7 APÉNDICES A LA ENTRADA DE LA SEMANA PASADA

Por David Muñoz

1.VARIOS CONSEJOS DE DARREN SHAN

En el último número de la revista inglesa especializada en cine fantástico y de ciencia ficción SFX aparecen publicados “Los 5 mejores consejos para escribir” del escritor de literatura juvenil Darren Shan (muy popular en Inglaterra) y, como me parece que tienen que ver con algunas de las cosas que se dijeron en los comentarios a mi entrada de la semana pasada, me ha parecido interesante traducir una parte (el subrayado es mío):

“1.Lo primero de todo: ESCRIBE. Parece sencillo, pero el mundo está lleno de gente con “una gran idea para un libro” que nunca hacen nada al respecto. No hay nada mágico en ser escritor. Si escribes, eres escritor. Cuanto más escribes, más mejoras”.

“2. Acaba lo que empiezas. Escribir es un proceso de aprendizaje. Lo intentas, fracasas, aprendes de tus errores. Para dominar la estructura, tienes que experimentarla en su totalidad. (…)”.

“3.Experimenta. Cuando estás empezando, tienes el tipo de libertad que probablemente nunca disfrutarás más tarde en tu carrera. (…) Prueba cosas distintas y ve qué te atrapa. Nunca pensé que mi trabajo principal sería como autor de literatura juvenil, es solo algo con lo que me encontré probando muchos tipos distintos de narrativa”.

“4.Encuentra tu propia forma de escribir. No hay una sola forma correcta de ser escritor. Solo pueden enseñarte hasta cierto punto. El verdadero desarrollo ocurre cuando te concentras en tu escritura y te obligas a ir más allá. Prueba técnicas distintas. Déjate guiar por tu instinto. Encuentra una manera de hacer las cosas que funcione para ti”.

“5.Reescribe y edita. Una primera versión terminada es un gran logro, pero es solo el principio del difícil camino que te llevará hasta la cima de la montaña. Para dejarlo en un estado presentable, necesitas darte un descansito, y luego volver a ello y reescribir, y después volver a ello otra vez y editar, y otra vez, y otra, y… Escribir es un trabajo duro. (…) No es todo diversión. Algunas veces tienes que sudar”.

2.LO QUE PODEMOS ENSEÑAR (O NO)

-Los profesores de guión no podemos hacer milagros. Somos como los entrenadores de fútbol, podemos ayudar a que nuestros jugadores sean mejores de lo que quizá habrían sido de no haberse encontrado con nosotros (y a conseguir que tengan mejores resultados más rápido), pero solo desarrollamos un potencial que ya estaba ahí.

-Como dice Shan, escribir es un trabajo duro, requiere mucha dedicación y mucha paciencia, sobre todo cuando estás empezando y nadie te paga por hacerlo. La realidad es que la mayor parte de los alumnos de guión jamás llegan a terminar un guión de largo (o un piloto de una serie de televisión) en cuanto dejan el máster, el taller o la escuela donde han estudiado.  Y si no escribes mucho, todo el tiempo, da igual el talento que tengas. Solo a base de talento no se escriben guiones.

Solo aquellos guionistas con talento y que trabajen duro tienen alguna oportunidad de llegar a ser guionistas (bueno, o eso o un gran enchufe).

De modo que además de talento y capacidad de trabajo hay que tener vocación (y ambición), marcarse un objetivo y estar dispuesto a dejarse los ojos en la pantalla del ordenador para intentar conseguirlo. Sabiendo, que aún así, no tienes la certeza de llegar a ser guionista. Porque, además de todo esto, hace falta suerte.

Es jodido, sí, pero no más que intentar labrarse un futuro haciendo cualquier otra cosa. También es muy difícil sacarse una oposición.

3. A MENUDO NO ES UN PROBLEMA DE APTITUD, SINO DE ACTITUD

4. MUCHO A CAMBIO DE NADA

Visto así, es obvio que para intentar llegar a ganarte la vida escribiendo hay que ser capaz de dar mucho (y durante mucho tiempo) a cambio de nada.

Algo que me parece interesante es que es muy habitual que entre los guionistas profesionales haya mucha gente como yo, que pasamos muchos años escribiendo sin tener la más mínima idea de que algún día podríamos llegar a ganarnos la vida con ello. Gente que dedicamos años a aprender y a mejorar sin presión, porque para nosotros escribir era solo un hobby que nos apasionaba pero con el que no creíamos que fuéramos a ganarnos la vida. Sin tener ni idea de que estábamos haciendo lo correcto, nos permitimos equivocarnos muchas veces, experimentar y, en general, hacer todo lo que recomienda Shan.

Y lo que me pregunto es: ¿puede ser posible vivir ese proceso en una escuela, máster, etc.?

Pues creo que depende de cómo seas. Allí tienes plazos de entrega, calificaciones, compañeros con los que a veces sin darte cuenta acabas compitiendo, etc. Tienes PRESIÓN.

A algunos “aspirantes” esa presión puede venirles bien, pero a otros puede hacerles abandonar.  Y eso fue lo que me pasó a mí cuando estudié Bellas Artes. Porque yo no quería ser guionista, yo quería ser dibujante.

Quién sabe, quizá si hubiera estudiado guión habría acabado dibujando* *.

5.  COMO ESTUDIAR GUIÓN Y NO MORIR EN EL INTENTO

paul75sexynecklace

En un momento de extraña sincronía, estaba pensando en todo esto cuando me encontré estos párrafos en el libro “Behind the Mask”, la biografía oficial del grupo KISS escrita por David Leaf y Ken Sharp. Antes de decantarse por el rock, el guitarrista y cantante Paul Stanley había estudiado en una escuela de arte, y estas son algunas de las cosas que dice al respecto:

“Siempre se me dio muy bien el arte. Era el artista del colegio.  En el instituto, era uno de los dos artistas que había. Me di cuenta de que cuanto más avanzaba, con más gente tenía que competir. Cuando llegué a la escuela, me encontré con un sitio lleno de gente que habían sido los mejores en sus colegios. (…) Es posible que la escuela me arruinara la vocación de artista plástico. Como los padres de mi barrio, los profesores estaban intentando vivir sus vidas a través de sus estudiantes. Todos los errores que habían cometido o las cosas que no habían llegado a hacer, querían que tú las hicieras por ellos. Y eso no es justo. Me encontré con que la mayor parte de mis profesores de arte primero me decían que tenía mucho potencial y luego me decían lo que querían que hiciera con ese potencial. (…) Cuando se convirtió en: “Tienes que tener eso acabado para el próximo miércoles”, se acabó el arte para mí, porque ya no era algo que surgiera de mí. No creo que tener fechas de entrega sea la manera de crear. La razón por la que me metí en la música es que nadie me decía lo que tenía que hacer”.

Si a pesar de estar en  una escuela consigues conservar la motivación, entonces la escuela puede darte muchas cosas buenas: técnica, compañeros con los que compartir tus inquietudes, contactos, etc. Pero si no es así… si eres como Paul Stanley o como yo… bueno, quizá deberías cuestionarte si no estarías mejor a tu aire, avanzando a tu propio ritmo, equivocándote todas las veces que hagan falta sin preocuparte de la opinión de tus profesores o de tus compañeros, encontrando tu propia manera de hacer las cosas, aunque te lleve mucho más tiempo.

Lo malo, claro, es que es muy difícil saber si debes hacerlo hasta que lo haces. Yo en realidad no tuve alternativa. Entonces no había escuelas de guión, ni másteres especializados.

Y también hay que tener en cuenta que, como se dice en esta entrada del blog Thehardmenpath (al que llegué a través de un tweet de Nacho Vigalondo), “asimilamos las cosas mejor cuando las descubrimos nosotros que cuando nos las enseñan”.  El aprendizaje “activo” siempre es preferible al “activo”. Ir a clase de guión, o a una charla, no sirve de nada si luego no te vas corriendo a casa a escribir aplicando lo que has escuchado.

6.NO HAY RECETAS, NO HAY SOLUCIONES FÁCILES

La analista Ana Sanz Magallón, autora del libro “Cuéntalo bien” (que como ya he contado aquí, siempre recomiendo en mis clases), escribió esto en su blog. Merece la pena.

7. RESUMIENDO

Aspirantes a guionista: Se puede enseñar la técnica del guión, claro que sí. Pero los profesores de guión no podemos convertirte en guionista si no tienes lo que hay que tener para serlo. Ni tú eres Peter Parker ni nosotros somos una araña radioactiva. Un “picotazo” nuestro no va a darte “poderes guionísticos”. Pero si ya los tienes, y no sabes muy bien qué hacer con ellos, podemos enseñarte a utilizarlos. Eso sí, luego tendrás que entrenar duramente para dominarlos.

Por terminar con otra analogía friki: si tú eres Luke, podemos ser tu Yoda.

Además, afortunadamente, en el mundo real hay más “Lukes” que en las películas. No hay un solo “elegido”, hay mucha gente con potencial que, bien guiada y trabajando mucho, puede llegar a desarrollarlo.

**De todos modos, estudiar Bellas Artes tuvo algo que ver con que me acabara ganando la vida escribiendo. Allí fue donde empecé a escribir guiones, solo que de cómic, para otros alumnos.

One Response to 7 APÉNDICES A LA ENTRADA DE LA SEMANA PASADA

  1. Una entrada muy interesante y sin comentarios. Curioso.

    La analogía friki de Luke y Yoda creo que es la que mejor define el punto. A base de trabajo sin don también se llegará, pero creo que para ser un buen guionista tienes que tener algo más. Pero esto es una apreciación que quizá no tenga ningún sentido por mi parte.

    PD: He de decir que me intriga mucho la forma en cómo se desarrolla un guión para cómic.

A %d blogueros les gusta esto: