CÓMO SER… JAVIER HOLGADO

3 diciembre, 2014

Por Alberto Pérez Castaños.

Javier Holgado es un guionista que lleva más de una década escribiendo proyectos ligado a la productora Boomerang TV. Ha trabajado en series como “Acusados”, “Círculo Rojo” o “Motivos personales”, que creó junto a Carlos Vila. A mediados de este año su nombre apareció en todos los medios especializados con una noticia histórica: la NBC daba luz verde al remake de “Los misterios de Laura”, serie que también creó con Carlos Vila. Actualmente, “The Mysteries of Laura” sigue en la parrilla estadounidense con muy buenas audiencias.

1) ¿Cuáles son tus hábitos de trabajo? ¿Eres más de mañana o de tarde? ¿Tienes un horario fijo o vas improvisando? ¿Qué es lo primero que haces cuando abres el ordenador? ¿Tienes alguna rutina de pre-calentamiento?

Normalmente, escribo mucho mejor por las mañanas, de nueve y media a dos o dos y media. Siempre me voy con el portátil a escribir a alguna cafetería tranquila: el Starbucks de la calle Fuencarral, el Pain Quotidien, la China Mandarina, en la plaza de Cascorro o la cafetería de la Central. Después de comer tengo toda la sangre concentrada en hacer la digestión y no me queda nada en la cabeza, así que me resulta imposible concentrarme. A partir de las seis puedo estar operativo otra vez para trabajar otro rato.

Cuando abro el ordenador, lo primero que hago es ver las páginas relacionadas con el mundo de la televisión: Fórmula TV y Vertele; luego veo las noticias en El País y El Mundo; me doy otro paseo por Mubis y así ver las novedades en Blu Ray de la semana… Todo esto lo hago muy por encima (de hecho, procuro no conectarme a Internet cuando tengo mucho trabajo) y luego, comienzo a trabajar. La rutina que tengo de precalentamiento es tranquilizarme pensando que lo primero que escribo siempre es lo peor: conforme la mañana avanza, las cosas mejoran.

2) ¿Qué software sueles usar para escribir? ¿Por qué?

Uso el Word Office de toda la vida, tipo de letra Arial del 12. Es la que llevo usando desde que entré en Boomerang TV hace trece años… Habrá que preguntárselo a Carlos Vila, era él quien la usaba y yo soy un “mandao”.

3) ¿Escuchas música cuando trabajas? ¿Bandas sonoras, clásica, rock? Recomiéndanos algo de música inspiradora.

Siempre banda sonora y música clásica. Como casi siempre escribo series de misterio, las bandas sonoras acompañan. Así que infaliblemente Bernard Herrmann siempre está ahí: “Vértigo”, “Psicosis”, “Con la muerte en los talones”, “Obsesión”. También me ayuda a concentrarme Phillip Glass (“Las Horas”, “El agente secreto y su Concierto de Violín”), Alexander Desplatt (“Deseo, peligro”; “Reencarnación”; “El escritor”), Jerry Goldsmith (“Instinto Básico”). Respecto a la música clásica, el cuarteto “La muerte y la doncella” de Schubert; el Concierto para piano nº 5 de Beethoven; y el Concierto para violín y orquesta, op. 14 de Samuel Barber… pero me dejo muchos en el tintero.

4) ¿Trabajas en pijama?

Nunca.

5) ¿Café? ¿Té? ¿Botella de agua? ¿Comes delante del ordenador?

Como voy a cafeterías a trabajar, café y tostadas… Tengo la tarjeta platino del VIPS a base de tanto desayuno delante del ordenador.

6) ¿Windows? ¿Mac? ¿Linux?

Mac. Todos mis dispositivos y gadgets son de Apple.

7) ¿Escribes en papel? ¿Moleskine, folios sueltos, servilletas de bar? ¿Algún bolígrafo o pluma preferido?

Cuando tengo que esbozar tramas, lo suelo hacer en libretas moleskine. Por cada idea de proyecto nuevo que tengo, empiezo una nueva… es una manera de premiarme. Eso sí, luego tengo la casa llena de libretas con únicamente la primera página escrita.

8) ¿Eres capaz de escribir con Internet encendido?

Si estoy muy concentrado, sí. Si no, me cuesta mucho.

9) ¿Qué te hizo pensar: “quiero ser guionista”?

Cuando comencé los estudios de Comunicación Audiovisual en la Facultad de Navarra, mi idea era dirigir. Ante los desastrosos resultados de un corto que dirigí, una profesora de guión me dijo que podía intentar ganarme la vida escribiendo, donde iba a ser más inofensivo. Pero remontándome a la infancia, la vez que más nítidamente recuerdo pensar que quería dedicarme a contar historias fue cuando vi “Vértigo” en el cine (no en el año 1958 sino en un reestreno que se hizo a mediados de los años ochenta, cuando por primera vez, después de casi treinta años fuera de la circulación, cinco películas de Hitchcock volvieron a exhibirse). Yo tendría unos diez años y fue como una revelación.

10) ¿Cuándo empezaste a ganarte la vida como guionista? ¿Cómo metiste el pie en la puerta?

Al terminar de estudiar Audiovisuales en Pamplona (donde también me licencié en Derecho), hice un curso de guión en UCLA, la Universidad de Los Angeles. Allí coincidí con un amigo de la carrera, Carlos Vila. Al volver a España, Carlos encontró trabajo en una productora que se estaba creando en aquello momento, el 2001: Ida y Vuelta (la filial de ficción de Boomerang TV). Al año siguiente, cuando produjeron su primera serie, “Un lugar en el mundo”, envié una prueba de guión y me cogieron. Y así fue como metí el pie en la puerta… una puerta que no me ha soltado, ya que llevo trece años trabajando allí.

11) Escaleta: ¿Sí o no?

Sí. Y cuanto más detallada, mejor.

12) ¿Prefieres escribir solo o en equipo?

He tenido la suerte de trabajar con el mejor compañero posible, y además, el resto de la gente que ha colaborado y escrito en las series que hemos creado o participado son ahora mis mejores amigos, así que la respuesta es obvia. Aunque eso sí, para dialogar no queda otra que hacerlo a solas, cosa que también disfruto muchísimo.

13) ¿Género favorito a la hora de escribir?

Policíaco, de misterio…

14) ¿Te ves incapaz de escribir algún género en concreto?

No sé si incapaz, pero la comedia es algo muy difícil y complicado.

15) ¿Qué aspecto tiene tu escritorio, o el refugio en el que te escondes para escribir?

Ahora mismo, mi casa está en obras, así que mi escritorio está enterrado bajo capas de plástico y polvo. Y respecto a las cafeterías que frecuento, imaginad cualquier Starbucks… y allí me encontraréis.

16) ¿Cuál es el lugar más extraño en el que has escrito un guión?

No recuerdo sitios muy extraños, aunque he escrito en todas partes, eso sí: en casa, en cafeterías, restaurantes, sala de espera de un hospital, trenes, aviones… Lo mejor de nuestro trabajo es que te lo puedes llevar a cualquier parte.

17) ¿Qué libros y películas te cambiaron la vida?

¡Qué difícil! Soy muy entusiasta y me gustan tantas cosas…

Respecto a libros: “Yo, Claudio” de Robert Graves; “Fortunata y Jacinta” de Galdós; “Camelot” de T. H. White; “Diez Negritos” de Agatha Christie; “El señor de los anillos”, de Tolkien, “El vagabundo de las estrellas” de Jak London, y todo Stefan Zweig (tanto las novelas como sus ensayos, especialmente “Castelio contra Calvino”). Me gustan muchísimos más, pero éstos son los que más releo.

Películas: “Vértigo”, “Psicosis” y “Los pájaros”, de Hitchcock; “Matar un ruiseñor”, de Robert Mulligan; “West Side Story”; “Picnic en Hanging Rock”, “Las amistades peligrosas” de Frears, “La loba”, “El padrino”, “Testigo de cargo”, “Perdición” y “La vida privada de Sherlock Holmes”, de Wilder; “Amarcord”, “Aterriza como puedas”… Mejor paro, que si cojo carrerilla no paro.

18) ¿Qué lecturas, cursos, películas, etc… te han marcado como guionista?

Creo que la mejor manera para entender cómo contar una historia visualmente es el libro entrevista “El cine según Hitchcock”, de Francois Truffaut. Sé que es tópico, pero ahí está todo. Y el ver mucho cine clásico, creo que ahí están todas las herramientas que uno necesita para contar una historia.

19) ¿Quién te ha influido más a lo largo de tu carrera profesional?

Teniendo en cuenta que me lleva pagando el sueldo desde hace trece años y que nos ha dejado crear (a mí y a Carlos Vila) los proyectos que queríamos (y en los que creíamos), mi jefe, Goyo Quintana. Y por supuesto, la gente con la que he trabajado: aprendo mucho de todos ellos, comenzando por Carlos y siguiendo con el resto de los guionistas con los que hemos hecho equipo; los productores y equipo técnico y artístico que han hecho posible nuestras series; y mis padres, que no me encerraron en un psiquiátrico cuando les dije que quería dedicarme a escribir guiones.

20) ¿Cuáles son tus referentes clásicos y modernos, españoles y extranjeros?

Clásicos: Alfred Hitchcock, Billy Wilder, Ernst Lubitsch…

Modernos: Quentin Tarantino, Steven Moffat, Aaron Sorkin, David Chase.

Españoles: Carlos Saura, Berlanga…

21) ¿Cuál es el trabajo del que te sientes más orgulloso?

“Los misterios de Laura” y “Motivos Personales”. Y las series y novelas que estén por llegar…


GUIONISTAS HABLANDO DE SUS COSITAS

1 octubre, 2013

Por Estíbaliz Burgaleta.

ALMA ha organizado (está pasando ahora mismito) un encuentro donde guionistas de televisión hablan de las series en las que trabajan. Series que se emiten AHORA, y es que el ahora es clave en este encuentro. Cómo se trabaja ahora, por qué hay series que se grabaron el año pasado pero se emiten hoy, cómo organizan el trabajo en Los Misterios de Laura o en Aida, ¿hay equipo de documentación en Isabel?… Y, sobre todo, ¿por qué ha dado plantón el equipo de Aquí no hay quien viva a la organización?

Os contamos, en vivo y en directo, qué cuentan los guionistas de las series de mayor éxito.

A VECES TE DAN BAJONES

Muchos de los guionistas ahí presentes han sufrido en sus cannes (que dirían Martes y Trece) los retrasos continuos en sus series de televisión, grabadas hace tiempo y guardadas en la nevera. Como dice Carlos Vila (Los misterios de Laura), “a veces te dan bajones”. Y es que las cadenas imputan en sus presupuestos anuales las series emitidas ese año, no las producidas o grabadas. Así que, si van mal los temas presupuestarios, las cadenas optan por guardar en la nevera las series, con los problemas que eso conlleva para la productora, que tiene que afrontar unos pagos de sueldos, alquileres y demás, sin haber visto un duro. Para que luego digan que la farándula es un cachondeo.

Los guionistas de Tierra de Lobos, Los misterios de Laura, Águila Roja, Isabel… todos han sufrido en sus carnes esa tortura, ese trabajar en el aire, sin saber si emitirán tu serie o si tendrás trabajo el próximo mes. Y más tratándose todas de series en segunda, tercera, cuarta temporada… con lo que, a más retraso, más posibilidades de perder audiencia. Dos años después ya no sabes si veías la serie del ninja que iba a ser rey de Castilla, la de la mujer policía en un pueblo dominado por un cacique, o qué.

Por cierto, a la una (curiosamente a la hora prevista para el cóctel), aparecerá Alberto Caballero. Nos lo acaban de comentar por ahí…

NAVY ES LA SERIE MÁS VISTA EN ESTADOS UNIDOS

¿A que no lo sabíais?

Por supuesto llega la pregunta de oro: ¿por qué no se hace en España el tipo de serie que todo guionista ve? Porque es verdad, los guionistas ven series que aquí JAMÁS se producirían. Ven “Breaking Bad”, ven “Mad men”, ven “Lost”… Series que no se producen aquí porque son demasiado caras, demasiado violentas, demasiado complejas, ¡no tienen niños ni chacha andaluza!

Pablo Tébar (Tierra de Lobos) da en el clavo al añadir que “tampoco hacen ese tipo de series en Francia o en Rumanía”. Y es que a veces pecamos de compararnos con los mejores, olvidando que lo habitual es precisamente lo que se hace aquí: series familiares que aspiran a gustar a una mayoría. Alberto Manzano añade que todas esas series de culto americanas se producen en canales de pago, dirigidos a un público muy concreto. En España las series las producen canales generalistas que necesitan una audiencia alta ya que su rentabilidad viene de la publicidad.

Por cierto, ¿sabíais que “Navy” es la serie más vista en los Estates? Antonio Castelo, el moderador de este encuentro, comparte su sabiduría.

Preguntados por si la cadena influía en los guiones, Nando Abad (Aída) dice que nunca. Es más, detalles como el cameo de Belén Esteban no fueron idea de Tele5, fue del equipo de guión de Aída. Ahora, los cameos de gente popular se han convertido en parte de la identidad de la serie.

SOMOS UN SECTOR DESCONOCIDO

Seguro que esto no lo habíais pensado nunca… pero como bien dice Paula Fernández de Vive Cantando, la visibilidad del guionista es casi nula. Cuando muchas veces puede ser una garantía, ¿o no te daría cierta confianza saber que una serie de próximo estreno está escrita por el mismo equipo de otro programa de éxito?

Miriam G. Montero, de Amar es para siempre cree que debe reconocerse el trabajo del guionista, sin por ello buscar la foto.

Mariano Baselga, de Vive cantando, añade un dato fun-da-men-tal (por eso lo pongo entre guiones) al debate anterior sobre las series americanas versus series españolas: allí los clientes son los espectadores, aquí los clientes son los anunciantes.

Preguntados por experiencias como “Crematorio” (una de las pocas series españolas producidas por un canal de pago), todos los guionistas están encantados con que existan iniciativas así. Laura Sarmiento (Isabel, Crematorio), vuelve al micrófono para contar su experiencia.  Define su experiencia en Crematorio como “todo un milagro” por varios motivos: escribió lo que quiso, estaba decidido de antemano cuánto iba a durar la temporada, con un final ya definido.

Y SI TE SALE UN HIJO GUIONISTA, ¿QUÉ?

Dos series de época, de próximo estreno, ocupan la siguiente charla: El tiempo entre costuras y Galerías Velvet. Y vuelve a salir el tema de los retrasos en los estrenos de las series, ya que la promoción de El tiempo entre costuras es eterna. De hecho lleva en el congelador, ¡2 años!

El tiempo entre costuras está basada en todo un best seller. Susana López cuenta que la autora del libro fue de gran ayuda, especialmente en el tema de la documentación. Eso sí, barriendo para casa, porque luchó para que la serie fuera fiel a su novela.

A la pregunta de qué opinarían si sus hijos fueran guionistas, vistos los problemas del sector, Ángela Armero (Galerías Velvet) nos da el titular para esta sección: “mientras no sean actores”… También confiesa que “todo poder conlleva una responsabilidad” y que escribir para actores de nivel, como Pepe Sacristán, supone todo un reto para el guionista.

Ramón Campos y Gemma R. Neira (Galerías Velvet) dicen que nunca se guardan nada para posteriores temporadas, porque nunca se sabe si vas a renovar. No temen a quedarse sin nada, el gran temor del guionista… ése y cuándo conseguirá un contrato con alta en la Seguridad Social o, lo que sería todavía mejor, ¡cheques de comida!

Hablando de comida… tras este encuentro viene un cóctel, ¡me voy a comer!


A %d blogueros les gusta esto: