NOS HAN HECHO UN COBRA KAI

27 enero, 2015

por Josep Gatell.

Imaginad que en vuestra clase hay un alumno que todas las mañanas os roba el bocadillo. No podéis hacer nada porque su padre financia al colegio, así que el chaval está protegido. Uno ingresa un pastón, otros miran a otro lado, y el matón se lleva unos cuantos bocatas. El sistema funciona. Y aquí tenéis dos opciones: cambiar ese sistema o cambiar de colegio.

A los guionistas nos gusta la opción uno. Es la épica, la justa, la que queremos para nuestro protagonista. Porque un Karate Kid en el que Danielsan tiene que hacer las maletas y cambiar de ciudad para que no le partan la cara todas las mañanas sería una mierda. No queremos que el mundo sea así. Y no lo queremos porque en general a las personas (guionistas o no) también nos gusta la opción uno. Es la épica, la justa, la que queremos para nosotros mismos. Si en un país hay un sistema corrupto lo suyo es acabar con él, no tener que huir. Bien, pues justo eso ocurrió ayer en la Asamblea Extraordinaria de la SGAE… pero al contrario. Se votó a favor del alumno que nos roba el bocata. De que Johnny Lawrence y sus colegas del Cobra Kai nos curtan el lomo todas las noches de 2 a 8 de la mañana. Echad un vistazo a las franjas horarias y al sistema de reparto que actualmente sigue la SGAE:

Reparto SGAE franjas

 

Los contenidos que se emiten por TV de 2 a 8 de la mañana se llevan ahora mismo el 59% de lo que recauda la SGAE. No generan ni el 0’6% de audiencia. No superan ni el 1% en ingresos por publicidad. Pero se llevan el 59% del pastel. Loco, ¿no? Atentos:

Un autor (guionista, director o músico) cuyo trabajo se emita en televisión de 18:30 a 00:30 cobrará menos de la SGAE que otro que lo haga a las 04:00 de la madrugada. Aunque los primeros generen el 59% de la audiencia frente al 0’55% de los segundos. Aunque los primeros generen unos ingresos por publicidad del 23% (ingresos con los que se financia la SGAE, por cierto) frente al 1% de los segundos. Nos han hecho un Cobra Kai.

¿Por qué? Porque cuando se vota en la SGAE no rige la norma de “un socio un voto” sino la de “un euro un voto”. Un socio que recibe mucho dinero posee más votos que otro que genera menos. ¿Y qué socios reciben más dinero? Volved a la tabla: los que emiten de 2 a 8 de la mañana. Bastan unos pocos para inclinar la balanza a su favor. ¿Quiere decir que está todo perdido? NO. Teníamos dos opciones:

Cambiar de país. Afortunadamente, la SGAE no es la única entidad de gestión que tenemos los guionistas. Existe DAMA, por ejemplo, con un sistema de reparto distinto y donde no se aplica la locura de que una canción emitida a las 4:40 se pague mejor que la de una serie de prime time.

Cambiar de sistema. Plantar cara al Cobra Kai. La votación de ayer en la Asamblea se GANÓ. Ganó la apuesta por cambiar las franjas y repartir el dinero de forma justa y sensata. Así lo votamos guionistas, directores y músicos y, de nuevo, ganamos. Pero no fue suficiente. Había que ganar por dos tercios de diferencia y nos quedamos a las puertas. Perdimos por poco pero quedó claro que existe una amplia voluntad de mejorar y cambiar las cosas.

Llegados a este punto, ¿qué hay que hacer? Lo que cada uno quiera. En mi caso, yo apostaré una última vez por cambiar las cosas en la SGAE. Porque creo que es bueno que exista más de una entidad de gestión pero sólo si ambas funcionan correctamente y de forma segura. Ahí es cuando se puede elegir y cambiar con libertad y ahí es cuando se puede hacer frente común para luchar por los derechos de autor. Si un país funciona bien pero el de al lado está corrupto, de poco sirve emigrar porque el problema seguirá estando ahí.

O no, cuidado. Quizás no hay solución y nos toque cruzar sí o sí la frontera, pero por si acaso dentro de un mes habrá nuevas elecciones en la SGAE. Si nos ponemos las pilas y elegimos a una junta directiva que apueste por cambiar este asunto, quizá consigamos ese final épico que sin duda alguna nos merecemos. El de unas franjas sensatas que reflejen la importancia del trabajo de guionistas, directores y músicos como se merece. El de la patada de la grulla.


LA OCASIÓN PERFECTA PARA LEER EL QUIJOTE

12 enero, 2015

por Julia Altares, guionista (Amar en tiempos revueltos, Motivos personales, El súper) y miembro de la Junta Directiva de SGAE.

Después de disfrutar y aprender con vuestros post desde que vio la luz Bloguionistas, es la primera vez que escribo para el blog, y es que he cogido al vuelo la oportunidad que me han dado, porque la ocasión lo merece: tenemos a la vista la Asamblea General Extraordinaria de SGAE, que como muchos de vosotros sabéis se celebrará el próximo 26 de Enero en la sede de la ONCE, Paseo de la Habana 208, a las 16:00.

Auditorio ONCE P Habana

Lo que quiero pediros sin ningún pudor y apelando a la responsabilidad de todos es que asistáis a la asamblea del 26 de enero y apoyéis con vuestros votos tanto la aprobación de cuentas como el cambio de franjas horarias.

Y para que sepáis lo que nos estamos jugando en ella los autores socios de SGAE, os lo explico brevemente. Aunque el orden del día tiene más puntos, son dos los fundamentales y los que nos afectan muy directamente:

1.-Aprobación de las cuentas de 2013 de la Entidad, que en la pasada Asamblea de Junio fueron rechazadas por cuestiones políticas y claramente interesadas del colegio de Pequeño Derecho (el de los Músicos)

2.-Ratificación del cambio de valoración de las franjas horarias, uno de los factores que inciden directamente en el reparto de nuestros derechos. Este cambio ya ha sido aprobado por la Junta Directiva el pasado mes de diciembre y se tiene que ratificar (o no) en la Asamblea, con los votos de todos vosotros.

Con respecto al primer punto, hay que aprobar las cuentas como sea, porque de no hacerse, la entidad puede quedar en una situación inédita desde su creación. Y sobre todo, una situación absurda, que podría acabar directamente con la entidad en unos momentos en los que las entidades de gestión están en el punto de mira.

Y no están los tiempos para que una entidad como la SGAE, con todas las reservas que podáis tener hacia ella y muchas de ellas con razón, desaparezca después de ser el gran pilar en la defensa de los derechos de autor en este país.

Ya en junio, las cuentas estaban perfectamente formuladas (no dejan de ser una radiografía numérica de gastos e ingresos) y nadie cuestionó su perfecta adecuación a la realidad. Aprobarlas debería haber sido un trámite más, pero algunos socios decidieron usarlas como arma arrojadiza precisamente para evitar el cambio de valoración de las franjas horarias. Se trata de un grupo de socios encabezados por lo que llaman La Rueda: músicos de los conciertos nocturnos de las televisiones (de 2.00 a 7.00 AM, aproximadamente) que, con una audiencia prácticamente nula y, por tanto, cero espacios de publicidad, se llevan entre un 50% y un 70% de la recaudación total de la música de SGAE.

Esto ha sido posible, aparte de por componendas más o menos “irregulares” o pícaras, digamos, de determinados autores, porque esas franjas de madrugada tenían una ponderación en SGAE mucho más alta de lo debido, si nos acogemos a valores puramente objetivos (audiencia y publicidad, que en definitiva es de donde las televisiones sacan parar pagar los derechos de autor a SGAE por el repertorio que utilizan).

Atajar y solucionar este problema ha sido uno de los objetivos principales durante esta legislatura, pero siempre hemos topado con la oposición de un sector de músicos que viven de eso (y bastante bien, como os podéis imaginar). Para salvar su chiringuito, no dudaron en tumbar las cuentas, la gestión de la junta directiva, que se convocaran elecciones y en eso estamos.

En realidad son un porcentaje muy muy reducido del colectivo total de músicos, pero se organizan con gran precisión y efectividad, por lo que les va en juego.

Pero aunque lo parezca, no es un tema que sólo afecte al colegio de Pequeño Derecho. Los Audiovisuales también nos jugamos muchísimo con este cambio de franjas, porque las que queremos ratificar en la asamblea (y que ojo: ya están consensuadas por todos los colegios) favorecen a nuestras series y películas. Simple y llanamente porque son las franjas de máxima audiencia y mayor publicidad.

Además, si se acaba más o menos con el mercado artificial de la música nocturna y deja de ser rentable para las televisiones, a lo mejor las cadenas tienen que plantearse un cambio en su programación, invertir más en ficción… Pero no ficcionemos, a pesar de la tendencia natural, y vayamos a lo concreto:

Entiendo perfectamente vuestras reticencias a asistir a semejante “circo”, porque algunos autores de Pequeño Derecho toman la palabra durante horas, en una burda maniobra de distracción y dilación, que sin embargo tiene el efecto deseado: pasan las horas, las votaciones se retrasan más y más… Y los audiovisuales, hartos y sin ganas de perder el tiempo, se van marchando antes de las votaciones… ¡Y los de La Rueda se llevan el gato al agua! Como pasó en Junio, vaya.

ESTA VEZ NO PUEDE PASAR, COMPAÑEROS. NOS JUGAMOS MUCHÍSIMO. Un colega ha tenido una idea maravillosa: dice que se llevará las dos partes del Quijote, por si se aburre en el debate…

Bromas aparte, hay una solución en caso de que no podáis o no queráis asistir a la Asamblea. Y es que deleguéis vuestros votos en alguien de confianza, que sepáis que va a acudir.

Esta delegación de voto consiste en enviar los papeles que os mandaron al efecto el pasado mes de diciembre, con el nombre de la persona en la que delegáis, de vuelta a SGAE. Si no tenéis a mano estos papeles, aún estáis a tiempo de pedir otros y participar. Si nos vence la pereza, otros se quedarán con el fruto de nuestro trabajo.

Apuesto a que todos los que estáis leyendo esto habéis levantado la voz en alguna ocasión contra los irritantes casos de corrupción que asolan nuestro país. ¿Me equivoco? Pues el día 26 tenemos la oportunidad de plantar cara a un cierto nivel de “corrupción” que se está produciendo en nuestra sociedad de gestión. Ahora podemos clarificar las cosas y hacerlas más justas. ¿Vamos a dejar pasar la oportunidad?

El derecho de autor se defiende reclamando lo generado real y justamente por nuestro trabajo. Y, sin embargo, se mancha cuando se utilizan argucias para percibir un dinero que no se merece. Acabemos con esto y ganaremos todos. Si nosotros respetamos el derecho de autor, nos haremos respetar.

Por favor, concienciémonos por una vez, y actuemos. El plazo para mandar delegaciones se acaba el 22 de enero. ¡No queda tanto!


DICEN DE LA SGAE, PERO ¿Y EL ICAA?

13 julio, 2011

por Sergio Barrejón.

La semana pasada, este blog se dedicó enteramente a hablar del escándalo SGAE. No voy a abundar en el tema, tranquilos. Sólo quiero que tengan en mente a un personaje clave de aquel culebrón: Luis Cobo Manglis, el Tiresias de todo este asunto, el único que tuvo el tesón y los arrestos de decir en voz alta que la peste que asolaba Tebas tenía su origen en los pecados del Rey. Y lo hizo AÑOS antes de que el ventilador empezase a escupir mierda.

En seguida les explico por qué estoy pensando en Manglis y en Tiresias. Déjenme hablarles antes del productor catalán Xavier Catafal. Hace unos días, tuvo una breve aparición en prensa al reenviar a varios periódicos el contenido de una carta que dirigió al actual director del ICAA, Carlos Cuadros. En esa carta, Xavier Catafal advertía de que a algunos títulos beneficiarios de cuantiosas subvenciones, “se les acreditan presupuestos y/o recaudaciones que no se ajustan a la realidad.”

Carlos Cuadros, director del ICAA.

La cosa es muy sencilla: las subvenciones a la amortización reintegran al productor una parte sustancial de su inversión si la película logra un mínimo de recaudación en taquilla. Esto, que en origen se inventó para premiar a las películas que se lo curran para llegar al público, es una idea de bombero por dos razones:

a) Si tan importante es currárselo para llegar al público, lo lógico sería que las subvenciones apoyasen el marketing y la distribución, en lugar de la producción.

b) Este sistema provoca que aparezcan automáticamente dos conductas parásitas: por un lado, se comprarán entradas para falsear la recaudación y alcanzar siempre la taquilla mínima. Y por otro, se hincharán los presupuestos para que la inversión parezca mayor.

Según Catafal, el productor Salomon Shang es uno de esos parásitos. Uno reincidente. Catafal lo expresa con ironía en su carta a Carlos Cuadros:

La gran contradicción del ICAA es no haberle concedido, a día de hoy, el Premio Nacional de Cinematografía a Salomon Shang, que destaca por ser el único guionista, productor y director de la historia del cine español que ha conseguido:

Escribir, producir y/o dirigir 19 películas en los últimos 10 años. Dar casi siempre con la clave del éxito con un género tan complicado como es el documental.

Poner en marcha con éxito tres secuelas del documental EL VIATGE DE LA LLUM, estrenarlas exclusivamente en catalán y obtener siempre una recaudación que si se extrapolase a un estreno nacional, sería superior a la obtenida por UNA VERDAD INCOMODA o INSIDE JOB.

Demostrar que la inversión publicitaria no es necesaria para obtener el éxito ya que nunca publicita sus estrenos.

Evitar las descargas ilegales de Internet de sus títulos ya que pese al éxito y no ser editadas en DVD no pueden encontrarse en las webs de descarga.

Hay que recordar que el Ex-Director General del ICAA Ignasi Guardans, quién firmó las ayudas concedidas en el 2009 y 2010, tras su cese manifestó en su twitter que “algún día deberían investigarse las actividades industriales de Salomon Shang”.

Confío en que la última frase les haya hecho soltar un estentóreo WTF! ¿”Algún día deberían investigarse“? ¿Quién exactamente debería investigarlas, según el señor Guardans? Él estuvo al frente de un Instituto que concedió MILLONES DE EUROS en subvenciones a Salomon Shang. ¿Cómo es posible que el señor Guardans firmase personalmente la concesión de esas ayudas si pensaba que el beneficiario era sospechoso?

Ignasi Guardans, ex director del ICAA.

Ésa es la pregunta que se hizo Xavier Catafal, y fue a planteársela al mismo Ignasi Guardans, que para eso tiene Twitter. ¿Adivinan cuál fue su respuesta? Bloquear a Xavier Catafal y negarse a hablar del asunto. No es que me sorprenda. Lo que se desprende de su propio tuit es algo que suena peligrosamente parecido a corrupción, o al menos a gravísima negligencia.

Obviamente, no se puede acusar a nadie sin pruebas. Pero sí se pueden plantear dudas razonables. Y creo que es responsabilidad de Ignasi Guardans responder a una cuestión tan bien planteada. Por eso reproduzco aquí una carta posterior que, a través de Twitter, Xavier Catafalc ha intentado hacer llegar a Guardans mediante retweets, con la esperanza de se digne contestar de una vez.

Advierto que el texto es largo, que mezcla churras con merinas, y que definitivamente Catafal debería haberse buscado a un guionista para pulirlo (el texto). Pero aun así, merece la pena.

@panchocasal @ghekofilms @jherbera @nuria73 @gbelinchon Carta a Ignasi Guardans

Espero que te llegue mi carta mediante un retweet, ya que como te recuerdo más adelante, hace tiempo que me bloqueaste.

El motivo de la misma, es la lectura de un tweet tuyo del pasado viernes, en el que me decías textualmente “Yo también te quiero simpático, pero no voy a acusarte de la muerte de Manolete” y otro en el que irónicamente hablabas de la cantidad de apartamentos en la costa que te has comprado gracias al cine.

Ante todo quiero resaltar que nunca te he acusado de haber cobrado dinero de nadie de la industria cinematográfica.

En cuanto a la muerte de Manolete, apreciaría tu sentido del humor si no estuviésemos hablando de un tema tan serio como es, el fraude de ley en las ayudas a la amortización.

He de reconocer que hace unos años habías despertado mi simpatía con tu actuación ante la Guardia Civil del aeropuerto, defendiendo supuestamente los derechos de los pasajeros ante los abusos que se cometían en los controles antes de embarcar. Y más adelante, cuando a diferencia de Esperanza Aguirre, que tras un atentado salió rápidamente de la India, te quedaste en Bombay hasta que fue evacuado el último miembro de la delegación española. Además en tu trayectoria en la eurocámara habías conseguido cierto reconocimiento público pese a que esta institución no despierta la atención de los medios y menos de los ciudadanos de a pie, ya que normalmente es un cementerio de elefanteso de políticos que molestan. A todo ello se le sumaba que me habían hablado de tu cinefilia y de tu interés por la industria audiovisual.

Por esto, cuando el 13 de abril de 2004 (sic) te nombraron Director General del ICAA relevando al muy mediocre Fernando Lara, me lleve una alegría ya que pensé que por fin llegaba aire fresco, que pronto se modernizaría el Instituto y que sobre todo se empezarían a tomar medidas ante las descargas ilegales de Internet.

Apenas llevabas 2 meses en el cargo, cuando el 17 de junio 2009 firmaste las ayudas para la amortización de largometrajes correspondientes al 2008, donde destacaban, como venía siendo habitual desde hacía unos años, títulos producidos por Producciones Kaplan (BARCELONA KAPITAL, CARL GUSTAV JUNG, UN OBJETIVO RECORRE LA HABANA, LA VENGANZA DEL PROSCRITO, EL VIATGE DE LA LLUM – 4rt.VIATGE) a los que se les concedía una ayuda total, incluyendo la parte correspondiente a coproductores, de 1.918.526,45 €.

Supuse que no habías tenido tiempo para estudiar a fondo la propuesta por lo que te habías visto abocado a firmarla, pero estaba seguro que a alguien que presumía y presume de ser cinéfilo y observador, no le podían haber pasado por alto los títulos anteriormente citados, así como LA TEMPESTAD, EL VISITANTE DE INVIERNO, YO SOY SOLA de ABS Production-Barcelona S.L., algunos “éxitos” sorprendentes que en euskera superaban los 120.202 € de recaudación mínima exigida etc..

Estaba convencido de que tomarías las medidas oportunas para que en la próxima convocatoria no volviese a producirse un despilfarro tan descarado basado en el fraude de ley pero me estaba equivocando.

En pocos meses te habías enfrentado a buena parte de la industria tal y como me contaban productores, distribuidores y directores de festivales y además, como aviso a navegantes, habías demostrado, que no te temblaba el pulso para enfrentarte a una multinacional como Buena Vista, aunque para ello tuvieses que resucitar la censura, calificando como X la película SAW 6, pero en realidad los problemas endémicos del ICAA seguían siendo los mismos.

Desde el Instituto que dirigías, se seguía otorgando el certificado de calificación para la distribución en DVD a empresas “piratas”, para que comercializasen legalmente con el beneplácito del ICA, películas sin ser los titulares reales de los derechos, en base a la “apariencia de legalidad”.

La misma apariencia de legalidad que le negaste a la productora Gheko Films cuando decidiste paralizar el estreno de su película LA MULA al no concederle el certificado de calificación. La razón no era la cooperación ni los convenios entre institutos de cine de distintos países como indicabas, ya que pese a que el ICIC (Institut Català d’Industries Culturals) le negaba las ayudas a Producciones Kaplan por sus presupuestos hinchados y evidente compra de taquilla, no les hiciste ningún caso , pero claro estamos hablando de la Generalitat y tú estabas muy por encima de una administración autonómica.

El tiempo me ha hecho comprender tus razones para perjudicar a Gheko Films. Era más interesante cultivar las buenas relaciones con las instituciones británicas e irlandesas que te podrían ayudar en tu ambiciosa proyección internacional, que apoyar a una productora española que se estaba jugando su supervivencia.

Mientras tanto la industria musical, la prensa diaria y las editoriales seguían lanzando gran cantidad de películas sin calificar, sin que se adoptase ninguna medida, por lo que el ICAA dejaba de ingresar cantidad de dinero en concepto de tasas y sanciones. Y el servicio de inspección no actuaba, ya que estaba demasiado ocupado en su cruzada moral de perseguir los posibles errores en la calificación de las películas, por parte de las empresas que intentaban cumplir escrupulosamente con la legalidad vigente.

Cuando ya llevabas más de un año en el cargo, el 21 de junio de 2010, se publicaron las ayudas a la amortización de largometrajes y nuevamente eran escandalosas, pero esta vez ya no había excusa que valiese.

Sólo la incompetencia, y estoy seguro que no es tu caso, o la connivencia podían justificar que nuevamente te pasasen inadvertidos los títulos de Producciones Kaplan ( ¿QUIERES OIR UNA UTOPIA?, LA REENCARNACION) que fueron generosamente premiados con 943.249,63 €. Sin olvidar nuevos “éxitos” desconocidos para el público como EL REINO y CAÑO DORADO de ABS Production-Barcelona.

Podías haber dimitido antes de firmar, pero decidiste estampar tu firma y continuar y con ello asumiste la responsabilidad de dichas ayudas, aunque hoy te pese e intentes mirar hacia otro lado.

Más tarde, el 3 de agosto de 2010, se publicaron las ayudas a la distribución y mientras el importe total había subido de 4.306.498 € en el 2008 a 4.973.600, el número de películas que se beneficiaban pasó de 110 a 71. Es decir habías decidido que las compañías más importantes concentrasen gran parte de las ayudas, aumentando el importe máximo a percibir por título hasta los 120.000 €. Aunque con ello perjudicases conscientemente a los distribuidores más pequeños. Cuando algún distribuidor no “agraciado” en el reparto se atrevió a pedir una explicación descubrió lo “dialogante” que puedes llegar a ser.

Tu relación con la Ministra de Cultura se fue deteriorando y al final te cesaron y el twitter ha puesto en evidencia tu gran resentimiento. Y que con tu paso por Convergència, el Parlamento Europeo, el ICAA., el mediático número ante la Guardia Civil del aeropuerto de Barcelona, tu actuación tras el atentado de Bombay, etc… lo único que buscabas era protagonismo. Los ciudadanos eran y son secundarios, lo importante para ti era y sigue siendo tu proyección personal.

Una vez fuera del ICAA, cuando Ángel Sala, director del Festival de Cine de Sitges fue imputado por la fiscalía que le acusaba de ser el responsable de que se hubieses proyectado la película “A SERBIAN FILM”, nuevamente apareció el censor que llevas dentro y te posicionaste con dudosas argumentos jurídicos, a favor de la fiscalía. Ya que según tus declaraciones se limitaba a hacer cumplir la ley, responsabilizando además de a Ángel Sala, al departamento jurídico del festival.

¿De verdad a día e hoy puedes seguir manteniendo tamaña insensatez?, ¿Crees que los departamentos jurídicos de los festivales tienen que visionar todas las películas antes de ser seleccionadas para ver si vulneran alguna ley? ¿Quieres instaurar la auto censura en los festivales? “A SERBIAN FILM” había pasado antes de Sitges por un gran número de festivales sin problema alguno pero España tenía que ser diferente y tú lo aplaudías.

Cuando estalló la polémica del posible intento de compra de votos por parte de Salomón Shang en los premios Gaudí del cine catalán, no pudiste reprimirte y desde twitter declarabas, que algún día tendrían que investigarse las actividades industriales de Producciones Kaplan. Con toda la desfachatez, como si una vez fuera del ICAA te hubieses enterado por primera vez de sus extrañas actividades industriales.

Como eres un escuchador, lector, pensante, hablador, amigo y ciudadano, que es como te autodefines en Twitter, en el momento en que te pregunté mediante un tweet, que habías hecho aparte de firmarle cuantiosas ayudas, para poner fin a los abusos de Salomón Shang (Producciones Kaplan), te limitaste a bloquearme. ¡Viva el diálogo!

En cambio cuando escribí la carta a Carlos Cuadros como Director General del ICAA denunciando las ayudas, al ver como era otro el que tenía la patata caliente en sus manos, defendiste la oportunidad de mi denuncia pública, como si tu nunca hubieses tenido nada que ver, cuando en realidad si la Ministra no te hubiese cesado, estoy convencido de que habrías firmado las mismas ayudas que ha firmado tu sucesor y serías tú el destinatario de mi carta denuncia.

Y como prueba final de tu resentimiento, ante la detención de Teddy Bautista, no has podido evitar atacar al Ministerio de Cultura por no haber controlado las cuentas de la SGAE. Comparto tus argumentos, pero se nota tanto que no has perdido la oportunidad de cargar contra la Ministra que te cesó.

Tantos años de relaciones en Europa tenían que dar sus frutos y la UER te ha contratado como Director del Departamento de Asuntos Públicos y Relaciones con los Miembros de la UER. Desconozco las condiciones de tu contrato, pero deduzco que aunque la UER aparentemente se financie mediante las aportaciones de sus miembros, al ser TVE uno de ellos, en parte estamos contribuyendo todos. Por lo que me pregunto al ver la gran cantidad de tweets que envías, durante lo que para los ciudadanos normales son horarios laborables. Además de cuanto nos ha costado tu paso por el ICAA ¿Cuanto nos están costando tus tweets?

Como digo, no se puede afirmar nada sin pruebas. Así que me reservaré mi opinión sobre el asunto Guardans. (También agradecería que, para variar, eviten las descalificaciones personales en los comentarios.)

Pero no puedo evitar pensar que, muy probablemente, Catafal esté siendo ahora el Tiresias / Manglis de un futuro escándalo en el ICAA que, por comparación, hará que lo de la SGAE parezca calderilla. Y del que saldrían especialmente perjudicados los productores honrados que jamás han maquillado un presupuesto ni comprado una entrada. Porque, sin duda, el escándalo sería utilizado por la derecha más rancia para desacreditar todo el sistema de subvenciones. Y muy pocos Gobiernos resistirían la tentación de hacer demagogia a golpe de recortes presupuestarios. Qué felicidad.


DAME PAN Y LLÁMAME TONTO

6 julio, 2011

Por Chico Santamano.

Cada cierto tiempo los juzgados y, por extensión, la opinión pública se escandaliza por secretos a voces que todos o casi todos conocíamos y casi nadie se atrevía a señalar.

Secretos a voces que no sólo deberían poner la cara colorada a los culpables de esos escándalos, debería ponérnosla a todos. “Secretos” que forman parte de nuestra naturaleza conformista y acomodaticia. “Secretos” que si se recopilaran en un libro podría titularse “Dame pan y llámame tonto”.

En 2008 saltaba a la luz pública un escándalazo en toda regla con epicentro en el madrileño municipio de Coslada. Ginés Jiménez y 15 policías municipales eran arrestados por delitos contra la Administración, la libertad sexual, por tenencia ilícita de armas, asociación ilícita, delitos contra el patrimonio, lesiones y amenazas.

Prácticamente todos y cada uno de los habitantes de la ciudad conocían los tejemanejes de este elemento y su banda. Yo no vivo en Coslada, pero ¡hasta a mí me llegó la historia años antes! Por supuesto, nadie (entre los que me incluyo) hizo nada.

Durante los años en los que Ginés estuvo al frente de la comisaría pasaron gobiernos del PSOE, el PP e IU. Como ya sabrán, ni un solo alcalde movió un dedo. ¿Qué intereses existían para que ninguno pusiera de patitas en la calle a semejante elemento? ¿”Dame pan y llámame tonto”?

En 2007 estalló la operación Malaya. Gracias a la acción judicial, se pudo sacar a una horda de chorizos que saquearon durante años las arcas públicas del Ayuntamiento de Marbella. Un robo non-stop desde aquellos tiempos en los que Gil presentaba programas al ritmo de “Sopa de Caracol” desde su burbujeante jacuzzi. Todos lo sabían. Algunos lo gritaban, pero su voz quedaba enterrada bajo el peso de los votos de un pueblo que una y otra vez volvía a elegir a los mismos ladrones de siempre… Ya saben… Dame pan y llámame tonto.

Hace cinco días, los socios de la SGAE acudimos a votar. Algunos queríamos un cambio, otros muchos… no sé si la mayoría, pero sí los más poderosos (al menos en número de votos) preferían que todo siguiera igual. Y así fue… Nadie votó directamente a Teddy Bautista, pero sus acólitos volvieron a nombrarle jefe del cotarro. Con dos cojones. Como si en la SGAE no pasara nada.

¿Que la entidad tiene casi peor fama que ETA? Dame pan y llámame tonto. ¿Que hasta el más mónguer de la clase se ha enterado de que no se están haciendo bien las cosas? Dame pan y llámame tonto. ¿Que es absurdo reclamar pasta en peluquerías por tener un transistor encendido? Dame pan y llámame tonto. ¿Que se están comprando teatros y palacios sin ton ni son en lugar de repartir esos beneficios entre los autores? Dame pan y llámame tonto. ¿Que los teatros se compran con parte del dinero de los guionistas y directores para que actúen los cantantes ahora que no venden discos? Dame pan y llámame tonto.

La historia de la SGAE, como la de Marbella, la de Ginés y otras tramas de corrupción tienen muchas cosas en común; Todas ellas está protagonizadas por nuevos ricos que hacen un uso ostentoso, casi pornográfico y sobre todo cutre de su poderío económico. ¿Acaso se diferencia en algo el Miró en el baño de Juan Antonio Roca, el jacuzzi de Gil o la afición a recopilar palacios de la SGAE? Todos ellos han campado a sus anchas durante años… Ni izquierda, ni derecha… ni en el gobierno, ni en la oposición… Ninguno se atrevió a ponerle el cascabel al gato. Pero sobre todo, estas tramas son la historia de una vergüenza colectiva.

Hoy por hoy me avergüenza pertenecer a la SGAE (ojo, no me avergüenza defender mis derechos de autor a ultranza, que me los veo venir en los comments). Y me avergüenza porque todos sabíamos que esto iba a pasar tarde o temprano. Con el tiempo nos íbamos dando cuenta de que no era lógico semejante despilfarro. Éramos conscientes de que algo olía a podrido en Fernando VI, nº 4. Sabíamos que se estaban haciendo las cosas mal. Tras mucho discutir nos dimos cuenta de que lo del canon siempre fue una chapuza innecesaria. Los métodos para cobrar a determinados establecimientos absolutamente deplorables. Que nos estaban robando y nos daba igual. ¿En cuántas ocasiones nos han preguntado amigos y familiares “y por derechos de autor cuánto se cobra” y dábamos respuestas vagas para acabar diciendo “en realidad no se sabe muy bien”? ¿”No se sabe muy bien”? ¿No se sabe o no has reclamado tu derecho a saber a cuánto está el minuto de ficción en prime time?

Nos creemos unos listillos y somos tan catetos como esos votantes marbellíes. ¿Cuántas veces nos hemos preguntado cómo es posible que Gil (o más recientemente Camps) ganara una y otra vez las elecciones? Nuestra desidia nos ha condenado. Somos igual de paletos que los que votan a corruptos oficiales u oficiosos. No hemos sido capaces de mover el culo, cruzar la calle y pirarnos de allí antes de que nos salpicara la mierda.

Ahora es tarde, señora.

No somos culpables, ni ladrones… de hecho los autores somos las víctimas, pero estamos cubiertos de mierda. Mierda por la vergüenza de mirar a otro lado. Vergüenza por pasar horas y horas en foros y blogs defendiendo los derechos de autor para luego nos los robaran por otro lado. Vergüenza por dejar que la SGAE ensucie el nombre de toda una profesión a cambio de un incierto pago en el banco cada seis meses… En fin, ya saben…

Dame pan y llámame tonto.


A %d blogueros les gusta esto: