LA CARTA DE BIENVENIDA

Por Chico Santamano.

Querido Leopoldo González Echenique (nuevo Presidente de RTVE),
Querido Ignacio Corrales (nuevo Director de RTVE),
Queridos los dos,

…no soy un hombre de la casa, aunque he trabajado para ella, y desde mi modesta posición de guionista quiero daros la más sincera bienvenida al cargo. En serio, no me gustaría estar en vuestro lugar. Tenéis un marrón de los gordos y os deseo la mayor de las suertes.

Seguro que estaréis algo aturullados ante la perspectiva de abrir la puerta del despacho cada día y encontraros con esa multitud que pregunta “qué hay de lo mío”.

La verdad es que durante meses los profesionales del sector hemos vivido angustiados creyendo que RTVE no apostaría más por la ficción. Las torpes palabras del Ministro de Hacienda no calmaron precisamente los ánimos. Al menos ahora parece que se ha desbloqueado la salida de productos de la nevera.

¡Por fin se estrenó Isabel! ¡Y qué buen dato de audiencia! La Primera ha recuperado el brillo en el prime time con un producto de calidad del que sentirse orgullosa. Ha sido un soplo de optimismo que nos ha permitido pensar que no seríais capaces de dejar morir esta industria de la misma forma que Kate Winslet abandonó a su suerte a Leonardo di Caprio en Titanic.

Yo no sé mucho sobre gestión de cadenas. Pero a lo largo de los años que llevo currando como guionista he ido observando algunas cosas que lo mismo os es útil para manejar esta locura denominada “el Ente”. Voy a ejercer el papel del pobre iluso de oficina que cuando llega un nuevo jefe, libre de prejuicios y malos hábitos adquiridos, corre a venderles cuatro o cinco obviedades. Trivialidades que de verdad cree que harían mucho bien al funcionamiento interno de la oficina. Voy a ser un poco Dwight Schrute.

>

PRIMERA OBVIEDAD. Entiendo que las series son caras. Lo son y algunas muy mucho. La mayoría de las productoras que trabajan para vosotros han accedido a rebajar presupuestos en los últimos años y posiblemente estarían dispuestas a renegociar aún más si con eso pueden seguir manteniendo su producto en antena y evitar que un centenar de familias se vaya a la calle.

Si las superestrellas (y todos sabemos de los protagonistas de qué superserie hablamos) no acceden a bajarse sus supercachés no sería ningún drama. Chapemos la serie de la misma manera que se ha hecho en USA toda la vida de Dios aunque estuvieran en pleno éxito de audiencia.  ¿El presupuesto se dispara? ¿La serie no es rentable? ¿Cargarnos a sus protas desvirtuaría el producto? Pues nada. Una serie dejará paso a otra más barata. Posiblemente a DOS más baratas. De esta forma la supervivencia estará garantizada. Y si aún así la ficción en general os sigue pareciendo un producto prohibitivo entonces tendremos que ir a por la segunda obviedad.

>

SEGUNDA OBVIEDAD. ¡Coño, que vuelva la publicidad! Siendo una tele PÚBLICA la audiencia no debería importaros un pimiento, pero si os pica (con razón) el amor propio de no querer hundir el canal y os da miedo la bajada de share… no temáis. Telecinco tiene muchos anuncios y os supera en una cantidad considerable de franjas.

Si no queréis ser recordados como los tíos que trajeron de nuevo una invasión de anuncios a la parrilla, recuperadlos aunque sea sólo para el prime time. Con las tarifas por spot que se gastan en la hora de máxima audiencia, aliviaríais el coste de todo un capítulo con tan sólo un corte y un patrocinio bien puesto. Y si Vasile se enfada, que se enfade. Total… se enfada todo el rato.

>

TERCERA OBVIEDAD. Las series de TVE viven un momento dorado. Cuéntame, Gran Reserva, Aguila Roja, Los Misterios de Laura, Amar en tiempos revueltos… no sólo tienen audiencias millonarias sino que cosechan premios y prestigio para la cadena y el país allá donde van. Las estanterías de Cuéntame tienen que haber sido reforzadas con cemento armado para soportar el peso de sus múltiples premios. Gran Reserva ha lucido en festivales más allá de nuestras fronteras con, entre otros, un premio de bronce en el Festival de Televisión de Nueva York y una nominación a mejor Drama en el de Seúl. La ya perdida Amar en tiempos revueltos (¡qué cojonacos habéis tenido, coño!) tuvo el honor de ser la primera serie española en emitirse en USA en español…

Estos reconocimientos, y muchos más, deberían hacernos entender que las series pueden ser rentables también en sus ventas internacionales. TVE es un maravilloso escaparate para un trabajo espléndido de cientos de profesionales y en el extranjero nos ven cada vez con mejores ojos. Si nuestras series tienen la suerte de hablar español al igual que 500 millones de personas en este santo planeta… ¿Por qué no sacamos más provecho económico de eso y vendemos como el Dios catódico manda nuestro producto?

>

CUARTA OBVIEDAD. Nuestros capítulos son largos como un día sin pan. Cualquiera que haya tenido que ir a festivales internacionales a vender nuestras series sabe que ni el tato nos compra nada porque nuestro formato no encaja en sus parrillas. ¿Sitcoms de 60 minutos? ¿Dramas de 70/80 minutos? ¿Estamos locos? Vale que tengamos un prime time más largo que el resto. Vale que ya se hayan testado sitcoms de media hora y no han funcionado (claro, que… vaya series). Vale que si un capítulo acaba a las 22:50 no hay efecto arrastre y la gente huye a otras cadenas, pero a TVE eso debería importarle poco o nada. Repitamos esto una y otra vez:

“¿Somos una tele pública? SÍ. ¿Queremos gustar a la audiencia? SÍ. ¿La audiencia es lo primero? NO”.

Y si de verdad nos preocupa perder audiencia a las 22:50 pues poned otro capítulo de estreno, otro repetido o la enésima reposición de “Españoles por el mundo: Nueva York”. Las productoras que saben lo que es bueno para su producto quieren hacer capítulos más cortos y temporadas más largas, los guionistas soñamos con hacer capítulos con “duración yanki” y los actores se frotan las manos ante la perspectiva de cobrar por un capítulo de 45 minutos lo mismo que cobraban por uno de 80. Claro, ahí habrá que pararles los pies… como siempre. Y no se conseguirá… como siempre, también.

>

Y QUINTA OBVIEDAD. La ficción española gusta. Hay una parte importante de la sociedad peleada con el cine español. De eso no hay duda, pero más allá de esa pelea hay ejemplos claros de profesionales, de ese y otros campos, que están viendo reconocido su esfuerzo y talento a través de sus productos.

A pequeña escala, la semana pasada laSexta3 programó cortos españoles en la sobremesa. El lunes empezaron con 45.000 espectadores. La audiencia no dejó de subir día tras día hasta alcanzar el viernes los 89.000 espectadores con el corto “G” de Diego Puertas. El cual aumentó en tres décimas el dato de esa misma franja una semana antes. ¿Qué hubiera pasado si el experimento se hubiera prorrogado durante unas semanas más? ¿Podría hacer TVE algo así? DEBERÍA.

Las citadas “Cuéntame” y “Gran Reserva” han visto cómo sus tramas eran susceptibles de múltiples remakes en otros países del mundo. También Albert Espinosa y sus “Pulseras rojas” hablan de tú a tú con Spielberg para producir la versión yanki.

“Gran Hotel” se ha vendido al mercado francés y ruso. Además de lograr CUATRO nominaciones (incluida mejor Drama) en los premios del Festival de Mónaco.

Es raro el año que no tenemos un español nominado a los Oscars y en la última década hemos tenido más nominaciones a mejor película de habla no inglesa que otras cinematografías más protegidas y prestigiosas.

Rodrigo Cortés, los hermanos Pastor, Nacho Vigalondo, Jaume Collet Serra, Javier Aguirresarrobe… multitud de profesionales españoles están ahora mismo bajo el objetivo de Hollywood.

Hace unos meses se anunció el remake de “Promoción Fantasma” por parte de la productora de Will Smith. Así como Paul Haggis pretende hacer lo mismo con “Celda 211”.

La “Blancanieves de Pablo Berger” y “Lo Imposible” de J.A. Bayona están cosechando ovaciones en el Festival de Toronto esta misma semana.

“Tadeo Jones” ha conseguido atravesar la difícil frontera de China y asegurarse allí su exhibición.

David Victori y su corto “La Culpa” se hizo con un premio de medio millón de dólares en el primer festival internacional de cortos de Youtube.

La mayoría de estos éxitos recientes habrían sido imposibles sin el apoyo del público, pero también sin el APOYO PÚBLICO. Sin instituciones que de una u otra forma consigan junto a los productores que esta maquinaria esté activa y sea rentable para todos. Para vosotros que exhibís nuestro trabajo, para nosotros que intentamos vivir cada de día de él y para el país en general y esa cosa llamada “MARCA ESPAÑA” en particular…

Que no sólo de Copas del Mundo y Zaras vive la imagen exterior de un país.

>

Un abrazo y mucha suerte, Sr. Presidente y Sr. Director.

21 respuestas a LA CARTA DE BIENVENIDA

  1. Enhorabuena por la clarividencia del post, Chico. Las obviedades, por obvias, suelen pasar demasiado desaparcibidas… Un único apunte: acortando la duración de la ficción, además de mejorar el producto y acceder al mercado internacional (como tú dices), se abaratan los costes de forma inmediata: jornadas de grabación, horas de edición, pago de sesiones, alguileres, subcontratas, etc. El producto final, aparte de ser mejor, costaría MENOS a la cadena (Que parece ser lo único que entienden éstos).
    Un abrazo.

  2. Como espectador mexicano a veces veia Cuentame ya que lo emiten en fines de semana pero realmente su duracion es cansina, tanto que lo deje de ver porque en el mismo tiempo que veia un capitulo de serie podia estar viendo una pelicula, en serio se me hace increiblemente extraño que sea habitual tener capitulos tan largos

  3. Roberto dice:

    Chico, todo lo que dice usted es muy razonable. Por eso mismo usted sabe que ninguna medida que tome el ente va a ir en esa dirección (bastante sería con que renueven “Isabel” para una segunda temporada). Usted lo sabe, ¿verdad?

    • @guillermoferron dice:

      Difícil veo que renueven Isabel con los platós ya desmontados (algunos de ellos muy difíciles de reconstruir por los materiales usados) y con un reparto coral que ha quedado liberado al no haberles renovado contrato dentro del plazo. Es lo que tiene dejar un estreno en el aire durante 8 meses :(

  4. pos yo voy a escribir una carta a Cate Blanchet, que hay un par de cosas que me gustaría decirle

  5. javier olivares dice:

    Comparto casi todo lo que dices… aunque no creo que nuestra ficción televisiva atraviese un momento dorado.

    Ah… Y gracias por lo de Isabel. Un abrazo.

  6. Natxo López dice:

    Yo añadiría un pedante y pretencioso consejo: échenle un ojo a la ficción de la BBC, por dios.

  7. Joan Álvarez dice:

    Yo tampoco opino que la ficción televisiva española atraviese ese momento dorado. Y, cambiando ligeramente de tema, la mayor parte de mis amigos o gente que conozco, y que (se supone) tiene criterio acerca del tema, echa pestes de ella (no sólo del cine). Yo les digo que la HBO ha hecho mucho daño.

    A pesar de eso, un post muy acertado.

    Y, por cierto, suscribo lo de la BBC. Creo que es el verdadero modelo a seguir.

  8. Travis dice:

    Dios, esto me anima a seguir escribiendo guiones de p… madre para mejorar el panorama patrio.

    P.D: La BBC hizo dos programas que deberían servir de ejemplo para las cadenas de televisión: como serie documental, “El mundo en guerra” (no se si a alguien le suena, es sobre la Segunda Guerra Mundial), y como serie cómica -aunque hay un montón- “La Víbora Negra”; es la mejor serie que se ha hecho sobre parodias de la propia historia de un país.

    • La BBC debe ser modelo de referencia mundial. Hay que recordar que Armando Iannucci se le ha concedido el galardón “OBE” (Order of the British Empire) por, entre otras cosas, hacer una serie (The Thick of it) que se ríe del sistema político ingles. ¿Os imagináis a cualquier guionista español, llevandose el premio príncipe de asturias de las artes por hacer una serie riendose del Ayto. de Madrid?

  9. Totalmente de acuerdo. Da gusto a veces leer este blog. Me jode decirlo, porque es una de las frases que de tanto usar la vamos a acabar gastando, pero ha dicho vd. verdades como puños.

    La pelota, en el tejado del PP. A que ahora van, como siempre, y para que nadie juegue, la pinchan.

  10. cansadoyconfuso dice:

    Yo creo que la ficción española tiene buenos equipos de UEFA, pero ninguno de Champions.

  11. J. dice:

    qué tiempos estos en que un gobierno de derechas cancela una serie sobre Isabel la Católica.

  12. Igor dice:

    Pero de verdad os parece tan buena la serie Isabel?
    A mí me costaba crérmela.

  13. Regla dice:

    Efectivamente, Chico, no ha podido darles mejor bienvenida, ni mejores consejos a los nuevos directivos de TV. Es evidente que las obviedades, como usted las califica, no han debido ser tan obvias para los antiguos inquilinos del ente, cuando por no saber, no han sabido aplicar ni el sentido común. Cabe esperar que los nuevos directivos tengan mayor amplitud de miras y no adolezcan de los mismos defectos.

    La mención al éxito de Isabel (serie que sigo con agrado) es un ejemplo del refuerzo positivo que debe potenciarse para conseguir productos de calidad similar. Mi felicitación a Javier Olivares y a su equipo por haber hecho tan atractiva y humana la figura de Isabel la Católica. Nuestra história está llena de episodios y personajes apasionantes. Atreverse a explotar en la ficción una nueva dimensión del personaje, que no suele encontrarse en los manuales de história, además de interesante y original, se ve recompensado por el público. Y aun en el caso de que no se viera respaldado por esa fria estadística de la audiencia, es seguro que, esos personajes creados con alma, y que sienten, suelen habitar en el corazón de los espectadores.

A %d blogueros les gusta esto: