UNA GUIONISTA ESCRIBIENDO NOVELAS

27 septiembre, 2013

936full-the-third-man-poster

por Ángela Armero
La relación entre guionistas y novelas es antigua, y normalmente se acusa a los guionistas (a los cineastas en general) de pervertir grandes (y no tan grandes) obras literarias. Pero no es tan sabido por ejemplo que la obra maestra “El tercer hombre” nació antes como guión que como novela, por ejemplo, si bien es cierto que su primera forma fue la historia breve, o que Barrie escribió la novela de Peter Pan a partir de versión teatral. Abundan los guionistas que también escriben novelas, muchos de ellos viejos conocidos de este blog: Roberto Santiago, Jorge Díaz, Carlos García Miranda, Bárbara Alpuente, Antonio Mercero Santos, Verónica Fernández, Macu Tejera, Nacho Faerna,  Virginia Yagüe, Javier Olivares, Carlos Montero, Silvestre G. Ortega, Antonio J. Cuevas, Eligio R. Montero, María López Castaño, Víctor Almazán y esta misma semana se ha publicado la primera novela de Sergio Barrejón. (Los cienes que me dejo: que no me incluyan en ninguna lista negra, por favor.) También pesos pesados de los bestsellers como Carlos Ruiz Zafón, que según informa su wikipedia empezó escribiendo guiones, o el recientemente fallecido Elmore Leonard.

Cuando un guionista se interna el mundillo literario siente que que los guiones son los primos pobres de las novelas, muchos le dicen que un guión no tiene el mismo interés para ser leído, que es muchísimo más difícil escribir una buena novela que un buen guión…

Hace poco estaba hablando con otro escritor y surgió el tema de los novelistas con brújula y los novelistas con mapa, es decir, los que saben más o menos adónde van y los que tienen una escaleta cerrada. Sé que hay guionistas con brújula, pero he conocido muy pocos; en cambio los escritores sin mapa abundan, y quienes defienden este método, como Javier Marías, parecen estar convencidos de sus virtudes, y de que es la forma perfecta de ser tocados por la inspiración o la esponteaneidad.

He escrito dos novelas, una a cuatro manos, y otra a dos, que si no se rompe nada, se publicará en primavera. Puede que escriba una tercera empleando solo una. Para mí es imprescindible tener un mapa, o escaleta, como lo hemos llamado toda la vida, porque si no me siento francamente desesperada y tiendo a pensar que lo que estoy escribiendo no merece la pena si no he pensado de antemano cuál va a ser el recorrido de la ficción. Cuando he ido con brújula he terminado por abandonar, casi siempre por miedo a adentrarme en terrenos pantanosos o directamente, llámemosles por su nombre, tediosos páramos. Pero la buena noticia es que se puede escribir novelas con escaleta, y eso supone que los guionistas tenemos una parte de la sabiduría que se le presupone a un novelista controlada: la de construir argumento y estructura de forma sólida, realista y con oficio. También se nos presupone la habilidad de crear personajes atractivos, algo más a nuestro favor. No es mal equipaje de partida.

Para mí, la mayor dificultad reside en el lenguaje. Por un lado, la necesidad de encontrar y definir la identidad de la voz que narra la historia, que es tanto como decir la nuestra como prosistas, y por otro, la exigencia que supone escribir cada palabra “cara al público”, pensando en que la forma es el fin de esta obra, y no el medio, como sucede con los guiones.

Como guionistas, las únicas construcciones que están en la superficie son los diálogos, como la punta del iceberg, las únicas palabras que llegan “desnudas” al espectador. En cambio, en las novelas todo está al descubierto, y como tal, todo ha de estar muy bien pensado, medido y reposado, puesto que va a ser juzgado y leído como un conjunto.

Por supuesto, no estoy diciendo que escribir guiones no requiera cierta elegancia, corrección, capacidad de síntesis y habilidad narrativa. Pero evidentemente el nivel de exigencia no es el mismo si se escribe una columna de acción que si se escribe el párrafo de una novela. Me ha resultado muchísimo más difícil escribir la novela que cualquier guión, he tardado muchísimo más tiempo y he pasado muchos meses navegando en una absoluta incertidumbre de si lo que estaba escribiendo tenía algún valor. Pero supongo que ese es el mérito y a la vez el premio de salir de la zona de confort de cada uno. Que esa es la única forma de aprender. No pain, no gain.

De esta dificultad en el tránsito de los guiones a las novelas se podría escribir mucho más, y de forma más técnica y didáctica, pero este post solo pretende reflejar mi experiencia. Volveré, si os parece, trayendo una firma invitada que cuente lo que siente “Un novelista escribiendo guiones.”


LOS ACTORES NO SE INVENTAN LAS SERIES

26 septiembre, 2013

Por Chico Santamano.

series_1

Mi tía Toñi creía que los actores se inventaban los diálogos y todas las tramas de las serie. Salió del error cuando empecé a dedicarme a esto del audiovisual. Claro que en ese momento pasó a creer que yo era director. “No, tía. ¡Los directores tampoco se inventan las series!” La pobre no tenía la culpa. Al fin y al cabo, actores y directores es lo único que trasciende en los medios de comunicación.

Por suerte, la cosa empieza a cambiar. En los últimos años nos han llegado titulares como “Los creadores de LOST estrenan nueva serie”, “El creador de HEROES pide perdón” o “El creador de BREAKING BAD confirma el spin off”.  Sin embargo, ¿qué pasa con las series españolas? El gran público desconoce no sólo el nombre del creador de “Cuéntame”, “Con el culo al aire” o “La Fuga” sino que ni siquiera se plantea que detrás de las futuras producciones que anuncian las cadenas de televisión pueda haber un guionista que ya haya escrito anteriormente alguna de sus series favoritas. Si verían “la nueva serie de Paula Echevarría” o “el regreso de Aitana Sánchez Gijón y José Sacristán a la tele”, ¿por qué no “la nueva serie de los creadores de “Gran Reserva” y “Gran Hotel”?

Y si damos el paso de hablar de los creadores, ¿por qué no citar sus nombres y apellidos? ¿por qué no ponerles cara?

A veces las productoras se “olvidan” de invitar a los  guionistas a las presentaciones. A veces las cadenas se “olvidan” de nombrarlos en las notas de prensa. A veces la prensa por desidia o por falta de tiempo se “olvidan” de citarlos. Por eso, el Sindicato ALMA se ha sacado de la manga un encuentro de guionistas con la prensa. Durante la mañana del próximo martes 1 de octubre, los medios podrán charlar con los responsables de las nuevas temporadas que arrancan esta temporada. Al igual que en la mítica Comic Con de San Diego los creadores y guionistas de cada serie irán desfilando en diferentes ruedas de prensa para atender a los medios.

Puede que así los periodistas se acostumbren a que nadie mejor que nosotros puede hablar de HISTORIAS. También puede que de rebote los guionistas nos acostumbremos a que reclamar nuestra parte del foco mediático no es cosa de divas con ansias de popularidad sino una forma de reivindicar nuestra profesión y por extensión conseguir un mayor respeto y consideración en la industria.

En el encuentro se citarán los creadores y guionistas de Águila Roja, Aida, El tiempo entre costuras, La que se avecina, Isabel, Tierra de Lobos, Misterios de Laura, Vive Cantando, Galerías Velvet, Amar es para siempre, etc… Si eres periodista, tienes un blog o una web de tele, acude a la convocatoria. Podrás asistir a las ruedas de prensa y concertar entrevistas individuales con los guionistas que más te interesen.

Pocas veces podrás pillar a tantos responsables de la ficción patria juntos (¡y sobrios!).

<

PD: “Sobrios” al menos al principio. Al final hay cóctel para todos. Y en estas circunstancias… se sabe cómo empieza, pero no cómo se acaba. Igual que una serie española, vamos.

PD2: Si no curras en medios, ni presentas una serie esta temporada también puedes acudir… si eres afiliado de ALMA.


CONSULTORIO: DUDAS SOBRE EL GUIÓN DE UN PILOTO

24 septiembre, 2013

Primero, una recomendación: en el último “Consultorio” que contesté, hablé entre otras cosas de esos argumentos que se repiten una y otra vez en la historia del cine. Y pensando en ello, esta semana recordé que hay un libro que habla de estos temas y que además está muy bien. Se llama “La semilla inmortal” y sus autores son Jordi Balló y Xavier Pérez. Como explica muy bien la sinopsis que tiene la editorial en su web,  “La semilla inmortal rastrea los motivos argumentales que se repiten en el cine de todos los tiempos y lugares, mostrando su relación original –no siempre consciente– con los relatos anteriores”. Yo lo leí hace años y lo disfruté mucho. De verdad que creo que merece la pena.

A198_G

¡Hola!

Me he aventurado en la escritura de un guión de serie.  Después de bien trabajar las biografías de los personajes con antecedentes, referencias, pasado, etc. He desarrollado un proyecto más o menos consistente. Tenía varias preguntas.
Como soy guionista novel y sin más formación que un amor incondicional al cine y  a la televisión,  a la hora de escribir el capítulo piloto tengo algunas dudas.
En primer lugar, hay una escena donde la televisión explica que se cumple el segundo aniversario de la desaparición de una adolescente. En este caso, a la hora de escribir el guión, se explicaría como una acción o se pondría la televisión como un personaje. Siento si les parece una pregunta absurda.
Otra pregunta es, cuantas escenas suelen tener el prólogo y el epílogo.
Y por último, cuanto se establecen las relaciones entre los personajes en series como “Skins” donde no hay un claro personaje protagónico se consideran que son todos protagonistas y que uno de ellos es el personaje central? Es una serie que centra cada capitulo en uno de los adolescentes y la trama gira entorno a él.
Agradecería mucho las respuestas y todo consejo adicional. Soy fan de su blog!:)

C

No sé si entiendo bien todas tus preguntas, pero voy a intentar contestarlas lo mejor que pueda.

Por lo que dices, me da la impresión de que has redactado biografías detalladas de los personajes antes de empezar a escribir el capítulo piloto de tu serie, e incluso antes de saber cuál es exactamente la historia que quieres contar con ellos.

Como creo que ya he explicado aquí alguna vez, eso suele ser un error. Es lógico que pienses en tus personajes al tiempo que inventas la historia, pero personajes y trama evolucionan a la par. Los cambios en el argumento te obligan a modificar características de los personajes que hasta hace nada te parecían inamovibles. Profundizar en una historia siempre implica profundizar en los conflictos de sus personajes, en sus motivaciones, y eso suele obligar a hacer muchos cambios. Y así es como debe ser.

Además, para escribir una historia solo necesitas saber cosas del pasado de los personajes si afectan a la historia que estás contando. Todo lo demás no sirve para nada, porque es una información que no le va a llegar a los espectadores de la serie. Solo la conocerás tú. De hecho, redactar biografías detalladas puede llevarte a creer que tus personajes son más interesantes de lo que realmente son, porque proyectas en ellos esa información que conoces pero que no está en el guión. Los personajes son lo que hacen. Si algo que te parece importante de ellos no está dramatizado, no está contado en forma de acciones, no existe. En todo caso, espero que mientras estés escribiendo el piloto no te sientas obligada a respetar las biografías que has escrito.

Respecto a lo que preguntas de la televisión, algo muy habitual es que el “personaje” sea el presentador que está dando la información, aunque no le veamos y lo que escuchemos sea una voz en off.

O sea que sería más o menos así:
PRESENTADOR TELEVISIÓN

Ha desaparecido una chica, estamos muy preocupados…

Respecto al prólogo y el epílogo, no hay reglas fijas, depende de cómo quieres que sea la serie que has creado. Tradicionalmente, si había un prólogo, una escena que normalmente aparece antes de los créditos (como creo recordar que pasaba siempre en Expediente X), no solía tener más de tres o cuatro páginas, pero ahora hay series en las que el título sale después de un buen rato, casi cuando ya te has olvidado de que va a aparecer.

Luego, para contestar bien tu última pregunta, tendría que escribir cinco o seis folios, y no es plan. Simplificando mucho, puede haber series con un solo protagonista (como House) y otras con varios (como The Wire). En las primeras hay un protagonista claro, y ante todo, es su historia la que se cuenta, y casi siempre desde su punto de vista. En las segundas se narran varias historias a la vez (casi siempre relacionadas entre sí) y se alternan los puntos de vista. Lo que no quiere decir que según van avanzando las temporadas, en las series de protagonista único no haya episodios protagonizados por personajes que hasta ese momento han estado en un segundo plano. Algo parecido pasa en Breaking Bad. La historia principal es la de Walter White, pero hay episodios en los que el punto de vista, y el protagonismo, pasa a ser de otro personaje, como Jesse. Lo que manda es la historia. Y cómo elijas contarla, por ahora, y hasta que entre una cadena de televisión y te vuelvan loca, es asunto tuyo. Serán tus decisiones las que harán que tu serie sea de una manera o de otra. Tanto para bien o para mal, vivimos en un momento en el que no se exige tanto que todas las series sigan un patrón estructural fijo (lo que se conoce como “formato”, aunque ahí también entran consideraciones de producción, y esas sí que siguen estando presentes).

Me citas como ejemplo Skins, pero como no la he visto no sé si puedo contestar bien lo que me preguntas. Aunque por lo que dices, lo que ocurre es que la serie no tiene un protagonista fijo, pero que cada episodio sí tiene un protagonista claro. Eso también puede pasar. Entonces lo que unifica la serie es el contexto en el que transcurren las historias, o el tema, pero cambiando el punto de vista, o el protagonista, en cada capítulo.

En resumen: yo que tú ahora mismo de lo que me preocuparía es de escribir un buen piloto, con una gran historia, y me olvidaría de intentar que encaje con uno y otro modelo de ficción televisiva. Si lo vendes, ya te tocará acomodarte a las exigencias de un canal de televisión. Pero esa sí que es una historia totalmente diferente.

Y en todo caso, aunque no tengas formación como guionista, sí que puedes hacer algo que puede ayudarte a resolver muchas de tus dudas: leer guiones. Ahora es muy fácil. Solo tienes que buscarlos en Internet. En ésta página, por ejemplo, hay muchos.


CHAT CON UNA ESTUDIANTE DE GUIÓN

20 septiembre, 2013

por Sergio Barrejón.

Sabe Dios por qué razón, a veces me escriben estudiantes de guión y aspirantes a guionista para pedirme consejo profesional. Y yo, por razón de mi inmodestia, les contesto como si supiera de qué hablo. Y luego, en un alarde de insensatez, vengo a este blog y publico las conversaciones. Esta que reproduzco a continuación la tuve hace unos días con una ex alumna mía de la ECAM:

ALUMNA: Me gustaría trasladarte una inquietud que tengo, muy de principiante y muy de idiota a la vez.

Tengo muchas ganas de escribir un largo. Nunca he escrito uno completo y creo que ya toca. Sé que es imposible que el primer guión sea bueno, vendible o producible. Pero tampoco quiero escribir sólo con la idea en la cabeza de: esto es para aprender, aún te quedan 1000 páginas para hacer algo mínimamente decente. Me gustaría tener la ilusión de que lo que estoy haciendo puede llegar a valer.

ABUELO CEBOLLETA: Lo único que te detiene es la presión de “hacer algo bueno”, lo que en mi curso El oficio de guionista definí como un “objetivo subjetivo”. Ese tipo de objetivos suelen ser paralizantes. Hay que buscar “objetivos objetivos”. No te impongas una tarea tan abstracta como escribir un buen guión. Oblígate sin más a escribir un guión. Como decía Louis CK:

Por fin tengo el cuerpo que deseaba. Y ha sido fácil conseguirlo: sólo consistía en desear un cuerpo patético.

O sea, que si te da miedo no ser capaz de escribir algo bueno, plantéate escribir una soberana mierda. Parece más fácil, ¿no?

ALUMNA: OK, pero yo lo que quiero es que tú, desde tu posición experimentada, me recomiendes qué tipo de largo escribir: algo tipo ILUSIÓN (autoproducible, pequeño) u otro tipo de historia más comercial pero con algunos requisitos que estén pidiendo ahora.

ABUELO CEBOLLETA: No, no, no. Sin limitaciones. Escribe lo que te dé la gana. La experiencia demuestra repetidamente que las ideas más susceptibles de triunfar son aquellas que se escriben de espaldas a objetivos como “triunfar”. Todos los grandes éxitos provienen de maniobras inesperadas, insólitas, poco recomendables. Si pones a trabajar el lado pragmático del cerebro estás perdida. No puedes plantearte tus objetivos artísticos en función de lo vendibles que serán los resultados. Eso ya llegará cuando seas vieja.

Ese es el problema de ir a másters y escuelas de cine: que nos escucháis hablar a los viejos y cogéis los vicios. Esa forma de pensar tiene sentido cuando ya has hecho músculo, tienes 7 guiones escritos y sabes que puedes enfrentar un proyecto sin morir. Entonces puedes escoger de entre tus doce o catorce ideas que siempre tienes a fuego lento y decir “ésta es la que parece más razonable escribir ahora”. Pero cuando no has escrito ningún guión tu objetivo es ESCRIBIR TU PRIMER GUIÓN. Punto. No hay más requerimientos.

El mejor consejo profesional que me han dado en mi vida fue “Estás en tercero de carrera. Tienes que hacer un corto ESTE AÑO. Bueno o malo, no importa. Tienes que hacerlo ya, PORQUE estás en tercero de carrera”. (El tipo que me dio ese consejo ahora tiene un Oscar, por cierto).

Si te fijas por ejemplo en la carrera de alguien como Vigalondo, ves que tiene una especie de alergia a parar. Al ritmo que este hombre hace sus cortos, comprenderás que no hay tiempo para tener mieditos. Ya sabes lo que dice Woody Allen: “80% of success is just showing up”.

Y hablando de show up, voy a dejarme de dar la chapa y voy a seguir con mis guioncitos de telenovela. Hablando de lo cual…

El próximo miércoles 25 llega a las librerías esta obra magna de la literatura mundial:

ese-brillo-en-tus-ojos-9788499983226

Mi primera novela.

Dudo mucho que la novela resulte de interés para el lector promedio de este blog, pero le encantará a vuestros padres. A mi madre, al menos, le ha FASCINADO. Si gracias a esta sutil maniobra de marketing alguien siente el irrefrenable deseo de leerla, puede echar un vistazo a este adelanto de la novela en la web de Antena 3.


SOBRE EL ENEAGRAMA EN LA ESCRITURA

19 septiembre, 2013

por Silvestre García Ortega.

Eneagrama-cabecera

Con motivo de la recientemente publicación de Atocha 1977, mi primera novela (antes guión), me ha parecido interesante hablar sobre una de las herramientas que usé a la hora de escribirla: el eneagrama. Pero ¿qué es el eneagrama? ¿Qué tiene que ver con la escritura? ¿Y con los guiones? ¿Duele?

El eneagrama, dicho de manera sencilla es un modelo psicológico de catalogación de la personalidad. Plantea 9 eneatipos. Lo que hace que cada persona sea uno u otro lo establece su miedo básico, supuestamente desarrollado entre la edad de 1 y 6 años. Es ahí cuando el niño, por ejemplo por carencia (no me querían) o por sobreabundancia (me protegían demasiado), se posiciona y comienza a ver el mundo desde una perspectiva única (todos lo somos) pero encuadrada dentro de una de estas 9 tipologías de personalidad.

Los eneatipos están encuadrados a su vez en 3 centros. Creo que todos estaremos de acuerdo en afirmar que el ser humano se relaciona y vive en base a tres polos: el instintivo (cuerpo), el mental (cabeza) y el emocional (corazón). Pero no todos le damos la misma importancia a cada uno de los tres.

CENTRO INSTINTIVO: La acción, el cuerpo. Su manera de protegerse es analizando el pasado, aprendizaje en base a lo vivido. Por ello su pensamiento podría ser: He de ser fuerte, no puedo volver a caer.

CENTRO EMOCIONAL: Viven pendientes de los otros, del amor, el sentir. Expresan emociones y viven en el presente: ¿Cómo me siento, qué me afecta?

CENTRO MENTAL: Su manera de protegerse es comprendiendo, analizando. Así pues viven proyectando hacia el futuro. Su pensamiento base podría ser: si sé cómo funciona y por qué es así, estaré seguro.

Imagino que muchos habéis pensado que todo esto se sabe de una u otra manera, que simplemente observando a las personas ya se entiende que hay gente con más predominancia de lo racional, lo visceral o lo emocional. Y sí, ese conocimiento lo desarrollamos y aprendemos de manera espontánea. Al igual que, sin haber estudiado la teoría del color, desarrollamos la capacidad estética de diferenciar e identificar qué colores conjuntan bien y cuales no. Eso sí, si te dedicas al diseño o la pintura, no está de más estudiar la teoría del color para profundizar y saber con mayor conocimiento de causa por qué, por ejemplo, el rojo y el verde se complementan. Extrapolado al mundo de la narrativa, conocer y ahondar en los aspectos psicológicos que nos puedan ayudar a crear personajes más humanos, reconocibles e interesantes… nunca está de más.

Eneagrama-dibujoEneagrama-circulo color.jpg

Esta introducción al eneagrama es un extracto de una charla que ofrecí en el curso de guión de Jorge Naranjo (director de Casting) que imparte en la librería Ocho y medio. Por lo que es una aproximación, el eneagrama es una doctrina mucho más compleja. Paso a resumir los eneatipos:

INSTINTIVOS

Ocho: El jefe. Representación de la fuerza. “Para sobrevivir tienes que ser fuerte”. Evita la debilidad. Suele ser un buen líder. Con una personalidad fuerte y a veces autoritaria. Su pecado es la lujuria.  Picasso.

Nueve: El mediador. Miedo a la separación, a ser abandonado. Trata de mantener a todos unidos y evita los conflictos. Son esas personas que siempre dicen que sí por no quedar mal, pero luego se olvidan de los compromisos. Nunca se enfadan hasta que un día explotan. Su pecado es la pereza. Lester de American Beauty.

Uno: El perfeccionista. Su miedo inconsciente es ser pillado en falta, que descubran que no es lo suficientemente valioso. Altísima exigencia consigo mismo. Su pecado es la ira. Mery Poppins.

 

EMOCIONALES

Dos: El que da. Para ellos vivir es querer y ser queridos. Hace regalos y favores a cambio de afecto. Siempre fue el niño bueno que no quiere molestar. Pero hace las cosas que quiere desde la manipulación: si él tiene frío dirá algo así: – voy a subir la calefacción que vas a coger frío.– Su pecado es el orgullo. Cliché del  personaje de madre/tía.

Tres: El ejecutante. Para él, ser querido es igual a ser admirado. Como mantra se construye en su cabeza que ha de triunfar. Vive siempre con miedo a la opinión de los demás y por eso da mucha importancia a la imagen que proyecta de sí mismo. Su pecado es la vanidad. Cristiano Ronaldo.

Cuatro: El romántico. Vive las emociones hacia el interior, para él es más importante querer, que ser querido. Su miedo básico es “no existir”, por ello necesita vivir experiencias y situaciones que le provoquen emociones que le embarguen y le hagan sentir vivo. Quieren ser únicos, originales, artistas. Suelen ser personas sufridoras, sensibles e inseguras. Su pecado es la envidia. Marlon Brando.

MENTALES

Cinco: El observador. Miedo al mundo emocional. Suelen tener una vida muy compartimentada laboral/social/familiar. Valora la privacidad. Evita a toda consta los impulsos emocionales. “La emoción no es deseable (duele), tengo que entender qué pasa”. Son personas interesadas en muchas cosas. Su pecado es la avaricia. Ricky de American Beauty.

Seis: El que duda. Sufre una dualidad con su centro (mental) pues no confía en lo que ve. Alrededor todo representa un posible peligro. Es la persona que abandona a su pareja por miedo a que ella le abandone. Duda constantemente y pide opiniones y consejos para todo. Su pecado es la cobardía. Woddy Allen (Su personaje).

Siete: El epicúreo. Se protege de la realidad viviendo en un mundo de abstracción. Busca e idealiza un futuro confortable y vive proyectado hacia ese futuro. La vida es placer, divertirse, todo puede ser disfrutable y un juego. Son amantes de la vida. Su pecado es la gula. Homer Simpson

Es obvio que el primer uso que se le puede sacar al eneagrama a la hora de escribir es la creación de personajes. Seamos guionistas/escritores que detallemos y creemos extensas fichas de personajes; o seamos de los que simplemente se hacen una idea en la cabeza de cómo es el personaje. Nos servirá y mucho, encuadrarle en un eneatipo u otro.

Saber de manera profunda y sobretodo clara, cómo son tus personajes, ayuda incluso a definir las tramas y facilita que estas discurran de manera orgánica.

Pensad en Star Trek, el reboot de Lindelof de 2009. ¿Cómo arranca la película, tras el prólogo/flashback? Mostrándonos a sus dos protagonistas de niños. Spock que es un cinco que evita las emociones, y en contraposición Kirk, que podríamos entender como un cuatro con necesidad de vivir al límite y sin contener sus emociones.

Esta delimitación ayuda a construir una trama que va pivotando en uno y otro personaje. Haciendo que uno aprenda del otro y se complementen. Centro mental Vs centro emocional

Un ejemplo que se suele poner cuando se habla de eneagrama aplicado al guión, es el de American Beauty. Se dice que su guionista, Alan Ball, lo usó cuando escribió el libreto. Sea cierto o no. Sí que lo habitan personajes originales y muy dispares, a la vez que reconocibles y creíbles. Pero sobre todo, a mi entender, se trazan magistralmente las relaciones entre ellos.

Y es que esa es otra de las cualidades del eneagrama, los eneatipos no están aislados, sino que se complementan entre ellos, se dice que cada eneatipo se “sana” yendo hacia su polo contrario. Por ejemplo, el uno (perfeccionista) sana yendo hacia el siete (epicúreo).

Por lo tanto, el eneagrama nos permite conformar un tejido entre los personajes que nos ayuda y nos guía. Así, vemos que en la película dirigida por Sam Mendes, la familia está formada por Lester (un nueve, el mediador) su esposa (un tres, ejecutante) y la hija (un seis, el que duda). Conformando uno de los triángulos del eneagrama: un personaje instintivo, un emocional y un mental. Equilibrio, complementariedad y tensión.

Eneagrama-dibujo triángulo.jpg

En mi trabajo con Atocha 1977 quise tener dos triángulos confrontados. Me explico. La historia trata de tres jóvenes (un abogado, una periodista y un policía) que descubren que la matanza de Atocha no fue un simple crimen espontáneo, sino que tuvo una orquestación y que sus responsables quedaron impunes. La historia usa la clásica estructura de “investigador que desentierra un caso del pasado sin resolver” (El secreto de sus ojos, La caja 507 o Los hombres que no amaban a las mujeres).

Las tramas pivotan grosso modo entre estos tres protas “buenos” y otros tres antagonistas “malos”. Quise que cada triángulo estuviese compuesto de un racional (David, el abogado), un emocional (Silva, el policía) y un instintivo (Cris, la periodista). Y lo mismo con los malos. Creando así dos triángulos enfrentados, en los que cuando se fuesen a cruzar, hubiese más afinidades a veces entre personajes antagónicos que entre ellos mismos. Consiguiendo, creo, relaciones y tramas más complejas.

Ello me facilitó en extremo las secuencias/capítulos donde los tres personajes quieren un mismo objetivo. Creando un conflicto primario entre ellos debido a que cada uno quiere hacer las cosas de un modo: desde la cabeza, desde el corazón o desde las entrañas.

Diálogos como el que pongo a continuación, entre David (un cinco, mental que quiere conocer desde la razón) y Cris (un uno, instintiva que quiera actuar), parecían escribirse solos:

(…)

– No.

– ¿No, qué?

– Que no vamos a salir a la calle.

– ¿No me dejas?

– No.

– ¿No me dejas que hable con algún testigo?

– No.

– ¿Ni con algún implicado?

– No.

– ¿Ni con alguno de los supervivientes? la única mujer de la matanza aún vive.

– Todas las declaraciones están transcritas. Y no queremos molestar.

– Osea, ¿que no puedo entrevistar a nadie?

– No.

– ¿Por qué tu lo digas?

– Pues sí.

– ¿Qué eres, mi jefe?

– Mientras estemos fuera de la redacción. Sí.

– ¿Y no me dejas hacer lo que quiera?

– Si hacer lo que quieras es irte por las ramas…

– ¿Y si no te hago caso?

– ¿Y si te quedas sin compañero?

– ¿Compañero? ¿O jefe?

– Las dos cosas.

– ¿Y si me da igual?

– ¿Y si dejas de comportarte como una cría?

– ¿Y si dejas de tratarme como tal?

(…) Cris se acercó a David, y continuó.

– ¿Qué quieres? ¿Hacer todo el reportaje sentado en una silla? ¿Subrayando con regla, escuadra y cartabón?

– ¿Qué quieres tú? ¿Jugar a los detectives?

Cris encontró la clave para descolocar a David. Se fue acercando más, sinuosa, como el agua de un recipiente que comienza a desbordarse.

– A los detectives no sé, pero jugar sí. Si no nos divertimos haciendo esto… ¿ A ti no te gusta jugar?

Estaban frente a frente, casi rozándose. Mirándose retadores. (…)

Como vemos, Cris actúa, sus líneas de diálogos contienen (como diría un actor) verbos de acción: Protestar/atacar/provocar/excitar. Y en momento dado es la que se levanta, va hacia David y le busca físicamente. Actúa desde el instinto.

En cambio David todo lo que hace es mental: argumenta, da razonamientos lógicos y trata de mantener la calma. A lo más que llega es a amenazar e irritar cuando Cris logra descolocarle.

En definitiva, el eneagrama es una herramienta poderosa, compleja y práctica. Una paleta de colores que enriquece, complementa y ahonda en nuestros personajes.

Buscando un poco por internet se encuentran infinidad de relaciones entre eneagrama y cine/televisión. Aquí por ejemplo establecen los eneatipos de los Simpsons.

Este es un foro del Enneagram institute sobre Lost.

Y por último. Un post entero dedicado a desglosar el eneatipo de Spock.

——————————————————————————————————

Atocha 1977 está a la venta, tanto como ebook como en papel, en amazon.es

Como buen siete que soy estaré tremendísimamente encantado de que la leáis, compartáis, comentéis, regaléis…

 Portada Atocha 1977 e-book

Silvestre García ha sido delegado de ficción. Es guionista y realizador. Recientemente ha escrito y dirigido una obra en Microteatro, ha escrito junto a David Valero el largometraje Sumergido, y su actual corto “Huir” concurre en diferentes festivales. Atocha 1977 es su primera novela.


LAS 70 TECLAS

18 septiembre, 2013

70-teclas

Por Chico Santamano.

Me cuentan que hace unas semanas un guionista de cine y televisión, uno de esos de toda la vida con toneladas de prestigio merecido y solera, se lamentaba en los muros de facebook de que no le hubieran llamado para el documental “España en Serie” de Canal+.

Me pareció tan injusto que se olvidaran de él como entrañable ese alarde de sinceridad. En esta sociedad en la que vivimos (qué pereza de expresión) está mal visto que uno se queje de no ser reconocido, que reclame su lugar en el mundo y pida mimos mediáticos. Pero yo, que me gusta aprender de los grandes, voy a hacer uno de esos striptease emocionales.

Vendí mi primer guión con 20 años. Han pasado quince – Dios… ¿Quince YA? ejem… sigo – y a lo largo de todo ese tiempo veía como la mítica librería “Ocho y medio” editaba guiones de películas maravillosas y de otras que… bueno, verás… Ya me entendéis, vale que las mías no fueran dignas de estudio, pero… esto… bien.

Vamos, que me daba bastante por culo la situación. No por mí, ojo. Por la propia librería. Estoy convencido de que se habrían vendido mogollón de ejemplares de mis guiones. Mi madre mínimo habría comprado dos. Uno para ella, otro para mi tía Toñi… y bueno, OJO, no descarto que se hubiera comprado un tercero por si acaso el primero caía en manos de ambiciosos ladrones de obras de arte. Lo dicho… mogollón de ejemplares. ¡Se habrían forrado!

El caso es que hace tan solo dos meses fallecía el propietario de Ocho y medio. Jesús Robles fundó junto a su mujer un lugar de encuentro para todos aquellos interesados en comprar libros sobre cine, guiones nacionales y extranjeros o sencillamente pasear entre sus estanterías mientras esperabas que empezara tu sesión en el cine de enfrente.

A modo de pequeño tributo, un grupo de guionistas (los de la foto) se reunieron pocos días después en la librería. Acudieron a la convocatoria facebookera del “bloguionista revelación del año” Carlos López. Recordaron la importante labor que había hecho Jesús en esta cosa de mimar a los escritores de cine, se lamentaron de que todo ese esfuerzo pudiera perderse y como en una buena secuencia “scriptdoctorizada” por Robert Mckee pasaron from the negative to the positive…

¿Y si se juntaban un buen número de guionistas y ponían cada uno una pequeña cantidad de dinero al año para asegurar la edición de más guiones?

De ahí nació el proyecto “70 teclas”. Un colectivo del que si quieres, también puedes formar parte… ¿Qué de qué va el asunto? Aquí es cuando empieza la parte fácil del post. Copio y pego:

Queremos editar dos guiones de cine al año.

Podemos hacerlo: ya está en marcha. SETENTA TECLAS es una iniciativa de un grupo de guionistas a la que se pueden sumar todos los guionistas que lo deseen. Es fácil: entre todos pagamos la edición de dos guiones bajo el sello de la Librería Ocho y Medio. Uno de ellos será el guion de una de las películas estrenadas a lo largo del último año, y se publicará a primeros del mes de diciembre; el otro llegará en primavera y será un título de relevancia en la historia de nuestro cine, o un guion que queramos ver publicado aunque no llegara a realizarse. En ambos casos, obviamente, después de acordar la cesión de los derechos.

Nosotros decidimos por votación qué títulos se publican. Nosotros hacemos posible la edición de los guiones con una colaboración de TREINTA EUROS anuales. No hace falta más. Cada uno pulsaremos una tecla y entre todos, seamos los que seamos, formaremos SETENTA TECLAS, el número de un teclado de ordenador (aproximado, varía según el modelo).

Al mismo tiempo que la edición en papel, publicaremos una edición digital, acompañada de una entrevista al autor, que podrá descargarse de modo gratuito con la posibilidad de una aportación voluntaria.

Con esta iniciativa conseguiremos que se publiquen, al menos, dos guiones al año. Y queremos contribuir y retomar la gran labor que durante todos estos años ha realizado Ocho y Medio en la edición de guiones, que creemos más necesaria que nunca.

Si quieres colaborar en esta iniciativa, mándanos tu compromiso escribiendo al correo setentateclas@gmail.com . Mucho mejor si lo haces antes del 30 de septiembre. Queremos empezar cuanto antes.

Gracias

Estos somos los guionistas que, a día de hoy, formamos parte de la iniciativa:

1  Carlos López  (tecla zeta)

2  Alicia Luna     (tecla return)

3  Ignacio del Moral   alt (tecla alt)

4  Virginia Yagüe     (tecla delete)

5  Carlos Molinero  F1  (tecla F1)

6  Nacho Faerna   esc  (tecla escape)

7  Lola Salvador      (tecla retroceso)

8  Sergio Barrejón ´   (tecla tilde)

9  Sergio G. Sánchez  S   (tecla ese)

10  Natalia Mateo  X   (tecla equis)

11  Roberto Alfaro  R   (tecla erre)

12  Liteo Deliro  L   (tecla ele)

13  David Muñoz   P  (tecla pe)

14  Daniel Cebrián   ctrl  (tecla control)

15  Natxo López  .  (tecla punto)

16  Gabi Ochoa   G  (tecla ge)

17  Verónica Fernández   (tecla uve)

18  Carmen Chaves   Ñ  (tecla eñe)

19  Marcela Fuentes Berain   A  (tecla a)

20  Fernando León de Aranoa   ?  (tecla cierre interrogación)

21  Roberto Santiago    O   (tecla o)        

22  Pablo Tobías  T  (tecla te)

23  Juanjo Moscardó   J  (tecla jota)

24  Olatz Arroyo   !  (tecla cierre exclamación)

25  Jaime Pastor  (tecla hache)

26  Pablo Bartolomé  Y  (tecla y griega)

27  Manuel Ríos San Martín  M  (tecla eme)

28  Cristóbal Garrido   *  (tecla asterisco)

29  Manuel Garrote                  (tecla barra espaciadora)

30  Alfonso S. Suárez    (tecla uve doble)

31  Pablo Berger   B  (tecla be)

32  Alejandro Hernández   D  (tecla de)

33  Joaquín Górriz   C   (tecla ce)

34  Montxo Armendáriz   @   (tecla arroba)

35  Tatiana Rodríguez    (   (tecla abre paréntesis)

36  Curro Royo    F   (tecla efe)

37  Imanol Uribe   K   (tecla ka)

38  Maite Bermúdez   ;  (tecla punto y coma)

39  Mariano Baselga   ↑  (tecla flecha arriba)

40  Félix Sabroso y Dunia Ayaso   &  (tecla et)       

41  Ruth García    Ç  (tecla ce con cedilla)

42  Ángela Armero    Q  (tecla q)

43  Ángeles Maeso   +  (tecla más)

44  Alberto Macías   F5   (tecla F5)

45  Alberto López   U  (tecla U)

46  Gracia Querejeta   $  (tecla dólar)

47  Benito Zambrano   ¿  (tecla abre interrogación)

48  Marisol Farré    ¨  (tecla diéresis)

49  Fernando Cordero   >  (tecla mayor que)

50  Pablo Remón    N  (tecla ene)

51  Estefanía Muñiz   “   (tecla comillas)

52  José Ángel Esteban   :  (tecla dos puntos)

53  Joaquim Oristrell     _    (tecla guion bajo)

54  Ángeles González Sinde     (tecla ocho)

55  Daniela Fejerman   ¡   (tecla abre interjección)

56  Borja Cobeaga  –   (tecla menos)

57  Alejandro Páez     ª  (tecla ordinal femenino)

58  Ángel Agudo    ⇧  (tecla mayúscula derecha)

59  Gustavo Villamar    3   (tecla número tres)

<

Aunque no se vendieran todas las teclas (que se venderán), el proyecto ya tiene todas las papeletas para hacerse realidad e incluso más grande. Al parecer, DAMA ha aprobado garantizar la publicación y respaldar sí o sí la iniciativa.

Yo no sé vosotros, pero entre el post de ayer de David Muñoz sobre DAMA AYUDA, el proyecto 70 TECLAS, el próximo CONGRESO DE GUIONISTAS y algunas iniciativas de ALMA que están a punto de salir a la luz nos espera un otoño on fire.


DAMA AYUDA

17 septiembre, 2013

Por David Muñoz

Más de una vez lo he comentado hablando con otros amigos guionistas: es paradójico, pero si cuando yo tenía veintitantos años hubieran existido los másteres, cursos de guión, etc, en los que doy clases ahora, no habría podido pagar la matrícula de ninguno de ellos.

Y estoy seguro de que me hubiera resultado muy frustrante. Habría pensado: “si tengo talento, y ganas de escribir, y lo que más deseo es ser guionista, ¿por qué no puedo tener acceso a esa formación?”.

Creo que hay algo muy injusto, que no está bien, en que tener entre 4.000 y 6.000 euros sea lo que permita que puedas acceder o no a una buena formación como guionista.

Aunque desde luego, no hace falta estudiar nada para ser guionista. Como ya he explicado muchas veces aquí, yo no lo hice. Lo único necesario es escribir mucho, y leer los cuatro o cinco libros que explican los conceptos básicos. Lo demás es cuestión de práctica y de no rendirse cuando empiezas a darte cuenta de que escribir las alrededor de100 páginas de un guión es mucho más difícil de lo que parece.

Pero sí que está claro que tener a alguien guiando tus pasos puede ahorrarte mucho tiempo (y muchas frustraciones) y te puede ayudar a ser un guionista competente en bastante menos tiempo.

Y, sobre todo, conocer a guionistas profesionales, aprender cómo trabajan,  y, si es posible, escribir guiado por ellos, es una experiencia que puede suponer un punto y aparte en el aprendizaje de cualquier aspirante a guionista.

Por ejemplo, si bien es cierto que yo no estudié guión, mis visitas a los talleres de escritura de Equinoxe en Francia y del Mediterranean Film Institute en Grecia, en los que pude desarrollar dos proyectos míos asesorado por varios guionistas y profesores de guión, me ayudaron a ser un guionista mucho mejor de lo que era. Y dichas visitas no me costaron un solo euro (pesetas entonces), ya que acudí “becado” por Canal + guiones, el programa de desarrollo que tenía en marcha por aquel entonces Canal + y que tan importante fue también para mí.

Pensando en todo esto, se me ocurrió ya hace tiempo que ahora que Canal + guiones ya no existe, y ni siquiera hay subvenciones a la escritura de guiones, estaría bien poder crear un programa de desarrollo de guiones en España en el que varios profesionales asesoráramos a guionistas noveles, y al que se pudiera acceder únicamente demostrando que se tiene talento y capacidad de trabajo, sin pagar un solo euro.  Exactamente como me pasó a mí con Equinoxe y el MIF.

Y cuidado, no pretendo decir que un programa de este tipo pueda sustituir a la completísima formación que se adquiere en un máster como el de la Universidad Pontificia de Salamanca. Es otra cosa. Ya lo he dicho aquí también muchas veces: si puedes pagarlo merece la pena, y mucho, matricularte. El de Salamanca es un gran máster. No se me ocurre cómo podría ser mejor. Solo que no todo el mundo puede permitírselo.

Recuerdo que hace unos meses les comenté mi idea a varios amigos guionistas pero, aunque a todos les pareció interesante, no veían muy claro cómo llevarlo a cabo. El problema más importante era de dónde iba a salir el dinero para pagar a los asesores. Porque aunque los alumnos no paguen matrícula, es obvio que no se le puede pedir a ningún guionista profesional que dedique el tiempo necesario para desarrollar durante meses un proyecto o dos de largometraje sin ver un solo euro, dejando de lado trabajos pagados. Además, igual que creo que aprender no debe costar dinero (o lo menos posible) también creo que el trabajo, cualquier trabajo, debe estar remunerado.

Así que entre unas cosas y otras, la verdad es que pensé que era una idea que nunca podría poner en marcha.

Pero el pasado mes de junio me reuní con el consejero de DAMA Roberto Jiménez para hablar del taller de escritura organizado por DAMA que di en verano en el Matadero, y, cuando Roberto me preguntó qué más cosas me apetecían hacer, le conté mi idea y él me dijo que le parecía interesante y que iba a intentar convencer al resto de los consejeros de DAMA para que apoyaran el proyecto. La idea era que DAMA lo organizara y que también se hiciera cargo de los sueldos de los profesores.

Por suerte, a los otros consejeros también les pareció bien, y dos meses después, por fin puedo anunciar “DAMA ayuda”.

Durante 9 meses, cuatro tutores, Michel Gaztambide, Carlos López, Alicia Luna y yo mismo, asesoraremos la escritura de ocho guiones de largometraje. Al terminar, presentaremos en sociedad los ocho guiones y los difundiremos lo mejor que podamos.

Que acaben o no convirtiéndose en películas ya no será cosa nuestra. Pero sí que haremos lo posible para que los ocho guiones sean buenos guiones.

Además, como ya expliqué en esta entrada, creo que este tipo de proyectos sirven para estimular a los guionistas que están empezando, independientemente de que su proyecto sea o no seleccionado. Y por supuesto, si eres seleccionado, esperamos que, se haga o no una película con el guión que has escrito, aprendas lo suficiente como para que tu próximo guión sea aún mejor.

Para ser seleccionado, lo único que hay que hacer es mandarnos una sinopsis de un largo y un currículum (éste no condicionará que sea elegido un proyecto u otro, pero queremos saber quiénes sois).

Entre los cuatro asesores, Roberto, y otros miembros de DAMA, elegiremos los proyectos que más interesantes nos parezcan y empezaremos a trabajar.

Estas son las bases en detalle:

1.   Podrán presentarse autores/as mayores  de edad, de nacionalidad española y residentes en España.

2.   La sinopsis deberá desarrollarse en castellano. Los guiones se desarrollarán también en castellano.

3.   Los autores/as deberán presentar una sinopsis que no exceda de dos páginas, un currículum actualizado y sus datos de contacto (nombre, dirección, teléfono y correo electrónico).

4.   La documentación deberá remitirse por correo electrónico a guiones@damautor.es

5.   La fecha límite para la recepción de proyectos será el 13 de octubre de 2013.

6.   La relación de los proyectos seleccionados se hará pública el 28 de octubre de 2013.

7.   A cada proyecto se le asignará un tutor/a.

8.   Se convocará un primer encuentro entre los autores/as seleccionados y los tutores/as.

9.   A partir de ese momento se pondrá en marcha la tutorización de los proyectos que será a través de Internet (Skype, mails, etc.).

10  El 31 de julio de 2014 terminará el proceso de tutorización de los proyectos.

Respecto al punto 9, os aclaro que en el caso de que los guionistas con los que me toque trabajar vivan en Madrid, lo más probable es que me reúna con ellos en persona. El Skype lo usaré solo si los guionistas viven fuera de Madrid. En todo caso, cada tutor pactará con los guionistas tutorizados cómo hacer las cosas.

Y, si queréis algo más de información, aquí está la web de DAMA.

Añadido de última hora:  ACLARO AQUÍ TAMBIÉN VARIAS DUDAS QUE HAN SURGIDO EN TWITTER:

-No vamos a desarrollar guiones de documentales.

-Los proyectos pueden estar firmados por una pareja de coguionistas.

-Las historias deben ser originales. No valen adaptaciones. Coger un cuento cojonudo del que tengas los derechos (o que esté libre por antiguo) y mandarnos una sinopsis de ese cuento no nos va a decir nada del posible talento que puedas tener como guionista.


A %d blogueros les gusta esto: