CUANDO MARLON BRANDO QUISO CAMBIARLE EL GUIÓN A BUDD SCHULBERG

23 junio, 2017

“En un artículo de 1994 para GQ sobre el rodaje de On The Waterfront (La ley del silencio), el guionista de la película, Budd Schulberg, revela que Marlon Brando no estaba conforme con la escena del taxi y que estuvo acosando a Elia Kazan para que la mandase reescribir. Los rumores llegaron hasta Schulberg, quien insistió en que no veía la forma de cambiar una palabra.

Kazan los reunió para leer el guión juntos. El problema de Brando era el momento en que Charlie, interpretado por Rod Steiger, saca la pistola. Brando decía “tengo que decir todo eso de yo podría haber sido un ganador y lo de que Johnny y mi hermano me vendieron, todos esos sueños sobre dónde podría haber llegado… ¿Cómo voy a decir todo eso mientras me están apuntando con una pistola?” Schulberg cuenta que Kazan respondió: “¿Qué tal si estiras la mano con cuidado y le bajas un poco el cañón del arma para que no te apunte?”

[…] Creo que cualquiera que haya visto la película coincidirá en que habría sido un error cambiar el diálogo. Pero a la vez, Brando tenía razón. Sospecho que lo que Brando quería evitar era una situación que preveía demasiado melodramática […]

¿De qué trata la escena? Trata de dos hermanos. Y la dirección de Kazan apunta a la esencia de esa escena, porque cuando Terry aparta la pistola, adivinamos la profundidad y la ternura de esa relación; entendemos que, a pesar de los defectos de Charlie como hermano, Terry sabe que Charlie no va a dispararle. Apartar esa pistola se convierte en el punto de giro de la escena.”

WESTON, Judith: “Directing Actors”. Michael Wiese Productions, 1996. Pág. 118. (ISBN 0941188248)

Traducción de Sergio Barrejón.


NO TENÍAMOS MIEDO A LAS CRÍTICAS

30 mayo, 2017

“A finales de los sesenta, principios de los setenta, tuvimos una especie de incubadora maravillosa. Yo creo que empecé a dirigir televisión en el 69, tenía veintiun años. Por aquel entonces conocí a una serie de personas… A George Lucas en el 67, cuando estábamos los dos en la Universidad, yo en Long Beach State y él en la USC. Hice muchos colegas mientras estudiaba, y también en el trabajo. No éramos exactamente una cuadrilla, ni una camarilla, simplemente un grupo de cineastas sin miedo a enseñarnos el primer corte de nuestras películas. No teníamos miedo a las críticas.

Brian de Palma y yo vimos el primer montaje de STAR WARS. Sólo éramos seis personas en la proyección. Era la primera vez que George Lucas le enseñaba la película a nadie, y eligió a seis de nosotros para hacerlo. Y bueno… Brian de Palma se rasgaba las vestiduras. “¡Esto no tiene ningún sentido! ¿De qué trata todo esto?”. A Brian le había gustado la película, pero pensaba que era muy confusa. En realidad no lo era, lo que pasa es que sólo tenía como el 9% de los efectos especiales. ¿Quién podría entender mínimamente lo que pasa en STAR WARS sin esos… no sé… quinientos planos de efectos especiales?

Pero George se inventó el famoso rodillo inicial gracias a las críticas de Brian: “Hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…” ¡Aquello salió de esa proyección! Ese tipo de cosas eran muy estimulantes.

Estuve con Scorsese en la sala de montaje de TAXI DRIVER, ayudándole con los últimos diez minutos. Es una película que no se parece en nada a mí, pero me llamó y me pidió que le diera mi opinión, que le hiciera algunos comentarios, ¡y me lo pasé muy bien!

Todos nos hemos ayudado en nuestras películas. Lo de hacer explotar al tiburón al final de JAWS no fue idea mía. No estaba en la novela de Peter Benchley, no estaba en el guión de Peter Benchley, no estaba en el guión de Carl Gottlieb. Fue idea de unos cineastas amigos, que leyeron el guión y me dijeron: “Este tiburón tiene que reventar al final. No te va a bastar con matarlo, tienes que reventarlo. ¡Que explote!”.

Y sin esa clase de reflexiones altruistas… Es decir… A veces tu ego no te deja ver más allá de tus narices, pero… Si estás dispuesto a soportar el dolor, la vergüenza y el ridículo… Si haces eso con compañeros que saben lo que implica hacer películas, que han hecho películas y respetas su opinión y sus críticas…”

Steven Spielberg.

Traducción de Sergio Barrejón.

Visto en Cinephilia & Beyond.


ESTE DIÁLOGO NO TIENE SENTIDO

10 mayo, 2017

Una de las mejores cosas que te puede ocurrir en la primera lectura de un guión es encontrarte diálogos que no entiendas, que no te cuadren. Hoy en día existe la mala costumbre de reescribir estas líneas para hacer que todo encaje, sin intentar siquiera descubrirles un posible significado. 

La lógica puede a veces ser un serio impedimento para la imaginación. En un guión bien escrito, los non sequitur, las contradicciones, incluso aquellas líneas que directamente no te gustan, pueden ser oro. Puede que contengan la clave para comprender alguna verdad interna del guión a la que quizá te estás resistiendo. Que la clave sea escurridiza y la comprensión difícil de alcanzar es precisamente lo que contribuye a que esa verdad sea aún más poderosa.

Cada vez que te encuentres con un diálogo que no te gusta o que no tiene sentido, te sugiero que hagas una lista rápida de tres cosas que podría significar. No intentes encontrar la respuesta correcta, al contrario, apunta tus ideas sin pararte a evaluarlas.

La “técnica de los tres significados” me resulta particularmente útil cuando me encuentro con frases peliculeras y manidas, expresiones que casi nadie usa en la vida real, pero que aparecen con mucha frecuencia en las películas. Este tipo de diálogos requieren de una atención especial para encontrar en ellos algo de verdad, algo de subtexto que evite que suenen convencionales o sobreactuados.

Si aceptas la idea de que cualquier línea de diálogo puede tener más de un significado, no te alterarás cuando un actor se aleje del guión en un pasaje que tú encontrabas interesante, hermoso o divertido, y no entrarás en pánico si el actor lo interpreta de una forma inesperada. También puedes usar la técnica de los tres significados con actores que se resistan a una determinada línea, para proporcionarles inspiración. Cuando te digan “esto no tiene sentido”, puedes preguntarles “bueno, ¿y qué podría significar?”.

WESTON, Judith. “Directing Actors”. Michael Wiese Productions. ISBN 0941188248

Traducción de Sergio Barrejón.



NOS DEBÉIS MIL Y PICO MILLONES

27 abril, 2017

Soy autor de obras audiovisuales. He recibido subvenciones. Y cobro dinero de la SGAE varias veces al año. Y tengo por un ignorante a cualquiera que vea en esto un privilegio o un motivo para atacarme.

Creo que tengo derecho (y así lo dice la ley) a una remuneración por la explotación de mis obras. Creo que tengo derecho (y así lo dice la ley) a decidir si mis obras son puestas a disposición del público o no, y en qué condiciones.

Estoy en contra (y la ley me da la razón) de que haya terceras personas que se lucren con la explotación de mis obras sin que yo reciba una remuneración.

Y estoy totalmente en contra del informe que acaba de publicar el Observatorio de la Piratería. Considero que su publicación es un error.

En ocasiones observamos piratas.

Considero, de hecho, que el Observatorio de la Piratería es una iniciativa inútil. Incluso contraproducente. Nociva. Quizá no tanto como para provocar cáncer, pero a mí me ha dado urticaria.

Y creo que a muchos compañeros les pasa igual. Urticaria incluida. Pero de todos modos apoyan este tipo de publicaciones.  Porque “algo habrá que hacer” para “luchar contra la piratería” que “tanto daño está haciendo a la industria”.

Esto de “algo habrá que hacer” lo oigo mucho, no sólo en este contexto. Me pregunto qué quiere decir. ¿Que cualquier experimento es digno de aplauso porque la intención es lo que cuenta?  ¿Si te duele la cabeza y no tienes aspirinas te tomas un laxante porque “algo habrá que hacer”? ¿Si la cisterna pierde agua y no sabes arreglarla desconectas la luz porque “algo habrá que hacer”?

Sería genial que hubiera una solución simple y efectiva contra el comercio ilegal de nuestras obras. Pero de momento nadie la ha encontrado. Y mientras la buscamos, no le veo sentido a ir haciendo chapuzas inútiles. Puedo aceptar que se pongan parches. Apaños temporales. Paliativos parciales. Pero no experimentos condenados al fracaso que no resisten el menor análisis lógico, como la ley Sinde o este tipo de informes.

Luchar contra la piratería con iniciativas como ésta tiene tanto sentido como sacrificar un cordero para calmar la ira de los dioses. O sacar el Cristo en procesión para traer la lluvia. O meter un personaje andaluz en tu serie para subir la audiencia en Andalucía. (Esto último lo he tenido que hacer, por cierto. Y no, no funcionó).

El Observatorio para la Piratería es un engendro creado específicamente para generar informes que, retorciendo la estadística y violando la lógica, vengan a confirmar las creencias irracionales de un grupo de personas que carecen de la madurez psicológica para aceptar que tenemos un problema cuya solución somos incapaces de imaginar todavía.

Estas creencias irracionales se resumen en lo siguiente: si entre todos deseamos muy fuerte que la gente deje de descargarse películas en internet, de algún modo lo conseguiremos, porque en el fondo nos lo merecemos, ya que somos buenas personas, y Dios nos ama. Y cuando lo consigamos, TODO irá bien. Mi aliento olerá a menta, mi pareja no bostezará cuando le hable de mi trabajo y este michelín desaparecerá de aquí a principios de julio.

O citando las palabras del informe: “Un escenario sin piratería podría permitir crear 21.697 nuevos puestos de trabajo directos, y unos ciento diez mil empleos indirectos”.

Nada me haría más feliz que la creación de 21.697 nuevos puestos de trabajo directos, sea eso lo que sea, pero tengo serias dudas sobre el método seguido para llegar a esa cifra tan específica.

Veamos. El informe del Observatorio está elaborado por una empresa llamada GfK (más sobre ellos en seguida), y parte de 4.036 encuestas a “internautas” de entre 11 y 74 años. Les preguntan, en encuestas online de 20 minutos, cuánto “piratean” y cuánto dinero gastarían en comprar obras si no accediesen “ilícitamente” a ellas. Nótese lo dirigidas que están las preguntas:

-Tú tienes internet, ¿no? Vale. ¿Y CUÁNTO ROBAS, más o menos?

Extrapolando las respuestas obtenidas, el informe se aventura a calcular el lucro cesante del conjunto de la industria. Es fácil. Es CIENCIA: le preguntas a un niño de once años cuánto dinero se gastaría en libros y películas si no estuvieran en internet, te dice que unos 80€ al año, multiplicas 80 x EL CONJUNTO DE LA SOCIEDAD et voilà.

Esto no me lo estoy inventando, lo juro, aparece en el informe.

(Click en la imagen para descargar el informe completo)

¿Y de dónde saca GfK a los sujetos encuestados? Pues del “panel online GfK”, un sitio donde te apuntas para te que manden encuestas a tu email. ¿Y por qué querría nadie en su sano juicio apuntarse a una web para rellenar encuestas? Sencillo: cuantas más encuestas rellenes, más puntos acumulas. ¿Y qué haces con esos puntos? Los canjeas por cheques-regalo con los que puedes comprar cosas “en multitud de importantes establecimientos comerciales”.

Esto tampoco me lo he inventado. Es la descripción que hace la propia GfK de su negocio. Ah, y sólo por registrarte te dan 300 puntos. ¡Tres eurazos! La de Risketos que se pueden comprar con eso.

Resumen: mediante el proceso de registro menos fiable del mundo, reunimos a un grupo de desocupados dispuestos a rellenar encuestas hasta que les sangren los ojos; les hacemos las preguntas más manipuladas que se puedan imaginar; aliñamos las respuestas para que la conclusión esté a la medida de nuestros clientes, y a correr.

Por qué no estudiaría yo Estadística.

El Observatorio, recordemos, es una iniciativa de la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos. O sea, esta peña:

Los creadores. Los que CREAN.

De todos modos, como en casi cualquier encuesta masiva, incluye datos muy reveladores sobre los que no se ha querido poner el acento, porque el cliente no se lo ha pedido. Porque el cliente está muy interesado en luchar por los derechos de los creadores, pero no a costa de cabrear a nadie poderoso, no jodamos. Ejemplo: de entre todas las razones que los encuestados aducen para “piratear”, la primera de todas es

YA ESTOY PAGANDO POR MI CONEXIÓN A INTERNET

Y es que una persona dispuesta a que le llenen el email de spam a cambio de un cheque-regalo que no da ni para un pack de seis yogures es, lógicamente, una persona muy mirada con el dinero. Serán desocupados, pero no gilipollas.

Este dato es el primero de los que incluye el informe y, sinceramente, se podían haber ahorrado los demás. El concepto de qui prodest es muy anterior a la creación de la “ciencia” estadística. ¿Quién se está forrando con la distribución ilegal de contenidos? Las empresas proveedoras de internet. Los grandes buscadores. Las multinacionales.

Alto, Barrejón. ¿Estás acusando a las operadoras de promover la piratería? Nooo. Cómo voy a decir yo eso. Eso sería mera especulación. Una falacia. Conspiranoia. Sería tan reprobable como afirmar, cobrando por decirlo, que en 2016 se produjo un lucro cesante de 1.783 millones de euros porque hubo 4.128 millones de accesos ilegales.

Lo que sí se puede decir es que las operadoras ganan más dinero que nunca. Y que si quieres bajarte torrents, necesitas una conexión a internet. ¿Y eso quién lo vende? Las operadoras de internet quizá no estén fomentando la piratería, pero es evidente que la piratería las está fomentando a ellas. Las mismas empresas que se han hecho de oro proporcionando la tecnología necesaria para piratear sean ahora las que más dinero invierten en producir series. La mitad de los guionistas y directores de España están haciendo series ahora para cierta operadora de internet. O dicho de un modo demagógico y torticero: primero contribuyen a arruinar nuestro sector, y después nos convierten en sus empleados.

¿Post hoc ergo propter hoc? Y yo qué sé. Supongo que no. En un guión funcionaría bien, pero la vida real es más compleja que las pelis de buenos con caballo blanco y malos con bigotito fino.

El caso es que se está explotando ilegalmente una propiedad intelectual, hay una empresa beneficiándose con ello, y el legítimo propietario de las obras no ve un duro por ello. ¿Solución? No tengo ni puñetera idea. Qué voy a saber yo, si sólo soy un guionista de telenovelas. Pero una cosa está clara: esto no lo arreglamos montando una especie de cofradía de penitentes y pagando a unos hechiceros pseudocientíficos para que ejecuten ofrendas rituales en forma de informes.

Sergio Barrejón.

Más (y mejor explicado) sobre este asunto en Xataka.


ALMA TE TRAE A TERENCE WINTER

26 abril, 2017

Es autor de 25 capítulos en una de las series más prestigiosas de todos los tiempos. Ha escrito una peli para Martin Scorsese. Es creador de una serie que ganó el Globo de Oro. Él personalmente ha recibido tres Emmys y cuatro premios del sindicato de guionistas… y ha estado nominado al Oscar.

En resumen: el típico tío que viene a Madrid a dar una clase de guión por 30 euros. Ese es el precio que pagarán los socios del sindicato ALMA por una masterclass con Terence Winter, uno de los guionistas más reputados de Estados Unidos.

La clase será el sábado 20 de mayo en la Academia de Cine, de 10:00 a 17:30 horas, con una pausa para comer (la comida está incluida en el precio).

Si eres de esos guionistas despistados que aún no están afiliados al sindicato, pero al menos eres socio de una entidad de gestión, te tocará aflojar 45€. Si no, prepara setenta eurazos, a no ser que seas miembro de la Academia de Cine (60€). Por si te faltaban razones para afiliarte a ALMA, ya tienes una más.

La inscripción ya está abierta para los afiliados a ALMA. Mañana se abre para miembros de SGAE, DAMA y Academia de Cine, y el viernes para el resto de los mortales. Y la sala de la Academia es estupenda, pero no es particularmente grande, así que CORRE, porque esto se va a petar. Más información, haciendo clic en la imagen:


Sergio Barrejón.

 


EL CINE ESPAÑOL NO INTERESA A NADIE… Y SI LO HACEN TÍAS, MENOS

31 enero, 2017
Foto: Ximena Garrigues y Sergio Moya Estilismo: José Juan Rodríguez y Paco Casado

Foto: Ximena Garrigues y Sergio Moya. Estilismo: José Juan Rodríguez y Paco Casado

 

INT. REDACCIÓN DIARIO EL PAÍS – SALA DE REUNIONES – DÍA

Reunión de contenidos. Café y bollos. iPads y Moleskines.

Cuatro tíos blancos de mediana edad debaten en torno a una mesa de reuniones. 

Son tres jefes de redacción (NACIONAL,  INTERNACIONAL y CULTURA) y un DIRECTOR Adjunto. 

DIRECTOR
A ver, Cultura. ¿Qué tienes?

CULTURA
Van a ser los Goya dentro de nada. Deberíamos hacer un reportaje sobre mujeres del cine español.

NACIONAL
Pffff, qué pereza.

DIRECTOR
¿Dónde publicamos eso?

CULTURA
Coño, pues… ¡En Cultura!

DIRECTOR
¿En Cultura? No lo va a leer nadie. Mejor en el suplemento de Moda.

CULTURA
¿Moda? ¿P… por qué?

DIRECTOR
¡Porque son tías! ¿Te lo tengo que explicar?

INTERNACIONAL
A ver, ¿qué les interesa a las tías? La ropa. La MODA. Las mujeres lo que leen es el suplemento de moda.

CULTURA
Leerán el suplemento de moda para informarse sobre moda. ¡Pero esto es CINE!

DIRECTOR
O suplemento de Moda o nada.

CULTURA
Bueno, OK. Supongo que mejor Moda que nada.

NACIONAL
¿Y a quién vas a entrevistar?

CULTURA
Nely Reguera está nominada a…

INTERNACIONAL
¿Quién coño es ésa? No la había oído en mi vida.

CULTURA
Está nominada al Goya a…

DIRECTOR
No, no, no. Trae a Inés París. A Gracia Querejeta.

CULTURA
A ver, que los Goya son dentro de nada y sólo hay una nominada a…

DIRECTOR
Que no. Quiero gente conocida. ¡Ah, y trae a Leticia Dolera!

CULTURA
Pero si hace más de un año que estrenó…

DIRECTOR
Es famosa. Y esto es una pieza de moda.

CULTURA
¡Pero que es un reportaje sobre directoras de cine!

DIRECTOR
Y dale. ¡Son tías! ¡Es para tías!

NACIONAL
Claro, hombre. Necesitas nombres. Y gente con buena percha. Para la foto.

DIRECTOR
Ah, y a ver a qué redactor mandas, ¿eh?

CULTURA
Pues a alguien de cine.

DIRECTOR
Ni de coña. Que luego empiezan a hablar de planos, de montaje y de movidas de ésas que a las tías no les interesan. Eso a lo mejor estaría bien para Cultura.

CULTURA
¡Pero si es lo que yo digo!

DIRECTOR
Te coges a una redactora de Moda. De las que escriben cosas de tías. Y a correr.

CULTURA
¿Aunque no sepa nada de cine español?

DIRECTOR
Ya ves tú, cine español. Como si le importase a alguien. ¡Siguiente tema!

NACIONAL.
Tengo aquí una movida sobre financiación ilegal de Podemos. No es muy fiable, pero…

DIRECTOR
¡Compro! Primera página de Nacional. Y justo en la anterior, cerrando Internacional…

INTERNACIONAL
¿Algo de Venezuela, como siempre?

DIRECTOR
Cómo me conoces, cabrón.

CORTA A:

El artículo resultante. Publicado en el suplemento de moda. Mis frases favoritas:

“Leticia Dolera combinó interpretación y cámara en Requisitos…”

“Kathryn Bigelow, la única cineasta con Oscar…”

“Una vez que se tiene la idea, ¿qué es lo más difícil a la hora de llevarla a la pantalla? ¿Lograr el presupuesto?”

“Ninguna mujer está nominada a la mejor dirección en los próximos premios Goya”

La última frase pertenece a la entradilla del artículo, ignorando deliberadamente el nombre de Nely Reguera, a la que sólo se menciona una vez en el artículo. Un texto etiquetado como “Premios Goya”, y en el que no entrevistan a una sola nominada. ¿Dónde está Nely Reguera? ¿Dónde está Isabel Peña, guionista? ¿Manuela Ocón, Pilar Robla, Sandra Hermida, directoras de producción? ¿Susana Casares y Valle Comba, cortometrajistas? Y ni siquiera estoy nombrando a diseñadoras de vestuario ni maquilladoras.

¿Es tan difícil para un diario como El País enviar a escribir sobre cine a periodistas que sepan algo sobre cine? ¿Que sepan diferenciar entre ‘cineasta’ y ‘directora’? ¿Que sepan distinguir las labores de dirección de las de ‘cámara’? ¿Que sepan que las películas no se presupuestan a partir de ‘ideas’, sino a partir de una cosa llamada GUIONES?

Sergio Barrejón.

 


FRANCIA 30 – ESPAÑA 1

4 enero, 2017

El cortometraje español LO QUE TÚ QUIERAS OÍR, de Guillermo Zapata (sí, ese Guillermo Zapata), es el corto más visto de la historia de YouTube.

Hablando de Youtube, el ganador del concurso mundial de cortometrajes YourFilmFestival organizado por YouTube con 500.000 dólares de premio también fue español: LA CULPA, de David Victori.

¿El récord Guinness al cortometraje de animación más premiado de la historia? Español: CUERDAS, de Pedro Salís.

¿El récord Guinness al cortometraje de imagen real más premiado de la historia? También para España: PORQUE HAY COSAS QUE NUNCA SE OLVIDAN, de Lucas Figueroa.

Los cortos españoles han estado nominados al Oscar en seis ocasiones. En el año 2007 había DOS cortos españoles nominados al Oscar.

Este año dos cortos españoles están en la lista de diez finalistas de la que saldrán los cinco nominados al Oscar. Uno de ellos, TIMECODE, ha ganado además la Palma de Oro en Cannes.

¿Cuánto dinero destina el Ministerio de Cultura para apoyar el cortometraje?

Un millón de euros.

Ese dinero, en 2016, estuvo bloqueado desde el cierre contable que decretó Hacienda en julio hasta principios de diciembre.

150.000 euros siguen bloqueados. Son precisamente los que se destinan a ayudas para promocionar el corto en festivales extranjeros.

Hay otro país con dos cortos preseleccionados al Oscar. Es Francia. El presupuesto medio de un cortometraje profesional francés es de 100.000 euros. En España es de 25.000 euros.

En Francia existe una agencia pública dedicada a la promoción de su cine. La sección de cortos tiene treinta personas en plantilla. En el Instituto de Cinematografía español hay UNA persona dedicada en exclusiva al cortometraje.

A esa persona: GRACIAS.

A los responsables políticos de esta situación: DESPIERTEN.

Sergio Barrejón.

Instagram

 


A %d blogueros les gusta esto: