tienes una buena opinión de los guionistas españoles, estás resentido con la ficción televisiva española e incluso con la cadena, el cocktel puede ser explosivo y la mala hostia está servida.

      Y para qué nos vamos a engañar, Internet es una magnífica vía para dar rienda suelta a la mala hostia (el más tonto hace relojes); una magnífica vía para canalizar la crítica de una minoría llamativa y ruídosa (pero, sólo eso), si la comparamos con la audiencia real de Hispania.

      Es verdad que la gente no es tan tonta como parece, al dejarse seducir por Hispania, de la misma forma que se deja seducir por pepito o por Juanito. Y no es que no advierta sus errores o su defectos, pero, en su conjunto, la serie tiene un no sé qué, que la hace diferente y encantadora.

      El espectador, al principio, simplemente se deja llevar por la magia de la ficción (ésta u otra), dejando a un lado los errores y defectos. Si es tan mala su calidad y tan mediocre, como quiere dar a entender, no se preocupe, porque la química del enamoramiento suele durar tres meses. Y en todo caso, será la audiencia quién la eleve o la rebaje, no la minoría, ni la mala hostia de internet.

    • Cris dice:

      Regla, hay algo que no entiendo. Recientemente por este blog se publicó un post poniendo a caer de un burro la última película de Scorsese con la total aquiescencia de los comentaristas habituales, imagino que la mayoría guionistas. Se supone que en este caso si, la critica es aceptable,incluso interesante. Ergo el problema no es que se critique en internet, sino el dudoso origen de las críticas, que se suelen atribuir por aquí a espectadores que no saben de lo que hablan y que en realidad solo hay que tomarlas como una simple cuestión de “gustos”.

      Desde luego si que estoy contigo que el anonimato favorece extraordinariamente la mala leche y el insulto. Pero claro que también hay comentarios, sean críticos o no, ígual de solventes.

    • Regla dice:

      Estoy de acuerdo, Cris. Claro, que en Internet hay críticas para todos los gustos (viva la diversidad), pero, también es cierto que las críticas positivas pasan más desapercibidas y no llaman la atención, ni sobresalen en el conjunto. Ya se sabe, en una manifestación pacífica de cientos de miles de personas, siempre sobresale la mala hostia de una minoría de exaltados.

      Posiblemente la crítica de un guionista profesional sea más aceptable e interesante, que la nuestra, cuando se refiere a los aspectos objetivos que atañen a la construcción del guión, o a los entresijos del propio sector audiovisual; pero cualquiera de sus apreciaciónes subjetivas sobre la ficción que se trate tiene el mismo valor que la de cualquier internauta que se precie. Y desde luego, la mala hostia, puede atribuírse igualmente en los dos casos.

  34. Shy Guy dice:

    Creo que esas expresiones “modernas” se deben a que se buscaba el equivalente al lenguaje coloquial del idioma de aquellos pueblos. Es como cuando los dobladores tienen que traducir un dialogo con muchas expresiones del inglés coloquial, que no tienen sentido al traducirse literalmente: buscan el equivalente en español. Más extraño me resultaría ese célebre “qué bien se lo monta” en una película ambientada en la España del siglo XVII, porque por entonces sí existía el castellano, y hay bastantes libros de aquella época, que recogen esas expresiones “de andar por casa”.

    Nos pueden chocar quizás porque estamos acostumbrados a que, en las películas de época, los protagonistas utilicen, o un lenguaje muy culto (tono elevado, juegos conceptuales, etc) o unas expresiones más neutras y atemporales, para no “pillarse los dedos”.Pero si nos paramos a pensar,¿cómo se dirigiría un hombre a sus familiares o a sus amigos, en la intimidad de su casa?

    Creo que en la serie el registro sí se adapta a cada personaje y cada situación. Galba es un militar de orígenes elevados y buena formación, y emplea un registro más o menos culto. No es mismo el lenguaje del personaje aristócrata (ahora mismo no me acuerdo de su nombre) que el del herrero. Y el mismo aristócrata varía su registro, en función de si se encuentra hablando en una asamblea, o de charla distendida con su amante.

  35. Raquel dice:

    Yo me alegro mucho del currazo que te has dado, en su momento para justificar vuestras decisiones y ahora para hacer balance. Muy-muy instructivo, e inspirador.

  36. El osito Teddy dice:

    Mucho ánimo y suerte. Realmente es imposible poner a toda la gente de acuerdo y para eso solo hay que ver los porcentajes en las elecciones: generalmente no se consigue algo mayor que el 60%.

    Tampoco hagas mucho caso a lo que se diga en Menéame. Es aberrante considerlaro un baremo de nada. Teneís el apoyo de mucha gente que valoramos muchísimo el esfuerzo por hacer cosas distintas. Ojalá que siga esa buena racha de audiencia o mejore incluso.

  37. J.E dice:

    Tengo la teoría que la materia histórica es de esas cosas de las que todos creen saber mucho, y por lo tanto nos creemos con campo abierto para criticar.

    Por poner ejemplos: Tengo amigos químicos (Una en concreto que esta especializándose en Estudios Forenses) que echan espumarajos por la boca cada vez que tardan horas en hacer un análisis de ADN. Tengo amigos abogados que subrayan lo absolutamente diferente que son los juicios de la tele de los normales. Amigos informáticos que lo flipan cuando en la pantalla del hacker salen mensajitos como “Contraseña hackeada”. Amigas enfermeras que se ríen con el tratamiento que se hace a veces de cuestiones medicas. Incluso trabajé en un archivo donde la recreación del Archivo Secreto Vaticano que hacen en “Ángeles y Demonios” era un chiste recurrente.

    Pero claro, sobre esas cosas la gente no opina, fundamentalmente porque no tiene ni puta idea. Pero sobre Historia la gente opina con una libertad que a veces pasma. Pues bien:

    1. En realidad no sabemos tanto sobre esa época. En serio. Por no saber, tampoco es que tengamos una lista muy extensa de nombres lusitanos, por ejemplo. El mismo Viriato es una latinización del nombre lusitano original, el cual no tenemos muy claro. Y aun no he visto a nadie reclamando “utilizad el nombre original de Viriato, y no el nombre que le pusieron sus enemigos”. Porque, nuevamente, nadie tiene ni puta idea.
    Si alguien quiere una buena reconstrucción de la Historia, que se trague un ladrillo universitario, con sus análisis de yacimientos (Con sus grafiquitos, sus mapitas y sus incontables listas de “Otro trozo de vasija rota. Y otro. Y otro. ¡Ey, esto parece algo molón! Ah, no, es una puta piedra.”), sus análisis críticos de las fuentes (Fuentes normalmente escritas años después, a meses de distancia del lugar de los sucesos, y a sueldo del ganador) y la inquietante sensación de que realmente tampoco sabemos tanto, a ver que tal le sienta.
    A mi, que me encantan, solo los puedo leer con sobredosis de cafeína.

    2. Alguien lo tiene que decir: “Es una serie, coño”. Y ya esta.
    “300” escupe y patea en el suelo a la verosimilitud histórica, pero me lo paso como un crío viéndola.

    Por el otro lado “Roma” ha sido señalada como el culmen de la recreación histórica, pero faltan patadas y patadas de detalles (P.e: Cesar se lo montó con la hermana de Catón, detalle que pasan por alto). Un quejica podría llorar señalando estas faltas.
    Pero es una serie, carajo. Se supone que se tendría que ver sin necesidad de tener un manual genealógico en la mano. Recortan lo justo para ver el verdadero meollo de la cuestión (La lucha entre Pompeyo y Cesar) y no pasa nada.
    Lucio y Tito se recorren el imperio romano hablando en latín y no pasa nada.
    Octavio de repronto pega el estirón y tampoco pasa nada.
    Y no pasa nada porque es una serie: Debe ser entendible y, a poder ser, buena.

    Resumen: En cuanto a calidades de la serie no opinaré. Pero la excusa de la verosimilitud histórica… pues que me chupen un pie: Es una puta serie. Si tanto os gusta la Historia, iros a picar piedra a un yacimiento.

A %d blogueros les gusta esto: