EL GUIONISTA QUE TE FRIEGA LA ESCALERA

Hoy 22 de junio, se abre el plazo para optar a uno de los dos premios “Telefónica Studios – En busca de la próxima generación del cine”: 5.000€ para un proyecto de largometraje. ¡Y sólo hay que presentar un tratamiento de 10 páginas!

Telefónica Studios anunció en 2013 que planeaba producir 25 películas en tres años. Ya ha participado en 19. El Confidencial hablaba de la irrupción de esta productora como el fin del bipartidismo en el cine: ya no son sólo Atresmedia y Telecinco Cinema los grandes financieros del cine español.

“Requisitos para ser una persona normal”, de Leticia Dolera. Producción: Telefónica Studios.

La verdad es que no les está yendo nada mal. En el pasado Festival de Málaga, Telefónica Studios arrasó con el palmarés. Y tiene en cartera más que probables pelotazos como TORO de Fernando Navarro y Rafael Cobos, MI GRAN NOCHE de Jorge Guerricaechevarría y Álex de la Iglesia, e incluso títulos sin Mario Casas de protagonista, como REGRESIÓN de Alejandro Amenábar.

Ahora Telefónica Studios se alía con el Notodofilmfest, la gran cantera de cineastas indies, el lugar donde lo petaron por primera vez gente como Sánchez Arévalo o Carlos Vermut. Y lo hace para dar dinero a los guionistas. ¡Pagar por el desarrollo! A match made in heaven!

La mecánica del concurso es la siguiente: los participantes (que no pueden haber estrenado previamente un largometraje) envían un tratamiento, su CV y una escena dialogada. Se eligen 16 finalistas y se les pide que hagan una presentación de su proyecto, 15 minutos máximo, ante el jurado. De esos 16 finalistas, quedan 2 ganadores… que se llevan 5.000 eurazos cada uno para escribir su guión. ¡Dinero por escribir, como en los viejos tiempos! ¡Cuando las subvenciones! ¡Cuando LAS VACAS GORDAS!

Música de violines. Una niña volando una cometa en un soleado domingo de verano.

Pero de pronto… Efecto de tocadiscos deteniéndose. CORTE A:

Las bases del concurso. 

DETALLE DE: La cláusula quinta.

Los Participantes aceptan que en caso de ser ganadores cederán a Telefónica Studios, en exclusiva y con facultad de cederlos a terceros, todos los derechos de explotación de propiedad intelectual, fijación, reproducción, comunicación pública,  transformación, sobre el guion  que finalmente entreguen a Telefónica Studios, entendidos los citados derechos de la forma más amplia,  quedando Telefónica Studios  facultada para su explotación a través de cualquier medio,  con ámbito mundial y por el plazo máximo que establece la ley, reconociéndose los ganadores  suficientemente remunerados con el importe del premio.

FLASHBACK: OCTUBRE DE 2012. La Comisión Nacional de la Competencia multa al sindicato ALMA por proponer precios mínimos de guión de cortometraje. Antes había multado ya al sindicato catalán GAC. Si no me falla la memoria, en el momento de imponerse la multa, las tarifas mínimas sugeridas por guión de largometraje eran 36.000€ (ALMA) y 50.000€ (GAC).

Perdón, me he ido por las ramas. Sigamos con la cláusula 5 de las bases:

En el caso de que Telefónica Studios ejercite su derecho de transformación, los derechos sobre la obra resultante pertenecerán a la misma. Dentro del derecho de transformación se incluyen los derechos de “remake”, “precuela” y “secuela”.

En este sentido  los Participantes, se  comprometen, en el caso de conseguir la condiciones de ganadores,  a suscribir con Telefónica Studios  los documentos que ésta considere oportunos para constatar esta cesión de derechos  siendo requisito indispensable para ostentar  la condición de ganador y recibir el premio.

FLASHBACK: 14 DE MAYO DE ESTE AÑO. Telefónica presenta a la Comisión Nacional del Mercado de Valores sus cuentas del primer trimestre de 2015. Los beneficios del grupo aumentan un 162% hasta llegar a los 1.802 millones de euros, con subidas en todas las áreas de negocio.

Nada, otra digresión sin importancia. Sigamos, sigamos en busca de la próxima generación del cine español:

Telefónica Studios  queda facultada para producir una obra audiovisual (película o cortometraje) basada en los guiones ganadores, a su sola descripción sin obligación de llevarlo a cabo,  por sí misma,  en coproducción con terceros,  o a través de terceros mediante cesión de los  derechos de guion a los mismos.

Mierda, necesito otro FLASHBACK (el último, lo prometo): 25 DE SEPTIEMBRE, 2002. Palacio Miramar, San Sebastián. Universal Studios entrega a Rafa Russo el premio Esicma: un millón de euritos para producir su proyecto Amor en defensa propia. La película tardó cuatro años en estrenarse, y cosechó un éxito que todos recordamos. ¿Verdad?

Un poco traído por los pelos todo esto, ¿no? Perdón. Pensemos en positivo. ¡Dinero por escribir! ¡Genial! Sólo un detallito antes de correr todos a presentar nuestros tratamientos a estos generosos mecenas del séptimo arte…

¿Cuánto se tarda en escribir un tratamiento?

Un tratamiento decente, se entiende. Técnicamente, un chimpancé podría apretar teclas aleatorias hasta llenar diez páginas y no tardaría más de media hora. Pero es de suponer que no tendría muchas posibilidades de llegar a la final de este concurso. Como mucho, podría redactar las bases.

Digamos que para pergeñar una historia bien armada y con capacidad para interesar a un jurado profesional por encima de otras docenas de historias habría que emplear unos diez días a tiempo completo. Unas ochenta horas de trabajo. Apuntad: 80 HORAS.

Si eso es lo que nos lleva escribir un buen tratamiento, podríamos establecer que dialogar una escena y perfeccionarla hasta que esté presentable, nos puede llevar unos dos días más a tiempo completo. Unas dieciséis horas. Apuntad: llevamos 96 HORAS.

Habrá que preparar la presentación. Digamos que tenemos clara nuestra historia. Le hemos dedicado 96 horas, al fin y al cabo. Como tenemos facilidad de palabra y se nos da bien la oratoria, vamos a pasar de powerpoints. Vamos a ir ahí a pecho descubierto: contamos la premisa, apuntamos un poco del desarrollo, soltamos un par de chistes y a correr. En tres tardes tenemos el pitch listo. Doce horas más. Llevamos 108 HORAS de curro.

Ahora resulta que ganamos. ¡Genial! ¡5.000 euros! ¡SOMOS RICOS! Y sólo tenemos que escribir un guión. ¡Nuestro guión! Jajaja, es increíble:nos están dando cinco mil lereles por hacer lo que nos gusta. En realidad, habríamos PAGADO por esta oportunidad. Pero ssssh… no se lo digáis a nadie. Bueno, a currar. Qué menos que dos semanas a tiempo completo para preparar la escaleta. Otras ochenta horitas. Van 188 HORAS.

Y nos ponemos con el guión. ¡Qué ganas! Pero vamos a ir con prudencia. Despacito y buena letra: dos páginas diarias. Doce páginas por semana, descansando los domingos. En ocho semanas, tenemos la primera versión. Eso, a cinco horas diarias (no hay que matarse), son doscientas cuarenta horas. Total: 428 HORAS.

Hay que reescribir, por supuesto. No vas a entregar un primer borrador lleno de erratas. Te quedan dos semanas antes de entregar. Tiempo de sobra de hacerte una buena lectura, corregir fallos, incongruencias, etc. E incluso de leérselo en voz alta a un grupo selecto de amigos, e incorporar sus sugerencias y correcciones. Van a ser dos semanas intensas. Siete horas al día, de lunes a viernes. No somos unos cutres. Setenta horas de reescritura. Total: 498 HORAS.

Ya está, ¡lo has conseguido!. Sólo te queda imprimir, encuadernar y enviar dos copias certificadas. Con un poco de suerte, la impresora no se atasca, y en Correos no hay colas: dos horitas más y estás listo para dar El Salto Al Largo.

500 horas de curro.

5.000€ de premio.

10€ la hora, menos IRPF.

Enhorabuena, ya ganas lo mismo que fregando escaleras.

Y ahora, una empresa con 1.802 millones de beneficio (y a la que probablemente le pagas 50€ mensuales por el teléfono y el ADSL), puede hacer literalmente lo que le salga de los huevos con tu trabajo, sin consultarte y sin pagarte un puto duro.

Enhorabuena. ERES GILIPOLLAS.

Vale, vale. En realidad, todo esto es una exageración. Porque, siendo realistas… no tienes ni la más mínima posibilidad de llegar a ganar este concurso. Puede que en un mundo ideal sí, pero en el mundo real…

¿Recuerdas lo traído por los pelos que estaba el ejemplo de Rafa Russo? Pues fíjate: en aquel concurso, que en su día sonaba muy prometedor, las bases establecían claramente que el ganador no podía tener obra emitida. Rafa Russo sí tenía obra emitida. Tan emitida que había hasta ganado un Goya. Sí, un estupendo corto titulado Nada que perder. Ah, y la convocatoria estaba dirigida a “creadores noveles”. Rafa Russo ya era guionista de un largo estrenado: Lluvia en los zapatos. ¿Y sabes quién produjo Nada que perder y Lluvia en los zapatos? Bingo: Esicma. La empresa organizadora del concurso. Dame una te, dame una o, dame una ene, dame una ge, dame una o.

Ojo, que yo no estoy diciendo que el concurso de Telefónica Studios esté amañado. Pienso que está pagado como el culo, eso sí. Y que hay que tenerlos cuadrados para salir al mercado en plan “voy a producir 25 pelis y petarlo” y a la vez estar pagando sueldos de miseria.

Pero ¿cómo podría saber yo si esto se ha montado como una campaña publicitaria para promocionar la opera prima de un director que ya ha sido elegido? Imposible. No puedo saberlo. En serio: sin ironía lo digo. No tengo ni puñetera idea. Podría ser que de aquí salga el próximo Sánchez Arévalo, el próximo Carlos Vermut. Y yo aquí, gruñendo como un troll, con mi garrote y mis fauces babeantes.

PODRÍA SER.

Aunque algo me dice que una empresa con 1.800 millones de beneficio no le produce películas al fulano que friega la escalera. Pero qué voy a saber yo de cine, si sólo soy guionista.

Sergio Barrejón

Actualización 23 de junio: 45 minutos después de la publicación de este artículo, Notodofilmfest se puso en contacto con nosotros para comunicarnos que retiraban la convocatoria temporalmente para revisar las bases. Es de agradecer esa velocidad de reacción y su disposición a dialogar con el sindicato de guionistas ALMA para mejorar la convocatoria.

Aprovecho para pedir perdón por los varios errores que he cometido en la mención al premio Esicma Universal a Rafa Russo:

1. Las bases del concurso Esicma/Universal no establecían que el ganador “no debía tener obra emitida”. Lo que se publicó es que la convocatoria se dirigía a “creadores noveles”. No he podido encontrar las bases en internet (hace doce años), pero sí dos noticias que hacen referencia a ellas: una de la Fundación Ava y otra de Laguiatv

2. Aunque en septiembre de 2002 “Nada que perder” era ya uno de los cortos de más éxito del año, con varios premios principales en festivales grandes, el Goya no lo ganó hasta febrero de 2003, varios meses después de recibir Rafa Russo el premio Universal/Esicma. 

3. “Nada que perder” no es una producción de Esicma, sino de Prosopopeya Producciones. Fue el corto anterior de Rafa Russo, “El cumplido”, el que estuvo producido por Esicma. 

No estoy en condiciones de asegurar que la concesión del premio Esicma a Rafa Russo fuese un “tongo”. Habiendo pasado doce años, no teniendo yo acceso a las bases oficiales del concurso, y habida cuenta de que he cometido varios errores al referirme a aquellos hechos, debo admitir que me faltan muchos datos para hacer una afirmación como ésa. Desde luego es muy feo que el ganador de un concurso hubiera firmado antes no una, sino dos obras bajo el sello de la empresa organizadora, pero tampoco puedo afirmar que las bases excluyeran esa posibilidad. 

Actualización 25 de junio:

Rafa Russo se ha puesto en contacto conmigo para decirme que el proceso de selección del concurso Universal/Esicma fue totalmente limpio,  y me indica siguiente:

-Que las bases exigían a los concursantes tener al menos un corto rodado.

– Que las bases no excluían del concurso a la gente que hubiera estado vinculada en el pasado a Esicma o Universal Studios.

-Que él escribió previamente a la organización preguntándoles si podía presentare, ya que tenía una peli producida como guionista, y le contestaron que sí podía, que sólo el hecho de haber dirigido un largo le habría descalificado.

Actualización 25 de junio:

En Bloguionistas reconocemos y valoramos el derecho de réplica. Por eso publicamos en portada las puntualizaciones de Rafa Russo a este post.

4 respuestas a EL GUIONISTA QUE TE FRIEGA LA ESCALERA

  1. […] NOTA: Los organizadores han suspendido temporalmente el concurso a la espera de repensar las bases, las cuales generaron mucha polémica en colectivos como ALMA o Bloguionistas. Podéis averiguar por qué en este post. […]

  2. […] Tras intercambiar un par de emails con Rafa Russo, creo que aún procede hacer algunas puntualizaciones al artículo del pasado lunes: “El guionista que te friega la escalera“. […]

  3. […] blog de guionistas bloguionistas (original, ¿eh?). Sergio Barrejón, era el encargado de escribir EL GUIONISTA QUE TE FRIEGA LA ESCALERA, donde nos descubría a la mayoría la existencia del concurso, a la vez que denunciaba su mal […]

  4. […] Hace tres meses, Telefónica Studios convocó un premio de guión con unas bases intolerables. […]

A %d blogueros les gusta esto: