NO LE DES DE COMER AL HOMBRE ORQUESTA

Hombre orquesta

Por Juanjo Ramírez Mascaró.

Eres guionista, pero también diriges. O aunque seas director, también escribes. No sólo eso, también tienes un Final Cut pirata con el que has aprendido a editar tus propios vídeos. Si hace falta alguien que actúe ante la cámara, no hay problema: Tú tienes cierto desparpajo y te sabes tan bien tus propios diálogos que puedes recitarlos sin que se te escape la risa.

Eres el puto (o la puta) Juan Palómez: Tú te lo guisas y tú te lo comes.

No te faltan razones para obrar así. Lo que sí te falta es pasta, o al menos no te sobra, y a menos que tengas la cara más dura que un ministro de industria, te resulta más fácil explotarte a ti mismo multiplicado por cinco que encontrar a cinco masoquistas que se dejen explotar por ti.

Por si fuera poco, eres un obseso del control. No quieres que nadie meta sus sucias zarpas en tu proyecto, en tu visión privilegiada de las cosas. Delegar es de mediocres, y tú eres un genio. (o una genia)

No te culpo. Es lógico que sientas la tentación de guisártelo todo sin ayuda de nadie. Es incluso legítimo. La revolución tecnológica de las últimas décadas juega a tu favor. Ahora mismo llevas en el bolsillo una maquinita del tamaño de un pene japonés, y probablemente hay en ella más potencia y más recursos de los que necesitó James Cameron para revolucionar el mundo con Terminator 2.

Si ésa es la munición que llevamos en el bolsillo, ¿cuál no será la que tenemos sobre nuestro escritorio?

Entiendo que prefieras currar solo, como Harry el sucio. El Mac es más fácil de utilizar que la moviola; el CCD de tu cámara digital es capaz de iluminar un sótano sin luz y hacerlo pasar por una habitación con vistas de ésas que alquilan en Idealista por 1500 euros; tu camarita con precio de mileurista tiene una óptica que la tiras al azar en un rincón y te hace un planazo digno de Orson Welles (o puede que no tan digno, pero pa eso están los fistros de Instagram, que te maquillan la falta de criterio… que son a tu estética lo que el curry a tu cocina); tampoco hay que preocuparse del sonido. Basta con asegurarse de que los vúmetros no peten y si petan tampoco te preocupes: También hay fistros de curry para el audio. ¿El guión? Tampoco te dará demasiados problemas: Ya vendrá el clip del Word para ayudarte a redactarlo. Y si no, ¿qué más dará? Yo llevo todo este párrafo usando los “dos puntos” y el “punto y coma” como me sale de los huevos y no creo que nadie me crucifique por ello.

Por todo ello sé que me va a costar darte razones para que no abuses del pluriempleo, pero lo voy a intentar.

La primera razón que se me ocurre es la más rastrera, la más miserable:

Si haces el trabajo de seis personas, estás acabando con cinco puestos de trabajo.

Juan Palómez se lo guisa, se lo come… y deja sin comer a otras personas. Esa mentalidad de hombre (o mujer) orquesta está muy bien para actualizar desde casa tu canal de Youtube, pero corres un riesgo (es decir: Los demás corremos un riesgo por tu culpa) Tarde o temprano, alguna agencia de publicidad lowcost o alguna tele local ofrecerá un puesto de trabajo para alguien que sepa realizar, redactar, montar, hablar delante de la cámara, escribir hashtags y barrer el suelo. No te atreverás a rechazarlo, porque llevarás tres meses en paro y el sueldo es semi-digno. Como resultado, la empresa se ahorrará varios puestos de trabajo. Todo lo que ellos se ahorran te lo gastarás tú en termos de café y en ansiolíticos.

Felicidades: Te has convertido en un electrodoméstico multiuso. Eres como la thermomix, solo que más barato. Poco a poco irás acostumbrándote a ese régimen de explotación y acabarás dándolo por hecho con una resignación escalofriante. Dicen que una de las primeras cosas que hace el maltratador es aislar a su víctima del entorno. Así será tu mundo. Vivirás sin conocer a montadores de verdad, a iluminadores, a escritores, a diseñadores gráficos… olvidarás lo que esa gente cobra cuando ejerce su trabajo con dignidad, olvidarás cuáles son las condiciones ideales para hacer las cosas bien, y que dichas condiciones existen.

¿No te basta con esa razón? Ya… A mí tampoco. Así que te voy a dar otra:

En equipo se trabaja mejor.

No siempre, claro. Para ser más exactos tendríamos que decir que “en equipo se trabaja mejor… a menos que estés rodeado de imbéciles.

Tengo una buena noticia para ti: Hay menos imbéciles currando en esto de los que crees. Sí, a mí también me extraña. Uno ve funcionar el mundo y llega a la conclusión de que el número de inútiles debería ser mucho mayor del que es. Sin embargo, y contra todo pronóstico, hay mucha gente competente ahí fuera.

Y a veces, si la vida te trata bien, tendrás la suerte de poder elegir a tu equipo.

A mí me gusta, cuando el tiempo me lo permite, colaborar en rodajes de pelis lowcost. Voy allí a echar una mano en lo que sea (sostener un estico, dar una claqueta, mover muebles de un sitio a otro) Lo mejor de los rodajes es que conoces gente. Rodar es tan aburrido que terminas hablando de muchas cosas con esa gente a pesar de que cada dos minutos alguien grite: “¡¡Silenciooo!!”

No sólo hablas con ellos: También les ves trabajar. Uno sale de uno de esos rodajes – en los que la ilusión importa más que el dinero – pensando: “A estos tres impresentables no los voy a llamar en mi vida, pero al resto los ficho para lo que sea, y ojalá que pagando.” (casi nunca es pagando)

Ve a rodajes, en serio. Descubrirás que hay gente que hace las cosas mejor que tú. Por muy bien que te manejes con la cámara, alguien que se pasa todos los putos días currando de operador te hará a la primera ese movimiento que tú tienes que repetir diez veces porque en las dos primeras te tiembla el pulso, en las tres siguientes no logras coordinar tu ritmo con el de los actores y en las cinco restantes te parpadea una luz rara  en la cámara que no sabes qué coño significa. Por muy esteta que seas, habrá gente con más experiencia que tú a la hora de determinar la mejor combinación de colores para el vestuario, cómo hay que maquillar a los actores para que salgan guapos y cómo cambia esa pared de gotelé si la empapelas y le cuelgas cuatro cosas.

Tener un buen equipo técnico es la mejor manera de que no se note que estás rodando en la casa de tu primo y que los actores visten con la ropa que se han traído de casa.

En serio, incluso si crees que eres mejor que todos ellos en todos los oficios, delega en ellos, porque te voy a contar un secreto: Alguien peor que tú va a hacerlo mejor que tú si tu plan es encargarte de todo a la vez. Cuando le asignas a alguien una tarea específica intentará lucirse en ese ámbito concreto. Si el cometido de ese alguien es únicamente la dirección de fotografía, se esmerará para conseguir la mejor fotografía posible. Si se ocupa únicamente del sonido hará lo imposible para que todo se escuche bien, y todas sus neuronas trabajarán en encontrar ideas de sonido que enriquezcan el discurso.

Hace no mucho vi una película española que me pareció maravillosa. Mientras la veía pensé: “Vaya peliculón. Lo único que me cojea un poco es la dirección artística. Si el arte estuviese a la altura de todo lo demás, la peli sería redonda.” En los créditos finales descubrí que la dirección de arte la había hecho… el propio director de la película.

Estoy seguro de que el director de la cinta no es un mal director artístico. De hecho, se trata de alguien que viene del mundo de Bellas Artes. Pero no puedes exigirle demasiado cuidado en la decoración a un tipo que tiene que encargarse de ella al mismo tiempo que escribe el guión, dirige a los actores, decide los planos…

También podemos hablar de casos en los que un director, por muy buen montador que sea, se carga su peli en la post-producción por empeñarse en ensamblarla él solo, en vez de recurrir al criterio de un profesional que pueda enfrentarse al material con esa perspectiva, ese distanciamiento que al director le falta.

Aprende a confiar en otros, en serio. Y para confiar en esos otros, el primer paso es conocerlos.

Intenta conocer a gente que no es como tú.

Quienes nos dedicamos a esto solemos padecer una especie de narcisismo velado, a veces incluso inconsciente. Por eso acabamos juntándonos con gente muy parecida a nosotros. De pronto miras a tu círculo de gente cercana y te das cuenta de que todos son un poco como tú: Guionistas que dirigen o directores de escriben. Cada equis tiempo uno de vosotros propone a los otros: “Tendríamos que hacer algo juntos. Con el talento que tenemos entre todos, triunfamos seguro.” Y entonces descubrís que hay demasiados capitanes del barco pero nadie que sepa echar carbón en la caldera de la sala de máquinas, nadie que sepa fregar la cubierta, nadie que sepa cómo comprar al por mayor las biodraminas para el mareo…

Lo lejos que podríamos llegar si descubriésemos que la gente que no es como nosotros también es interesante. La de proyectos que sacaríamos adelante si en nuestra agenda del móvil no hubiese sólo artistillas, sino también técnicos, y diseñadores, y comunity managers, y cocineros, e ingenieros, y dibujantes, y ninjas…

Una buena manera de empezar podría ser ésta: De vez en cuando considera la posibilidad de que no tienes por qué dirigir tú todo lo que escribes, y de que no tienes por qué escribir tú todo lo que diriges.

.

11 respuestas a NO LE DES DE COMER AL HOMBRE ORQUESTA

  1. ¿Tarde o temprano dices?
    Ya está sucediendo. Solo hay que mirar el ámbito de más “social media” o “diseño digital” o redactor de contenidos.
    Todo en uno. Y si quieres más, pues también te piden una carrera y además, con 3 años de experiencia.
    Spain.

    • Quería decir “las Social Media” que parece que hable rollo gurú ( más social media )
      Ahora te lo piden todo en uno y si puede ser, que lo domines todo a la vez.

      Only here.

      Gracias por el artículo :)

  2. JuanPalomez dice:

    Yo soy uno de “Ellos”; escribo, dirijo, edito, postproduzco, distribuyo… y sinceramente estoy hasta los huevos de ello, al final cada proyecto me roba la vida. Pero principalmente se trata de una cuestión de pasta, o más bien de falta de pasta. No es una elección si no una falta de opciones.

    Me encantaría contar con un equipo de gente mejor que yo especializada en cada campo, pero por su especialización esa gente son profesionales y deben cobrar como tal. Pero no hay pasta… Desgraciadamente a muchos nos toca hacer de “hombre orquesta” o suspender el concierto.

    En cualquier caso los multitask son una víctima más de la precariedad audiovisual, obligados a sacrificar su tiempo, aprender y hacer de todo para sacar sus proyectos adelante. Para mi es de admirar más que otra cosa.

    • Mike dice:

      Yo soy hombre orquesta por que el guitarrista, el batería y el bajo no movían el culo si no cobraban. Después del esfuerzo que supone cargar con todos los instrumentos, y tocar sin el mínimo interés de nadie, consigo dar un par de buenos conciertos en los que he ganado mucha pasta. Tras eso el guitarrista, batería y el bajo, llaman a mi puerta interesados en tocar juntos, y es en ese momento cuando los mando a tomar por culo. No hay nada mas satisfactorio que conseguir tus metas sin ayuda de nadie.

  3. ALBERTO dice:

    Hace 1 año , 2 meses y 23 días , decidí escribir un guión que llevaba dando vueltas en mi cabeza mucho tiempo. Según guionistas muy conocidos y amigos, el guión es cojonudo.Tiene un punto de vista diferente , gira bien.Ademas tuve la suerte de involucrar a un equipo artístico con el que jamas habría soñado.
    !!LOGRE RODAR !!! ….equipo técnico estupendo , cuatro localizaciones , pudimos ambientar otro país … 4K ..en fin….mejor imposible.
    PERO ….LLEGO LA POSTPO y me encuentro con enormes problemas para editar , hacer la postpo de sonido y todo lo que ya sabemos que necesita un producto audiovisual para salir del horno.
    Es increíble lo estupendos y encantados de conocerse que están algunos jóvenes ,recién salidos de las escuelas ,sin ningún currículum que mostrar …..hablan y te tratan como si llevaran 20 años en la profesión , incluso manejan mejor los temas económicos que talento tienen para cumplir con el encargo de acabar un cortometraje.
    OJO …no todos con los que contacte eran recién salidos de las escuelas ,también en mi desespero toque algunas puertas de otros “estupendos ” con algunos años mas, pero las mismas ínfulas y también con poco currículum.
    POR TANTO : He decidido estudiar edición , sonido y todo lo necesario para ser Juan Palomo ………………..la historia es mas larga pero ya es suficiente tanta queja por hoy.
    …esto va de solidaridad ,de ser amable aunque digas que no y de si ves un proyecto interesante lanzarte.Yo creo que estas profesiones nuestras necesitan un inyección rápida de alma.

  4. Carlos dice:

    Este post debería ir pensado más para los productores, que a la hora de ofrecerte para trabajar como director, te exigen ir con guion debajo del brazo.
    El rodar de encargo en España se hace en un porcentaje mínimo.

  5. DEMECRIO dice:

    Díselo a PRINCE

  6. Antonio dice:

    Soy amater, no cobro. Soy director, productor, editor, cámara, etc..menos el sonido, casi todo lo hago yo. ¿Por qué? Pues porque no puedo pagar a nadie, como mucho gasolina, comida y con suerte copas. ¿Cómo voy a buscar un director de fotografía y a un cámara que vengan a currar por la cara? ¿Me lo explicas…? ¿Existen? Aún y con eso mis cortos ya tiene calidad para ganar algún festival de pueblo. Después de 5 años me doy cuanta de que necesito guiones, yo no doy para más. Me busco un chaval con ganas y entre los dos hacemos un guión aunque mi visión de director/productor prevalece. Este guionista es un ángel, me digo. No le pago. Quiero hacer otro corto y el tío va y me dice que cuente con él…está como una puta cabra. Ahora necesito otro guión y otro guionista, el anterior se ha puesto a currar y no tiene tiempo. Normal. Voy a abcguiniosta, toc, toc, alguien puede mandar algo que….(sonido de grillos)…¿Ya ahora que hago? . Si alguien me ayuda , por la cara, que vaya a http://www.albalateproductions.com. Gracias .

  7. Os aseguro que hay insensatos talentosos que apuestan por un proyecto aunque no haya pasta, aunque personalmente sugiero:

    – Conocerles y tratarles bien antes, porque en ese tipo de cosas uno se embarca más por el factor humano que por cualquier otra razón.

    – Tratarles bien DESPUÉS. Si luego te sale algo con pasta, llámales. Se lo debes (siempre y cuando hayan currado bien)

A %d blogueros les gusta esto: