RECOPILANDO ALGUNAS COSAS QUE PODRÍAS HACER PARA SER MEJOR GUIONISTA (Y QUE NO TE APETECEN NADA)

Por Natxo López

– Deja de ver películas o series dobladas. Cero. Sólo VO. Sé intransigente. Si tu pareja se niega, sobórnala, hipnotízala o cambia de pareja.

– Aprende inglés, al menos un nivel suficiente para poder seguir un film, una charla, un libro.

– Escribe guiones de todo tipo, géneros distintos, teatro, cortos, ciencia ficción, webseries, culebrones… Cualquier cosa, incluso aunque sepas que no se van a rodar. Escríbelas por el mero placer de escribirlas.

– Escribe comedia, inténtalo. Si consigues ser capaz de escribir una buena comedia, podrás escribir cualquier cosa.

– Aunque no quieras ser director, rueda algo de vez en cuando. Actúa, también.

– Pásate todo lo que puedas por los platós donde se ruedan tus guiones. Habla con todo el mundo. Pregunta. Investiga. Moléstate.

– Lee periódicos cada día. Ve informativos. Bucea por Internet.

– Busca tú las historias, no esperes que te lleguen a ti. Tampoco las ofertas laborales.

– Acude de vez en cuando a lugares y ambientes donde, en principio, no pintas nada, ya sea un peligroso suburbio o una fiesta pijísima. Observa a la gente, escucha cómo hablan.

– Imparte clases. Pocas cosas enseñan más que obligarse a enseñar a otros.

– Dentro de tus posibilidades, acude a clases, cursos, charlas. Todo el mundo te puede enseñar algo.

– Escribe un blog. Aunque sólo sea para ti y tus cuatro amigos.

– Si crees que un guión en el que participas no está bien, debes decirlo. Forma parte de tu trabajo. Te encontrarás con gente a la que no le gustan las críticas, pero la mayoría te lo agradecerá: no hay nada peor que un falso adulador que apuntala un error que provocará un fracaso.

– Nunca pierdas la educación, en los asuntos de guión es normal, y beneficioso, discrepar. No grites a nadie. No insultes. No entres a la provocación. Dialoga. Argumenta. Y, si no convences, cede. Aunque tengas razón.

– Abre distintos frentes, colabora con gente variopinta, intenta aprender de todos ellos.

– Escucha atentamente la opinión de quien dirige.

– No escribas a lo loco. Párate a pensar para qué y por qué escribes cada frase que escribes. Si la pones por mero valor estético o por puro capricho, que sea una decisión consciente y mesurada.

– Escribe para producción y para beneficio del resultado final. De nada sirve plasmar sobre el papel una manifestación multitudinaria si luego te van a poner a 7 tíos con una pancarta en un plano cerrado.

– No busques siempre, en todo, un interés económico. Métete en movidas porque te apetece, porque te gustan, porque alguien te cae bien. El dinero no es lo único que se puede ganar en esta profesión.

– Muestra tus guiones. Acepta las críticas con deportividad.

– No juzgues a un colega rápidamente si algo que te propone no te gusta. Dale tiempo, intenta entender su forma de pensar y de escribir.

– No juzgues a un colega por su currículum, ni para bien ni para mal, es injusto. Júzgale por su trabajo.

– No busques la amistad por interés. A la larga es muy perjudicial.

– Lee los guiones que te pasen tus colegas.

– Pero a veces no tienes tiempo, ni fuerzas, para leer todo lo que te pasan. Dilo claramente.

– Ve menos futbol. Ve menos culebrones. Ve menos concursos. Ve menos realitys.

– Reflexiona sobre tus guiones. Machácalos lo que haga falta.

– Reflexiona sobre los guiones de las películas y series que te gustan, discute de ellos con tus amigos y colegas, especialmente con aquellos que no son guionistas.

– Escribe con pasión, pero que tu razón filtre siempre. Las mayores mierdas en la historia del audiovisual las ha hecho gente con mucha pasión y muy poca cabeza. “Ed Wood” es muy divertida, pero dudo que nadie, conscientemente, quiera ser Ed Wood.

– No descuides los cimientos. Trabaja mucho más la estructura, los mapas de tramas, las escaletas.

– Trabaja mucho más la creación de personajes.

– No cedas a los caprichos momentáneos. Una secuencia muy impactante puede echar por tierra meses de trabajo si traicionas el tono o a los personajes.

– Hazte todos los esquemas, cuadros, diagramas y tablas que hagan falta. Hazlos bonitos, legibles, prácticos.

– Documéntate. Mucho.

– Documéntate más.

– Antes de inicar un nuevo proyecto, busca producciones con temática o tono parecido a lo que quieres escribir. Oblígate a verlas y a encontrar sus defectos y virtudes.

– Por supuesto, tienes que ver cine. Tienes que ver series. Intenta que sean las mejores, algo se quedará.

– Mantén amigos que no sean de la industria. Oxigénate un poco.

– Mantén alguna afición, a ser posible creativa, que no tenga relación con tu trabajo. Te ayudará a sentirte menos puta.

– Aprende a vender tus proyectos.

– Pero no lo bases todo en eso. Ya hay suficiente gente vendiendo humo. Es más importante escribir bien, que vender bien (si quieres ser guionista, otra cosa es que quieras convertirte en un empresario).

– Piensa, decide y organiza un buen sistema de trabajo.

– Antes de ponerte a trabajar, claro, no cuando todo se está hundiendo.

– Adáptate a lo que estés escribiendo, en cuanto a tono, ritmo, recursos… No se trata de escribir lo que te salga de los huevos.

– Pero ve buscando tu propio estilo, tu voz como narrador. Mete algo de ti en tus guiones, al menos algunas de tus inquietudes. No se trata de plasmar en cada linea tu visión del mundo, pero si escribes sobre lo que te importa, escribirás mejor.

– Ponte todos los días delante del ordenador un rato, aunque no tengas nada que escribir.

– Busca tu mejor hora para escribir y aprovéchala.

– No desprecies ningún trabajo. Cada guión es, siempre, un reto. Si aceptas un encargo vuélcate en él al 100%.

– Trabaja mucho. Trabaja más. Trabaja mejor.

– Es cierto lo de que “hay que vivir para poder escribir bien”.

– Pero que eso no se convierta en una excusa para pasarte los días en los bares. Puede que eso te dé alguna historia, pero no te hará mejor guionista.

– No te drogues. En serio. Mantén tu cabeza funcional.

– Invierte un poquillo, coño. Cómprate un portátil en condiciones. Cómprate una impresora, son baratas. Imprime en papel, gástate dinero en tinta. Sí, es cara y un coñazo, pero es una inversión asumible.

– No se te ocurra llegar a pensar que ya lo sabes todo, que no tienes nada que aprender. Borra de tu mente cualquier atisbo de pensamiento en esa línea. Te resultará revelador releer viejos guiones de aquella época en la que te creías tan genial.

– No te tomes en serio. Eres tan risible como cualquier otra persona. Búrlate de tus defectos y tus estupideces (como, por ejemplo, ponerte Pepito Grillo dando consejos a los demás), bendícelos y aprovéchalos en tus guiones.

– No te conviertas en un cínico, y mucho menos en una mala persona. Si te pasa no te darás cuenta, así que, por favor, estate alerta, échate un vistazo de vez en cuando.

27 respuestas a RECOPILANDO ALGUNAS COSAS QUE PODRÍAS HACER PARA SER MEJOR GUIONISTA (Y QUE NO TE APETECEN NADA)

  1. Nicholas VO dice:

    Es un gran abanico de consejos, Natxo. Muy completo. Me gustan especialmente el de a documentación, el de no tomarse en serio y el de no ser un cínico. Echo de menos más hincapié en la lectura de buena literatura. Creo que uno de los principales motivos de que todo lo que vemos se parezca a algo que ya hemos visto es que los guionistas y directores han dejado de leer, con lo que ello comporta para expandir el potencial de nuestra imaginación.

    • Natxo López dice:

      Sí, debería haber incluido lo de la buena literatura, por supuesto, gracias por la aportación. Creo que se me pasó porque lo doy absolutamente por sentado en cualquiera que pretenda ser guionista.

  2. Sergio dice:

    En mi opinión el último consejo es el único realmente imprescindible, ya no sólo para ser guionista sino para ser persona.

    Un saludo y felicidades por este estupendo blog.

    • Javi-LHP dice:

      Todos me parecen geniales, pero estoy contigo en esto. Cosas como Twitter se convierten a veces en una competición de egos y cinismo que me pone malo. Yo a veces necesito mi racioncita de comentarios con algo de mala baba, quién no, pero no se puede ser así la mayor parte del tiempo.

  3. José Manuel dice:

    Fantástico post! Completísimo. Podías haberte parado a la mitad, porque ya era un gran post. Pero me alegro de que no lo hayas hecho..

  4. Mireia dice:

    Me ha gustado mucho, y cuanta razón! :)
    Muchas gracias por algunos consejos en que no me habría parado a pensar.

  5. profesorguapito dice:

    Otro consejo: no pienses que eres diferente de un fontanero

  6. Neostriker dice:

    Gracias Natxo. Voy a imprimirme este post y colgarlo en el corcho en mi area de estudio, ya que proximamente por fin me pondre a escribir un proyecto que llevo muchos anyos rumiando (perdon por la ortografia, el portatil es ingles)

  7. Muy buen post Natxo. Creo que lo enfocas demasiado a gente de tu nivel profesional, pero aún así, me parece cojonudo. Por cierto, me sumo a lo de la literatura, no recuerdo mayor generador de inspiración que “El largo adiós” de Chandler.

  8. Maite dice:

    Me ha encantado. Es como para guardárselo. Y sobre todo me ha gustado mucho el último punto. Estoy totalmente de acuerdo, esta profesión es dura y se corre el peligro de creértelo y endurecerte cuando todo te va de cara o de amargarte cuando te va a la contra. Visto desde otro punto, tal vez eso mismo sea lo mejor de esta profesión, que te obliga a mirarte mucho, a estar muy atento. ¡Gracias por el post!

  9. Jorge dice:

    -Sintetiza.

  10. Jelen dice:

    Si todos estos consejos están muy bien, ¿por qué siento un poquito de vergüenza o incomodidad al leerlo? ¿Será por el tonillo apostólico? O puede que solo sea una reacción ante la displicencia gratuita que uno no tendría que esperar de este blog que a veces es muy divertido. Con la cantidad de libros de autoayuda que hay… ¿Por qué alguien se mete a decirle a los demás lo que cada uno ya se dice a sí mismo? Me explico, no pongo en duda el derecho de nadie a escribir lo que quiera, lo que me pregunto es si realmente alguien tiene fe en esta forma a mi juicio trasnochada de transmitir conocimientos, o no es más que un ponerse estupendo a falta de ideas para un artículo realmente útil, original o simplemente divertido. Lo que me pregunto es: ¿realmente hacemos las cosas porque nos las digan? ¿Por qué la didáctica del guión está anclada en los mismos procedimientos del siglo XIX que ridiculizamos en todas las demás disciplinas?

    • No creo que la intención de Natxo con éste post fuese “transmitir conocimientos”. Así que tampoco su didáctica me parece trasnochada, porque no veo didáctica. Creo que no pretendía tanto: yo creo que ha puesto por escrito lo que muchas veces comentamos tomando unas cervezas. Y sin embargo le encuentro una gran utilidad: nos hace sentirnos menos solos. Y eso es muy importante en un oficio de solitarios, que muchas veces nos vemos obligados a trabajar aislados sin que sea nuestra elección o nuestro gusto.
      Claro que también hay libros de autoayuda. Pero al final no hay más piedra filosofal que trabajar duro y ser exigente con uno mismo.
      Yo si le agradezco el post a Natxo. Como poco me llevo una sonrisa. Que no es poco en estos tiempos.

    • Natxo López dice:

      Jelen, mujer, no se me enfade. Yo escribo post de muy distinto pelaje y condición. Es muy cierto que éste no es, ni mucho menos, de los más interesantes. Incluso puede que sea un poco aburrido y pretenciosillo, vale. Pero le aseguro que los he escrito muchísimo peores. Échele un vistazo al historial y seguro que encuentra unos cuantos que le darán motivos mucho más evidentes para alcanzar esos sentimientos de vergüenza e incomodidad.

  11. lili dice:

    Este es mi tipo favorito de post, muchos consejos útiles, y algunos reveladores para mí al menos. Y muy bueno el link.

  12. yabadabadooh dice:

    – Deja de ver películas o series dobladas. Cero. Sólo VO. Sé intransigente. Si tu pareja se niega, sobórnala, hipnotízala o cambia de pareja: Primero, gracias por emparejarme. Segundo, esto da para otro debate (bastante manido), pero sólo decir que la VO tiene ventajas y desventajas, y en según qué series (qué géneros) prefiero ver la serie o la peli doblada (a saber: Modern Family, en mi opinión, mejor doblada). ¿Merezco la muerte?

    – No te drogues. En serio. Mantén tu cabeza funcional: buf, en serio, este es el más importante. Sin cerebro no hay actividad cerebral.

    • Kohonera dice:

      ¿”Modern Family” mejor doblada? ¿De verdad que no hay un ejemplo mejor para defender el doblaje?

    • yabadabadooh dice:

      Probablemente. No me baso en ninguna ciencia, sólo creo (y me parece quede mi mismo me puedo considerar un experto) que me gusta más. De todos modos el debate giraría entorno de la idea de que si bien la VO permite una recepción mucho más limpia de la obra original, no sé hasta que punto condiciona la formación de un guionista. Estructuralmente la narrativa funciona del mismo modo. El inglés, lo siento, no lo necesito digan lo que digan. La singularidad e idiosincrasia de los personajes se pierde, sí, pero eso no me perjudica como guionista, acaso como espectador. Si me apuras, algunos subtitulos (malos) son mutilaciones de las líneas de diálogo y eso sí va en detrimento de la obra, del espectador y del guionista que bebe de ella. Pero por el resto, a mí me sirve el doblaje y me sobra ese consejo en la lista. Y que, oye, me maravilla la voz de Cam en Modern Family : )

    • yabadabadooh dice:

      también prefiero The Office (usa) doblada. Es que no sé cuál se puede considerar un buen ejemplo… a mí me mola

  13. ¡Gracias por estas palabras! Suscribo todas y cada una de las recomendaciones. Estoy haciendo mi inversión en impresora y voy a imprimir estos mandamientos para tenerlos a mano cuando me sienta perdido, pero sobretodo porque conozco a gente que a veces me pide consejos y no tengo ni puta idea de cómo decirlos, asi que tiraré de este link.
    Por otra parte tengo el libro “El Guión” de Robert Mckee (que reuso a leerlo por ser un “clásico de-como-escribir-guiones”) y al lado tengo “El ruido y la furia”. Me resulta mucho mas inspirador el segundo y me reta a escribir mejor.
    Tengo que estudiar más inglés…

    • Travis dice:

      Yo ídem, junto a un poco de Conrad, Hammett, Chandler… y por supuesto, como diría Clint Eastwood en mi situación, “los cojones, chico”.

      P.D: Sobre todo lo último si te enfrentas al ojo crítico del productor (la palabra “productor” da mucho canguelo).

    • José Manuel dice:

      No rehúses leer a McKee… Así podrás criticarlo a gusto.

    • Travis dice:

      Ya lo leí dos veces, y para mí, de momento, me resulta útil.

  14. […] su último post para bloguionistas Natxo López recomendaba «varias cosas que podrías hacer  para ser mejor guionista». Por cómo […]

  15. Juan dice:

    MIra, lo siento, me interesaba mucho leer tu post, pero como me gusta el cine doblado, me lo has atragantado en el primer punto. Me cansa mucho ese debate. Quizás lo lea en otra ocasion que se yo. Te dare un consejo para ser mejor guionista; dale a la gente la oportunidad para leer lo que escribes ya que de una patada en el primer punto has puesto en tu contra a una parte de tus lectores potenciales.

  16. Juan dice:

    Finalmente lo acabo de leer… por encima…

A %d blogueros les gusta esto: