LA MULTA

10 octubre, 2012

Por Chico Santamano.

Esta es la triste noticia con la que nos han sacudido a todos los guionistas de este santo país. La Comisión Nacional de la Competencia ha multado a ALMA con casi 30.000 euros por sugerir desde su web unas tarifas orientativas a los guionistas que preguntaban “¿y cuánto puedo cobrar por un guión?”. No imponían precios, no coartaban a nadie, sólo proponía cantidades para todos aquellos que empezaban y no tenían ni idea de cuánto cuestan las cosas. Es decir, ALMA intentaba ayudar a los más débiles en esta selva del audiovisual.

Hoy quiero cederle mi post semanal a ALMA y hacerme eco de su respuesta a tan vergonzosa decisión.

 ————————————————

Compañeros del teclado:

El viernes nos llegó por fin el montante de la multa de la CNC (Comisión Nacional de la Competencia).

Los que hayáis venido a la asambleas o al congreso de guionistas del año pasado estaréis más o menos al tanto, para los que no os hago un resumen muy breve de lo sucedido.

El año pasado por estas fechas nos llega a ALMA una carta de la CNC en la que nos dicen que se nos está investigando por tener unos baremos recomendados para los guionistas en nuestra página web. Lo divertido del asunto es que no podemos decir a nadie que nos están investigando.

Nos quedamos congelados porque pensamos que la CNC estaba para que no se pactarán las tarifas de móviles, o de electricidad, o de los concursos públicos a los que acuden grande compañías, pero no, ALMA, un sindicato, también puede delinquir contra la competencia. La publicación de esos baremos es un delito grave contra el libre mercado y así lo tipifica la ley.

En nuestra defensa, nosotros exponemos:

  1. ¿ALMA es el sindicato con más guionistas afiliados?, sí. ¿Tenemos a siquiera un 5% de los guionistas en activo entre nosotros? Ya nos gustaría.
  2. ¿Ha conseguido ALMA que esos baremos mínimos sean la norma en la industria? ¿Lo ha impuesto? No solo no. Es que esos baremos no se llegan a cobrar nunca ni entre los guionistas más expertos y reconocidos.
  3. ¿Conocen los productores y cadenas siquiera que existen esos baremos? Tampoco. Porque ni se cobran, ni se conocen, ni ALMA tiene poder para lograr ninguna de las dos cosas. Parece casi que esos baremos son una leyenda urbana que unos guionistas se cuentan a otros.

Así que nuestra defensa consiste en minimizar el impacto que esas tarifas han podido tener sobre el mercado. En ningún caso tratamos de pactar precios ni imponerlos al mercado. Se trata de unas tarifas generales recomendadas a nuestros afiliados, que en repetidas ocasiones, y por simple desconocimiento, nos hacían llegar cuestiones relativas a lo que se debe cobrar por un guión.

Ante este panorama y la falta de influencia de dicho tarifario sobre el mercado (demostrada) lo normal es que hubieran dado carpetazo al asunto, pero no fue así. La mera publicación de esos baremos es una infracción grave de la ley y no puede quedar sin castigo. Así que nos han puesto una multa de casi 30.000 euros.

Parece mucho, pero viendo lo que podía haber pasado tenemos que terminar dando gracias. Y esto es lo más preocupante. Porque la superficie son 30.000 euros, pero el fondo sí que da miedo.

Porque no se ha tenido en cuenta que ALMA es un sindicato, que somos trabajadores, no empresas multinacionales, que los productores y las cadenas no son clientes de nuestros servicios, sino nuestros jefes. Unas leyes que fueron creadas para proteger a los consumidores de los monopolios y los abusos de las grandes empresas se utiliza para atacar a los sindicatos. Esto es solo el primer paso.

Porque con esta filosofía los primeros sindicalistas que se rebelaron contra las jornadas infinitas y los jornales de hambre serían unos peligrosos conspiradores contra el libre mercado.

Con su forma de actuar imponiendo el silencio a lo que nos estaba pasando, usando las leyes para atacar un sindicato de trabajadores, raros, extraños, mutantes, autónomos, pero trabajadores, la CNC ha demostrado lo que esencialmente es. No es un tribunal para defender a los consumidores. Es una nueva inquisición para un nuevo dios. El dios mercado.

Ya podemos ir rezando a otros dioses.

 ————————————————

¿Qué les parece, señores? Los comentarios están abiertos.


A %d blogueros les gusta esto: