TWITTER ANTÉS Y DESPUÉS DE MANUEL BARTUAL

21 septiembre, 2017

Por Àlvar López y Carlos Muñoz Gadea

Hace poco más de dos semanas, Manuel Bartual revolucionó el campo de la ficción cuando decidió narrar un thriller en Twitter. Poco después, su historia llegaba a ser Trending Topic mundial durante dos noches seguidas, lo que provocó que pasara de tener 16.000 seguidores a más de 367.000 y que dejará una incógnita abierta: ¿puede ser Twitter un canal al que acudir en busca de ficción? Desde entonces, Bartual ha estado sumido en una vorágine de entrevistas y de proyectos que eran impensables para él hasta hace bien poco. Ahora, pasado el primer boom mediático, hemos querido analizar con él las consecuencias que puede tener Todo está bien (nombre del thriller) tanto en su trayectoria futura como en la forma de narrar historias y de estructurar una industria que, cada vez más, tiene el punto de vista puesto en lo que ocurre en Internet.

Manuel Bartual - Foto de Cynthia Estébanez.jpg

Fotografía de Cynthia Estébanez

Antes que nada, felicitarte por el éxito que has conseguido con la historia. Es un buen ejemplo de que las cosas hace tiempo que han cambiado. Las televisiones ya no son las únicas que dictan qué se ve y qué no, y mucho menos son el único lugar donde la gente acude en busca de historias ¿no crees?

Gracias. Y sí, estoy de acuerdo. Aunque precisamente es de este escenario del que se ha beneficiado la historia que he contado a través de Twitter: ahora que todos nos hemos acostumbrado a consumir cualquier ficción a nuestro ritmo, cuando nos apetece, sin que nadie nos imponga un ritmo ni un horario concreto, enfrentarse a una ficción que no controlas creo que ha sido uno de los mayores puntos de enganche.

¿En qué momento decides que para esta historia el mejor formato es Twitter?

No fue algo demasiado meditado, pero realmente era la opción más sensata. Aparte de que es la red social donde más cómodo me siento y la que mejor manejo y entiendo, contar una historia a modo de hilo de Twitter era lo idóneo para un relato que se iba a prolongar durante una semana, ya que permitía que cualquiera pudiera ponerse al día fácilmente independientemente del momento en el que se enganchase a la historia. También contaba con una buena base de seguidores, algo más de 16.000 cuando comencé a publicarla. Aunque no hubiera llegado a las cifras que acabé alcanzando, ya me parecía una audiencia más que suficiente.

Imaginamos que, de haberla escrito en formato audiovisual, habrías apostado por otras herramientas. Ahora que ha pasado el primer revuelo, ¿cuáles crees que son las mayores diferencias que has encontrado a la hora de escribir entre un guión, digamos, convencional, y un guión para Twitter?

La principal diferencia y seguramente la más importante es que el público está recibiendo la historia mientras la vas construyendo. Al menos si haces como en mi caso, donde cada nuevo tweet lo escribía prácticamente tal y como los iba publicando.

¿Y cuál ha sido tu experiencia al respecto? ¿Has variado mucho conforme la historia ha ido creciendo y ha recibido más opiniones? ¿Crees que es más importante mantenerse fiel a tu historia o ser flexible y reaccionar a las demandas del público?

Puedes ir a la tuya y no escuchar la conversación que tu historia genere, pero lo verdaderamente interesante aquí es prestar atención a lo que te comentan los lectores y valorar si merece la pena o no incorporar algunas de sus sugerencias al relato. Jugar con ellos. Mientras no te desvíes de lo que estás contando, creo que sirve para que tanto la historia como la experiencia se enriquezcan. También es un fabuloso campo de pruebas en directo. En mi historia, teniendo en cuenta que necesitaba que transmitiera cierta verosimilitud, no tenía nada claro cuánto humor me podía permitir. Así que hice una prueba, y cuando vi que el público reaccionaba bien, me quedó claro que tenía vía libre para utilizar humor en momentos puntuales de la historia. No llegar a convertirlo en una comedia, pero sí utilizarlo como un recurso más. Al final fue uno de los grandes aciertos, porque todos esos guiños humorísticos se convirtieron en parte de la identidad del relato y ayudaron a que la gente conectase con lo que estaba contando. Sólo hay que fijarse en el número de comentarios, likes, memes y retweets que generaron los chistes que fui diseminando a lo largo de la historia.

¿Y cómo fue el proceso de construcción? ¿Escaletaste? ¿Esbozaste un perfil psicológico, aunque fuera mínimo, de los personajes?

Sí, cuando escribí el primer tweet ya tenía todo escaletado, no me habría tirado a esta piscina sin saber cómo acababa la historia y los hitos por los que debía pasar. Pero no esbocé ningún perfil psicológico ni nada parecido, más que nada porque el protagonista era yo y la única voz que iba a imponerse durante todo el relato era la mía. Los primeros tweets están escritos tal y como yo mismo podría haber contado en Twitter cualquier otra cosa real que me hubiera pasado en vacaciones, pero a medida que fue avanzando la trama, y en parte gracias a todo el humor que fui incorporando, ese Manuel se fue convirtiendo en una versión diferente a la del Manuel real, por decirlo de algún modo. Un Manuel un poco más valiente e insensato, porque yo habría tardado mucho menos en huir de ese hotel, y mucho más preocupado por su alimentación de lo que yo podría estarlo nunca si pensase que mi vida está en peligro. Ya sabéis: ¡el bollo!

1.png

Cada nuevo tweet de Bartual se saldaba con miles de retweets, “Me gusta” y seguidores nuevos.

Sabemos que la pregunta es complicada, ¿pero crees que podemos asistir a la proliferación de historias en esta red social?

Twitter se ha utilizado para contar ficción desde sus orígenes, aunque de forma minoritaria. De un tiempo a estar parte sí que veo cierta proliferación. En todo caso, es difícil aventurar nada. Imagino que si otras historias acaban obteniendo repercusión, como ha pasado con la mía, habrá cada vez más gente que se anime a plantearse las redes sociales como otro medio más a través del que contar historias. A mí, como lector, me encantaría.

¿Crees que puede existir un canal de ficción dentro de Twitter, o es una herramienta demasiado informativa?

Una de las cosas que mejor hace Twitter es prestar atención al uso que le damos a su red social, e incorporar novedades en función de estos usos. Ahora nos parece que los retweets siempre estuvieron ahí, pero esto es algo que nos inventamos nosotros. Si la ficción acaba teniendo un peso importante en Twitter, no me sorprendería que llegasen a incorporar algo como un canal de ficción.

Y si fuera así, ¿crees que hay algún género que se adapte mejor a Twitter por sus características?

Creo que Twitter, como canal para desarrollar ficciones, admite muchos géneros y enfoques diferentes. Lo mío ha sido un thriller de ciencia ficción con toques de humor, pero me imagino perfectamente cómo se podría abordar un drama político a través de Twitter. Me parece un momento muy propicio para desarrollar algo así. O una comedia protagonizada por millennials. O un relato histórico trasladado a nuestra época, y adaptado a los tiempos y usos de Twitter o cualquier otra red social. Las posibilidades son infinitas.

En tu caso, ¿por qué te decantas por el thriller?

Me gusta el género. Me gustan sus reglas, y me siento cómodo construyendo sobre los esquemas propios del thriller. Es un género que admite prácticamente todo lo que le eches, y que da buenos resultados cuando conociendo sus reglas y esquemas decides romperlos. O por lo menos replantearlos, contarlos de manera diferente a la habitual.

Imagínate que fueras profesor de guión especializado en historias para Twitter (quizá no es tan descabellado pensar que puede llegar a existir algo similar). ¿Qué consejos básicos le darías a alguien que se encontrara en el proceso de escritura para poder construir un relato interesante?

Que escriba algo plenamente adaptado al medio que esté utilizando para contar su historia. Que trate de entender ese medio y valore bien de qué herramientas dispone, para sacarles el mayor partido posible. En realidad es un consejo que vale también para cuando te planteas narrar en cualquier otro medio. Ahora que prácticamente todas las historias están contadas, una buena forma de enganchar y sorprender al público es la forma en la que decidimos transmitirlas.

Lo que tu historia puede demostrar es que también se ha acabado eso de hacer una prueba de guión para entrar a trabajar en una productora. A parte de tu caso, recientemente tenemos a Diana Rojo, que entró a El Ministerio del Tiempo gracias (o al menos en gran parte) a la visibilidad mediática que adquirió uno de sus vídeos en Youtube. ¿Cuáles son, a tu juicio, las plataformas actuales que dan más libertad o permiten demostrar mejor la originalidad de un escritor?

Evidentemente Internet, en su totalidad. Cualquier red social, o un blog, o un canal de YouTube. Lo que sea que se ajuste a la historia que quieras contar. Nadie va a marcarte lo que puedes hacer o no, ni el enfoque que quieras darle a tu relato. Internet es el mejor escaparate para demostrar qué sabes hacer, y aunque haya mucho ruido y resulte difícil destacar, si lo que ofreces termina gustando puede llegar a muchísima gente. En Internet estamos todos.

Sin duda, tanto el vídeo de Diana como el tuyo pueden ser referentes actuales para un guionista a la hora de pensar y reflexionar sobre la creación de nuevas historias. A tu juicio, ¿cuáles son los referentes que un guionista debe manejar en la actualidad?

Yo procuro fijarme en lo que me rodea y no cerrarme a nada. Pero tampoco trato de imponerme nada, sino que me dejo influir por todo aquello que me gusta. Tras concluir la historia que conté en Twitter me di cuenta de un par de referentes no especialmente evidentes pero que, por decirlo de algún modo, me pusieron en el estado mental adecuado para construir y desarrollar mi historia. Por un lado Firewatch, un videojuego al que jugué hace unos meses, en el que te metes en la piel de un guarda forestal inmerso en una historia de misterio. Algo de su ambientación y de su ritmo estaban presentes en mi cabeza mientras construía el relato de mis vacaciones. Y por otro lado Hello from the Magic Tavern, un podcast de ficción que descubrí a finales del año pasado y que he disfrutado enormemente. No me canso de recomendarlo. De éste creo que me ha influido la manera en la que sus creadores abordan un formato como el podcast y su buen humor. Otra más: poco antes de irme de vacaciones volví a ver Creep, la película de Patrick Brice, escuchando el audiocomentario del propio Brice y de Mark Duplass. Acabo de recordarlo ahora. Duplass comentaba que la idea original de la película fue escribirla, dirigirla y protagonizarla él solo, pero lo acabó descartando porque vio que iba a resultar complicado sacar adelante una película con estos condicionantes. No pensé en ello de forma consciente cuando me planteé escribir y publicar en Twitter una historia protagonizada por mí en la que mi némesis iba a ser yo mismo, pero no descarto que ese comentario de Duplass activase algo en mi cabeza.

Vamos con otra pregunta complicada. Al ser la primera vez que se crea una historia así, no hay referentes en los que basarse, y quizá es sencillo reflexionarlo ahora, pero nos gustaría saber tu opinión sobre hasta qué punto crees que, como ocurre cuando se va al cine y el espectador sabe que está delante de una ficción, en Twitter debería ocurrir algo similar pese a que pueda perderse ese primer punto de misterio. A la vista esta que hay casos más que de sobra como el tuyo, desde la famosa Guerra de los Mundos de Welles, pasando por el de Joaquin Phoenix con su falso documental, hasta el falso documental de Évole, así que no queremos decantarnos (ni mucho menos opinar) ni hacia un lado ni hacia otro, sino, más bien, saber tu opinión sobre este tipo de productos y cómo y dónde limitar lo que “vale” o no como herramienta de atracción.

Creo que la línea de lo que “vale” y lo que no la marca que aquello que estés contando no perjudique a nadie. Me refiero a un perjuicio real, no a que alguien pueda pensar que aquello que estás contando es cierto y luego descubra que no es así. Cuando esto sucede, lo peor que puede pasarle a esa persona es que se dé cuenta de que quizá no deba creerse toda la información que le llega, o por lo menos sin cuestionarla o comprobar las fuentes. Te anima a desarrollar un pensamiento más crítico.

¿Tienes planeado recoger todos tus tweets y publicarlos a modo de libro?

No, no tendría sentido. No funcionaría igual. Esta historia ha de leerse en Internet, y a ser posible a tiempo real, según se fue construyendo. He podido comprobar que quien la he leído a posteriori también la ha acabado disfrutando, pero el efecto no sería el mismo si se trasladase a un libro.

unnamed.png

¿Hasta qué punto cambia tu agenda a medio plazo por lo que respecta a próximos proyectos el bombazo de tu historia?

Ha cambiado por completo. Me ha abierto puertas a las que hace apenas unas semanas ni se me hubiera ocurrido llamar. Ha sido algo completamente inesperado y es lo mejor que me podía pasar, que ahora tenga a gente dispuesta a ayudarme a que mis próximos proyectos vayan a contar con un apoyo y una difusión mayor, con mayores y mejores presupuestos. Y no dejo de pensar que lo más maravilloso de todo esto es que sea gracias a algo tan sencillo como lo que motivó que me pusiera a escribir estando de vacaciones: por el placer de pasármelo bien contando una historia.


GUIONISTAS QUE SON NOTICIA, PELÍCULAS QUE HAY QUE VER Y OTROS ENLACES PARA EL FIN DE SEMANA

19 junio, 2015

Por Alberto Pérez Castaños. 

1. El primer enlace de esta semana es una recomendación. ‘Todos tus secretos’, el primer largometraje del Manuel Bartual, ya está disponible en todas las plataformas online. Es una de las películas más interesantes de los últimos años –tanto que hemos entrevistado a su responsable hasta en dos ocasiones en este blog– y merece la pena verla. En este artículo de Cinemanía podéis encontrar, además de dónde disfrutarla, un fragmento de cómo se hizo la película.

2. Guillermo Zapata no es el único guionista que ha sido noticia esta semana. El bloguionista Carlos López también lo ha sido, y sin tener que dimitir de ningún cargo público. Todo lo contrario. Gracias a Fórmula TV hemos podido saber que Carlos es el nuevo fichaje de Bambú para su serie ‘La Embajada’.

3. Sin embargo, uno al que se le echa de menos por no tener muchas noticias suyas últimamente es a Enrique Urbizu. Mientras esperamos que su próximo proyecto no se retrase mucho más podemos revisionar sus películas o ver cómo explica las claves del género policiaco.

4. Y de un maestro a otro. Martin Scorsese tiene una lista de 85 películas que hay que ver.

5. Así que, hablando de Scorsese, el guión de esta semana va a ser una película suya. ¿Qué tal ‘El lobo de Wall Street’, escrita por Terence Winter?

6. Por cierto, el Máster de Guión de la Universidad Pontificia de Salamanca, en el que algunos bloguionistas imparten sabiduría y mano dura, ha vuelto a ser considerado como el mejor máster dentro de la categoría de Comunicación Audivisual en el ránking anual de El Mundo.

7. Cuando era un adolescente obsesionado con la comedia, Judd Apatow se dedicaba a entrevistar a sus cómicos favoritos en un programa de radio para aprender de ellos. Y ahora que es un director, guionista y productor de éxito todavía obsesionado con la comedia ha decidido recopilar esas entrevistas en su libro ‘Sick in the Head’. En este enlace podéis leer una entrevista en la que habla sobre esas conversaciones y la importancia que tuvieron para él.

¡Buen fin de semana!


“UN FESTIVAL DE CINE ES COMO EL SALÓN DEL CÓMIC PERO CON MÁS DINERO Y GENTE MÁS GUAPA”

19 abril, 2015

Es fundador de Orgullo y Satisfacción y director del #LittleSecretFilm más aclamado hasta la fecha. Razones suficientes para volver a entrevistar, un año después, a Manuel Bartual, director de ‘Todos tus secretos’. Este thriller cómico coral ha viajado por varios festivales de todo el mundo y, ahora, llega al Festival de Málaga para participar en la sección Zonazine. Entre estrenos, dibujos, editoriales y salidas repentinas de revistas, ha sido un año muy completo y movido para Bartual, por eso, aprovechamos para hablar con él sobre las conclusiones que ha sacado en su primera incursión en el largometraje, sus próximos proyectos y, por supuesto, de ‘Orgullo y Satisfacción’. 

5b

Manuel Bartual.

¿Es la selección en Zonazine la guinda perfecta a la carrera de ‘Todos tus secretos’? ¿Termina aquí?

La verdad es que envié ‘Todos tus secretos’ a Málaga porque, bueno, la película estaba ahí y dije “¿por qué no?”. Tampoco sabía cómo iban a reaccionar en el festival y la verdad es que me llamaron súper rápido, me dijeron que les había encantando y que contase con que se proyectaba en Zonazine. Y la verdad es que me lo tomo un poco como lo que dices, como la guinda del pastel. La película ha estado en festivales: en Toulouse, en Canadá, en París… De hecho, justo después de Málaga estamos en Alemania, en Cinescultura, un festival en el que van a estar ‘Todos tus secretos’, ‘Ciutat morta’ y ‘El futuro’. Por mi parte voy a dejar de moverla por festivales. A lo tonto, la película la grabamos en octubre de 2013 y ya tiene más de un año de recorrido. Creo que para mí esto es un poco el final. Si luego viene alguien y me dice que quiere programarla, estupendo, pero quiero cerrar la etapa y pasar a otra cosa.

Sólo el año pasado estrenaste una película, un cortometraje y fundaste una revista, ¿cómo llevas lo de no dormir?

Sí que ha sido un año interesante, sobre todo por el tema de la revista. Realmente mi plan del año pasado era estrenar ‘Todos tus secretos’, pero luego salió el cortometraje para ‘Alaska y Coronas’. Fue un encargo, todo muy exprés, porque me llamaron tres semanas antes de que se emitiera. Mi intención era dedicar el resto del año y el verano en pensar en la siguiente película y empezar incluso a escribir, pero pasó lo de ‘El Jueves’. Nos fuimos de allí casi veinte autores y montamos ‘Orgullo y Satisfacción’. Así que, realmente los últimos meses he estado dedicado a mover la película por festivales y a poner en marcha la revista digital que hemos montado. Y ahora que, digamos, todo vuelve a estar en su sitio, mi idea es continuar con el cine, que es una cosa con la que lo estoy pasando muy bien. Estoy encantado y cuando lo pienso, el primer corto que hice es de 2012, que es anteayer prácticamente.

¿Tienes ya alguna historia nueva entre manos?

Estos meses que no he podido realmente pararme a escribir, lo que sí he estado haciendo es darle vueltas a ideas y he tenido como tres o cuatro. Hace poco hice un ejercicio que me vino muy bien, que fue escribir la sinopsis de las ideas que tenía, intentando resumir la película en tres líneas, y las dejé ahí. Al día siguiente cogí las sinopsis, las leí pensando cuál me gustaría ver y me quedé con una. A esta conclusión llegué porque estaba dándole vueltas a varias y también porque pensaba que estas ideas, si en algún momento quiero venderlas, tendría que sintetizarlas en un párrafo con el punto fuerte de la película para llamar la atención.

Así que ahora mismo tengo una idea de una película, en un tono como el de ‘Todos tus secretos’, que es una historia que tiene bastante comedia pero no es una comedia al uso, no es un ‘Ocho apellidos vascos’. En mi cabeza funciona como un díptico de ‘Todos tus secretos’; es un grupo de amigos pero es otra historia bastante diferente, con un elemento de ciencia ficción, pero muy de andar por casa.

6

Foto: @hbeltrangimeno

¿Tienes pensado levantarla tú mismo, o quieres hacerlo a nivel industrial?

Mi idea sería moverla a un nivel industrial, aunque sea un proyecto pequeño. Me gustaría, una vez tenga preparado un dossier de la peli, empezar a moverlo y buscar a alguien a quien le pueda interesar para que lo produzca. Vamos, lo que decía Carlos Vermut: no tener que estar haciendo los bocatas mientras estás dirigiendo. Esa es la idea, tener aunque sea un mínimo equipo y presupuesto. Es una peli pequeña y puede quedar bastante bien, es decir que tampoco haría falta un presupuesto enorme.

¿Se ha interesado algún productor por tus futuros trabajos tras ‘Todos tus secretos’?

No he tenido muchos contactos en ese aspecto. Sí estoy muy contento porque la peli, dentro del circuito en el que se ha movido, ha tenido muy buena acogida. Todo el equipo está encantado con eso. Me llena de satisfacción que una película en la que todo el mundo ha cobrado tan poco, con un rodaje mínimo de seis días y hecha entre amigos, funcionase. Para mí la recompensa era ésta. De hecho, era lo que más me preocupaba cuando estábamos en el rodaje. De vez en cuando me paraba a pensar “por favor, que esto quede bien”. Yo vengo de hacer tebeos, que los haces tú en casa y si sale mal eres el único que lo siente, pero aquí, en mitad del rodaje, ente plano y plano tenía momentos de decir “madre mía, toda esta gente que está aquí por mi culpa, para sacar adelante esta cosa que se me ha ocurrido, que vete a saber si funciona o no”. Pero mira, al final ha ido todo bien y estamos muy contentos.

Al igual que tú, Carlos Vermut también viene de dibujar. Hace poco le entrevistamos en Bloguionistas y dijo que aún se siente “un intruso” dentro del cine. ¿Te pasa a ti lo mismo?

Sí, la verdad es que tengo una sensación bastante idéntica. De hecho, alguna vez lo hemos comentado los dos. Aunque el viernes estábamos en la gala de inauguración y en el fondo lo que veía no era tan diferente al Salón del Cómic. Eso sí, aquí ves que hay más dinero, la gente se viste mejor, es más guapa y los catering son mejores. Ya no es tanto sentirte dentro de una industria, sino un cambio de escenario. Son unas reglas parecidas, con más atención mediática, pero al final todo funciona más o menos parecido. Al final todo se mueve en grupos de gente que se conocen y que van haciendo relaciones. Estos eventos sirven para eso, para hacer nuevos vínculos.

Ahora que ya ha pasado tiempo de tu incursión en #LittleSecretFilm, ¿qué conclusiones has sacado de la iniciativa?

Me ha parecido una iniciativa buena, más que nada porque todo lo que incentive a hacer cine no me parece malo. Yo andaba dándole vueltas a hacer una película y sí que es verdad que estaba en un punto en el que es muy fácil pensar que una idea no vale, pero cuando llega alguien y te dice: “mira, vamos a hacer esto, va a ser un proyecto pequeño, hay poco presupuesto pero vamos a contar seguro con un estreno en Cineteca, va a haber un pase en televisión y luego puedes moverla”, viene muy bien. Imagino que será un pensamiento compartido por todos los que hemos estado en el proyecto.

2

Foto: @hbeltrangimeno

¿Te está dejando tiempo ‘Orgullo y Satisfacción’ para escribir ese nuevo guión? ¿Cómo te las apañas?

No me he sentado todavía a escribir el guión, lo que estoy es definiendo toda la historia. No vengo de una escuela de guión, pero me imagino que esto sería la fase de tratamiento o escaleta. Lo que tengo claro es que en el momento en el que me siente a escribir tendré que alejarme de mi rutina para hacerlo, porque si no, no veo manera. De hecho, en ‘Todos tus secretos’ lo hice así, estuve unos meses cuadrando toda la historia y me fui de vacaciones a escribir el guión y fue muy bien. Todavía faltaban muchas cosas de la historia pero sabía que, por ejemplo, iba a haber un mal rollo entre los personajes de Javi y Carlos que tiene que ver con un viaje a Mallorca al que no le invitaron, pero tampoco tenía muy claro que más había ahí. Eso fue saliendo durante la escritura. Mi intención es repetir esto en cuanto pueda, ya que estos meses han sido para poner en marcha la revista; porque no sólo estoy dibujando, también soy uno de los miembros del consejo de redacción y cada mes hay que hacer un número nuevo. También estoy diseñándola, maquetándola, llevando las redes… Han sido unos meses de adaptación; dejamos ‘El Jueves’ y ahora hemos montado esto, pero ya noto la rutina. Un cortometraje lo puedo escribir sin hacer un “retiro de escritor” pero una película es una cosa más compleja. Además, recuerdo el proceso de escribir el guión de ‘Todos tus secretos’ como algo muy dulce. Fue muy satisfactorio pensar que sólo tenía que dedicarme a escribir y espero poder repetirlo pronto.

La verdad es que la revista la tenéis ya asentadísima y funcionando a tope…

Estamos trabajando en el número 9, que es el que sale ahora, y aparte hemos sacado tres espaciales. Acabamos de terminar un libro que lo sacamos en mayo. Se llama “El diccionario ilustrado de la Democracia española”. Hemos resumido la democracia en 150 términos, y todos tienen su chiste. Estoy muy contento, ha quedado muy bien. Con la revista también estamos muy contentos, con la sensación de que va creciendo poco a poco que eso es muy bueno. Tenemos una base de seguidores que ya permite que la revista se mantenga y estamos hablando de una empresa que dio dinero desde el día uno. Los costes son mínimos: cada uno trabaja en su casa y en pijama, las reuniones son por Skype, no hay que pagar un alquiler, sólo hay gastos de servidor, de alojamiento, cosas muy básicas. Los gastos fijos que tenemos ya se recuperaron y a partir de ahí ya es dinero para los autores. Además, hemos montado un sistema de derechos de autor que nos gusta bastante. Los autores no cobran una vez por su trabajo sino todos los meses. Una cosa buena que tiene lo digital es que un número no borra al anterior, sino que siguen ahí. Aunque el que más se vende es el último número publicado, de repente te juntas con que diez números publicados en ese mes venden 150 en total, o más. El número cero se vende mogollón. Esto repercute en que el autor cuando cobra lo que toca de ese mes también tiene derechos de autor respecto a lo que ha generado su parte proporcional de números anteriores. Justo ahora cumplimos un año y estamos muy contentos. En junio fue cuando pasó todo. Tenemos idea de juntar la publicación del libro con algo especial y sacar el mismo día algo para celebrar que llevamos un año ahí.

Como seguidor vuestro pienso que lo que habéis conseguido es muy importante: llegar al digital y demostrar de primeras que es rentable.

Hemos llegado porque no quedaba otra. Pasaron dos semanas desde el momento en el que decidimos dimitir de ‘El Jueves’ hasta que publicamos el número 0, que fue en vísperas de la proclamación de Felipe VI. Tuvimos muy poco tiempo y no teníamos dinero, no había una manera de montar una red de distribución, ni de imprimir una revista, así que pensamos en el digital. La respuesta fue acojonante. El número 0, a día de hoy, está cerca de 40.000 ejemplares vendidos, que es una barbaridad. Luego esa media ha bajado, pero es normal porque son picos mediáticos. Actualmente estamos en una media de 7.000-7.500 ejemplares, que está muy bien y, además, sabes que en algún momento va a haber otro pico. Y contamos con que, cuando eso ocurra, habrá gente que se quedará. Ese pico sucederá en el momento en el que pase algún escándalo monárquico o en el gobierno y haremos un especial. También hace poco tiempo hicimos un especial de marcas. De momento nadie ha llamado a nuestra puerta, me parece bien, pero igual de repente a alguna le podía haber sentado mal y haberse generado un pollo. Es lo bueno de hacer una revista libre sin ningún tipo de publicidad, podemos hablar de lo que nos dé la gana sin miedo a que de repente alguien no quiera ponernos una publicidad.

4

Foto: @hbeltrangimeno

logo ancho ALMA

Entrevista de Alberto Pérez Castaños. Fotos de Héctor Beltrán. 

Entrevista realizada gracias al apoyo del sindicato de guionistas ALMA.


ENTREVISTA A MANUEL BARTUAL, DIRECTOR DE “TODOS TUS SECRETOS”

12 febrero, 2014

Por Alberto Pérez Castaños

Fotos de Alba Diethelm, Néstor F. y Magui Muñoz

Manuel Bartual es uno de los buques insignia de la revista El Jueves, un reconocido editor y diseñador gráfico y, desde hace un par de años, un director y guionista con un talento y una proyección que asustan. Tras su debut en la décima edición del Notodofilmfest con el multipremiado “85.12.30” y afianzarse como realizador con una docena de cortos, ahora ha dado el salto al largo con “Todos tus secretos”, su película para el proyecto #littlesecretfilm. Se estrenó a finales de enero en La Casa Encendida y volverá a proyectarse el próximo sábado 15 de febrero en la Cineteca de Madrid. Una recomendación: no se la pierdan. 

Manuel Bartual 1

El estreno de “Todos tus secretos” en La Casa Encendida el pasado 23 de enero fue un éxito: la respuesta del público fue buena y ya está considerada una de las mejores películas del proyecto #littlesecretfilm. No está nada mal para ser tu primer largo…

No, desde luego. Estoy contento con la acogida que está teniendo. Fui tranquilo al estreno porque tras un par de pases privados en casa ya había comprobado que la película podía funcionar, pero reconozco que cuando vi aquella sala llena de gente me sentí un tanto abrumado. Estoy acostumbrado a contar historias en cómic, donde no es habitual asistir a la reacción que produce tu trabajo entre su público. Ese contacto directo es nuevo para mí, una experiencia tirando a aterradora pero también muy satisfactoria, como he podido comprobar.

Después de un buen puñado de cortos, has dado el salto al largometraje con un proyecto a priori complicado: una historia fraccionada en nueve pantallas diferentes y rodada en plano secuencia. ¿De dónde sale una idea así? ¿Ha influido el Bartual historietista en el formato “aviñetado” de la multipantalla?

El aspecto de “Todos tus secretos” puede recordar al diseño de una página de cómic, pero en realidad no es lo que me ha servido de inspiración. Para la película rescaté una idea que tenía, contar una historia utilizando un mosaico al estilo del que forma cualquier circuito de cámaras de seguridad. Me emboban esas pantallas que puedes encontrar en el metro o en algunos comercios, podría pasar horas delante de ellas viendo a la gente saltar de ventanita en ventanita. También me parecía una buena manera de justificar de forma natural un rodaje basado en el plano secuencia, algo que consideré indispensable para poder grabar un largo en poco tiempo. Cuando a todo esto le sumé que el punto de vista sería el de la webcam de sus protagonistas, vi claro que ahí ya tenía un buen punto de partida.

¿Cómo fue el rodaje de una historia de estas características, teniendo en cuenta que tenías que seguir ciertas normas como parte del proyecto?

He trabajado la película teniendo en cuenta el proyecto del que forma parte, pero en las ocasiones en las que tuve que decidir entre cumplir el manifiesto o beneficiar el resultado de la película, elegí siempre lo último. “Todos tus secretos” se rodó en seis días, con un equipo cercano a veinte personas. Diez actores protagonistas, un par de técnicos de sonido y tres directores de fotografía turnándose en función de sus agendas. Aparte, un par de personas más encargadas de la dirección artística y echándome una mano con las labores de producción. Rodamos todo con webcams HD, algo en lo que me empeñé desde el primer momento para darle a la película la textura que me parecía que debía tener. Nos llevó algo de trabajo previo hacer todas las pruebas necesarias para luego no llevarnos sorpresas en la edición, pero a partir de ahí el rodaje fue bastante rápido y fluido.

El ritmo de la multipantalla, con varias imágenes simultáneas prácticamente en todo momento, está muy logrado gracias a un gran trabajo de montaje, ¿fue tan complicado como parece?

El montaje fue laborioso pero bastante más fácil de lo que aparenta, gracias a que llevamos todo bien atado al rodaje. Fue como construir un pequeño rompecabezas. Algunas escenas las grabamos con cronómetro en mano, condicionadas por la duración de otras que habíamos grabado previamente y que luego, en pantalla, se desarrollarían de manera simultánea. Casi podría decirse que la película estaba montada una vez terminamos de rodar, ya que el montaje ha consistido en colocar cada pieza en su sitio sin demasiado margen para modificar el ritmo que ya venía marcado desde el propio guión. Cuando se me ocurrió el formato que luego dio pie a la historia, lo primero que hice fue grabar una prueba de 7 minutos algo improvisada para comprobar si el formato funcionaba y valorar todo lo que podía hacer con él. Me resultó muy útil de cara a construir la trama, ya que fondo y forma van de la mano en “Todos tus secretos”.

Rodaje 2

Una de las normas de #littlesecretfilm es que el director no tendrá un guión dialogado previo a la hora de rodar, sino que irá improvisando las secuencias con todo el equipo artístico. Teniendo esto en cuenta, ¿en qué estado estaba el guión de “Todos tus secretos” cuando empezó el rodaje?

Probablemente me retiren el carnet de #littlesecretfilm cuando lean esto, pero en nuestro caso sí disponíamos de un guión dialogado previo. Traté de escribir siguiendo lo indicado en el manifiesto, pero enseguida vi que no era el mejor sistema para esta película. Además, yo necesito apoyarme en los diálogos para elaborar la historia. En ocasiones tengo un par de ideas muy vagas sobre una escena y no consigo cerrarla hasta que comienzo a dialogarla, hasta que me pongo en la piel de cada personaje y su diálogo va avanzando. Lo que sí que busqué luego, durante los ensayos, es que cada actor llevase cada frase a su terreno, que las dijeran con sus palabras, buscando la naturalidad que demandaba la película. Y que aportasen todo lo que considerasen necesario.

Uno de los aspectos que más me han gustado de la película es precisamente la frescura y naturalidad en los diálogos de los actores, que logran crear personajes reales sin caer en los estereotipos de la edad, ¿trabajaste esto previamente en el guión y con el reparto o les dejaste vía libre para improvisar la personalidad de su personaje?

Hubo gente que leyó el guión antes de los ensayos y me dijo que, conociendo ya el trabajo previo de los actores, prácticamente les iba escuchando mientras leían cada frase. Procuré cerrar el casting pronto, en cuanto tuve clara la estructura básica de la historia y sus protagonistas, para escribir sabiendo de antemano qué actor interpretaría a cada personaje y contemplar así las posibilidades de cada escena. Teníamos poco tiempo de rodaje, así que intenté que todos se sintieran a gusto con su personaje desde el primer ensayo. En la película hay un crédito de diálogo para todos los actores porque todos aportaron frases y matices que no estaban en el guión. Algunos surgieron durante los ensayos, otros durante el propio rodaje de la película.

Rodaje 1

Cristina Gallego, Dani Pérez Prada, Rocio León, Ingrid García Jonsson, Xabi Tolosa, Pepón Fuentes, Miguel Esteban, Lorena Iglesia, David Pareja y Raúl Navarro; algunos caras conocidas de tus anteriores trabajos, otros no. ¿Qué tal trabajando con un elenco tan numeroso como talentoso?

Para mí ha sido una gozada, prácticamente como imaginar un grupo de superhéroes y reunir en él a mis personajes favoritos. Con Xabi, Rocío, Lorena y David ya había trabajado y me apetecía repetir. Al resto les conocía en persona o por sus trabajos, y era gente con la que tenía ganas de trabajar. Creo que fue buena idea contar con un reparto que en la mayoría de los casos ya se conocía previamente, porque ayudó a generar esas dinámicas de grupo y confianza que hay entre los personajes desde la primera escena. Uno de los comentarios que más se repiten entre la gente que ve la película es lo bien que está todo el reparto, lo naturales que se les ve. Y es que es cierto. Están fabulosos.

Sin desvelar nada del argumento, ¿cuánto de crítica hay en “Todos tus secretos” a las redes sociales y las nuevas tecnologías y al daño que pueden hacer a las relaciones personales?

Una cosa que me sorprendió bastante mientras escribía la historia fue lo fácil que me resultó construirla dentro del espacio que delimitaba la webcam de cada personaje, sin forzar ninguna situación para que transcurriera allí delante. Hoy en día muchas vidas transcurren delante de una pantalla, así que resulta inevitable que hayamos incorporado todo lo que sucede dentro de ellas a nuestras rutinas. El problema es que internet y todo lo que ello supone avanza dos pasos por delante de nosotros, especialmente de los que hemos vivido unas rutinas diferentes a las que ha marcado la aparición de internet, y en este contexto hay quien se maneja mejor o peor. Prefiero no dar muchos más detalles porque es uno de los temas que desarrollo a lo largo de la película, pero en cualquier caso, más que una crítica mi intención ha sido hacer un comentario sobre esta situación al margen de valoraciones, desarrollar una historia aprovechando este escenario. Y bienvenidas sean todas las reflexiones que, a partir de ahí, la película pueda generar.

“Todos tus secretos” es un thriller con toques de comedia ácida, de situaciones crudas e incómodas, algo que hemos podido ver en tus cortos, ¿te estás afianzando en un estilo propio o todavía estás explorando diferentes terrenos?

Las conexiones entre “Todos tus secretos” y mis anteriores cortometrajes no las vi hasta que me las señaló un amigo tras leer el guión de la película, pero es cierto, ahí están. Aparte de lo que comentas, estaría también lo de utilizar el género como base para desarrollar historias costumbristas. No es algo premeditado, es lo que me va saliendo de forma natural. Probablemente sea influencia de un tipo de cine que me gusta mucho, el de las distopías de futuros inminentes en los que elementos de fantasía o ciencia ficción se cuelan en historias cercanas y reconocibles. Creo que es una buena forma de hablar de nosotros mismos y de nuestro entorno, porque en ocasiones basta con introducir un par de conceptos diferentes a los que definen nuestro presente para hablar de estos temas con cierta distancia crítica. Estoy pensando en películas como las de Shane Carruth, “Children of Men” de Cuarón o “Código 46” de Winterbottom. O “The Entire History of You”, un episodio de “Black Mirror” que tuve bastante presente mientras escribía la película. “Todos tus secretos” se enmarca dentro de un escenario completamente actual, alejado de estos ejemplos que te comento, pero algo de esto hay y es un camino que me gustaría desarrollar. Aunque tampoco sé qué será lo siguiente que ruede. Como digo, por ahora estoy a gusto dejándome llevar y descubriendo qué va saliendo.

Llevas más de cinco años publicando todas las semanas en El Jueves el ya mítico Sexorama, una de las páginas más populares de la revista, además de ser un reconocido maquetador y editor, incluida tu nueva aventura con ¡Caramba!, ¿cuál ha sido la recepción de tu trabajo audiovisual por parte de tus seguidores como historietista?

Al poco de estrenar “85.12.30”, mi primer cortometraje, leí un comentario de un lector en un blog en el que decía que debía de ser otro Manuel Bartual diferente al de El Jueves, que no le pegaba que ese corto lo hubiera dirigido la misma persona. En parte le entendí porque uno de los motivos por los que he comenzado a dirigir piezas audiovisuales ha sido para contar historias que no me encajaban en cómic, diferentes a lo que suelo dibujar, pero creo que aquel comentario concreto venía más a cuento de la extrañeza ante encontrarse a un dibujante ejerciendo de director. Esto ya sí que no lo entiendo tanto porque creo que vivimos una época en la que desarrollar diferentes facetas artísticas es más fácil que nunca gracias a los medios de los que disponemos, y al menos en mi caso, es algo que siempre me ha motivado. Pienso que unas facetas se acaban beneficiando y contagiándose de las demás.

Manuel Bartual 2

El año pasado estuviste bastante presente el Notodofilmfest con la saga “Desafío Final” y el premiado “Ventanitas”, ¿tienes algo preparado para este año en formato corto?

Para Notodofilmfest he grabado este año “Tu color favorito”, la pieza que abre #Sequence, un largometraje colectivo coordinado por el festival en colaboración con #littlesecretfilm. Más allá de eso no tengo previsto rodar nada más para la convocatoria de este año, aunque me podría pasar como con “Ventanitas”, que fue una idea de última hora. De todas formas, ahora lo que me pide el cuerpo es descansar un poco, dedicarme a mover la película e ir pensando en qué será lo siguiente que ruede, pero sin ninguna prisa.

Tras la experiencia de “Todos tus secretos”, y como cineasta en ciernes, ¿qué conclusiones has sacado de una iniciativa como #littlesecretfilm, de sus condiciones y limitaciones, y del low cost en general? ¿Habría sido posible esta película sin Calle 13?

Sí, sin duda. “Todos tus secretos” es una película muy pequeña, y en parte fue esto mismo lo que me hizo dudar sobre si participar o no en el proyecto: que de repente llegara un canal para apropiarse de los modos de producción del cine de bajo coste no me entusiasmaba precisamente, pero el acuerdo al que se llegó me pareció razonable porque se alejaba de esta primera impresión. Las películas son nuestras, y Calle 13 ha puesto algo de promoción y un dinero en concepto de cesión de derechos para la exhibición de las películas en televisión e internet durante un breve periodo de tiempo. No sé cómo lo habrá enfocado el resto de directores, pero en mi caso lo que he hecho ha sido producir la película por mi cuenta asumiendo todos los gastos derivados de la producción y pagando al equipo dentro de mis posibilidades, empleando el dinero de Calle 13 para recuperar una buena parte de esa inversión. En cierto modo ha sido como realizar una pequeña película sabiendo que ya contaría con una venta y difusión en televisión asegurada, y con margen para moverla luego por mi cuenta sin que el canal tome ningún partido. Respecto al modelo de producción de #littlesecretfilm, aunque mi método de trabajo no comulga con algunos puntos de su manifiesto sí me parece que cumple bien su función: la de motivar a hacer cine. No es un modelo que se proponga sustituir los ya existentes, sino plantear una alternativa más lúdica y menos basada en modelos de producción comerciales. En mi caso concreto, yo llevaba un tiempo valorando ideas para realizar una película pero todas acababa descartándolas porque no me parecían buenas o se iban por completo de los tiempos de rodaje que mi bolsillo podía pagar, de modo que me vino bien que alguien me invitase a un proyecto de estas características y pusiéramos una fecha de entrega. Me puso las pilas. También me vino bien marcar unos tiempos de rodaje limitados, porque al menos en mi caso me sirvieron para buscar la manera de rodar una historia que me apeteciera contar sin perder de vista unos tiempos de producción asumibles por todo el equipo. Además, trabajar con Pablo y Haizea de #littlesecretfilm ha sido un placer, son dos personas muy entusiastas y es algo que te acaban contagiando. Creo que antes o después habría acabado sacando adelante una película, pero me alegro de que haya sido ahora y de esta manera. Tanto yo como el resto del equipo estamos muy satisfechos del resultado.


A %d blogueros les gusta esto: