CONSULTORIO: “I WANT IT ALL… AND I WANT IT NOW!”

8 octubre, 2013

Por David Muñoz

Esta vez voy a contestar el mensaje que hemos recibido en la sección “Consultorio” intercambiando mis respuestas en el mensaje original. Creo que así se entenderá todo mejor.

“Hola,

Me llamo Lluís y llevo bastante tiempo leyendo vuestro blog. He ido encontrando cosas muy interesantes pero creo que ya va siendo hora de hacer una consulta directa y más personal (algunas dudas en el blog me han ayudado pero no todo lo que quiero preguntar está).

Ya tengo casi terminado un guion con el que llevo trabajando bastante tiempo. Ahora quiero enviarlo. He encontrado una productora bastante interesante, más que nada porque ha trabajado con películas similares. El guion es una parodia del género slasher y también tiene toques de sátira. He decidido ponerme en contacto con esa productora porque, como ya he dicho, ha tenido su contacto con este género, tanto en comedia como en terror. Hace nada ha estrenado “Afterparty”. No sé qué habrá recaudado pero no creo que el resultado sea satisfactorio (no la he visto en el top 10…). ¿Sigue siendo buena opción? Por lo que sé no es una productora extremadamente exitosa. Como digo creo que es una buena opción pero me falla que tengan miedo en apostar otra vez con algo que no ha dado los frutos esperados (bueno, no sé qué esperaban, tampoco es que las productoras confíen mucho en sus películas)…”.

Para qué te voy a engañar… Me he quedado pasmado al leer esta parte de tu mensaje. ¡Te pasas de sincero! Imagínate que alguien de la productora lee lo que has escrito. ¿Qué crees que iban a pensar? ¿Te parece que después de leer que les metes en el saco de “productoras que no confían en sus películas” van a leer tu guión con buena predisposición? Hombre, a lo mejor tu falta de tacto les hace gracia y por ahí te los ganas. A mí eso me ha caído simpático. Pero no todo el mundo funciona como yo.  De todas maneras, te equivocas al pensar que solo depende de la productora la manera en la que una película llega estrenarse. Es cierto que las películas las hacen las productoras (casi siempre con el apoyo económico de alguna televisión), pero no son las productoras quienes determinan cómo se exhiben, sino las distribuidoras. Al menos en el modelo tradicional, el de toda la vida. Y tengo entendido que ese es el de “Afterparty”.  Seguro que a sus productores les habría gustado estrenar su película en mejores condiciones y haber tenido alguna oportunidad de entrar en ese Top Ten del que hablas.

Respecto a si esa productora tendrá interés en seguir apostando por el mismo tipo de historias… pues eso es algo que tendrás que preguntarle a ellos. Yo no tengo manera de saberlo.

“También he leído que hay que registrar el guion. Algunas productoras (filmax) pasan de ti si no lo has hecho, pero supongo que http://es.safecreative.net/ también es una buena idea”.

Lo es.  Aunque quizá haya productoras que prefieran aún recibir guiones registrados de la manera convencional.

 “¿Cómo vendo el proyecto? ¿Qué estructura debe tener mi email?”. 

Esa es una pregunta que ya hemos respondido muchas veces en Bloguionistas. Incluso hay una entrada en la que se describe como debe ser ese mail. Pero abreviando:

-Te presentas. Explicas quién eres.

-Dices que quieres mandarles un guión. Les cuentas de qué va brevemente y les dices de qué género es, no sea que no haya quedado claro en la sinopsis. Después, les preguntas si quieren leerlo.

-Esperas a que te contesten… y dependiendo de lo que que te digan, obras en consecuencia.

(…)

“Una vez el SÍ esté pronunciado me preocupa los poderes sobre el proyecto. A ser posible me gustaría dirigirlo”.

Eso es algo que tendrás que hablar con el productor antes de venderle el proyecto. Y pactarlo con él. Si no quiere que lo dirijas, pues de ti dependerá que firmes el contrato o no.

“Pero eso no es todo. Me gustaría poder tener la última palabra a la hora de decidir los actores, no quiero tener a un Mario Casas (concepto más que actor) en el reparto para que las niñatas vayan a ver la película”.

Pues ya quisieras tener un Mario Casas… Vete al cine ver “Las brujas de Zugarramurdi” (en la que está muy, muy gracioso), después ponte “Grupo 7” en casa, y luego dime si te sigue pareciendo solo “un concepto”. Además… ¿qué problema tienes con que “las niñatas” vayan a ver tu película? ¿Por qué desprecias así a parte de tu posible público? ¿Es que ellas no pueden disfrutar con un slasher? De hecho, son una parte muy importante del público al que iría dirigida tu película. ¿O es que te crees que “Scream” estaba llena de guapos y guapas porque sí?

Ten claras dos cosas: si solo eres el guionista, nadie te va a preguntar qué te parecen los actores que van a protagonizar la película (hombre, supongo que a un guionista de éxito sí le escucharán, pero son excepciones). Si consigues que te dejen dirigirla te harán más caso, pero aún así tendrás que pactarlo todo con tu productor, y, siendo un debutante sin ninguna experiencia, lo normal es que sea él quien tenga la última palabra. El cine es un trabajo en equipo, no lo olvides. Y hay una estructura jerárquica muy clara, en la que el guionista es casi siempre el último mono.

“Me gustaría poder negociar esas cosas con la productora sin que piensen que quiero decir “¡O la película la protagoniza Christian Bale o no se hace, aquí mando yo! Creo que tras la aceptación del guion (ejem, ejem) es lo que más miedo me da. Me gustaría sentirme orgulloso del producto final… Incluso tengo pensado un sitio donde rodar, pero, una vez más, está el que se piensen que quiero controlarlo todo cuando no es así…”.

¡Pues esa es la impresión que da! Al igual que el casting, las localizaciones de una película se eligen por muchas razones. La producción es un asunto complejo. Quizá no sea posible usar ese lugar que a ti te gusta, o puede que salga demasiado cara. Vete a saber. Hacer una película es un proceso fluido en el que todo el rato se están tomando decisiones que modifican el plan original.

“Por cierto, me da que ya sé la respuesta pero no pierdo nada por preguntar: ¿Puedo enviar un mismo guion a varias productoras a la vez?”. 

Claro.  Nada te impide tantear a varias productoras al mismo tiempo.

“Pues termino esta consulta diciendo que tengo ganas de hacer esta película. Aunque sea con un par de amigos (plan b) Tengo ideas mejores (algunas más desarrolladas que otras) pero aunque salga una mierda de todo esto, será mi mierda.

Saludos y muchas gracias por vuestra atención.

 PD: ¿Se puede firmar el guion con un nombre que no es el mío? Es decir, inventarme un nombre artístico de esos… Al menos lo quiero en los créditos…”.

Se me escapa la razón por la que puedas querer que tu nombre no aparezca en los créditos de tu primera película, a no ser que a partir de ese momento uses siempre ese nombre artístico y sea así como te conozcan. Tipo Tinieblas González. Pero claro que puedes hacerlo. De nuevo es algo que tendrás que pactar también con el productor. Y no se me ocurre ninguna razón por la que no pueda permitirte que firmes con otro nombre.

De todos modos… y espero que no te moleste que te lo diga… te veo muy verde. Eso tiene un lado positivo, porque parece que tienes mucha energía, muchas ganas de hacer cosas, y cuentas con ese optimismo y esa seguridad en ti mismo que solo se tiene cuando los toros únicamente se han visto desde la barrera (y por seguir con la metáfora taurina… cuando aún no te has llevado ninguna cornada). Cuando uno cree que sabe y en realidad no sabe casi nada. Pero por otro lado me preocupa que en cuanto empieces a mover tu guión y veas cómo son realmente las cosas, el palo puede ser aún mayor.

Espero que no te desanimes cuando veas que ahora mismo un “slasher” paródico no es una idea que vuelva locos a los productores, o cuando, si lo vendes, te des cuenta de que el momento en el que firmas pierdes todo tipo de control sobre el desarrollo del proyecto.

No me extrañaría que dentro de unos meses tu nivel de exigencia haya bajado mucho y que con tal de vender el guión estés dispuesto (fíjate lo que te digo)… ¡hasta a que lo protagonice Mario Casas!

Pero no digo esto como una reprimenda. Al contrario, creo que al empezar es mejor a veces no saber muy bien cómo funcionan las cosas. Eso te hace ser más osado,  y atreverte con cosas que cuando ya llevas un tiempo trabajando te dan más pereza.

Además… así hemos aprendido todos, a base de pegárnosla una y otra vez.

En mi caso, después de escribir con Antonio Trashorras una primera versión del guión (o quizá era un tratamiento, ahora no lo recuerdo) de mi primera película, “El espinazo del diablo”, nos llamó su director y productor, Guillermo del Toro, y nos dijo algo así como “¡Enhorabuena, cabrones, no estáis despedidos!”. Y yo, en mi ignorancia, me quedé a cuadros. Hasta ese momento no se me había pasado por la cabeza que pese a ser una historia original nuestra,  podíamos ser despedidos.

También es cierto que en aquella época, ni había blogs sobre guión, ni nada de nada. Era casi imposible saber cómo se hacían las cosas a no ser que conocieras a algún guionista con experiencia.

No sé… creo que por muchos blogs que haya contando todo lo que hay que saber sobre cómo mover un proyecto o qué cabe esperar cuando lo vendes, por muchas entrevistas con guionistas y directores que puedan encontrarse en YouTube, los debutantes siguen estando tan verdes como yo lo estaba en aquel momento.

Al final, tanta información deviene en ruido, y se aprende como se ha aprendido siempre: saltando al ruedo y llevándose cornadas.

Prepárate a llevarte las tuyas… y no dejes de seguir luchando por muchas que te den.

¡Suerte!


A %d blogueros les gusta esto: