SOBRE EL ENEAGRAMA EN LA ESCRITURA

por Silvestre García Ortega.

Eneagrama-cabecera

Con motivo de la recientemente publicación de Atocha 1977, mi primera novela (antes guión), me ha parecido interesante hablar sobre una de las herramientas que usé a la hora de escribirla: el eneagrama. Pero ¿qué es el eneagrama? ¿Qué tiene que ver con la escritura? ¿Y con los guiones? ¿Duele?

El eneagrama, dicho de manera sencilla es un modelo psicológico de catalogación de la personalidad. Plantea 9 eneatipos. Lo que hace que cada persona sea uno u otro lo establece su miedo básico, supuestamente desarrollado entre la edad de 1 y 6 años. Es ahí cuando el niño, por ejemplo por carencia (no me querían) o por sobreabundancia (me protegían demasiado), se posiciona y comienza a ver el mundo desde una perspectiva única (todos lo somos) pero encuadrada dentro de una de estas 9 tipologías de personalidad.

Los eneatipos están encuadrados a su vez en 3 centros. Creo que todos estaremos de acuerdo en afirmar que el ser humano se relaciona y vive en base a tres polos: el instintivo (cuerpo), el mental (cabeza) y el emocional (corazón). Pero no todos le damos la misma importancia a cada uno de los tres.

CENTRO INSTINTIVO: La acción, el cuerpo. Su manera de protegerse es analizando el pasado, aprendizaje en base a lo vivido. Por ello su pensamiento podría ser: He de ser fuerte, no puedo volver a caer.

CENTRO EMOCIONAL: Viven pendientes de los otros, del amor, el sentir. Expresan emociones y viven en el presente: ¿Cómo me siento, qué me afecta?

CENTRO MENTAL: Su manera de protegerse es comprendiendo, analizando. Así pues viven proyectando hacia el futuro. Su pensamiento base podría ser: si sé cómo funciona y por qué es así, estaré seguro.

Imagino que muchos habéis pensado que todo esto se sabe de una u otra manera, que simplemente observando a las personas ya se entiende que hay gente con más predominancia de lo racional, lo visceral o lo emocional. Y sí, ese conocimiento lo desarrollamos y aprendemos de manera espontánea. Al igual que, sin haber estudiado la teoría del color, desarrollamos la capacidad estética de diferenciar e identificar qué colores conjuntan bien y cuales no. Eso sí, si te dedicas al diseño o la pintura, no está de más estudiar la teoría del color para profundizar y saber con mayor conocimiento de causa por qué, por ejemplo, el rojo y el verde se complementan. Extrapolado al mundo de la narrativa, conocer y ahondar en los aspectos psicológicos que nos puedan ayudar a crear personajes más humanos, reconocibles e interesantes… nunca está de más.

Eneagrama-dibujoEneagrama-circulo color.jpg

Esta introducción al eneagrama es un extracto de una charla que ofrecí en el curso de guión de Jorge Naranjo (director de Casting) que imparte en la librería Ocho y medio. Por lo que es una aproximación, el eneagrama es una doctrina mucho más compleja. Paso a resumir los eneatipos:

INSTINTIVOS

Ocho: El jefe. Representación de la fuerza. “Para sobrevivir tienes que ser fuerte”. Evita la debilidad. Suele ser un buen líder. Con una personalidad fuerte y a veces autoritaria. Su pecado es la lujuria.  Picasso.

Nueve: El mediador. Miedo a la separación, a ser abandonado. Trata de mantener a todos unidos y evita los conflictos. Son esas personas que siempre dicen que sí por no quedar mal, pero luego se olvidan de los compromisos. Nunca se enfadan hasta que un día explotan. Su pecado es la pereza. Lester de American Beauty.

Uno: El perfeccionista. Su miedo inconsciente es ser pillado en falta, que descubran que no es lo suficientemente valioso. Altísima exigencia consigo mismo. Su pecado es la ira. Mery Poppins.

 

EMOCIONALES

Dos: El que da. Para ellos vivir es querer y ser queridos. Hace regalos y favores a cambio de afecto. Siempre fue el niño bueno que no quiere molestar. Pero hace las cosas que quiere desde la manipulación: si él tiene frío dirá algo así: – voy a subir la calefacción que vas a coger frío.– Su pecado es el orgullo. Cliché del  personaje de madre/tía.

Tres: El ejecutante. Para él, ser querido es igual a ser admirado. Como mantra se construye en su cabeza que ha de triunfar. Vive siempre con miedo a la opinión de los demás y por eso da mucha importancia a la imagen que proyecta de sí mismo. Su pecado es la vanidad. Cristiano Ronaldo.

Cuatro: El romántico. Vive las emociones hacia el interior, para él es más importante querer, que ser querido. Su miedo básico es “no existir”, por ello necesita vivir experiencias y situaciones que le provoquen emociones que le embarguen y le hagan sentir vivo. Quieren ser únicos, originales, artistas. Suelen ser personas sufridoras, sensibles e inseguras. Su pecado es la envidia. Marlon Brando.

MENTALES

Cinco: El observador. Miedo al mundo emocional. Suelen tener una vida muy compartimentada laboral/social/familiar. Valora la privacidad. Evita a toda consta los impulsos emocionales. “La emoción no es deseable (duele), tengo que entender qué pasa”. Son personas interesadas en muchas cosas. Su pecado es la avaricia. Ricky de American Beauty.

Seis: El que duda. Sufre una dualidad con su centro (mental) pues no confía en lo que ve. Alrededor todo representa un posible peligro. Es la persona que abandona a su pareja por miedo a que ella le abandone. Duda constantemente y pide opiniones y consejos para todo. Su pecado es la cobardía. Woddy Allen (Su personaje).

Siete: El epicúreo. Se protege de la realidad viviendo en un mundo de abstracción. Busca e idealiza un futuro confortable y vive proyectado hacia ese futuro. La vida es placer, divertirse, todo puede ser disfrutable y un juego. Son amantes de la vida. Su pecado es la gula. Homer Simpson

Es obvio que el primer uso que se le puede sacar al eneagrama a la hora de escribir es la creación de personajes. Seamos guionistas/escritores que detallemos y creemos extensas fichas de personajes; o seamos de los que simplemente se hacen una idea en la cabeza de cómo es el personaje. Nos servirá y mucho, encuadrarle en un eneatipo u otro.

Saber de manera profunda y sobretodo clara, cómo son tus personajes, ayuda incluso a definir las tramas y facilita que estas discurran de manera orgánica.

Pensad en Star Trek, el reboot de Lindelof de 2009. ¿Cómo arranca la película, tras el prólogo/flashback? Mostrándonos a sus dos protagonistas de niños. Spock que es un cinco que evita las emociones, y en contraposición Kirk, que podríamos entender como un cuatro con necesidad de vivir al límite y sin contener sus emociones.

Esta delimitación ayuda a construir una trama que va pivotando en uno y otro personaje. Haciendo que uno aprenda del otro y se complementen. Centro mental Vs centro emocional

Un ejemplo que se suele poner cuando se habla de eneagrama aplicado al guión, es el de American Beauty. Se dice que su guionista, Alan Ball, lo usó cuando escribió el libreto. Sea cierto o no. Sí que lo habitan personajes originales y muy dispares, a la vez que reconocibles y creíbles. Pero sobre todo, a mi entender, se trazan magistralmente las relaciones entre ellos.

Y es que esa es otra de las cualidades del eneagrama, los eneatipos no están aislados, sino que se complementan entre ellos, se dice que cada eneatipo se “sana” yendo hacia su polo contrario. Por ejemplo, el uno (perfeccionista) sana yendo hacia el siete (epicúreo).

Por lo tanto, el eneagrama nos permite conformar un tejido entre los personajes que nos ayuda y nos guía. Así, vemos que en la película dirigida por Sam Mendes, la familia está formada por Lester (un nueve, el mediador) su esposa (un tres, ejecutante) y la hija (un seis, el que duda). Conformando uno de los triángulos del eneagrama: un personaje instintivo, un emocional y un mental. Equilibrio, complementariedad y tensión.

Eneagrama-dibujo triángulo.jpg

En mi trabajo con Atocha 1977 quise tener dos triángulos confrontados. Me explico. La historia trata de tres jóvenes (un abogado, una periodista y un policía) que descubren que la matanza de Atocha no fue un simple crimen espontáneo, sino que tuvo una orquestación y que sus responsables quedaron impunes. La historia usa la clásica estructura de “investigador que desentierra un caso del pasado sin resolver” (El secreto de sus ojos, La caja 507 o Los hombres que no amaban a las mujeres).

Las tramas pivotan grosso modo entre estos tres protas “buenos” y otros tres antagonistas “malos”. Quise que cada triángulo estuviese compuesto de un racional (David, el abogado), un emocional (Silva, el policía) y un instintivo (Cris, la periodista). Y lo mismo con los malos. Creando así dos triángulos enfrentados, en los que cuando se fuesen a cruzar, hubiese más afinidades a veces entre personajes antagónicos que entre ellos mismos. Consiguiendo, creo, relaciones y tramas más complejas.

Ello me facilitó en extremo las secuencias/capítulos donde los tres personajes quieren un mismo objetivo. Creando un conflicto primario entre ellos debido a que cada uno quiere hacer las cosas de un modo: desde la cabeza, desde el corazón o desde las entrañas.

Diálogos como el que pongo a continuación, entre David (un cinco, mental que quiere conocer desde la razón) y Cris (un uno, instintiva que quiera actuar), parecían escribirse solos:

(…)

– No.

– ¿No, qué?

– Que no vamos a salir a la calle.

– ¿No me dejas?

– No.

– ¿No me dejas que hable con algún testigo?

– No.

– ¿Ni con algún implicado?

– No.

– ¿Ni con alguno de los supervivientes? la única mujer de la matanza aún vive.

– Todas las declaraciones están transcritas. Y no queremos molestar.

– Osea, ¿que no puedo entrevistar a nadie?

– No.

– ¿Por qué tu lo digas?

– Pues sí.

– ¿Qué eres, mi jefe?

– Mientras estemos fuera de la redacción. Sí.

– ¿Y no me dejas hacer lo que quiera?

– Si hacer lo que quieras es irte por las ramas…

– ¿Y si no te hago caso?

– ¿Y si te quedas sin compañero?

– ¿Compañero? ¿O jefe?

– Las dos cosas.

– ¿Y si me da igual?

– ¿Y si dejas de comportarte como una cría?

– ¿Y si dejas de tratarme como tal?

(…) Cris se acercó a David, y continuó.

– ¿Qué quieres? ¿Hacer todo el reportaje sentado en una silla? ¿Subrayando con regla, escuadra y cartabón?

– ¿Qué quieres tú? ¿Jugar a los detectives?

Cris encontró la clave para descolocar a David. Se fue acercando más, sinuosa, como el agua de un recipiente que comienza a desbordarse.

– A los detectives no sé, pero jugar sí. Si no nos divertimos haciendo esto… ¿ A ti no te gusta jugar?

Estaban frente a frente, casi rozándose. Mirándose retadores. (…)

Como vemos, Cris actúa, sus líneas de diálogos contienen (como diría un actor) verbos de acción: Protestar/atacar/provocar/excitar. Y en momento dado es la que se levanta, va hacia David y le busca físicamente. Actúa desde el instinto.

En cambio David todo lo que hace es mental: argumenta, da razonamientos lógicos y trata de mantener la calma. A lo más que llega es a amenazar e irritar cuando Cris logra descolocarle.

En definitiva, el eneagrama es una herramienta poderosa, compleja y práctica. Una paleta de colores que enriquece, complementa y ahonda en nuestros personajes.

Buscando un poco por internet se encuentran infinidad de relaciones entre eneagrama y cine/televisión. Aquí por ejemplo establecen los eneatipos de los Simpsons.

Este es un foro del Enneagram institute sobre Lost.

Y por último. Un post entero dedicado a desglosar el eneatipo de Spock.

——————————————————————————————————

Atocha 1977 está a la venta, tanto como ebook como en papel, en amazon.es

Como buen siete que soy estaré tremendísimamente encantado de que la leáis, compartáis, comentéis, regaléis…

 Portada Atocha 1977 e-book

Silvestre García ha sido delegado de ficción. Es guionista y realizador. Recientemente ha escrito y dirigido una obra en Microteatro, ha escrito junto a David Valero el largometraje Sumergido, y su actual corto “Huir” concurre en diferentes festivales. Atocha 1977 es su primera novela.

9 Responses to SOBRE EL ENEAGRAMA EN LA ESCRITURA

  1. Yo también he usado el eneagrama y me parece una herramienta muy interesante. En el libro que publicamos EL GUION PARA SERIES DE TELEVISIÓN hay un apartado de creación de personajes que analiza, entre otros métodos, cómo construir un personaje a través del eneagrama.
    (Más info) http://www.manuelriossanmartin.com/docencia/libro

  2. Reblogged this on Una novela de Silvestre García and commented:
    Post escrito para los compañeros de Bloguionistas.

  3. A mí me resulta tan desconcertante como cuando alguien dice: “el típico géminis con ascendente leo”.

  4. drdcr dice:

    El problema que tengo es que me veo como parte de al menos cuatro o cinco tipos de los nueve. Es como leer sobre una enfermedad y pensar que tengo los síntomas :D.

    Por otra parte, una entrada muy interesante.

    • Es normal porque todas son características humanas, y generalmente el 9 se identifica con todas las personalidades por su capacidad empatizar con todos. Aunque lo importante es encontrar lo que motiva todas tus reacciones y esa motivación pertenece a una sola personalidad. Una vez que se hace consciente dejas de acutar en automático y hay un antes y un después. Se genera lo que llaman despertar o aumento de conciencia. El nueve se mueve por la conciliación, la paz y la armonía en todo lo que hace.
      Ahi te van las motivaciones de cada personalidad bastante simplificadas.

      Uno: Busca perfección
      Dos: busca ganarse el amor
      Tres: Busca éxito y prestigio
      Cuatro: Busca ser original, diferente y conexiones profundas
      Cinco: Busca entender el mundo e independencia
      Seis: Busca seguridad
      Siete: Lo positivo de la vida.
      Ocho: Proteger, poder y control
      Nueve: Paz y armonía.

      Un libro que me gusta mucho por fácil y claro es El Eneagrama ¿Quien Soy? de Andrea Vargas. Super fácil y práctico.

  5. El zodiaco pretende decirte como eres por cuando has nacido. El eneagrama propone que te analices en profundidad y que saques conclusiones de cómo eres. Y porqué haces las cosas. No puede ser más diferente.

  6. Pues muchas gracias, eneagrama, pero voy a pasar.

  7. A mi me parece genial! Esta bien tener referencias sobre distintos tipos de personalidad que podemos sentirnos identificados… tan sólo es una forma de clasificar y esta claro que dificilmente seremos encuadrados puramente en uno sólo, siempre hay un poquito de otro pero estoy segura que alguno de estos números lleva más peso de nuestra personalidad.. Me ha gustado y genial la forma de redactarl

A %d blogueros les gusta esto: