EL SEGUNDO POLVO

29 mayo, 2013

perros-viendo-la-tele

Por Chico Santamano.

Hace más de un año se anunció el remake de la popular serie “Entre Fantasmas” para el prime time de Telecinco. Como siempre, estas cosas de las adaptaciones despiertan un recelo enorme entre los fans de la tele en general y los profesionales en particular. Da igual que sea un clásico del humor como “Cheers” o una obra maestra del chochiterror como la serie de Jennifer Love Hewitt… la gente se lo toma todo a la tremenda.

Como espectador y guionista me gusta y me obligo en partes iguales a ver todos los estrenos que se cuecen en la parrilla. Siento la necesidad de saber qué es lo que el público ve y rechaza e intentar entender las razones de esa pesadilla ininteligible llamada share. Así que el día que se estrenó “El don de Alba” ahí me tenían delante de la tele con mi manta y mi mando a distancia. Había leído con cierta sorpresa que la versión española era mucho más blanca y familiar que la original. De hecho, recuerdo el estado de un colega en facebook preguntándose cómo podrían hacer aún más blanca la original… “¿amputándole el coño a la protagonista?”.

Tras confirmar que Patricia Montero sigue estando muy buena y que Martín Rivas difícilmente podría ser más guapo, no tardé en descubrir cómo habían conseguido “familiarizar” todavía más si cabe la original. La principal novedad con respecto a la original parecía ser una trama infantil con continuidad durante toda la temporada. Habían incluido la historia de una niña que, como Alba, también ve fantasmas. Y de repente hubo algo que no me cuadraba nada. Algo chirriaba en mi mente. No era el guión. No era el reparto. No era la música, ni la fotografía, ni los efectos especiales… era LA HORA. Miré el reloj y me di cuenta de que a mis 34 años y con los huevos más que negros estaba viendo una trama infantil a las doce menos cuarto de la noche. Sólo podía pensar en una cosa: ¿cuántos niños y adolescentes estarían disfrutando a las tantas de la madrugada de esta trama escrita para ellos?

A nadie debería molestarnos que una empresa privada como Telecinco imponga su línea editorial a sus productos. Todo sea dicho, una línea demasiado bífida que podría definirse como violencia y polémica en sus programas y esmalte familiar para sus series. ¿Una línea que roza la esquizofrenia? CIERTO, es una línea editorial jodidamente loca, pero allá ellos. Lo que no se puede entender entonces es ese mal que asola a TODAS las cadenas (incluida la pública) que es el retraso cada vez más desquiciado de nuestro prime time.

¿Para qué sirve que los departamentos de ficción se esfuercen en aunar a toda la familia delante de la tele si sus compañeros de programación deciden arrancar las series a las once menos veinte? ¿Para qué sirve que los guionistas escribamos series multitarget si antes del primer corte de publi la mitad de la audiencia potencial ya está en la cama? Si a las 23:00 se nos han ido los niños y adolescentes, ¿cuántos adultos están dispuestos a ver capítulos de 75 minutos (más pausas publicitarias) que les obligan a acostarse más allá de la media noche? Y de esos mayores que están dispuestos a aguantar hasta las doce y pico… ¿a cuántos les interesa las tramas más blancas y familiares?

Quiero creer que los profesionales que pueblan los departamentos de programación saben lo que hacen. Quiero creer que hay una razón de peso para que Pablo Motos se tire hasta las tantas haciendo divertidos experimentos con Vicente del Bosque, para que Wyoming exprima hasta la última coma de los papeles de Bárcenas, para que en Cuatro empalmen dieciséis “Lo sabe/no lo sabe”, para que en la Primera se analice el tiempo que hará el sábado al mediodía en Burkina Faso y para que en Telecinco improvisen cada dos días un previo del previo del debate previo al documental previo sobre la tv movie previa de la vida de Raquel Bollo. Tiene que haber una razón para que esto pase y si es así… ¿Para qué coño escribimos series blancas?

Señores de los despachos, si vamos a arrancar a las once menos cuarto vayamos a por todas. Olvidémonos por un momento de los niños o las amas de casa que habitan la sobremesa. ¡¡Atrevámonos con conceptos y tramas más arriesgadas!! No vayamos a la cárcel futurista de “La Fuga” para acabar haciendo OTRA HISTORIA DE AMOR para quinceañeras.

Ya… Ya sé que siguen siendo cadenas generalistas. No soy tan ingenuo de pedir que se conviertan en HBO, pero ¿qué les parece si POR EJEMPLO empezamos a ver el segundo polvo de nuestros protagonistas? Siempre vemos el primero. Ese polvo tan deseado por la audiencia. Meses de tensión sexual y por fin follan como si estuvieran en un anuncio de colonia. Pero hasta los adolescentes que a esa hora duermen saben una cosa… ¡El primer polvo siempre es el peor! Si jugamos a las once de la noche podemos ver el segundo. ¡O incluso el tercero! Porque el primero sólo cuenta que se quieren y/o se atraen físicamente, pero los siguientes pueden contar muchas más cosas. Podemos ver un polvo más perrero, más cerdo… Y sobre todo, más maduro, más cachondo, más divertido, MÁS DE VERDAD.

Y si entramos en el terreno de la verdad… buah! Ahí podremos hablar de todo lo que nos rodea; desde las miserias familiares más cabronas pasando por política, violencia, paro, drogas… Podremos tocar todos esos palos de una manera directa y no por ello desagradable. No hablo de amargarnos cada noche. No hablo de Haneke. Hablo del paro de “Full Monty”, del cáncer en “Mujeres Desesperadas”, del drama social y familiar de “Billy Elliot” o de la crítica política de “24”.

Hablo de escribir para los adultos que esperan más de la tele y recuperar a todos aquellos que se fueron. Hablo de hacer un 16% en lugar de un 10%. Hablo de audiencia para ustedes, de calidad para el espectador y de felicidad para el creador.

¡Hablo del segundo polvo! A las doce eso lo peta más que una niña que ve fantasmas, joder.


LOS SPOILERS (sin spoilers)

2 junio, 2010

Por Chico Santamano

Cómo cambian las cosas. Recuerdo cuando hace años mi madre compraba religiosamente la Teleindiscreta. Tiempo después, nos pasamos a la Supertele que parecía como más moderna, aunque en realidad fuera lo mismo. Bueno, lo mismo pero sin pegatinas molonas con las que poder decorar las puertas de tu armario. Eso sí, para compensar te regalaban las recetas de un cocinero que empezaba a pegar fuerte por aquel entonces: Karlos Arguiñano.

De aquella época de devoción por la tele, recuerdo una portada de Teleindiscreta que me impactó profundamente. Anunciaban a bombo y platillo la muerte de Melissa Gioberti (personaje fundamental de Falcon Crest) en un trágico incendio. Santo Dios… me faltó tiempo para ir a casa y contarle a mi madre semejante notición. “¡Melissa muere!”

Por aquel entonces, ese tipo de noticias eran gloria bendita. Si la información es poder, nos sentíamos las personas más poderosas del planeta sólo por conocer cómo y de qué manera moría Melissa semanas antes de que se emitiera.

Y ahora retomo la primera frase de este post: CÓMO CAMBIAN LAS COSAS.

Hoy en día, esa portada habría sido un spoiler como una casa. Un atentado en toda regla a la devoción de los espectadores, consumidores, adictos y engullidores de series que atestan este planeta llamado Tierra.

¿Se imaginan en la actualidad a un medio de comunicación escupiendo tan fuerte sobre la cara de sus lectores? Pues ese medio, irrespetuoso hasta el vómito, se llama vertele.com.

El lunes 24 de mayo tomé todas las medidas posibles para no tragarme ni un solo spoiler del histórico final de LOST. No encendí la radio de camino al curro, no miré los periódicos digitales, ni el correo, ni me metí en facebook, ni foro, ni webs de tele ni de cine, ni quise saber si a los madrugadores espectadores de cuatro les había gustado o decepcionado ni nada… sólo actualizaba una y otra vez este blog como único reducto libre de spoilers posible. Conseguí llegar a casa sin que nadie me destripara la season finale y sabiendo que hacer un sofá molón con palés ES POSIBLE.

Sin embargo, si hubiera sucumbido ante la curiosidad de conocer las audiencias del día anterior y como de costumbre visitado Vertele, me habría comido en un titular bien grande el final de LOST. Así… tal cual. EL FINAL EN UN TITULAR. Gracias a mi precaución lo evité, pero ¿qué fue de todos esos pobres incautos que se metieron como cada mañana en el portal de tele por excelencia? Al parecer, les cayó una tan gorda que no tuvieron más remedio que cambiar el titular.

Bueno, un error podría tenerlo cualquiera, ¿verdad? Quizá fue un pobre redactor inconsciente, un bromista con mal gusto o una cafre de tres al cuarto con un mal día. Fuera quien fuese no debió haber aprendido la lección ni sentirse lo suficientemente satisfecho con haber jodido el final de una serie tan importante como LOST, porque sólo 24 horas después volvió a cascarse un nuevo spoiler de otra serie con miles de fans. En el titular… repito… OTRA VEZ EN EL TITULAR… Vertele destripaba el final finalísimo, tras 8 temporadas, de “24”.

Y ese sí me lo comí. Soy tremendamente fan de Jack Bauer. A pesar de las dos últimas temporadas, MUY FAN. En serio, les habría mandado a una unidad de la UAT para que torturaran sin piedad al cretino responsable de semejante putada.

Las reacciones en los comments de la noticia no se hicieron esperar. Un usuario les llamaba sinvergüenzas por haber hecho de nuevo lo mismo. El portal borró el comment. Unas horas después, otro lector volvió a increparles por su falta de respeto. Finalmente, en un acto de democracia sin igual para con sus usuarios, Vertele optó por capar cualquier posibilidad de que los lectores pudieran quejarse (ahora han vuelto a abrir los comentarios. Por supuesto, no hay ninguno en el que se les eche en cara tal tropelía). Eso sí, el titular lo mantuvieron tal cual. Y ahí sigue. Con dos cojones.

No les voy a aconsejar que dejen de visitar esa web terrorista de los spoilers. Allá ustedes… Sin embargo sí que les voy a recomendar que se pasen a Formula tv. Publican las audiencias más temprano que Vertele, se hacen eco de los raitings norteamericanos, han entendido mucho más y mejor el concepto de red social y saben cómo explotarlo de cara a sus usuarios registrados, tienen fichas más completas sobre series y programas, todos los años hacen un informe detallado, cadena por cadena, sobre las nuevas series yanquis que se nos vienen encima (si pudieran tener acceso a los spoilers, Vertele también lo haría), apostaron por las series on-line desde hace mucho, su diseño es mil veces mejor y hasta donde yo sé no destripan series en sus titulares.

En definitiva, ¿quieren oír un buen spoiler?

Un meteorito gigante cae sobre las oficinas de Vertele.

FIN.


ACTUALIZACIÓN: No ha pasado ni media hora desde que acabé de escribir este post. Son las 0:55 de la madrugada y no se lo van a creer, pero esta panda de incompetentes lo ha vuelto a hacer…

Acaban de contar de nuevo el final de LOST en un TITULAR EN PORTADA con motivo del regreso de “El Internado”. Es para mear y no echar gota, señores.


  


A %d blogueros les gusta esto: