EUROPA MON AMOUR

14 noviembre, 2013

Por Curro Royo.

european screenwriters 

1. INT. ZONA CAFÉ. DÍA

Bruselas. Edificio multiusos de diseño… es decir, diseñado para pulirse los fondos europeos.

Después de horas de reunión, hemos parado para estirar las piernas, fumar y mear… que en europeo se dice “coffee break”.

Estoy con un francés muy simpático y muy miembro del Sindicato Francés de Guionistas.

CURRO
Estoy en una serie que igual se estrena en Arte Francia y Arte Alemania.

FRANCÉS
¡Qué bien! Arte es una cadena cojonuda. Pequeñita, pero cojonuda.

CURRO
Es así como muy fina… ¿no?

FRANCÉS
Sí, me gusta mucho… y mira por dónde,estoy esperando que me llamen y me digan si cogen una serie mía.

CURRO
Ah… qué bien, igual coincidimos en parrilla.

Asentimos, cabeceando… como somos europeos, debe ser muy normal que nos pasen estas cosas.

FRANCÉS
Lástima que al ser una cadena pequeña… te pagen poco por guión.

Yo miro al techo y como quien no quiere la cosa, lo suelto.

CURRO
Y… ¿cuánto es para ti poco?

FRANCÉS
No sé, digamos… 20.000 euros por capítulo.

Se me caen dos cosas por el pantalón, y no son ni mi movil ni las llaves.

Pongo cara de poker, me agarro a lo primero que encuentro y ya puestos… hasta el fondo.

CURRO
Y… ¿Y si fuera una cadena de las gordas, como cuánto cobrarías?

FRANCÉS
Prime time… cincuenta minutos…

CURRO
Por decir algo, sí…

FRANCÉS
Una cadena tipo TF1

CURRO
(En español)
Por tu padre, va…

FRANCÉS
Mmmm… unos 40.000 euros.

Diez segundos después, el francés sale corriendo a por el desfibrilador.

Y quince minutos después, de fondo y como con eco… mientras me inyectan la segunda dosis de adrenalina en el ventrículo derecho… escucho al Francés hablar por el móvil.

Ha vendido la serie a Arte, esa cadena pequeña que paga tan poco.

 

La escena anterior transcurrió el 8 de noviembre, en Bruselas. Acudí allí como delegado de ALMA a la Asamblea de la Federación de Guionistas, que reúne a los sindicatos de guionistas toda la Europa civilizada, esto es… la que produce ficción.

Entre reuniones, informes, cafés, comidas y copas, fui recogiendo datos que solté en Twitter en plan ametralladora. Por invitación de Chico Santamano, me he animado a poner por escrito algunas reflexiones personales sobre la información que recogí de primera mano.

1.- ¿Cuánto gana un guionista europeo?

Durante la celebración de la Asamblea, se presentó el estudio “Ingresos de los guionistas europeos en 2012”, resultado del análisis de un completo cuestionario respondida por más de setecientos guionistas de veinticinco países. Los resultados nos dicen que:

– Los ingresos medios del guionista europeo, después de impuestos, son 22.000 €.

– El 57% de los guionistas que respondieron el cuestionario ganaron menos de 30.000€ y solo el 7% ganaron más de 100.000€. También los hubo que ganaron 1.000 € o menos, como el caso de los guionistas griegos, que a falta de producción, sólo cuentan con los derechos de autor generados por las reposiciones.

– Más de la mitad de los guionistas encuestados, afirmaron que sus ingresos bajaron en 2012.

– La inmensa mayoría de los guionistas encuestados deben compaginar la escritura de guiones con otros trabajos.

– El ingreso medio por contrato de los 72 guionistas que afirmaron trabajar solo para cine, fue de 13.800 €. Firmaron de media 1, 5 contratos en 2012.

– Los 241 guionistas que solo perciben ingresos de la televisión, percibieron una media de 9.900 € por contrato, y firmaron una media de 3, 7 contratos en 2012.

El estudio, que no tiene desperdicio, estará disponible próximamente en formato pdf en la web de la FES.

¿En qué lugar estaríamos los guionistas españoles? Estaríamos- estadísticamente hablando- en el lugar intermedio tirando a bajo. Concretamente, estaríamos en el puesto diez de un total de dieciocho. No nos acercamos ni en sueños a lo que ganan nuestros colegas franceses, noruegos, suizos, alemanes o ingleses… pero tampoco estamos en la desesperada situación de búlgaros, griegos turcos, finlandeses o islandeses.

La cifra de ingresos medios se acercaría a los 23.000€, coincidiendo prácticamente con la cifra que han dado los sucesivos estudios sobre la profesión en nuestro país que ha elaborado SGAE en colaboración con ALMA y FAGA, que se puede descargar aquí.

Quisiera repetir una vez más que estas cifras son medias estadísticas. Por lo tanto , son números vacíos y muertos para los muchos compañeros y compañeras a los que la crisis ha vapuleado a placer, ensañándose con una profesión ya de por sí maltratada y desprotegida.

2.- Sí se pueden negociar mínimos

Como sabéis los compañeros guionistas y los que seguís este blog, las autoridades de la Competencia de nuestro país multaron a ALMA, dándonos un estacazo de 30.000€, que seguido al poco tiempo de otro aún mayor de 50.000€ al GAC, el sindicato de guionistas catalanes.

En nuestro país, todos los profesionales, los free-lances, los autónomos… todos los que no trabajamos con la cobertura de un contrato por cuenta ajena, nos vemos impedidos por ley a negociar unos mínimos por nuestro trabajo. Es así tanto para guionistas como para abogados o traductores.

Las autoridades de Competencia nos investigaron, como resultado de una denuncia amparada por el anonimato, intentando dilucidar si habíamos intentado negociar e imponer unos mínimos con los productores audiovisuales.

La más sencilla de las lógicas nos dice que negociar dichos mínimos no solo no debería ser un delito, sino un derecho. Si no puedes ampararte en la fuerza del colectivo para intentar mejorar tus condiciones laborales… ¿no incurres en la mayor de las indefensiones?

Finalmente, nos cayó la multa… y fue por haber publicado en nuestra web un listado de precios orientativos de guión. La razón de que hiciéramos esa lista es tan sencilla como lógica. La primera pregunta que nos hace cualquiera que empieza en este mundillo es… “¿Cuánto es razonable pedir por un guión?”.

Pues bien, mientras en nuestro país sucede esto, nuestros compañeros europeos, sin ningún tipo de problema legal, elaboran y defienden tablas y acuerdos marcos, con cifras de mínimos tan concretos, como éste de los ingleses con la BBC.

Puedo aseguraros que nuestros compañeros se llevan las manos a la cabeza al pensar en nuestra situación, y que estas multas han sido protestadas y esgrimidas ante las autoridades europeas como un ejemplo de lo que una legislación europea unificada debería abolir.

Pero mientras eso ocurre, los sueños de fijar un mínimo de precio por guión, se quedan en eso, en sueños ilegales y multados.

2.- Hay otra forma de vender los guiones

En España estamos acostumbrados a vender nuestros guiones por un tanto alzado, a cambio del cual, cedemos todos los derechos y usos que se pueda hacer de dicho guión.

Esto, que nos parece de lo más normal, es lo que nuestros compañeros europeos conocen como “buyout” , y no sólo les parece una barbaridad, sino que hace tiempo que muchos de ellos no firman contratos de ése tipo.

¿Un ejemplo? En una pausa para tomar café, pegué hebra con un guionista alemán y empezamos a hablar del tema de lo que se paga por guión. Como todo en el Estudio eran medias estadísticas, intentaba contrastar esos datos con ejemplos concretos de lo que se cobra en otros países.

El simpático compañero germano me comentó que el sistema en Alemania es el siguiente. Por un guión de televisión de noventa minutos, el guionista recibe 47.000 €. Yo ya estaba a punto de decir que la cifra estaba muy bien cuando él añadió que se entendía que ése era el precio por el primer pase.

Si la cadena hace un segundo pase del capítulo, el guionista vuelve a cobrar otro tanto. Si la serie se vende al extranjero, el guionista cobra. Si se edita en DVD, el guionista cobra.

Es decir, el guionista acompaña la vida y el desarrollo comercial de la serie que ha escrito. Y por supuesto, no estamos hablando de derechos de autor como los que gestionan aquí SGAE o DAMA. Estamos diciendo que la cadena, el fabricante de DVD, quien sea… paga al productor, y éste al guionista.

Se da el caso de que no todos los capítulos se pasan dos veces. Y también ocurre que el segundo pase se realiza en una cadena más pequeña del grupo, digamos una cadena por satélite, por lo que el pago por el segundo pase es menor. Sea como sea, algunos guionistas prefieren no estar pendientes de este proceso y ceden todos los derechos de golpe, es decir, venden en modalidad “buyout”.

En este caso, el importe puede ser de entre 60.000€ a 75.000€. Recordemos… por un guión de televisión del noventa minutos.

Esto mismo es lo que ocurre en Inglaterra. De camino al hotel en el que nos hospedábamos, un guionista inglés me dio un cursillo acelerado de negociación en la pérfida Albión.

Imaginemos que escribimos un guión de sesenta minutos para la BBC. De acuerdo a la tabla que hemos citado más arriba, cobraríamos un mínimo de 6000 libras… y subrayo lo de mínimo porque todo indica que de verdad lo es.

El compañero insistió que esa sería la base de cálculo y es lo que nos pagarían “simplemente por escribir el guión y que se emita el capítulo”. Es decir, lo normal aquí. Pero resulta que de nuevo, la repetición, implicaría un pago del 100% de la base… y a partir de ahí, por contrato y con mínimos garantizados, cobraríamos por cada uso que se dé a nuestro guión convertido en una obra audiovisual. Desde la venta al extranjero, el pay-per-view, el DVD…

…y por supuesto, por el portal de Internet de BBC, llamado BBC iPlayer.

3.- ¿Parientes pobres o competencia desleal?

Para entender estas cifras, es necesario poner el precio del guión en su contexto, que no es otro que el coste de producción.

Por lo que puedo deducir de las conversaciones con los compañeros, en Europa es muy difícil que el precio de un capítulo de prime-time baje del millón y medio de euros. Son cálculos de guionista con un café en la mano, no una hoja Excel con membrete de una productora… pero coincide en al menos tres países.

En España, en época de bonanza, las series más caras han podido alcanzar los ochocientos mil euros. Hoy en día, yo diría que las series que estén por encima de los cuatrocientos mil euros por capítulo, son excepciones. Eso para series nuevas. En cuanto a las series que arrancaron antes de la crisis, han sufrido un serio recorte, o directamente, no han sido renovadas.

El caso es que en nuestro país, estamos dando una calidad por unos precios que en el resto de Europa les parecen imposibles. Literalmente, alucinan al saber con cuánto dinero está hecho lo que ven en pantalla.

Dejémonos de complejos, somos capaces de dar mucha calidad por un precio más que competitivo, y para colmo, arrasamos en nuestro propio mercado, desplazando de las parrillas a las producciones USA.

Esto nos convierte en un buen partner a la hora de co-producir, lo cual parece una buena noticia para la producción local.

En estos momentos se está grabando una serie juvenil aquí, que será emitida en media Europa. Se graba en inglés… con actores y guiones en inglés y con medios y precios españoles. Nuestras series se venden bien en Europa, y algunas productoras de fuera empiezan a co-producir con nosotros.

¿Podría llegar nuestro país a ver una nueva era Bronston del audiovisual?

No lo sé. Pero si así fuera… ¿no estaríamos haciéndole la competencia desleal a nuestros colegas? De poco les serviría a ellos haber logrado convenios y precios mínimos si al final la producción termina en manos de alguien que cobra la mitad ¿Qué podemos hacer al respecto? Se me ocurre, que como poco, intentar subir el precio de los guiones aquí.

La parte contratante de la primera parte

La lucha corporativa, o sindical, es una carrera de fondo. Su principal obstáculo no suele ser los que se sientan al otro lado de la mesa a negociar con nosotros.

El principal obstáculo para el avance de los logros colectivos de los guionistas en España, somos los propios guionistas. Descreídos y cortoplacistas, los guionistas tenemos una vocación de francotiradores que nos impide asociarnos si no vemos un resultado inmediato, un “qué hay de lo mío” tan claro que justifique el pago de la cuota mensual. Y así nos va.

El sindicato ALMA comparte alquiler de oficinas con la Unión de Actores o Tace. El sindicato noruego tiene un piso en Barcelona para que sus miembros puedan ir allí a escribir.

ALMA acude a cuantas ayudas públicas hay para poder ofertar algo de formación a sus socios, organiza cursos, co-organiza un Master con la Universidad Carlos III. El sindicato francés dispone a partir de este año de un millón y medio de euros para que sus socios hagan cursos de todo tipo.

ALMA tiene en estos momentos 239 miembros. El sindicato inglés tiene los mismos miembros que el año en el que estamos… 2013.

ALMA está presente en muchos Festivales, dando premios o siendo parte del jurado. Incluso conseguimos entregar un premio propio en algún festival. El sindicato francés alquila un bar en Cannes, durante todo el festival, para que sus socios tengan un punto de encuentro y un sitio al que llevan a sus contactos y potenciales clientes, un lugar en el que, para variar, el que se tira el pisto de invitar a copas, es el guionista ¡En Cannes y durante el Festival!

Pero eso sí… la cuota del sindicato francés consiste en un 1% de los ingresos netos del guionista (incluyendo contratos y derechos de autor) con un mínimo anual de 200€ y un máximo de 1.500€.

Las cosas no ocurren por casualidad, ni de hoy para mañana. Escribimos para una industria que con recursos muchísimo inferiores a los de competidores foráneos, consigue unos resultados excelentes. Somos líderes en nuestro mercado, competitivos, exportables, rentables…

En buena lógica, si en lugar de considerarnos como “algo para pasar el rato” se nos viera con el respeto con la que se nos ve en el resto de Europa, la producción audiovisual sería uno de los motores para salir de la crisis.

Pero esto solo es posible si se cuida el eslabón más crítico de la cadena, la generación de contenidos, con una mejor remuneración, por supuesto, y con un sistema de pago progresivo con el éxito de las obras en las que participemos. Y eso no va a pasar nadie va a hacerlo a menos que nosotros mismos, los guionistas, lo exijamos y lo consigamos.

Pensar que no hay nada que hacer, es lo mismo que no hacer nada. Pero no hacer nada ya es hacer algo… es consentir con que otros lo hagan en tu lugar.


MANUAL DE SUPERVIVENCIA PARA GUIONISTAS: LAS REBAJAS, EN EL CORTE INGLÉS

30 septiembre, 2010

por Pianista en un Burdel.

Uno de los mayores acontecimientos de mi adolescencia fue el momento en el que el primer de mis amigos se saca el carnet. De pronto, el grupo de amigos ya no depende de los autobuses y el Metro para llegar a los sitios. Ya no hay que hacer complicadas economías para tomar un taxi entre cuatro. De pronto, llega LA LIBERTAD.

¿Y qué se hace el primer fin de semana de LA LIBERTAD cuando uno tienen 17 ó 18 años en Madrid? Ir a la Casa de Campo a mirar a las prostitutas, naturalmente. El conductor va un poco más tenso de lo aconsejable para conducir, y los pasajeros van un poco más borrachos de lo aconsejable para llegar a viejo. El ritual suele estar entre lo ridículo y lo abiertamente tétrico, y consiste, básicamente, en dar vueltas y vueltas por la Casa de Campo, hasta que los pasajeros convencen al conductor de parar cerca de una prostituta en concreto y preguntarle, qué si no, cuánto cobra.

Recuerdo el diálogo más o menos así:

El coche se detiene frente a una prostituta. Ella se acerca a la ventanilla del Conductor.

PROSTITUTA

Hola, guapo. ¿Quieres pasar un buen rato?

El Conductor vacila, mira hacia sus amigos. Por fin, uno de ellos se decide a hablar.

PASAJERO 1

Disculpe, señora puta… ¿Cuánto cobra usted?

PROSTITUTA

Dos mil chupar, tres mil follar.

Los amigos se miran entre ellos. Es evidente que no han ido allí a ser chupados ni mucho menos follados, así que nadie sabe muy bien cómo continuar la conversación.

El Conductor decide seguir con el juego.

CONDUCTOR

¿Y si te follamos todos, nos haces descuento?

La Prostituta resopla. Debe de haber oído esa frase cientos de veces.

PROSTITUTA

No, guapo. Las rebajas, en el Corte Inglés.

Y se aparta del coche, dando la conversación por terminada.

¿Y a qué viene este incorrecto recuerdo? Por un lado, nunca viene mal una buena punchline. Por otro lado, cualquier cosa relacionada con prostitución tiene cabida en un blog de guionistas, ¿no? Especialmente, si lo firma un tal Pianista en un Burdel.

Pero realmente, lo que me ha hecho acordarme de este episodio, concretamente, de la sabia frase final de la prostituta (toda una filosofía de vida que ningún guionista debería dejar de observar) ha sido un comentario al post que publicó Daniel Castro el pasado 20 de septiembre: CONSULTORIO: OPCIÓN DE COMPRA. El comentario, escrito por el lector Tomatóstenes, decía así:

Justo la semana que viene tengo una entrevista con un productor ejecutivo al que le ha gustado el guión de largo que le envié. Si me pide una opción de compra GRATIS, ¿qué debo hacer?

Soy guionista novel y la posibilidad de visitar otras productoras que lean mi trabajo es una utopía. Por otra parte, soy consciente de que si todos negociamos a la baja …

Desde mi ignorancia, que un productor mueva mi guión en busca de finaciación suena muy bien, aunque no pague nada a cambio. Los expertos habláis de que así lo pueden quemar. ¿Qué significa exactamente esto? ¿Acaso cambia la actitud del productor por la módica cantidad de 2000 euros de una opción?

¿Y si me pide una reescritura gratis? Primera versión de guión, opción de compra y reescritura, ¿por cuánto se está firmando?

Como veís, estoy muy desorientado.

Y aunque Daniel Castro le contestó cumplidamente, he pensado que convendría hablar del asunto en la portada del blog, para que más lectores puedan contactar DE UNA PUÑETERA VEZ con esa sabia filosofía de puta vieja. Vamos allá con mi respuesta:

“¿Qué hago si me pide que firme una opción gratis?”

Naturalmente, le dices que no. Que por una opción cobras seis mil. En la anécdota, la prostituta decía “dos mil chupar, tres mil follar”. Nótese el pareado, cuestión de puro marketing. Tú, redondeando al alza los baremos mínimos de ALMA, puedes parear así:

Seis mil opción, cuarenta mil guión.

En todo caso, si le viene mal aflojar la mosca de golpe, dile que te puede aplazar el pago a tres meses, o a seis meses si quiere. Pero que tú eres una puta, y las putas lo único que hacen gratis es enseñarte el género y decirte cuánto cobran. Él ya ha visto el género. Si quiere catarlo, que lo pague. Y las rebajas… pues eso.

A no ser, claro, que te gusta que te la metan a cambio de nada. En ese caso, ya no serías puta, serías sólo un adicto al sexo y muy probablemente un masoquista. Porque hace falta ser rarito para cederle algo gratis a una persona que, manifiestamente, planea ganar dinero con ello. Jamás nunca harías algo parecido en cualquier otro ámbito. ¿Me prestarías tu coche gratis para que yo se lo alquile a un colega?

“Que un productor ejecutivo mueva mi guión para buscar financiación suena muy bien”.

Es cierto. Suena bien en la medida en que suena bien “este Gobierno jamás recortará los derechos sociales”, o “voy a poner todo mi empeño en sacar al país de la crisis” o “tenemos la responsabilidad de llegar a un acuerdo para impedir el antitransfuguismo”. Pero el subtexto, naturalmente, es “chupa, chupa, que yo te aviso”.

Suena mucho mejor de lo que en realidad es.

Piensa una cosa: si el productor NECESITA el guión para obtener la dichosa financiación, ¿no podría decirse que el guión es LA PIEZA FUNDAMENTAL en el proceso de producción? ¿Y no te parece que es MUY POCO PROFESIONAL intentar conseguir la pieza fundamental por el morro y sin soltar un duro?

De nuevo, no existe otro ámbito profesional en el que nos pareciese tolerable una conducta así. Si ese productor ejecutivo realmente tiene probabilidades serias de conseguir financiar este proyecto, asumirá que hay que hacer una mínima inversión en el resorte fundamental que acciona la maquinaria. Que insisto, es eso que tienes en tu disco duro, y que hemos dado en llamar guión.

Dándole la vuelta al razonamiento: un tío que no está dispuesto a soltar unos miles de euros para asegurarse los derechos del guión, muy probablemente no es un verdadero productor ni tiene probabilidades de financiar nada. Muy probablemente es un filibustero con más ilusión que talento, que no se quiere jugar los cuartos porque sabe que, casi seguro, no conseguirá recuperarlos.

“¿Cómo hay que obrar en estos casos?”

Bueno, la manera más destroyer sería decirle al productor ejecutivo que sí, que lo mueva por ahí a ver qué tal… pero sin firmar nada. Y que cuando encuentre la dichosa financiación, que ponga dinero sobre la mesa, y entonces habláis. Mientras tanto, naturalmente, tú serías libre de buscarte otros productores más interesados.

La manera más lógica sería hacerte socio de ALMA inmediatamente, y recabar los servicios de su abogado, Tomás Rosón, que te informará cumplidamente del tipo de contrato que más te conviene, y de los tramos salariales a que puedes aspirar. Y cuando algún productor te diga que estás pidiendo más de “lo que se está pagando por ahí“, no le escuches: ven a este blog a informarte y, sobre todo, escucha a Tomás Rosón. Él es el que lee, revisa y confecciona la mayoría de los contratos de guionista en este país. Él sabe realmente cuánto se cobra por un guión en España. Y está de tu lado, así que te dirá la verdad.

Espero que estos comentarios le sean de utilidad a alguien. Y confío en que tú, Tomatóstenes, sepas disculpar el tono cortante. Sé que, mezclado con el uso de la segunda persona, puede tocar un poco los cojones. Y últimamente, me han criticado bastante por mi tono de superioridad. No era la intención hacerme el superior ni el sabelotodo. Y si a veces soy cortante es porque me hace más gracia que ser falsamente amable. En cualquier caso, si te ha molestado, lo siento.

(Mentira.)


A %d blogueros les gusta esto: