STAMOS OKUPA2: UN PROYECTO, UNA OCUPACIÓN

20 septiembre, 2012

por Toni Betrán.

Éramos jóvenes y atrevidos. Bueno, igual ni tan jóvenes ni tan atrevidos. Pero sí lo suficiente para creer que una serie tan loca como la que estábamos pariendo podía tener un sitio en la televisión de este país. No era fácil, pero podía. Al fin y al cabo, vale que era complicado complacer a todos los targets de edad (esa obsesión del directivo de TV español) pero teníamos la manera y vale que los temas a tratar iban a tener un trasfondo duro, pero con la comedia pensábamos que podría entrar bien en cada casa. Así que allá fuimos. Teníamos más de 10 años de experiencia en la profesión y el respaldo de trabajos bien hechos para confiar en esta serie. La creamos y unos buenos productores nos movieron el asunto por varias televisiones. Confiábamos todos en este proyecto. Sabíamos que era bueno. Estamos hablando del año 2008.

¿Cual era el proyecto? Os va a hacer gracia. A ver cómo os lo cuento… así, en resumidas cuentas:

Unos ancianos deciden fugarse de un asilo y, tras la fuga, “okupar” un edificio (que previamente pensaban okupar unos chavales, familiares de uno de ellos). Allí montarán su propia Komuna, donde vivir en paz y auto-gestionándose. Y los jóvenes se unirán a ellos.

A parte de estos entrañables abuelitos cobraba protagonismo un matrimonio de especuladores que esperaban hacer negocio con ese piso y el dueño (padre del hombre del matrimonio), personaje ruin que intentaba sacar tajada. Todo esto en ficción semanal, comedia irreverente, alocada, viejos con actitudes más rebeldes que los jóvenes, cambios de roles, etc…

Supongo que muchos ya empezaréis a ver por dónde va el tema. Sí.

Con el proyecto en la cartera (con el nombre de trabajo “Casa Okupa”, sabiendo que mutaría con el tiempo) nuestros amables productores fueron a visitar a las cadenas de televisión. La primera, por ser donde mejor encajaba (a nuestro parecer) el producto y donde quizás podrían permitirse más apostar por algo así era TVE. Y allá que fueron. Concretamente, el 26-02-09. Una bonita reunión con el entonces Jefe de Ficción de la cadena (D.M.) y su segundo de a bordo, Fernando López Puig (también estaba J.P, de la cadena). “Ésta es nuestra serie”. “Ah muy bien, ya te llamo yo”, y lo de siempre. Les gusta pero no se lanzan y queda en un cajón. Parece que no va a poder ser. No pasa nada. Hay otras teles.

De ahí que el 28-04-09 se visite a Antena 3 (con S.M.), el 6-05-09 se visite a Cuatro (con M.M.) y el 23-06-10 a Tele 5 (con P.S.B.). En todas amablemente les atendieron aunque no se decidieran por el producto, aunque A3 sí que continuó interesándose. Tanto que dimos un paso más allá involucrando a una importante actriz en el panorama televisivo español en el proyecto. Estaba encantada y le adaptamos un personaje ex-profeso para ella: ese padre dueño del edificio ahora iba a ser una madre. De mala ruin lo haría estupendo. Ya tenía experiencia como mujer de presidentes de Comunidad de vecinos en la tele, y al fin y al cabo…

Con esta versión 2 y con el guión del piloto, fueron los productores a una segunda reunión con S.M. de Antena 3 el 16-06-09. Pero, al final, no cuajó. La actriz tuvo oportunidad de coincidir con varios directivos de estas cadenas y comentarles la ilusión que le haría el proyecto, pero bueno, siguieron sin convencerse.
Y ahí se quedó la cosa. Lástima. Con este proyecto parece que no habrá mucho futuro y no tendremos la suerte de escribir eso que veíamos tan divertido. De haberlo conseguido, sería como si nos tocara el gordo de la lotería, la verdad. Pero, oye, a veces, toca…

Espera. ¿He dicho el gordo de la lotería? Oh. Eso se reparte el 22 de diciembre, ¿verdad? Vaya, qué casualidad… el 22 de diciembre del 2010, mientras esperaba a ver si por ahí sonreía la suerte, recibo una llamada. De felicitación. De enhorabuena. ¿La lotería? ¡No! ¡Me felicitaban porque habíamos vendido la serie! ¡A Televisión Española! “¿Y dónde has oído eso?” “¡Sale en El País!”

Y tanto que salía…

Vale. Un año después de nuestra visita a TVE está claro que van a hacer mi serie… pero nosotros no hemos vendido nada. Llamo a la productora y les descubro yo la noticia. Momentos de flipe. Nos llama más gente. Nos llama hasta el agente de la actriz que teníamos en el proyecto para felicitarnos. Y les decimos a todos lo mismo: o los abuelitos han decidido fugarse también de nuestro proyecto y abrir uno propio o aquí está pasando algo raro.

Investigamos. Hablan de producción propia de TVE. En TVE no hay guionistas de ficción. De hecho en la noticia no se nombra a nadie, ningún autor. Es decir, esto ha de nacer de alguien, no puede haber venido de la nada. ¿De dónde? ¿Del Jefe de Ficción? En los últimos meses ha habido movimientos y el actual Jefe de Ficción no es el que recibió el proyecto… ah, espera. Que ahora está el segundo de entonces. El que estuvo en la reunión cuando entregamos el proyecto: Fernando López Puig. Vaya…

¿Un realizador, sin autoría alguna de series ni proyectos de ficción en su haber, que nunca ha escrito una coma y que de pronto se saca esto de la manga? ¿O de un cajón?

Ante la duda, enviamos burofaxes, correos, llamamos a TVE. Nadie nos contestó. Nadie quiso recibirnos. Momentos de consejos, consultas legales (hasta que no hay estreno no hay delito) y pasan meses y meses de incertidumbre mientras oyes que están contratando guionistas para desarrollar el proyecto y los guiones, que se habla de reparto, etc, etc…

Y sin poder hacer nada mientras más que morderse los nudillos. ¿O sí?

Sí.

En noviembre del año pasado (2011) se organizó en Madrid el II Encuentro de Guionistas. Un maravilloso evento que reunió a lo más granado de la profesión y en el que hubo varias mesas de debate y ponencias. Yo mismo estuve en una (en “no-ficción”). Y mira por dónde, Fernando López Puig iba a estar en otra. En la de ficción. Y allá que fui.

En el turno de preguntas de los asistentes pregunté por si seguían adelante con ese proyecto de producción propia que anunciaron en enero y del que no se había vuelto a saber (Okupados). Él contestó que sí, que había habido problemas de aluminosis en los platós y de ahí el retraso, pero que seguían adelante y con mucha ilusión. Quería preguntar por la autoría del proyecto pero el micrófono fue a parar a otros asistentes y tampoco quise monopolizar el momento. Esperé a que terminara y me dirigí a el flamante Jefe de Ficción de TVE.

Tras presentarme le pregunté, interesado, por quién era el autor de la serie. Él me dijo que estaban desarrollándola varios guionistas y blablabla. Le corté diciendo que ya, que eso suele ocurrir, pero que hay una idea original, un proyecto, sobre el que luego se construye cada capítulo. ¿Quién había creado eso? Él me contestó que “nace de la casa”. Insisto en que en la casa no hay guionistas contratados como tales, de ficción. Y que no creo que naciera en el váter y se la encontraran, que alguien tuvo que tener la idea. Tras insistir dos veces más, para en silencio y dice: “bueno, la idea es mía, la creé yo”.

Me entra la risilla floja y seguimos la conversación:

TONI.- Vaya, pues qué casualidad que dos años antes tuve yo con un compañero la misma idea.

Fernando se queda blanco.

TONI.- Sí, hombre. Si estabas tú el día que la llevaron nuestros productores a la tele. Claro que el Jefe era entonces D.M. Pero tú estabas.

Fernando, titubeante, no sabe por dónde salir. Arrinconado entre Toni y una mesa, balbucea.

FERNANDO.- No sé de qué me hablas…

TONI.- Sí, hombre, sí. Lo sabes. Os hemos mandado varios correos, dos burofaxes y hemos pedido entrevistarnos con vosotros y no nos habéis hecho ni caso.

FERNANDO.- No… yo… no he oído nunca nada de esto. Es la primera noticia que tengo.

TONI.- Yo creo que no. Y es que, mira, no somos dos advenedizos que queremos chupar del bote y ver si cuela. Somos dos profesionales con muchos años de carrera. Alberto Grondona, el co-autor, ha sido varios años jefe de guión de Hospital Central entre otras muchas cosas, yo ahora estoy dirigiendo un programa de televisión que yo mismo creé en Canal 9…

FERNANDO.- (Apurado) Pues es que yo no sé nada de esto. No sé…

TONI.- Hombre, es que está calcada la sinopsis de la serie palabra por palabra. Y no hablo de “una serie sobre el día a día de un colegio” o “una serie sobre el mundo de una comisaría y las cosas que les pasan ahí” o “unos colegas comparten piso y les ocurren cosas divertidas”. Hablo de algo muy muy concreto. Y es que está tal cual.

FERNANDO.- (Rápido y sin pensar, como un resorte) ¡Bueno, vosotros no teníais lo de la actriz venida a menos!

¡Zas! Silencio. Fernando se da cuenta de la cagada. Toni sonríe (por no llorar).

TONI.- Oye, pues para no tener ni idea de lo que te estoy hablando, bien que sabes cuál es justo la única diferencia con nuestro proyecto, ¿no?

FERNANDO.- Bueno, yo… Esto… No, bueno… Algún rumor me ha llegado, lejano… Pero… Bueno, algo oí…

TONI.- Ya.

FERNANDO.- (Apurado) Mira, es que incluso te diría que si me inspiré en algo es en una serie argentina…

TONI.- Ya. ¿En “Todos contra Juan”?

FERNANDO.- (Sorprendido) Eh… sí.

TONI.- La conozco. Y ahí lo que hiciste es “inspirarte” para la trama esa de la actriz venida a menos. El resto, es lo nuestro.

FERNANDO.- Eh… Pues… Yo no sé, de verdad, lo siento, pero es que no sé todo esto…

Fernando se queda callado mirando el suelo. Toni ve la situación y decide cortarla.

TONI.- Mira. Vamos a esperar al estreno. Más que nada porque por ahora no podemos tomar acciones legales ni nada y está clara cuál es vuestra postura. O la tuya, más bien. Y, te juro, por Dios, que espero que cuando la vea, diga: “Anda, es verdad, no tiene nada que ver. Qué tonto fui.”
Y, ¿sabes? No quiero que pase eso por no meterme en jaleos. Quiero que pase porque no me gustaría vivir en un mundo profesional tan ruín como para pensar que un Jefe de Ficción de una televisión pública puede hacer esto y salir indemne. Adiós.

Y me fui.

¿Qué pasó después?

Pasó esto. El viernes pasado (14-09-12). Mañana, tendrá su segunda entrega. Gracias a la primera entrega ya vimos que no, que lo que dije a Fernando López Puig que deseaba que pasara al verlo no estaba ocurriendo. La cosa no se ceñía solo a la sinopsis.

La primera entrega de esta apuesta “personal” del Jefe de Ficción de TVE, encargado de supervisar además el desarrollo y la producción de el proyecto, tuvo un 8,8% de audiencia. Un tremendo fracaso. No voy a entrar a valorar la calidad del producto. Ni voy a decir aquí que me alegre que una serie en nuestra televisión pública fracase así (sobre todo por los compañeros que han estado trabajando en ella y que no tienen culpa alguna). Tampoco voy a decir que, tras esto y otras cosas (en las que no voy a entrar ahora), debería alguien tomar ciertas decisiones en esa casa. Pero… en fin. Ustedes ya entenderán.


A %d blogueros les gusta esto: