ENTREVISTA A ESTÍBALIZ BURGALETA, COORDINADORA DE GUIÓN DE “SKAM”

23 abril, 2019

por Ángela Armero.
Skam-EspanÞa

Estíbaliz Burgaleta es guionista (Skam España, Las Chicas del Cable, Tiempos de Guerra, Seis hermanas, Velvet), novelista (El ganador se lo lleva todo, Loser), directora de cortos (Bichos raros, Mañana, la Leonera), creadora de webseries (Cataclismo), y profesora de guión, (estudios Gona de Oviedo, Máster de guión de series de ficción en la Ecam). Tan prolífica como versátil, en su carrera ha alternado el melodrama con la comedia, la ciencia ficción con las series juveniles, las series semanales con las diarias, y las páginas de guion con las de literatura; por si fuera poco, escribe su blog “Bichos raros”. Estudió Comunicación Audiovisual en Navarra y Guión en la Ecam. Actualmente coordina la adaptación española de la serie noruega SKAM, que produce Zeppelin y emite Movistar. Hemos aprovechado para hablar de la adaptación de la serie y de paso, intentar averiguar cómo poder hacer tantas cosas y tan bien.

Estíbaliz, en tu trayectoria has hecho muchísimas cosas: guiones de televisión, cortos que has escrito y dirigido, la web serie Cataclismo, recientemente has publicado dos novelas, también das clase… ¿Es una forma de entender el trabajo?

Más bien es una forma de no aburrirse, de ir probando tareas nuevas, de llenar el tiempo cuando estás “entre proyectos” (vamos, en el paro), también de ir aprendiendo. Por ejemplo, al hacer cortos aprendes cuántas cosas se pueden torcer en el proceso de plasmar un guión en imágenes. Y escribir novelas me sirve para hacer lo que me viene en gana, sin tener que obedecer ni a las notas de cadena, ni a las de coordinación, ni a los problemas de agenda de los actores, ni a nada de nada. En realidad cada trabajo es producto de un momento determinado porque ahora mismo no volvería a dirigir cortos ni loca. Aunque vete a saber, nunca digas nunca.

Ahora se ha estrenado la segunda temporada de Skam, cuya primera temporada también coordinaste. ¿Cuál fue el mayor reto que se te presentó de arranque, y cual en la segunda temporada?

Siempre que arrancas una serie hay una sensación de empezar de cero. En el caso de Skam, además, éramos un equipo que no nos conocíamos de antes y, al tratarse de una adaptación, había que decidir hasta qué punto íbamos a ser fieles al original de Noruega, qué aspectos ibamos a mantener y cuáles no. Decidimos que no podíamos copiar el Skam noruego plano a plano, y menos cuando otras adaptaciones estaban siendo tan fieles, veíamos que no tenía sentido volver a ofrecer más de lo mismo. El reto en la primera temporada consistió en no decepcionar a los fans de Skam Noruega, ser fieles al tono de la original y tratar los mismos temas: el acoso, la pérdida de tus amigos de infancia, la soledad y las ganas de pertenecer a un grupo… pero aportando giros nuevos que sorprendieran a los seguidores de la serie original.

El rumbo de la segunda temporada de Skam España difiere de la original. ¿Qué os impulsó a tomar esta decisión?

Además de porque desde el principio teníamos claro que no tenía sentido ofrecer un calco del original, también vimos que había un deseo, por parte del público adolescente, de ver una historia de amor romántica, icónica, pero protagonizada por dos chicas. En el audiovisual español hay muchas historias que reflejan el proceso de salida del armario de chicos, pero echábamos en falta algo similar con una adolescente, que sirviera como referente a todas las jóvenes que están en proceso de búsqueda de sí mismas y necesitan verse representadas en pantalla.

¿Qué diferencias notas entre una serie como esta, tan pegada a la actualidad, a su público y al consumo en Internet, respecto a otras apuestas más clásicas, como por ejemplo, “Tiempos de guerra”, en la que también participaste?

Skam es muy diferente a otras series, ya desde su concepto y su formato. Puede verse como una serie normal, por capítulos y semanalmente en Movistar, pero también puede seguirse en la web en tiempo real y con más información, como los chats de los personajes o las fotos que suben a sus redes. Eso implica una manera de trabajar diferente, hasta el propio formato de los guiones es distinto, porque incluimos las comunicaciones vía whatsapp o instagram de los personajes. Dicho esto, creo que al final cada serie tiene sus reglas, por eso esa sensación que te comentaba antes de volver a empezar cada vez que entras en un proyecto nuevo. En el caso de Tiempos de guerra, nos sumergimos en la guerra de Marruecos e intentamos documentarnos no solo sobre la época en sí, también sobre medicina, estrategia militar…

¿Cómo haces para captar el tono de los diálogos de la chavalada? Y en general, para reflejar de modo fidedigno a los adolescentes?

Ése es otro de los puntos en los que Skam difiere de otras series en las que he trabajado. Nunca en la vida había ido a ensayos con los actores y en esta serie he podido y es divertidísimo. Eso nos ayuda en el proceso de reflejar su manera de hablar. Además, los directores de la serie se esfuerzan para que los actores hagan suyo el guión e introduzcan las expresiones que les resulten más naturales durante la grabación. Al final es contagioso, y todo el equipo ha acabado diciendo cosas como “me renta mazo, tío”. A mí, personalmente, me encanta la expresión “stalkear” y ya la uso todos los días (es cuando rastreas a alguien por internet para averiguar todo lo que puedas sobre esa persona, sin que se entere, claro). A todo esto hay que añadir que antes de escribir la serie se hizo un trabajo de campo con psicólogos, que entrevistaron a adolescentes de entre 15 y 20 años para conocer sus preocupaciones, sus gustos, manera de ver la vida. De nuevo, esto es algo que no había hecho nunca en ningún otro proyecto, y nos ayudó muchísimo.

¿Crees que les preocupan ahora las mismas cosas que nos preocupaban a nosotras en nuestra generación?

Rotundamente sí. Les preocupan las notas, las opiniones de los demás, qué van a hacer en el futuro, su aspecto físico, encajar. La palabra que más repetían en las entrevistas con los psicólogos era “agobio”. Son conscientes de que viven una época crucial en la que deben tomar grandes decisiones y la mayoría se sienten perdidos. Lo que más cambia en esta generación respecto a la nuestra es la tecnología. El teléfono móvil, las redes sociales e internet forman parte de su día a día y se nota. Pero creo que mi generación, si hubiera contado con la teconología de ahora, se habría comportado igual que ellos en su obsesión por la imagen, por ejemplo, o con el control y el “stalkeo”. Luego hay otros detalles como la moda o la música que cambian y claramente a peor. Porque, vamos a ver, ¿era necesario que volviera la riñonera? El trap también es una cosa que se me escapa y me hace sentir una señora mayor. Con lo que molaba el grunge.

¿Qué opinas del momento actual de las series, del boom? ¿Crees que se trata de una burbuja o de una progresión que va a continuar?

Siento ser un poco ceniza, pero me da la sensación de que es una burbuja. Al final, el número de espectadores es el que es, y el presupuesto para producir no es infinito. Pero ojalá me equivoque y esto dure mucho, mucho tiempo. Por si las moscas, recomendaría a todos los guionistas que fueran ahorrando.

También has trabajado mucho en series diarias en tareas de coordinación y escritura, como SMS, Ciega a Citas o Seis Hermanas. ¿Qué es lo que más te ha aportado de ellas?

Se aprende muchísimo en una serie diaria, adquieres una capacidad de trabajo y unos reflejos brutales. El equipo de diálogo tiene que sacar cinco o seis guiones a la semana el de escaleta cinco o seis escaletas. Todo el equipo funciona como una cadena de montaje donde nunca, jamás, se puede parar, o no llegas a emisión. A mí, esa adrenalina me gusta. Además, precisamente porque los tiempos están tan ajustados, ves tu trabajo en pantalla rápidamente y con menos cambios que cuando formas parte de una serie semanal donde los plazos se alargan, y hay tantas versiones de guión que al final lo que se ve en emisión tiene muy poco que ver con lo que has escrito.

Sin contar Skam, ¿cuál es la serie que más has disfrutado o aprendido escribiendo?

Me lo paso muy bien escribiendo Las chicas del cable, porque es una serie donde cabe de todo: intriga, romance, melodrama y hasta algo de humor. Disfruté muchísimo en Ciega a citas porque hicimos algunas tramas muy locas, el tono de la serie nos permitía hasta ponernos surrealistas y eso siempre es muy agradecido. Con Seis hermanas y Tiempos de guerra me sumergí en los principios del siglo XX y, como me encanta la historia, me encantó poder documentarme.

Y por último, ¿qué opinas de la representación femenina en las series? 

Creo que aún queda mucho camino que andar en lo que a representación femenina se trata. Echo en falta a más mujeres y, desde luego, a mujeres mayores y a mujeres gordas, rematadamente feas o del montón. Estoy un poco harta de tanta menor de 30 años enseñando cacho sin venir a cuento. Hasta en “Love, death and robots”, que es de animación, tienen su buena dosis chicas en tetas. Creo que esto se debe tanto a que todavía hay muchos más hombres en los equipos de las series como a que la mirada que predomina sigue siendo masculina. En cuanto a la temática “femenina” es más una marca para ayudar a vender un producto que algo real. Yo me he encontrado trabajando en alguna serie de temática teóricamente femenina (melodrama romántico, con protagonistas femeninas) siendo la única guionista mujer. No habrá cambios reales en el audiovisual hasta que haya más igualdad en los equipos y aún es muy normal leer los títulos de crédito de una serie o una película y encontrarte que son un auténtico campo de nabos.

La web de Skam España
El Blog Bichos Raros
Twitter de Estíbaliz Burgaleta
Estibaliz Burgaleta foto.jpg

CULTURA E IGUALDAD EN EL SENADO

16 mayo, 2018
42020516091_2e7565b9f2_z

Montserrat Boix, Montserrat Domínguez, Pepa Bueno y Mabel Lozano.

por Ángela Armero
El pasado jueves 10 de Mayo tuvo lugar en la sala Clara Campoamor del Senado una jornada sobre cultura e igualdad, organizada por el grupo socialista. Allí se dieron cita muchas personalidades de las instituciones culturales, del mundo del cine y el teatro, y también de los medios de comunicación. Yo acudí representando al sindicato ALMA y a CIMA y tuve ocasión de participar brevemente.
La jornada proporcionó una panorámica (sustentada en abundantes estudios, datos y testimonios) del presente de la cultura, y especialmente de la desigual participación de la mujer en él.
En esta crónica me centraré en las opiniones de cine y medios, por imposibilidad de contarlo todo; la mañana dio para mucho. El debate alrededor del mundo audiovisual tenía como ponentes principales a Cristina Andreu, vicepresidenta de CIMA, a la productora Pilar Pérez Solano y a Pilar González Almansa, productora de teatro y fundadora de la compañía Cría Cuervos, y representante de la asociación Liga de las mujeres profesionales del teatro. Las cifras que arrojó Andreu, sobre la presencia femenina en el cine fueron dramáticas, y especialmente en el guion: en 2016 solo el 17% de las películas fueron escritas por mujeres. Otros indicadores también revelan y amplifican esta desigualdad: si se analiza el reparto de los  premios cinematográficos de carácter nacional (Premio Nacional de Cinematografía, Goya de Honor, Medalla de oro de la Academia), las mujeres han obtenido reconocimiento en 34 ocasiones, y en 27 de estos casos, las galardonadas han sido actrices, y solo dos (que suponen el 6%) lo han recibido por sus aportes en liderazgo cinematográfico, es decir,  por su desempeño en producción, dirección o guion.
Además, las películas escritas o dirigidas por mujeres suelen llevarse a cabo con presupuestos menores, con lo que ello acarrea: menor distribución, menor promoción, menor reconocimiento y por tanto, menor visibilidad. Entre otras medidas, CIMA propone que los fondos anticipados para la producción se repartan de forma igualitaria entre mujeres y hombres en las categorías de directoras, guionistas y productoras.
Al hilo de esta cuestión, la productora Pilar Pérez Solano propuso mirar el modelo de financiación del cine sueco, que ha arrojado excelentes resultados, y cuyo primer filtro se basa exclusivamente en la calidad, independientemente del sexo.
Pilar González Almansa habló de la escena teatral. Arrojó datos que mostraban que las mujeres son, por lo general, programadas en salas más pequeñas y menos tiempo que sus compañeros varones y que sus voces son más difíciles de singularizar como creadoras y autoras al estar constreñidas al género. Reivindicó que seamos vistas también como personas y no solo como colectivo.
En este debate también participaron cineastas como la directora Patricia Ferreira y la productora Ana Amigo. Se mencionó el reciente artículo de Sabina Urraca, que expone la paradoja de que mientras las mujeres nos dedicamos a llenar programaciones de festivales de cine, teatro o literatura de mujeres, los hombres están ocupando los espacios donde no tienen que exponer continuamente la cuestión de género sino que se dedican a dar a conocer su obra sin más preocupaciones.
Por mi parte, hablé del sesgo existente (muchas veces de forma inconsciente) que provoca que la mayoría de los creadores de series son hombres, y la mayoría de los guionistas de cine (y los más reconocidos) son hombres. En este informe de FERA-FSE sobre la remuneración de los guionistas europeos se muestra que las mujeres guionistas ven cómo su carrera se estanca alrededor de los 35 años mientras que la de sus compañeros varones sigue subiendo ininterrumpidamente hasta los cincuenta. Si lo cruzamos con este otro estudio de las universidades de Copenhague y Londres recogido por el periódico “El País”, que muestran como las mujeres son penalizadas laboral y económicamente al tener hijos, y que en España la edad media para tener hijos es de 32 años, tenemos un doble reto para superar: el sesgo de género y los cuidados de hijos y en ocasiones de mayores, que tradicionalmente recae en las mujeres. En mi opinión, solo con medidas para impulsar la inclusión y políticas decididas por la conciliación familiar podremos lograr la plena igualdad entre guionistas de ambos sexos.
La mesa de medios, en la que estuvieron Montserrat Boix, periodista de RTVE y reconocida activista, Montserrat Dominguez, directora del Huffington Post, Pepa Bueno, directora de Hoy por Hoy, y Mabel Lozano, directora y productora de cine y activista en contra de la trata de mujeres, estuvo llena de brillantez y verdades incómodas, y también de datos para la esperanza. Pepa Bueno explicó cómo en reuniones con compañeros detecta que es difícil reconocer la autoridad de la mujer. Abunda la cita “como dijo Iñaki el otro día…” pero cuando se trata de invocar una figura reconocida de forma unánime, no se recuerda tanto a las compañeras como a los compañeros; también que cuando las mujeres opinan, muchas veces lo hacen como si pidieran disculpas (“Perdonad, pero yo creo que…” “Es mi opinión…” debido a la educación recibida), y que encima las periodistas que trabajan en medios como presentadoras tienen que someterse a la esclavitud de la imagen. También se habló del lenguaje inclusivo. Bueno comentó que las periodistas más jóvenes no tienen ni que pensarlo, que acude de forma innata, por contraste con generaciones anteriores. Boix afirmó que hay muchas formas de abordar el lenguaje para que sea más igualitario, por ejemplo, utilizando la palabra “ciudadanía”.
Por su parte, Domínguez apuntó un hecho positivo que denominó un “movimiento tectónico”: en el mismo año, 2008, ella asumió la dirección del diario (y porque Arianna Huffington, como dijo, se empeñó en que fuera una mujer), Pepa Bueno se puso al frente de “Hoy por Hoy” y Angels Barceló de “Hora 25”. Afirmó que los espacios ganados no han de pasar desapercibidos, ya que “la lucha feminista comenzó mucho antes del 8 de marzo.” Dijo además que su redacción está formada por mujeres y hombres jóvenes y que en su plantilla ambos sexos “no pasan ni una”, y que esa es una señal de que las mentalidades están cambiando.
Mabel Lozano habló de las dificultades que enfrentó como directora de cine al haber sido modelo y estrella televisiva de “programas de variedades”, y de lo que le costó interesar al público e incluso a sus compañeros cineastas en un tema incómodo como es la trata de blancas en nuestro país (tema que aborda sus película “Chicas nuevas 24 horas” y su libro “El Proxeneta”). Opinó que el cine español está hecho desde el patriarcado y que es necesario ampliar el punto de vista y los referentes, ya que cuando ella era pequeña ser directora de cine no era algo a lo que una mujer podía aspirar; aunque la situación ha mejorado, cree que siguen faltando referentes femeninos en el audiovisual español.
Fue una velada muy intensa, llena de testimonios, datos e iniciativas, que favorecen la reflexión y la toma de conciencia. Somos muchísimas mujeres las que trabajamos con pasión y entrega en el teatro, en la televisión y en el cine, pero en los ámbitos de toma de decisiones la igualdad sigue estando lejos. El guión, por ser el comienzo de todo, por el peso cultural e identitario que implican las narraciones de gran consumo, es una pieza especialmente sensible en el avance hacia una sociedad mejor.
Estudio de CIMA 2016
Estudio FSE-FERA sobre la remuneración de los autores audiovisuales
Estudio sobre niños y desigualdad de género de investigadores de las universidades de Londres y Copenhague
Agradecimientos: Ibàn García del Blanco, Curro Royo, Cristina Andreu, Virginia Yagüe, Pablo Uruburu. 

SORTEAMOS “ANOCHECE EN LOS PARQUES”, DE ÁNGELA ARMERO

3 enero, 2017

Ángela Armero es guionista de series como Velvet y Hospital Central y de películas como El Diario de Carlota. Ha escrito y dirigido varios cortometrajes, y ha publicado varias novelas. La última, ANOCHECE EN LOS PARQUES, ganó el Premio Jaén de Narrativa Juvenil 2016… y te la vas a llevar GRATIS.

anochece-en-los-parques-concurso-instagram

Para concursar, sólo tienes que ser suscriptor de nuestro boletín LA SEPARATA (si no lo eres, pincha en el enlace, que es gratis) y estar atento al correo. Dentro de muy poco te contaremos cómo participar en el sorteo de los cinco ejemplares que nos ha cedido su editorial, Montena.

Y ahora seguimos con nuestras vacaciones. La semana próxima volvemos con contenidos nuevos. Entre ellos, la entrevista que Nico Romero le ha hecho a Alberto Caballero destripando el proceso de creación de “La que se avecina”, y una reflexión de Juanjo Ramírez Mascaró sobre los imbéciles que piden las cosas para ayer.

Feliz año. Y no olvidéis suscribiros a LA SEPARATA.


ALMA TE TRAE A JOHN AUGUST

12 diciembre, 2016

foto-promo-copia

“Escribir guiones, a menudo, es como soñar de manera disciplinada”

John August

Si lees este blog o has ido al cine en los últimos quince años seguramente sabrás de sobra quién es este hombre. Pero si no es el caso, o necesitas que te refresque la memoria, lo haré: John August es el guionista de las películas “Big Fish”, “Charlie y la fábrica de chocolate”, “La novia cadáver”, “Frankenweenie”, “Sombras tenebrosas” (todas ellas dirigidas por Tim Burton), además de “Los Ángeles de Charlie” y “Titan AE”.

John August será el protagonista de la próxima Master Class de ALMA. Será en Madrid el próximo 14 de Enero. 

Además de ser un gran guionista, John August se ha distinguido por sus valiosísimas aportaciones a la comunidad global de escritores audiovisuales. Su blog johnaugust.com, (con entradas tan interesantes como esta y esta) que comenzó a escribir en 2003, se convirtió rápidamente en una referencia para estudiantes y profesionales por su rigurosidad y cercanía; también es el responsable de Scriptnotes, un podcast tan aclamado como su blog que hace con Craig Mazin y de la web Screenwriting.io, de preguntas y respuestas sobre el guión,  así como de un montón de aplicaciones relacionadas con la escritura de guiones.

Por otro lado, August está fuertemente vinculado al WGA (que le concedió el premio Valentine Davies este año) y con el festival de Sundance, donde frecuentemente ejerce de tutor. Su generosidad no se limita a la profesión de guionista; pero su labor no se limita al terreno cinematográfico. También ha aportado esfuerzo y visibilidad a la causa del matrimonio homosexual en EEUU y trabaja con FOWO Malawi, una ONG cuyos se centran en mejorar las condiciones de los niños en ese país.

bigfish-photo_04

Por lo tanto, no solo es un escritor de mucho talento, sino que es también una persona entregada a fortalecer la comunidad de guionistas en el mundo entero, ofreciendo su sabiduría a sus colegas y también a los y las guionistas del futuro. En esta ocasión en ALMA hemos querido apostar por un guionista de cine. A través de la persona de August, cuyas películas son vistas y disfrutadas masivamente en el mundo entero, buscamos darle visibilidad a los autores y las autoras que construyen el cimiento imprescindible sobre el que se construyen las películas: los guiones cinematográficos.

Por si acaso pensáis que el 14 de Enero podéis hacer otra cosa en vez de venir a verle y robarle su sabiduría, os dejo este vídeo (con subtítulos en inglés disponibles) para que se os pongan los dientes largos y para que veáis como se puede teclear como si se tocara el acordeón. Toda la información sobre el evento la puedes encontrar aquí y en nuestros perfiles de  Facebook y Twitter.

¡Allí nos vemos!

Para ir entreteniendo la espera, aquí, en el blog de August, podéis leer su magnífico guión de “Big Fish”. 


6 CONSEJOS PARA MANTENER UNA RELACIÓN SANA (CON TU GUIONISTA)

1 julio, 2016

por Ángela Armero

Algunos y algunas guionistas son como Cuba Gooding Jr. en “Jerry Maguire”. A la hora de comprometerse contigo, necesitan que les enseñes el mítico “kwan”.

Pero si no manejas las cantidades de la NFL o no eres Tom Cruise, hay otros valores a tener en cuenta si te gusta tu guionista o tus guionistas y querrías envejecer junto a ellos y exprimirles todo su “mojo” hasta que la audiencia os separe. Al final, los y las guionistas somos gente normal y tenemos nuestro corazoncito. No solo eso, sino que como buenos escritores somos sensibles, pero no sensibles a las gotas de rocío en las hojas de los geranios, sino sensibles a las faltas de cariño, de respeto, al demérito, a la injusticia… Vamos, que por mucho que vendamos nuestra pluma, no somos putas, somos princesas, ¿vale?

Estaba yo mirando las miles de páginas de consejos de internet (porque como buena guionista me gusta procrastinar, más aún que las gotas de rocío en las hojas de los geranios) y encontré este maravillosa relación de consejos para mantener una relación de pareja sana y feliz. Oh sorpresa, son muy adecuados para conservar a tu guionista cerca, contento y dando lo mejor de sí mismo. En el enlace dice que son seis, luego resulta que son cinco, a lo mejor el último es el secreto de la felicidad eterna.

  1. APRENDE A COMUNICARTE

En el texto se lee lo siguiente:

“Una buena comunicación requiere de que ambos se esfuercen por manifestar sus pensamientos y sentimientos de forma adecuada, por escuchar al otro con interés genuino.”

Parece una perogrullada, amigos y amigas, pero “dale una vuelta” no es exactamente un alarde dialéctico. Las notas crípticas a lo “Klaatu Barada Nikto” nos frustran, nos duelen, pensamos ¿qué habrá querido decir con “más” o “menos” o “no veo esto por aquí”? Preferimos que nos den los cambios de manera inteligible y a poder ser razonando por qué se han de producir. Tampoco una tesis, que no somos gilipollas, pero algo que podamos entender. También nos gustaría que fuera un diálogo en vez de unas enigmáticas frases en un email o sobre el propio guión o escaleta. Si fuéramos buenos descifrando códigos, trabajaríamos mano a mano con el pequeño Nicolás en el CNI.

2. LA CLAVE ES CONFIAR

Sí, amigos y amigas. Hay algunos productores ejecutivos que no confían en absoluto en sus guionistas, a los que tratan como un mal necesario que han de padecer para sacar sus series adelante. Afortunadamente, también los hay que te ayudan a crecer como guionista y que no solo reconocen el talento ajeno, sino que lo hacen brillar. Esto va en dos direcciones, además. Si no confías en tu guionista, lo más probable es que ella o él en ti tampoco, y se vaya corriendo a la mínima oportunidad.

3. LA IMPORTANCIA DE LA TOLERANCIA Y LA PACIENCIA

Si algo nos sobra a los guionistas es paciencia, y mucha. Demasiada. Hemos tolerado muchas cosas durante mucho tiempo pero afortunadamente existe un convenio que nos ayudará a navegar sobre lo que es tolerable o no. En cuanto a la paciencia, los guionistas somos casi maestros del zen por todo el tiempo que hemos tenido que esperar a una llamada, a una reunión, a un contrato, a unas notas, a que nos paguen, a la emisión, al estreno, etc… Ni los productores ni los guionistas somos perfectos; sería aconsejable que ambas partes puedan convivir con los defectos de la otra y reconocer sus virtudes. No todos los días, no a todas horas. Pero qué se yo. En vez de flores o bombones, nos apañamos con un “buen trabajo” de vez en cuando, que además es gratis.

4. RESPETO

“Se debe crear un vínculo en el que ni siquiera en los momentos de más ira nos atrevamos a faltarle el respeto al otro, esto es mutuo y es una de las bases de una relación saludable.” A esto no hace falta añadirle nada. Bueno, podríamos completarlo cantando a capela una buena colección de anécdotas vergonzantes; pero es #felizviernes y para qué ponernos mustios ahora.

5.  DIVERTIRSE JUNTOS Y SEPARADOS

Muchos guionistas somos culos (y cerebros) inquietos. Escribimos novelas, haikus, posts, obras de teatro, películas… y encima, aunque parezca increíble, cuando soltamos el teclado hasta podemos tener vida personal. Ser demasiado celoso del tiempo que te dedican tus guionistas no conduce al bien, como diría Rajoy, conduce al mal. Debería importar más la calidad y efectividad de nuestro trabajo que pretender asegurar un máximo rendimiento en horas o prohibiendo que hagamos otras actividades. Escribir no es como apretar tuercas. Que un guionista tenga proyectos propios es la mejor señal de que ama su trabajo. No le cortes las alitas. A todos nos gusta volar, juntos y por separado.

6.

Como he comentado, el texto enlazado no tiene un sexto consejo… pero yo sí. Y es: “SHOW ME THE MONEY”.

Y ahora, a ser felices para siempre.

Jim_Bob_&_Michelle_Duggar


CUÁNDO BAJARSE DEL CABALLO

26 mayo, 2016

Stitched Panorama

por Ángela Armero

Los proyectos propios son una rara forma que tenemos los guionistas de compensar nuestras, en ocasiones, mercenarias carreras. Los que somos plumas a sueldo solemos caer en series buenas, series malas, series buenas que no nos gustan, series malas a las que les vemos su punto, y una larga variedad de matices. Y aunque al final casi siempre hacemos el encargo lo más nuestro posible, casi todos tenemos “proyectos personales” a los que dedicamos tiempo porque de vez en cuando nos gusta apartarnos del encargo, del circuito cerrado que supone una serie ya creada, en fin, poner a prueba nuestro músculo creativo. Además nos sirve para responder, cuando estamos en paro y nos preguntan el terrorífico “¿en qué andas?” de turno: “entre proyectos”.

Los proyectos personales son como el amor. Cuando pensamos en ello pensamos en correr juntos, de la mano, por playa Bávaro (ver foto) al atardecer. Pero no pensamos en su variante más sombría. En llorar acuclillados en el abismo de Helm. Pensamos que ese proyecto personal nos dará el extra de motivación que necesitamos, que compensará el cariñito que la audiencia o nuestro coordinador no nos da, que nos hará vernos más esbeltos y bronceados en el espejo de nuestra habilidad. Si tenemos suerte nos veremos trabajando en el proyecto con otro guionista, director o productor. Y por supuesto, nuestra relación con ellos también es un arma de doble filo: multiplica las posibilidades de éxito pero también de fracaso.

Así es como uno se siente cuando un proyecto propio se cae:

//giphy.com/embed/eJmOwnwkFWIY8?html5=true

via GIPHY

 

Igual que en las relaciones de pareja, hay señales que presagian el éxito y las que presagian el fracaso. Estas son algunas de las segundas.

1. Si un productor dice estar entusiasmado con tu guión, pero no te pone un contrato sobre la mesa: es hora de bajarse del caballo.

2. Si está como loco con el proyecto pero te propone una cesión gratuita: es hora de bajarse del caballo.

2. Si un productor dice entender de qué va tu historia, pero te pone referencias que no tienen nada que ver: es hora de bajarse del caballo.

3. Si la única motivación de un productor es ganar pasta porque no le interesa lo que le cuentas pero lo ve comercial: es hora de bajarse del caballo.

4. Si un productor te pide algo diferente cada día: es hora de bajarse del caballo.

5. Si no contesta tus correos o no aporta al menos notas, en un período razonable de tiempo: es hora de bajarse del caballo.

6. Si le encanta tu trabajo pero propone cambiar una o varias cosas esenciales: es hora de bajarse del caballo, y además, de proteger las ideas propias.

7. Si el proyecto es de top priority para ti pero para tu productor es la última caquita del patio: es hora de bajarse del caballo.

Lo que tienen en común todas estas situaciones que delatan falta de entusiasmo. Por tanto, y por mi experiencia, creo que es imprescindible encontrar a alguien que comparta tu entusiasmo -y que además lo muestre con un desembolso de dinero-. Si no es así, lo mejor es no perder el tiempo ni malgastar nuestras ilusiones. Porque a la larga, y como decía Ortega y Gasset, “los esfuerzos inútiles nos conducen a la melancolía”, y algunos somos muy mainstream como para pasarnos a la poesía ahora.


EL EJE DE LAS MADRES TRABAJADORAS

5 mayo, 2016

Mothers_and_children_II

por Ángela Armero

El pasado 1 de Mayo se celebró el día de la madre y el del trabajo, y por tanto, el de las madres trabajadoras.

Mi madre es pintora. Cuando yo era pequeña, la veía contemplar sus cuadros absorta o estampar sus grabados en el taller que teníamos en casa y me sentía muy especial. Por supuesto, también hacía todo lo demás (recogerme a la salida de la escuela, darme de comer, explicarme cómo es el mundo), pero eso no me llamaba tanto la atención. Al mismo tiempo, las madres a las que mis compañeros de colegio llamaban “amas de casa” o designaban con un arcaico “sus labores” me inspiraban un frío desdén. Tardé bastantes años en darme cuenta de que ser madre es un trabajo, y de que, por tanto, toda madre es trabajadora, tenga o no una carrera profesional.

La gran falacia de la integración de la mujer a la vida laboral es que, por mucho que gocemos de una supuesta igualdad para trabajar, seguimos asumiendo prácticamente la misma responsabilidad en la crianza de los niños, a la que ahora hay que sumarle nuevas obligaciones y nuevos listones de exigencia. La conciliación es un reto familiar, pero sobre todo colectivo, de empresas y de leyes, y en este país necesitamos un marco que lo facilite de verdad.

Yo no entiendo mi vida sin escribir. Pero al mismo tiempo opino que es muy respetable que una mujer decida aparcar su profesión para cuidar de sus hijos una temporada, o por el tiempo que le parezca. Por supuesto, en medio hay caminos menos claros. Las mujeres que no pueden tener hijos porque su salario no se lo permite. Las madres que no pueden trabajar porque no les compensa económicamente el precio de una guardería o de una persona que les cuide, o porque no encuentran un empleo. Y un montón de situaciones más que dificultan la convivencia entre la crianza de los hijos y el trabajo.

Cuando una mujer trabaja y tiene un hijo pequeño es probable que entre en esta dinámica perversa: si está con su hijo, le asalta la cantidad de trabajo pendiente. Si está en el trabajo, piensa que debería estar con su criatura; una especie de gato de Schrödinger de la (in) tranquilidad emocional. Con frecuencia, la culpa la persigue. Y lo malo es que este esquema se reproduce, de forma similar, de varias maneras.

Si la mujer es Susana Díaz o Soraya Saenz de Santamaría y, dada su trascendencia profesional, busca reincorporarse con rapidez, será criticada por abandonar a su criatura enseguida, se dirá que no tiene escrúpulos, que la ambición es lo único que la mueve y que lo está haciendo mal. Nadie se preguntará qué estará haciendo el padre, como si la incorporación al trabajo de los cónyuges no fuera un asunto del ámbito familiar, sino cuestión exclusiva de la madre.

Si la mujer decide volcarse un tiempo en criar a sus niños o si decide apostar por esa faceta indefinidamente, tendrá que asumir otro tipo de críticas, quizá más veladas. Será tachada de poco ambiciosa, de poco moderna, se le dirá que desaprovecha su potencial, al tiempo que su falta de ingresos mermará su autoestima y el discurso de la supermujer imperante, que debe hacerlo todo y todo bien, hará el resto. Así pues, también habrá quien le diga o quien le haga sentir que lo está haciendo mal.

Por supuesto, hay pequeñas réplicas de este eje del mal en el día a día de las madres. Si le ha puesto al nene un pijama de algodón en primavera, la abuela del niño le dirá que está muy abrigado, y su suegro que cogerá frío. Da igual. En cualquier decisión de la madre, es muy fácil que haya alguien a su alrededor para opinar y decirle lo que tiene que hacer. Tanto si es seguir trabajando, parar de trabajar, abrigarle mucho, abrigarle poco, dar el pecho, dar fórmula, hacer que duerma en la cuna, permitir que duerma en la cama, y así hasta el infinito.

Así es la vida de las madres. Dividen su tiempo entre cuidar a sus hijos o hijas, otro tanto a dar explicaciones (¿para cuándo el segundo? ¿cómo te organizas? ¿para cuándo el tercero?) y también a trabajar (¿Seguro que quieres trabajar en oficina? ¿No te parece que sales demasiado tarde?). A la propia culpabilidad se suma la presión externa que parece replicar el mismo mensaje: hagas lo que hagas, habrá quien diga que está mal.

Yo no se qué está bien y qué está mal. Sé algo de mi trabajo y poco de la maternidad. Pero sí tengo muy claro que nadie (ni hombres ni mujeres) debería decirle a las mujeres qué deben hacer, ni cuáles deben ser sus prioridades. Que cada madre tome libremente sus decisiones, que cada familia decida cómo administrar sus recursos (sean tiempo o dinero) sin necesidad de que las mujeres tengamos que dar las gracias por trabajar siendo madres ni que tengamos que pedir disculpas por no hacerlo si nos volcamos con los niños; y por supuesto que se nos deje tranquilas si no queremos tener descendencia.

Vivamos y dejemos vivir. Que bastante difícil es organizar nuestras propias vidas para andar fiscalizando las de los demás. Como dice este interesantísimo artículo de Milagros Pérez Oliva, “Siempre hay un dedo acusador sobre las mujeres.” Ese dedo debería apuntar a la realidad que se alza entre nuestra necesidad de trabajar y nuestra obligación de cuidar a nuestros hijos de la mejor manera posible.


A %d blogueros les gusta esto: