EL CURSO DE GUIÓN QUE ME CAMBIÓ LA VIDA

24 junio, 2013

por Sergio Barrejón.

En el otoño de 2003, yo llevaba ya cuatro años vegetando como realizador de televisión en un canal de pago hoy al borde de la desaparición. Desesperado por llegar a ser guionista profesional, me dedicaba a hacer ignotos cortometrajes y a escribir largos que nunca nadie producirá (la naturaleza es sabia), e incluso conseguí un empleo de guionista para una serie en ETB. Escribí dos capítulos y la cancelaron.

Año y medio después de aquello, y ya casi sin esperanzas de llegar a vivir del guión, lancé una de esas andanadas de curricula que, como todos sabemos, suelen ser tan efectivas como un viaje a Fátima, pero mucho más baratas. Por primera vez me contestó alguien. Se llamaba Valentín Fernández-Tubau y estaba montando un portal (entonces todavía se llamaban así) llamado Abcguionistas.

Quedamos en una cafetería de la Gran Vía en Madrid. Valentín me esperaba sentado con una carpeta en la mesa. En ella había varios curricula. Sí, los había imprimido y los había leído. Me comentó mi experiencia sin apenas echar un vistazo a los papeles. Le gustaba lo que había hecho. Algo debió de ver en aquella amalgama de fracasos universitarios, cinematográficos y televisivo. Y me ofreció incorporarme al equipo de Abcguionistas.

Durante unos meses, estuve haciendo análisis de guión para ellos. La relación tanto con Valentín como con Ángel García Roldán fue excelente. Y en la primavera de 2004 me ofrecieron un trabajo que era un verdadero desafío: impartir un curso de una semana sobre Iniciación al Guión. Estaban preparando un tinglado gigante con la Universidad de Córdoba: dos semanas completas dedicadas al guión. Con charlas, talleres, cursos y sesiones de análisis. Guionistas de la trayectoria de Fernando Castets o Senel Paz iban a estar allí. Y por alguna razón (quizá la naturaleza no era TAN sabia, después de todo), consideraban que yo también debería estar.

Rumié el asunto durante unos días, convencido de que era indigno de la oferta que me hacían. Pero qué demonios, era DINERO. Hablé con amigos y familiares y me convencieron de que me tragase la humildad (hoy comprendo que era un eufemismo de COBARDÍA) y me fuese a Córdoba. Recuerdo haber hecho aquel viaje en coche, solo, con un calor de mil demonios, eligiendo carreteras secundarias para tener más tiempo de pasar miedo. En el maletero había una caja con un montón de DVD y cintas VHS (sí, habéis leído bien), y en la maleta, escondidita, llevaba una caja de Lexatin. Por si acaso.

Supongo que para mis alumnos aquello no fue nada que les cambiase la vida. Pero yo me hice guionista en aquel viaje. Me había pasado días y días preparando aquel curso. Cada tarde libre, cada fin de semana. Noches en vela repasando películas y libros de guión, y tomando notas como un poseso (junto a las cintas y DVD iba un documento de DOSCIENTOS FOLIOS con mis apuntes para el temario). Decidido a no defraudar a mis alumnos, me obligué a contarme a mí mismo todo lo que sabía sobre guión. Con detalle. Con argumentos a favor y en contra. Hice un esfuerzo de autocrítica absolutamente agotador.

Durante una semana, hablé sobre guión cuatro horas al día. En algún punto del viaje de vuelta se quedó toda la inseguridad que había tenido hasta entonces. Volví a Madrid convencido de que yo valía, de que iba a ser guionista. Estaba tan convencido como si acabase de firmar un contrato.

Pocas semanas después de aquel viaje, una productora me llamó para trabajar como guionista en una serie de la televisión autonómica. Desde entonces, no he parado ni un solo día de trabajar como guionista de ficción. He tenido la suerte de ir ligando unos trabajos con otros sin apenas un día de descanso. Ha habido años en los que no he tenido ni vacaciones de verano. Y nunca he tenido la más mínima duda de que la experiencia que viví en Córdoba ha tenido mucho que ver con esa suerte. No de manera directa: de aquel curso no salieron enchufes ni recomendaciones. Pero la confianza que Valentín y Ángel depositaron en mí fue el empujón que necesitaba para yo mismo creerme guionista.

Desde entonces, he vuelto varias veces a participar en Un Verano de Guión, como ponente, como profesor y como asesor. Este año me será imposible, y me resulta especialmente doloroso, porque no sólo es la décima edición… también es muy probable que sea la última. Después de que el Ayuntamiento retirase la subvención con la excusa de esta peculiar crisis que sólo afecta a los que más ayuda necesitan, mientras casualmente aumenta el número de millonarios, Valentín se está planteando tirar la toalla. De hecho, sabe que en esta edición perderá dinero. Incluso llenando el curso por completo. Pero aun así, ha decidido hacerlo. Un Verano de Guión se merece un Décimo Aniversario. Supongo que es una cuestión de fe. Como contratar a jóvenes con poca experiencia, porque su instinto le dice que tienen futuro.

Este año, en Córdoba, se celebra quizá por última vez uno de los eventos más importantes del guión español: Un Verano de Guión 2013. Si tienen oportunidad, no se lo pierdan. Es posible que les cambie la vida.


GORDON GEKKO CONTRA LOS GUIONISTAS

25 enero, 2011

por Pianista en un Burdel.

(Normalmente, siendo martes, le tocaría publicar a David Muñoz. Pero hoy no puede, así que en lugar de razonados comentarios sobre técnica de guión, se van a tener que tragar una diatriba desconsiderada y polémica, en mi línea.)

El pasado mes de Octubre, publiqué un post titulado gráficamente Por el Orto, en el que mandaba un fraterno y cordial mensaje a todos los internautas que no sólo cometen faltas de ortografía en público, sino que además se indignan cuando alguien se las afea.

El mensaje, que nunca está de más repetir, era:

ANDA Y QUE OS DEN

El caso es que empezaba ese post citando algunos ejemplos de mensajes ortográficamente deficientes, publicados en Internet por usuarios también deficientes (mentales). Dichos ejemplos los había sacado del Boletín de Empleos y Eventos de Cinemavip. Y en el primer párrafo de aquel post me refería a dicho boletín con estas amables palabras:

Un documento comparable a esos folletos de bares topless que insisten en ponerte en la mano cuando vas por la noche por Gran Vía esquina a San Bernardo: bajo un título prometedor, y tras un esfuerzo tenaz por llegar a ti, se esconde la más fétida sordidez.

Aproximadamente 24 horas después, apareció un comentario de un tal David en nombre de Cinemavip. Supongo que es David Lastra, Director Técnico de Cinemavip. Meet David Lastra, o el arte de hablar hasta que te hacen callar, sin decir absolutamente nada:

(Si se aburren, pueden sustituir el visionado del vídeo por esta transcripción literal, que amablemente ha redactado Laura Garrido.)

A lo que vamos: David Lastra publicó, como decía, un comentario contestando a algunos párrafos de mi artículo:

“Esta mañana me ha llegado a mi email, traspasando hábilmente el filtro antispam, el Boletín de Empleos y Eventos de Cinemavip.”

> Aclarar que el boletín te llega por que eres usuario registrado en Cinemavip y aceptas que te lo enviemos. Puedes, por supuesto, darte de baja del mismo o de toda la red cuando lo desees. No se envía jamás el boletín a nadie que no quiera recibirlo.

“Un documento comparable a esos folletos de bares topless que insisten en ponerte en la mano cuando vas por la noche por Gran Vía esquina a San Bernardo: bajo un título prometedor, y tras un esfuerzo tenaz por llegar a ti, se esconde la más fétida sordidez.”

> El documento tiene varias funciones para nada comparables al tipo de folleto que mencionas. Por un lado, recopila las ofertas de empleo, eventos, actividad de usuarios, reels o videobooks subidos últimamente, etc con carácter semanal. Por otro, Nosotros no juzgamos las publicaciones ni empleos que se ofrecen (a menos que incumplan alguna de las normas de publicación o sean ofertas falsas) ya que dependen directamente de los usuarios que las dan a conocer.

“Como soy un cínico, he echado un vistazo rápido, pensando ¿qué apostamos a que no hay trabajos remunerados para guionistas? Bingo. Ni uno. Pero naturalmente, sí había ofertas de colaboraciones “desinteresadas” para guionistas.”

La red de Cinemavip es para gente del sector audiovisual, no sólo mundo de guión. Si ninguna oferta te encaja, pues nada, con no presentar candidatura está solucionado. Si no encuentras ofertas de guión, te recomendamos entonces abcguionistas.com (que también está en nuestra red).

Saludos

Me pilló conectado, así que le contesté en cuestión de minutos con este comentario:

Efectivamente, el boletín me llega porque en su día me di de alta en Cinemavip. Si menciono el filtro antispam, no es por insinuar que Cinemavip envía spam, sino porque es el método que he usado para olvidarme de unos mensajes que no me interesan. Es un método que me resulta más práctico (y más fácilmente reversible) que darme de baja. Resumiendo: Cinemavip no me envía spam.

La comparación con el folleto del bar de topless es una opinión personal, y está evidentemente relacionada no con el aspecto del documento en sí, sino con su contenido. Resumiendo: no es el boletín de Cinemavip lo que parece un folleto de topless, sino que a mí su contenido me produce la misma sensación que un folleto de topless.

La mención a los anuncios de guión no tiene nada que ver con Cinemavip, sino con el mundillo en general. Estoy criticando la tendencia generalizada a considerar todos las actividades de una producción audivisual como trabajos dignos de una remuneración, mientras que el guión suele ser visto como una colaboración desinteresada. Resumiendo: Cinemavip no discrimina al guionista. ESPAÑA discrimina al guionista.

Cinemavip no envía spam, Cinemavip no es un folleto de topless, Cinemavip no discrimina al guionista. ¿Ha quedado claro?

Media hora después, David Lastra dio por zanjada la conversación con un escueto:

Aclarado :-)

Gracias

Así, con emoticono y todo.

Conviene señalar, antes de seguir, que ya hacía tiempo que le tenía yo ganas a Cinemavip. Concretamente, le tenía ganas desde que compraron Abcguionistas para abandonarlo a su suerte. El único portal decente dedicado al mundo del guión en castellano, con más de 50.000 usuarios registrados, y lo único que fueron capaz de ver en él era… una amenaza para Cinemavip, la niña de tus ojos.

Desde que Cinemavip compró Abcguionistas, todo se fue al garete. El escaparate del guionista: muerto. El tablón de anuncios: un zombi. El foro: un criadero de trolls. Y así todo…

… Menos la sección de noticias, que siguen manteniendo, supongo que para dotar a la portada de una mínima apariencia de vida. Pues lamento comunicaros que el plan no funciona. Cualquiera que la mire un poco de cerca, verá que sus noticias son, básicamente, cortapegas de agencias y otras publicaciones, donde se añade la palabra “guión” como Argiñano añade el perejil: donde caiga.

Y ojo, porque no soy el único que le tiene ganas a Cinemavip. Yo seré un broncas, pero gente mucho más comedida que yo, como la junta directiva de ALMA, ya les ha sacado los colores por las abusivas condiciones del concurso para guionistas que han convocado junto a la gente de El Hormiguero. Vean aquí el estéril diálogo mantenido con la dirección de Cinemavip, otra muestra de ni-sí-ni-no-sino-todo-lo-contrarismo que me recuerda mucho al estilo Lastra.

Honestamente, no tengo ni idea de si David Lastra es el mandamás de Cinemavip, o el factotum, o el chico de los cafés. Pero fue el que se metió en Bloguionistas a sacar pecho y le tocaba recibir. La verdad es que David Lastra tendría que haber derrochado simpatía, talento y buenos modales para que hubiera dejado pasar la ocasión de decirle cuatro verdades. Como diría el gran Jules Winnfield:

Well we’d have to be talkin’ about one charming motherfuckin’ pig. I mean he’d have to be ten times more charmin’ than that Arnold on Green Acres, you know what I’m sayin’?

Y como han podido ver en el vídeo anterior, lo que es charm desde luego no le sobra. Así que le contesté con este comentario:

De nada.

Y ahora, ya que mencionas a abcguionistas.com, ¿podrías aclararnos a nosotros qué pasa con el Escaparate de Guión? En el propio foro de abcguionistas lo califican de FIASCO, y después de seis días, todavía no hay respuesta “oficial”.

¿Podrías aclararnos qué pasa con el servicio de análisis? ¿Cuántos meses lleva colgado el aviso de que están “en plena reestructuración de este servicio”?

¿Podrías aclararnos por qué hace meses que han dejado de aparecer convocatorias de concursos de guión? También se comenta en el propio foro de abcguionistas, y tampoco ha habido respuesta “oficial”.

En resumen, ¿podrías aclararnos a qué te refieres cuando dices “si no encuentras ofertas de guión, te recomendamos entonces abcguionistas.com”? Dime, por favor, que no te refieres al Tablón. Porque si quisiera encontrar “ofertas de guión”, coincidirás conmigo en que lo normal sería recurrir a un sitio que tuviese más visitas que el mío. Las propias estadísticas del Tablón dicen que la última semana tuvo un total de 515 visitas. En una semana.

Déjame que te aclare yo a ti otra cosa: 515 visitas las tiene Bloguionistas en un domingo flojillo. Con la diferencia de que nosotros no llevamos varios años de rodaje, ni tenemos 65.000 personas inscritas, ni tenemos banners, ni estamos dentro de ninguna red. Sinceramente, David, para otra vez que quieras defender la imagen de Cinemavip, harías mejor en no mencionar abcguionistas.com.

Perdonen si se hace cansino esto de “me dijo él”, “y yo le contesté”… No se preocupen: no hay más.

Tres meses largos después de aquello, aún no ha habido contestación.

Teniendo en cuenta la cantidad de veces que menciono Cinemavip, abcguionistas.com y Escaparate de Guión, cualquier empresa seria a la que le preocupe mínimamente su imagen ya habría localizado y contestado ese comentario.

De hecho, pensaba que así habría llegado el Director Técnico de Cinemavip a toparse con el artículo Por el Orto: mediante alguna búsqueda automatizada de menciones a sus marcas comerciales. Pero visto su silencio, sólo se me ocurren dos explicaciones:

a) O bien el Director Técnico de Cinemavip ha visto la respuesta y se ha callado como una madame, confiando en que los comentarios no tuvieran mayor repercusión.

b) O bien el Director Técnico de Cinemavip se desayuna leyendo Bloguionistas, y fue así como vio lo del folleto del topless.

Por si acaso es a), he decidido publicar este post, a ver si ahora se digna contestar.

Por si acaso es b)…

¡Hola, David! Mira, un emoticono:

Perdona si mi tono resulta muy agresivo, pero reconozcámoslo: mucho más agresivo es comprar una empresa que va bien para hundirla. Repito que no sé si eres tú quien tomó esa decisión. Pero está claro que, en televisión y en Internet, eres tú quien representa a esa empresa. Así que, por lo que a mí respecta, eres un Gordon Gekko cualquiera y así mereces que te traten.

Incluso peor: Gordon Gekko, al menos, sabía vestirse.

(Fin de la diatriba. No creo que para el jueves me dé tiempo a publicar un post largo ni jugoso, así que aquí les dejo un acertijo que resolveré pasado mañana en un micropost, si nadie lo acierta antes: ¿QUÉ TIENEN EN COMÚN LA MEJOR PELÍCULA DE TARANTINO Y LA MEJOR PELÍCULA DE GARCI? Respuestas, en los comments.)


A %d blogueros les gusta esto: