¿LOS ADOLESCENTES YA NO VEN LA TELEVISIÓN?

Por Carlos García Miranda.

90210, Buffy la cazavampiros, Misfits, Al salir de clase, Compañeros, El internado… Todas son series protagonizadas por adolescentes, y para adolescentes. Un género que dispara las audiencias, aunque para algunos seriéfilos es un producto menor, con tramas y personajes clónicos. Bueno, pues muchas series adolescentes sí son malas, pero otras tantas no. Además, que tampoco es que las de polis sean muy diferentes unas de otras, y se respetan muchísimo más (a los que miran lo teen por encima del hombro, les recuerdo que Dawson crece se emitió en los noventa en Canal +, esa cadena de pago tan francesa).

El caso es que las teles de nuestro país llevan un tiempo sin apostar por series adolescentes, ni por las de fuera, ni por las de producción propia. En concreto, más de un año, que fue cuando se acabó El barco. Desde entonces, los adolescentes en pantalla salen con cuentagotas. Aunque hay que ir más atrás para encontrar una serie española en la que la espina dorsal de las tramas la protagonizaran sólo adolescentes, como ocurría en muchos capítulos de Física o Química. Y eso que el espectador juvenil le ha dado a las cadenas muchas alegrías…

Hubo un tiempo, y no hace tanto, en el que casi coincidían en el prime time series tan hormonadas como Hay alguien ahí, El internado o FOQ. Pero ahora el panorama es muy diferente. Lo que se lleva son series como El tiempo entre costuras, Isabel o El príncipe. Tiene pinta de que la mayoría de su público es adulto, aunque seguro que también hay espectadores juveniles. Pero vamos, que está claro que no son el target al que se dirige el producto. Y es que en ninguna de estas series te encuentras una trama protagonizada por chavales, ni sale un menor de edad mucho tiempo (tampoco tendría sentido, son otra cosa y están bien así). El caso es que podríamos decir que los adolescentes, televisivamente hablando, están huérfanos.

dawson-crying-gif

Ingenuo de mí, pensaba que tanta ausencia era sólo porque las cadenas no tenían nada que ofrecer, así que a ello que me puse con otro compañero. Lo hicimos porque nos contrató una productora, que también creía que ahí había un hueco que llenar. Un mes y algo después, tuvimos una reunión en una de las teles gordas para venderles el proyecto. Bueno, pues la respuesta de los directivos fue de lo más tajante: los adolescentes ya no ven la televisión. Nos dijeron que series como El internado, o Los protegidos, ahora mismo no se harían, que no funcionarían. Según ellos, los chavales pasan de lo que ponen en la tele, no les interesa nada. Si lo ven es en Internet, y pirateado. Esto mismo se lo he escuchado también a muchos de los que mandan en las productoras. Que lo adolescente, no. Por eso, en las pocas series en las que ahora los hay, sus tramas se reducen.

¿De dónde se sacan los jefes esto de que los adolescentes no ven la tele?

De los datos de los audímetros.

¿Cuál es la explicación?

Que Internet y la piratería tiene tan absorbidos a los chavales que ya no se sientan a ver una serie con su familia. Si lo ven es sólo en su ordenador.

Bueno, pues yo discrepo.

A ver, lo de que los adolescentes no ven la tele, sí, los datos son los datos. Pero creo que si no la ven ahora es porque no hay productos para ellos. Y como no los hay, la dejan de ver… La pescadilla que se muerde la cola, vamos.  Ya sé que lo del Twitter social es engañoso, pero muchos de los que comentan lo que está pasando en la televisión por las noches aún van al instituto. Ana Mena, que interpreta a la adolescente Paula en Vive Cantando, es la segunda del elenco protagonista de la serie con más seguidores en la red social, sólo por detrás de María Castro. En Youtube los vídeos en los que cantan los adolescentes de la serie están entre los más vistos. También tiene casi el doble de visitas el vídeo del polvo adolescente de la serie frente al de los dos adultos protagonistas. Es cierto que todo esto son datos de lo que se ve en Internet, pero también es cierto que antes se emitió en televisión.

Captura de pantalla 2014-03-11 a la(s) 00.16.41 (1) Captura de pantalla 2014-03-11 a la(s) 00.16.55

Creo que a los adolescentes sí les interesa lo que hacen personajes parecidos a ellos en la ficción. En general. Vamos, que ahí está lo que pasa con los libros para ellos. Escritores como Blue Jeans o Laura Gallego, superventas de la literatura juvenil (entre los dos suman cifras millonarias), tienen que repartir números en las firmas para que la cosa no se les desborde. Esto a nivel nacional, que si veis las cifras de ventas de Suzanne Collins, Moccia, Meyers o J. K. Rowling os caéis de culo. Y todos ellos venden libros, que es una cosa súper desfasada y súper superada por la tecnología de Internet…

El cine también les interesa a los adolescentes, y mucho. Pelis como Tengo ganas de ti o En llamas les llevan en masa a las salas, y las de terror, de las que son sus mayores espectadores, salvan la vida a las productoras.

Entonces, si a los chavales les va la ficción, ¿qué ocurre con la de la televisión para justo esa no la vean? ¿Tanto ha avanzado Internet como para que se olviden de la tele? ¿O es la tele la que se ha olvidado de los adolescentes y ellos buscan refugio en Internet?

Un momento…

¿Los publicistas que compran espacios en prime time se dieron cuenta de que con lo que les dan de paga a los chavales no les llega ni para pipas?

Claro, igual les sale más a cuenta a las cadenas apostar sólo por productos adultos y anunciar lavadoras y coches para los padres.

Entonces…

¿Determina la publicidad el tipo de serie que se hace para una cadena?

Para los que trabajamos en la tele la respuesta a esta pregunta es obvia. Para los de fuera igual no tanto. Para los adolescentes, a los que se les echa la culpa por ser tan 2.0, menos.

Pero bueno, que quizá soy yo que estoy un poco conspiranoico y no asumo que lo que llevamos a la cadena igual era malo…

14 respuestas a ¿LOS ADOLESCENTES YA NO VEN LA TELEVISIÓN?

  1. savantsale dice:

    Para el adolescente que fui hace casi veinte años, la tele lo era TODO. Es para volverse locos. Creo que llegué, incluso, a engancharme a “Farmacia de guardia”. De todos modos, los que hemos pasado de los 30 recordamos el efecto que tuvieron series como “El príncipe de Bel-Air” en nuestros cerebritos noventeros. ¿No funcionaría ese tipo de “humor gamberro o irreverente” entre la muchachada actual?

  2. […] ¿Los adolescentes ya no ven la televisión? […]

  3. amcorel dice:

    Por lo que veo, tengo la impresión de que buscan productos personalizados de otra forma. Los ambientes escolares, vecinales o familiares no les llega. Ya pasó la moda de reflejar las relaciones en escenarios reconocibles; ahora van a lo mismo pero enmarcado en el género fantástico, a lo V. Posiblemente la ciencia ficción es el ingrediente que faltaría en el caso español. Sería arriesgado retroalimentarse de los años ’80, series estadounidenses que se adaptaron al género español de los ’90. Ahora podría hacerse lo mismo basándose en series reconocibles por los adolescentes como Lost, La cúpula, Walking dead, Juego de tronos, Falling skies… Y sin caer en los mismos errores que ellos, como en El evento, donde la trama principal no avanzaba (encontrar el motivo de dicho evento), un resorte que La cúpula también se pasó por el forro y que podría dar más juego, pienso yo.

  4. Creo que también hay que tener en cuenta que casi toda la programación infantil y juvenil se ha ido desplazando a canales temáticos. Así que es posible que si ahora se plantearan hacer El Internado la acabaran estrenando en Neox antes que en Antena 3, por ejemplo, y creo que esto afectaría también al presupuesto destinado a una ficción que desde el principio va a ir a un cajoncito muy reducido.

    Y me sumo a Amcorel en la opinión de que los niños están un poco hartos de pasillos de institutos -realismo español, hola qué tal- pero creo que en breve también van a cansarse de la fantasía y la ciencia ficción. La moda zombie y vampírica ya dura demasiado. ¿Por qué no desplazar la acción de lo académico a lo extraescolar? O mezclarlo todo. Un Oliver y Benji meets Física o Química meets Gossip Girl (ricos, pobres, competición, fútbol, hormonas). Yo lo compro.

  5. ¿Ver la tele? Si cada vez que enciendo la televisión solo hay anuncios, publicidad que dura más que las mismas series, es desesperante. Muchas de las series para jóvenes se dan por la noche y la mayoría de veces me suelo quedar dormida en los intermedios, no entiendo de qué se sorprende de que prefiramos ver series por internet y sin interrupciones. Por no hablar de el tema de que la mayoría de veces que quiero ver la tele lo único que coincide con mi horario es Sálvame o el Telediario. Además, muchas veces han empezado a emitir series americanas juveniles en canales como Neox y, no sé cuál será exactamente la razón, pero siempre acaban cancelando la emisión por la mitad o si acaba la temporada después no emiten la siguiente, lo que nos hace volver a recurrir al tema de las series por internet.

  6. Interesante el debate.

    Cuando yo era adolescente (con 25 quizá lo siga siendo) la demanda era exagerada, ahora no existe. Recuerdo que veía “Un paso adelante” y eso que no me gustaba ese tipo de ficción, pero la veía. Incluso llegué a ver la del sueño de Resines, hasta que dejó de tener sentido.

    Es cierto que la mayoría de los adolescentes Españoles consumen mucho por internet, y mucho pirateado, también, pero no deja de tener sentido si la oferta es nula para ellos. Es fácil quejarse de que los adolescentes piratean cuando en España no hay producto Español para su target. Los adolescentes no tienen poder de decisión en el mando de la TV en el salón, es obvio, si están echando series de época hechas para la madre, el adolescente no puede rivalizar contra eso, entonces se va al ordenador y busca Cómo conocí a vuestra madre en Series.ly (hubo una temporada entera sin emitirse en España, así se lucha contra el pirateo?).

    Otra historia es la calidad de lo que se ofrece para ellos, que como poco se les suele ridiculizar.

    Para los de mi quinta cambia la cosa, somos jóvenes y los Lunes queremos llegar a casa al salir de trabajar/estudiar para cenar viendo Velvet, por ejemplo (admito que la veo por mi pareja, pero quiero saber qué pasa en el siguiente episodio, y eso es un buen trabajo). O Cuéntame cómo pasó, que ahora nos gusta más que al principio.

    Es muy triste ver cómo en España el dedo acusador cree tener razón por el hecho de acusar y tener más voz que un adolescente. La culpa no es de quién quiere consumir TV o Cine, sino la de el que no lo ofrece, y los adolescentes quieren consumir mucha TV.

  7. Es que los adolescentes ya no ven la tele, ¿por qué tendrían que hacerlo estando sujetos a una programación cuando pueden ver lo que quieren cuando quieren ? Tienen el smartphone, el ordenador y el cine, le tele queda reducida a una gran pantalla donde enchufar un cable vga, y eso los menos afortunados que no disponen todavía de tv inteligente.

    Ha pasado increíblemente rápido (dos, tres años?), pero es así, y parece improbable que toda esta generación que ahora son adolescentes vuelva a la tele que se hace ahora cuando sean unos apetecibles consumidores con poder adquisitivo.

  8. ¿Realmente podemos afirmar que los adolescentes no ven la tele? Tanto los directivos de la cadena como los comentarios de este blog repiten lo mismo como si fuera un mantra. ¿Tenemos estudios estadísticos que apoyen esto o damos demasiado peso a casos particulares de nuestro entorno?
    Veo mucho caso particular (mi primo de 27 años se descarga todo de internet, ergo los adolescentes no ven la tele) y muy poco análisis de datos.

    • Pero por adolescente se entiende de 14 a 19 años ¿no? quiero decir, son los que viven de forma salvaje el impacto de los smartphones y las nuevas tecnologías que en su caso no complementan los medios ‘convencionales’, sino que los sustituyen por completo, aunque solo sea por una cuestión de tiempo, por no hablar del tema de calidad de contenidos y contenidos a la carta cuando y donde quieren.

      En mi caso he tenido que echarme al cuerpo algunos estudios estadísticos no estrictamente relacionados con el tiempo de visión de TV, pero si sobre la relación de los adolescentes con las TIC y los medios sociales, y es inevitable llegar a esa conclusión si tenemos en cuenta la cantidad de horas que les dedican al día y el tipo de contenidos que buscan; debe ser difícil que encuentren tiempo para ver la tele (se supone que los adolescentes están una media de 7h en clase).

  9. Los adolescentes sí ven series de televisión, pero no las ven en televisión. Ni en lengua castellana.

  10. Lo mismo es que no hay series en castellano. El Internado o FoQ arrasaban! Rebelde y Violeta lo propio y venían de México/Venezuela y Argentina. Si hay series los adolescentes las ven porque es un público que siempre está y estará. Al salir de Clase, Compañeros, UPA o las dos arriba mencionadas… si hubiera serie funcionaria seguro.

    Lástima que la TDT no sea lo que prometieron porque no habría una serie habría un canal o puede que varios canales dedicados a los adolescentes…

  11. A veces pienso que inventamos todas la excusas posibles para no hacer lo que debemos, en este caso los directivos deberían preocuparse menos por los jóvenes que ahora ven la tele y más en encontrar y mimar series de calidad para que los jovenes se sienten frente a la tele a verlas.

  12. Artículo tremendamente interesante. Lo hemos incluído en ¡Vaya Tele! en nuestra sección Estrellas Invitadas, por si queréis echarle un vistazo: http://www.vayatele.com/internet/estrellas-invitadas-235

  13. Aniram16 dice:

    Aunque por una parte considero que puede que las cadenas hayan dejado de producir series dirigidas al público adolescente, también creo que ese público se esconde tras series como ‘El Príncipe’ porque en ella también se muestra una relación de amor entre los protagonistas que despierta el interés de los más jóvenes. Por tanto, creo que las cadenas no producen específicamente para jóvenes pero los jóvenes sí que siguen consumiendo series, escondiéndose detrás de ese supuesto público al que van dirigidas series “más serias” como puede ser ‘El tiempo entre costuras’ o ‘Velvet’.

A %d blogueros les gusta esto: