LA SUERTE

27 abril, 2011

Por Chico Santamano.

Una mañana de 1995 salía del instituto cuando tuve la suerte de encontrarme con Raúl, un amigo de toda la vida. Me comentó que Gabi, otro colega, se había apuntado a un grupo de teatro aficionado y se lo pasaba de puta madre. Raúl, David y unos cuantos más nos apuntamos sin pensarlo. Formamos lo que posiblemente fuera el grupo de teatro aficionado con más chicos heterosexuales de la Península Ibérica y durante varios años llegamos a estrenar cinco obras de teatro. Dos de ellas escritas por un servidor.

Gracias a aquella inconsciencia adolescente, nos juntamos unos cuantos y pasamos del teatro a los cortos. Hicimos uno en formato U-Matic (telita). Tuvimos la suerte de que ese corto, escrito reguleramente y realizado muy malamente por mí, fuera seleccionado por un importante festival de cortometrajes. Con esa excusa, me entrevistaron en un medio local… y a raíz de esa entrevista conocí a un tipo con el que escribí mi primer largo… y gracias a ese tipo tuve la suerte de que ese largo se convirtiese en mi primera peli como guionista.

Tuve la relativa suerte de que esa primera peli fuera un relativo éxito en taquilla y un completo fracaso de crítica. Tuve la suerte de que las críticas me curtieran. La suerte de no tener la suerte del principiante. La suerte de tener TODO por demostrar.

Al mismo tiempo que mi primer guión se hacía realidad, tuve la suerte de encontrar un foro en internet. Un foro por el cual los que allí escribíamos diariamente nos ganábamos el calificativo de “frikis” por parte de aquellos a los que les parecía raro que la peña se conociera “por internet”. Pues por internet conocí a una generación de guionistas, actores, directores, escritores, cómicos… gente que rebosaba talento y ganas de hacer cosas. De alguna forma, escribiendo, riendo, criticando y planificando en aquella web, forjamos nuestra propia pomada.

Gracias a la ayuda de algunos de esos amigos del foro, he levantado los proyectos profesionales que más me ilusionan. Gracias a la ayuda de otros foreros me desprendí de proyectos vitales que no me hacían feliz.

De mis primeros pasos en esto del cine salieron otras grandes amistades y de esas grandes amistades surgió la inconsciencia juvenil de crear una productora. De esa productora no salió mucho, la verdad. Pero durante los años que duró ese capítulo de nuestras vidas, tuvimos la suerte de ir recopilando material y contactos con los que conseguimos llevar a cabo un proyecto pequeñito e independiente para internet. Con este proyecto pequeñito tuvimos la suerte de tener otro relativo éxito. Gracias a ese relativo éxito conseguí ser coordinador de una serie de televisión meses después.

Al mismo tiempo que escribía largos, levantaba una productora, “tonteaba” en el foro, creaba biblias condenadas al fracaso antes de ver la luz, y mi vida personal se iba a pique y la volvía a reconstruir… un buen día decidí escribir un blog. Por suerte las andanzas, cotilleos y opiniones de Chico Santamano comenzaron a ser interesantes para unos cuantos compañeros del gremio. Y les puedo asegurar que gracias al blog he conocido a más guionistas que en toda mi vida profesional previa. Eso, amigos, son contactos. Y los contactos son trabajo.

Ahora curro en una nueva serie, gracias a esos contactos surgidos por el blog, y si nada se tuerce a finales de este año estrenaré nueva peli escrita a cuatro manos con un colega del foro. ¿Saben quién nos puso en contacto con el productor? Otro miembro de ese mismo foro.

Cuando la gente que empieza pregunta qué hay que hacer para currar en esto, la palabra SUERTE es inevitable. Pero no olvidemos que esta no viene sola. “Estar en el sitio adecuado, en el momento adecuado” no es sólo cuestión de suerte. Es cuestión de ESTAR.

Yo tuve la suerte de estar en un grupo de teatro aficionado. Tuve la suerte de estar en el rodaje de un corto. Tuve la suerte de estar durante años en ese foro. Tuve la suerte de estar y montar una productora. Tuve la suerte de irme de ella cuando no debía estar más. Tuve la suerte de estar y apostar por internet en una época sin curro. Tuve la suerte de escribir regularmente un blog y poder estar en Bloguionistas. En definitiva, tuve la suerte de estar para poder abrir la puerta a la suerte.

No dejen nunca de hacer cosas.

Mucha suerte.


A %d blogueros les gusta esto: