ESCRIBIR SERIES WEB

26 septiembre, 2012

Por Chico Santamano.

Este post es hijo biológico del de la semana pasada. Yo soy la madre de alquiler y nuestro lector Eduardo Matres, el padre que puso la semillita en el vientre de mamá con este comentario…

 

(Pinchar en la imagen para ampliar)

>

Lo prometido es deuda. Voy a intentar contestar sin que suene demasiado a “sentar cátedra”. Básicamente porque en un terreno tan gigante y libre como el de internet por cada consejo que yo os dé aparecerán tres ejemplos que los contradigan. Por eso quiero dejar bien claro que esto no son más que opiniones personales forjadas desde mi experiencia como espectador y ejecutor de series webs.

>

AL LÍO. Atrás quedaron los tiempos en los que sólo los hijos de papá hacían cine. Sólo aquellos que podían darle un buen palo a sus familiares conseguían cinco millones de pesetas para rodar un corto. Con suerte algunos de ellos, los menos, veían cómo su obra era seleccionada en tres o cuatro festivales de provincias tras gastarse la millonada.

>

Por primera vez en la historia del audiovisual TODOS tenemos la oportunidad de grabar cortos, películas, series, documentales y programas de televisión a un coste bajísimo y llegar a cualquier parte del mundo a través de este escaparate que es internet.

>

Los que eligen demostrarse a sí mismos y por extensión al mundo entero que son capaces de escribir para televisión no siempre son conscientes de que escribir una serie web no es lo mismo que escribir una serie “tradicional”. No es tan fácil como hacer “lo mismo, pero más corto”. Si quieres ser novelista jamás escribirías en un lienzo, ¿verdad? Una cosa es un libro y otra un cuadro. El soporte es importante. Así que no olvides dónde y cómo se va a reproducir tu trabajo.

>

El 98% de las series webs que se fostian (efectivamente, este porcentaje me lo acabo de inventar) lo hacen porque a sus creadores lo de internet les importaba más bien NADA. Lo que quieren es hacer una serie tradicional y triunfar en la tele. Desean que Vasile se meta en su web, flipe y les compre el producto para programarla en el prime time del miércoles. Estos incautos querían hacer “Friends”, querían hacer “Buffy”, querían hacer “Dexter”, querían hacer “The Office”. Y no tuvieron en cuenta que por suerte o por desgracia esas series ya están en internet. ¿Para qué va a ver el espectador una versión de “Friends” más cutronga en youtube si ya tiene la original en Series Pepito? ¿Cómo quieres que brille tu producto si intentas hacer lo mismo pero con menos medios? ¿Cómo quieres que Vasile oiga hablar de tu serie si no la has creado desde cero para que se defienda en el campo de batalla que has elegido para pelear?

>

Coño, que pasamos la vida en internet. Échale un poco de picardía. Piensa en qué vídeos te llaman la atención. Estudia qué formatos funcionan y cuáles no. Y sobre todo… ¿por qué sólo parece triunfar la comedia?

>

Un error frecuente es lanzarse a géneros y tramas que por sus necesidades de producción son imposibles de abarcar con un resultado decente. Si no tienes 20.000 euros para levantar unos buenos efectos especiales en unas localizaciones impecables con unas mezclas de audio perfectas, no sigas escribiendo esa secuencia de ciencia ficción. Si esta regla es fundamental en la tele y en el cine… imaginaos en las series webs.

>

¿Quieres hacer una de terror? ¿Estás seguro? ¿Eres capaz de crear una atmósfera escalofriante como las de “El Resplandor” o “El exorcista” desde la ventana de Youtube? ¿Sabes que cada vez más gente ve series webs en la pantalla de su móvil en un ratito muerto mientras espera el metro? Si crees que puedes conseguir poner los pelos de punta al personal y hacerles botar del susto en esas condiciones… hazlo por favor. (Si conocéis alguna serie web de ÉXITO de terror linkádmela en los comments, please. No me consta y me fliparía saber que alguien lo ha conseguido)

>

Internet nos ha convertido en auténticos monos hiperactivos incapaces de concentrarnos en un único estímulo cuando estamos con las luces del modem parpadeando. ¿Capítulos eternos? ¿Secuencias de siete minutos? ¿Tramas que no arrancan? ¿Silencios abrumadores? A una pestaña de distancia tengo a 386 amigos escribiendo idioteces en Facebook, en el mail me acaba de llegar la noticia de que determinado actor español ha subido una foto a Instagram siendo sodomizado por su novio (true story) y en la columna de al lado, youtube me recomienda un montón de vídeos de gatitos que me tientan mucho más que esta cosa con un tempo lento de mil demonios. En la sala de un cine me lo como. Delante del monitor con esta puñetera silla que me está destrozando la espalda… NO. ¡Ritmo, por favor! Secuencias cortas. Diálogos rápidos. Mensajes claros y directos.

>

Y es que, amigos, si tenemos la oportunidad de trabajar sin jefes, sin parámetros, sin la condena de fórmulas preestablecidas, ¿para qué vamos a hacer tele tradicional? Sólo haciendo una buena serie PARA INTERNET conseguiremos el éxito.

>

Escribamos diálogos salvajes. Inventemos personajes que jamás pisarían un prime time generalista. Innovemos en el formato. Apostemos por tramas distintas. Lo sencillo no está reñido con lo moderno y viceversa (reconozco que no estoy seguro de que esta frase tenga sentido, pero ahí queda). Reinventemos los clásicos. Démosle una vuelta y media a lo de siempre. Exprimamos las posibilidades de internet. Disfrutemos de la libertad que nos brinda un producto así porque sólo lanzándonos sin pudor a algo diferente conseguiremos que nuestra serie destaque en ese cementerio de series webs que es Youtube.  

No hay excusa para no hacerlo, pero si lo hacen… HÁGANLO BIEN.


A %d blogueros les gusta esto: