CRÓNICAS NÓRDICAS /y 3: ABRIENDO FRONTERAS – LA APUESTA FINLANDESA

21 octubre, 2016

por Conchi Cascajosa.

Durante la intensa jornada del Helsinki Script se convirtió en una broma recurrente decir que país se iba a convertir en la nueva Dinamarca como la sensación de las series internacionales, hasta que Piv Bernth, la responsable de Ficción de DR, zanjó la discusión diciendo que Dinamarca era la nueva Dinamarca. Pero lo que parece evidente es que en todos los países nórdicos se están realizando estrategias para entrar en el mercado internacional, y que la propia celebración del Helsinki Script es un ejemplo de ello. Liselott Forsman, responsable de producciones internacionales de la cadena pública YLE y directora de la jornada, me contó que ya lo intentaron en 2010 y que uno de los grupos menos colaborativos fue el Gremio de Guionistas. “No necesitamos este tipo de eventos, sino más dinero”. Cinco años después, Forsman volvió a la carga con una aproximación centrada en un diálogo sobre la creación donde se juntaran guionistas y ejecutivos de desarrollo, y, una vez que el evento era un hecho consumado, ir sumando organizaciones, entre ellas una universidad.

ponentes-helsinki-ok

Ponentes del Helsinki Script, con su directora Liselott Forsman sentada en el centro.

Y es que, de Gotemburgo a Fontainebleau, se está creando un circuito de eventos donde hablar de creatividad, pero también de fórmulas de financiación y co-producciones. Parece un buen momento para que Finlandia se posicione en este contexto. El drama médico Syrror / Nurses arrasó en su emisión en YLE, abrió las puertas del potente mercado alemán y su versión sueca, Syrror, está a punto de estrenarse. Y también tienen el thriller con toques de comedia negra Mustat Lesket / Black Widows, que ganó el premio al mejor formato de ficción en los International Format Awards. La serie trata sobre tres mujeres de procedencias distintas y en relaciones abusivas que se ponen de acuerdo para asesinar a sus maridos. El formato se ha vendido a lugares tan diversos como Estados Unidos, Reino Unido, Estonia, Oriente Medio y España. La adaptación más ambiciosa es Mujeres de negro, ya estrenada por Televisa y próximamente emitida para el público hispano a través de Univisión.

Quizás un guionista español ya está trabajando en nuestra versión de Black Widows. 

Pero una de las principales conclusiones que he extraído de los días pasados es que la base del desarrollo de la ficción en el norte de Europa es la apuesta por el talento joven. Como demuestran las convocatorias de BBC Writers Room, sin nuevas voces que renueven la ficción no es posible llegar a ningún sitio. El Helsinki Script, en sintonía, finalizó con panel que reunió a cuatro jóvenes creadores finlandeses. Particularmente me quedé impresionada por Laura Suhonen, que apenas supera los 30 y ya ha ganado en dos ocasiones el premio al mejor guion de la televisión de su país por su trabajo en Black Widows, de la que fue coordinadora de guion en la segunda temporada, y Koukussa / Hooked, de la que es co-creadora. Suhonen me contó que como guionista su premisa es escribir cosas que a ella le interesen, porque si no van a poder interesarle a nadie más. A pesar del impacto internacional de sus series (Hooked, una historia sobre drogadicción, tiene en desarrollo una versión en Estados Unidos), sentía que sus historias eran muy locales. Me decía que los finlandeses son pegados a la tierra, francos y directos, y que por esos sus protagonistas, hombres y mujeres, eran muy fuertes.

 

También tuve la oportunidad de compartir unos minutos con otro de los participantes en el panel de jóvenes creadores finlandeses, Miikko Oikkonen. Procedente del ámbito de la novela, Oikkonen es creador de Sorjonen / Bordertown, un thriller a punto de estrenarse sobre un inspector de policía que se muda de Helsinki a una localidad fronteriza por Rusia donde se producen unos terribles asesinatos. Hacer una serie en una frontera era la oportunidad de humanizar al otro, y también mostrar lo que Finlandia comparte con los países de su entorno: “Tenemos la experiencia de haber vivido bajo el gobierno de dos grandes países [Suecia y Rusia]. El año que viene es el centenario de nuestra independencia y este tema es importante también en el sentido de reflejar qué tenemos en común con la cultura europea y con la cultura rusa”. Curiosamente, la premisa de Black Widows (la versión pan-escandinava que ha producido Moskito Television) es que las tres mujeres protagonistas pertenecen a países diferentes. La expansión de la ficción finlandesa, parece claro, tiene que ver con contar historias que reflexionan sobre su identidad en un contexto televisivo que es cada vez más global. Y esa debe ser la apuesta del que, también, quiera abrir fronteras.


CRÓNICAS NÓRDICAS /2: CÓMO GANAR UN EMMY INTERNACIONAL

20 octubre, 2016

por Conchi Cascajosa.

Ivar Køhn ya es por fin un hombre feliz. Presidente del Consejo del Nordic Film & TV Fund y responsable de Drama en la televisión pública noruega (NRK), Køhn ya tiene por fin un Emmy Internacional del que presumir, el ganado en noviembre de 2015 por Anneke von der Lippe, protagonista de Øyevitne / Eyewitness. Y es que lo que el también guionista y antiguo ejecutivo de desarrollo en Suecia fue a contar al Helsinki Script fue cómo la industria audiovisual noruega se había volcado para poner sus series en el mapa internacional. Para eso hubo que reforzar las relaciones entre cine y televisión y crear una red internacional, con la idea de subir la calidad a cada paso. Køhn, capaz de explicar sus ideas sobre la creación dramática en términos casi místicos (“es lo más importante en la vida, porque permite a los seres humanos verse a sí mismos”), esbozó la estrategia en la que se lleva trabajando desde 2004. Una de sus piezas fundamentales es un encuentro anual que se celebra todos los años en enero en Losby, a las afueras de Oslo, en el que durante dos días creativos y ejecutivos se encierran para presentar las series en proyecto, analizar casos de éxito, asistir a talleres sobre desarrollo y financiación y mejorar su conocimiento sobre el estudio de audiencias.

El apoyo público también es fundamental: el Instituto del Cine Noruego invierte una cadena proporcional a lo que pongan las cadenas en la producción de una serie, siempre con la condición de que la productora mantenga los derechos sobre la misma. No todo les ha salido bien (por ejemplo, un proyecto para trabajar con mentores internacionales no funcionó), pero su receta para ganar un Emmy Internacional se basa en cuatro ingredientes: “Céntrate en el guion” / “Sé local” / “Haz gran drama” / “Trabaja en equipo”. Y esto último se materializa de formas sorprendentes. No sólo el encuentro anual en Losby se financia por las principales cadenas del país, sino que estas han llegado a un acuerdo tácito por el que nunca enfrentan a dos series nacionales. Noruego no come noruego, y series notables como Occupied o Mammon son resultado de ello.

Ivar Køhn explicando cómo ganar un Emmy Internacional, con Liselott Forsman, directora de la jornada, y Petri Kemppinen, director ejecutivo del Nordic Film & TV Fund.

Ivar Køhn explicando cómo ganar un Emmy Internacional, con Liselott Forsman, directora de la jornada, y Petri Kemppinen, director ejecutivo del Nordic Film & TV Fund.

La idea de que cada proyecto debe girar en torno al guion fue omnipresente en el Helsinki Script. Quizás uno de los participantes que lo demostró de manera más contundente fue Sigurjon Kjartansson cuando habló del proceso de creación del thriller islandés Ófærð / Trapped, emitido con éxito por la BBC. Puede que Trapped haya sido vendida como una serie de autor del director Baltasar Kormákur, pero Kjartansson fue su verdadero responsable creativo. Para ello, trabajó primero durante meses desarrollando la idea inicial de Kormákur con dos guionistas islandeses mientras el proyecto se financiaba. Una vez que se lograron, gracias a los mercados francés y alemán, el presupuesto de siete millones de euros, Kjartansson creó un segundo equipo con el británico Clive Bradley, el alemán Klaus Zimmermann y la francesa Sonia Moyersoen. Los cuatro estuvieron todo el 2014 trabajando los guiones a distancia, salvo por cinco encuentros de trabajo intensivos. Para Kjartansson esos encuentros, basados en la discusión constantes, fueron fundamentales para dar a la serie la profundidad que se buscaba y recordó la insistencia de Moyersoen en que cada personaje estuviera perfectamente desarrollado: “Creo que logramos hacer a cada personaje humano”.

Quizás a algún lector haya sorprendido que Ivar Køhn colocara el “Sé local” entre los cuatro ingredientes para hacerse un hueco en el mercado internacional. Y es que no hace falta borrar las huellas culturales del país, más bien al contrario. Kjartansson explicó en su presentación que Trapped se basaba en una metáfora propiamente insular: la de sentirse atrapado. Y cuando en el Festival de Copenhague entrevisté a Anders Toft Andersen, el productor que desarrolló Follow the Money junto con el guionista Jeppe Gjervig Gram, me insistió en que para poder contar de forma universal una historia sobre la corrupción financiera debían utilizar a protagonistas que representaran a los tres grandes sectores de la sociedad danesa. Pero nadie lo dijo más claro que Hanne Palmquist, responsable de Programación Original de HBO Nordic: “Lo que buscamos es programación local enraizada en esta región”. Aviso a navegantes: para series que quieran parecer norteamericanas, ya está HBO.


CRÓNICAS NÓRDICAS /1: ASÍ SE FABRICAN LAS SERIES DE ÉXITO EN DINAMARCA

19 octubre, 2016

por Conchi Cascajosa.

Este pasado mes de agosto se celebraron en el norte de Europa dos interesantes eventos relacionados con la televisión. En primer lugar, entre el 18 y el 19 de agosto tuvo lugar en la capital danesa una nueva edición del Festival de Televisión de Copenhague, que desde hace más de quince años reúne durante unos días a la industria de aquel país, y que está vez se vio complementada el día antes con la celebración de la primera edición de las Copenhagen TV Series Masterclasses. Y en segundo lugar, el día 19 del mismo mes, más de ochocientos kilómetros al noreste, esta vez en la capital de Finlandia, tuvo lugar la jornada Helsinki TV Script. Fue una buena oportunidad de conocer un poco más lo que está pasando por esas tierras frías y lejanas para que sus ficciones de televisión, de Wallander a Trapped pasando por The Killing, El puente o Absuelto, renueven fórmulas, abran nuevos mercados y se metan en la conversación audiovisual (y a veces en la política, como Borgen). Y de paso escuchar y hablar directamente con profesionales de esos países, cuyas valoraciones contaremos en estas entregas.

Liselott Forsman, ejecutiva de YLE y directora de la jornada; Piv Bernth, responsable de Ficción de DR, y Lars Detlefsen, profesor de guión en la Escuela Nacional de Cine de Dinamarca.

Dinamarca debía ser nuestra primera parada. Algunos libros recientes permiten entender algunas de las claves de este éxito de la industria danesa, donde la cadena pública DR es la pieza central de un sistema que permite al talento florecer. Pero también juega un importante papel la Escuela Nacional de Cine de Dinamarca (Den Danske Filmskole), de donde primero salieron Lars Von Trier y Thomas Vinterberg, y ahora los productores y guionistas de las series de éxito. El responsable de la sección de guion, Lars Detlefsen, me contó en una entrevista que no se puede entender la expansión del audiovisual en Dinamarca sin el trabajo del guionista de Celebración (1998) y profesor Mogens Rukov, que influido por el cine de Cassavettes introdujo a sus estudiantes un modelo contar historias naturalistas: Las historias debían estar ancladas en la realidad y los personajes deben ser creíbles. Y los guionistas preguntarse: “Si a alguien le pasara esto en la vida real, ¿qué pasaría? ¿Qué harían? ¿A quién acudirían? ¿A dónde irían?”. Christian Rank, productor de The Legacy y antiguo alumno de la Escuela, me habló también del magisterio de Kaufman y de la relevancia de la película que resume mejor sus ideas: Son historias que todos conocemos, como la historia de un nacimiento o un funeral, por ejemplo. Todo el mundo conoce cómo se van a desarrollar, y es un buen lugar donde iniciar una historia porque todos sabemos lo que va a pasar. Y a partir de ahí, una vez lograda esa identificación, romper con las expectativas del espectador haciendo que las cosas no pasen de la forma esperada, como se ve perfectamente en The Legacy.

La Escuela es un lugar pequeño y elitista, con sólo seis estudiantes nuevos de guion admitidos cada año. Detlefsen, autor de la guía de desarrollo de series con la que trabajan los estudiantes) me explicó que reciben más de cien solicitudes al año y que la selección se hace a través de pruebas muy exigentes donde no se busca un estilo concreto: El que sea mejor contando historias, será el que entre en la Escuela. No tengo un juicio sobre si quieren hacer cine comercial o artístico. Les voy a ayudar a hacer lo que quieran hacer. Detlefsen fue el responsable de alterar el currículum docente del itinerario de guion para introducir un semestre dedicado a la creación de series, donde se trabaja en parejas en un proyecto que después será presentado a ejecutivos de DR. La razón original fue facilitar que los graduados encontraran trabajo en las series, aunque con la perspectiva de los años ve que se potencia una destreza especial: Aprenden a trabajar en equipo, a escuchar y a hacer concesiones, pero sin renunciar a lo que creen. Y aprenden a hacer cosas que la gente les dice que son imposibles. Van a trabajar con otros estudiantes (también de otras secciones como producción o dirección de arte) para hacerlas realidad. Pero Christian Rank, ahora ejecutivo de desarrollo en TV2, me recordó que, en un país pequeño como Dinamarca, las relaciones de la Escuela se extienden a la actividad profesional: Incluso diez años más tarde, es importante para mí que la gente a la que me tengo que dirigir y con la que tengo que negociar, fuera a la Escuela (fue el caso de Rank y la creadora de The Legacy Maya Ilsøe), y tuviéramos a los mismos profesores. Manejamos el mismo lenguaje, la manera en la que hablamos de contar historias.

christian-rank-small-ok

Daniel Zellman, co-creador de Bloodline, y el ejecutivo de Ficción de TV2 Christian Rank.

Después de presenciar el altísimo nivel de la sesión moderada por Rank con uno de los creadores de Bloodline, así como escuchar a la productora y actual jefa de ficción de DR Piv Bernth tanto en Copenhague como en Helsinki, es imposible no pensar que parte del éxito de la ficción danesa es trabajar un nivel analítico y crítico muy elevado. Rank y Bernth son ahora ejecutivos de desarrollo que aplican esa inteligencia (conceptual, pero también emocional) a cuidar y nuevos proyectos, como antes lo hicieron cuando fueron productores. Y es que una de las cuestiones más interesantes del sistema danés es el cultivo de una visión creativa, la denominada one vision, pero de una manera diferente al showrunner norteamericano: cada jefe de guion trabaja con un productor, que es el encargado de desarrollar con él la serie y cuidar los aspectos relacionados con su puesta en marcha. Y atención a lo que, en palabras de Rank, debe ser un buen productor en la televisión danesa:

Como productor nunca pediría a un guionista que escribiera sobre algo que no le interesa. Lo que tengo que hacer es entender el conflicto sobre el que el guionista está trabajando. Y como productor también tengo que estar profundamente interesado en ello, porque voy a ser la persona que va a hablar de la serie al resto del mundo, el que va a estar en el plató, el que contrate al equipo y el que va a colocar a la serie en el sistema.


A %d blogueros les gusta esto: