Y BUENAFUENTE LLEGÓ A MÁLAGA

Texto y fotos por: Vicente Bendicho Cascant

Andreu Buenafuente y su equipo aterrizaron ayer en Málaga para presentar su documental El culo del Mundo dentro de la sección Málaga Premiere en el Teatro Cervantes bajo una gran expectación.

Tanto Andreu como su coguionista y subdirectora, Eva Merseguer (con la que mañana publicaremos una entrevista) y el montador Luis Rico, subieron al escenario antes de la proyección para agradecer al festival la oportunidad y para explicar las razones que les llevaron a filmar este documental en el que se muestra el último año y medio de la vida del cómico catalán.

IMG_9613 (p)

El documental arranca en el momento en el que se canceló Buenas noches y Buenafuente, el late night que el showman presentó para Antena 3 durante poco más de un mes. A raíz de esta precipitada cancelación, y después de recibir un email de agradecimiento de un espectador que vive en un pueblo de la patagonia (“en el culo del mundo”, según el propio emisor), Buenafuente, en un momento de vacío profesional, decide ponerse en marcha para descubrir el verdadero sentido de su trabajo.

El culo del mundo aprovecha este viaje también para retratar al humorista mediante escenas de su vida privada y testimonios de sus compañeros (tanto de trabajo, como amigos y familia). De esta forma se intercalan momentos de charla amistosa de Buenafuente con amigos como Leo Bassi, Carles Francino o Concha Velasco, con testimonios de Berto Romero, José Corbacho o Silvia Abril; además de pequeños juegos como una situación en la que Andreu y Carlos Areces intentan protagonizar una escena dramática dirigidos por Isabel Coixet o algunos gags improvisados por el propio Buenafuente.

En este sentido, podríamos decir que se trata de una composición caleidoscópica que aúna pequeñas reflexiones sobre la comedia con el retrato de Andreu Buenafuente y su hiperactividad profesional.

el culo del mundo cartel

Es especialmente revelador el testimonio de Silvia Abril, la esposa y compañera de trabajo de Andreu, que con sus comentarios ilustra perfectamente cómo es formar una familia junto a una persona tan ocupada como Andreu.

Y junto a ellos dos, se arremolinan una serie de personajes que configuran el microsistema de Buenafuente y El Terrat y que ayuda a articular el discurso de la película de una forma cercana y familiar, ya que todo queda en casa. El mismo Andreu, que califica la cinta de “autoterapéutica”, reconoce haberse apoyado en un equipo muy pequeño para su realización, entre la que destaca su mano derecha, Eva Merseguer, canalizadora de todas sus ideas.

IMG_9632 (p)

Para finalizar, resaltaremos una dificultad intrínseca de este tipo de documentales que es que el público ya conoce el final. Lo conoce porque sabe quién es Buenafuente y qué está haciendo ahora, por lo que descarta, por ejemplo, que el cómico acabe colgándose en un hotel en Las Vegas o alienado en un asilo sin recordar siquiera su nombre.

Por esto es tan importante que el viaje sea interesante y que contenga enseñanzas que lo hagan valioso, algo que este documental tiene en pequeñas dosis envueltas en verdad y, sobre todo, comedia.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: