NO MINTÁIS, SÉ QUE NO HABÉIS VISTO ‘SIN IDENTIDAD’

19 enero, 2016

Por Manuel Ríos San Martín. 

Escribo estas líneas justo la noche en la que se emite el último capítulo de Sin identidad* en el prime time de la televisión italiana, #senzaidentita2. Incluso paro de vez en cuando para tuitear con los seguidores que tenemos en ese país, que son muchos.

1

Estamos en enero y es tiempo de hacer balance. Acabamos de ver publicadas muchas listas de las comedias, los dramas y los personajes del año en la televisión. En alguna de esas clasificaciones, así como en tertulias sobre guion, mesas redondas y blogs de diferentes críticos se protesta habitualmente por determinadas carencias que sigue habiendo en la ficción nacional.

Sin identidad no ha sido la serie del año en audiencia ni en premios. No fue mal, incluso acabó bastante bien, cerca de un 18%, pero sufrió durante una parte de la temporada enfrentada a La Voz, Águila Roja y al programa de Chicote. Se emitía en un día realmente complicado. Ya sé que es imposible verlo todo y más si el programa no está tan de moda como El Ministerio del Tiempo, Vis a Vis, Mar de plástico o Los nuestros… Y se nota que muchos de esos críticos, analistas o escritores no la han visto. Ya digo, es normal.

Porque si la hubiesen visto no harían algunas de las siguientes afirmaciones.

En las series españolas no se refleja la realidad, ni se habla de la política actual. Se dice que nuestras ficciones crean un mundo propio inexistente en la realidad. Y no digo que no sea cierto en ocasiones. En Sin identidad había una trama a lo largo de casi toda la temporada sobre corrupción política. Uno de nuestros protagonistas (Tito Valverde) era Secretario de Estado de Sanidad y estaban a punto de nombrarlo Ministro. La temporada empezaba con una trama sobre vacunas, inspirada en lo que sucedió en este país en el 2009 donde se llegaron a comprar 37 millones de dosis que nunca se usaron. Una vergüenza que nos costó mucho dinero. Y así se reflejaba en la serie.

En un segundo momento se contaba el lanzamiento comercial de lo que se ha llamado “la viagra femenina”. Hubo quien me comentó que “qué casualidad”, ya que pocos meses después de la emisión se lanzó de verdad al mercado. No era casualidad, era documentación. Sabíamos lo que iba a suceder y nos adelantamos. Para desarrollar esta trama nos basamos en una sentencia judicial de Estados Unidos. Por lo que leímos, se acusó a una farmacéutica de organizar un congreso internacional para generar el problema de la falta de lívido femenina como si fuese una enfermedad y crear la necesidad de curarla. En un segundo momento se sacó al mercado un medicamento para “arreglar” dicha dolencia, que realmente no era tal, ni la pastilla tenía los efectos mágicos que prometía, y sí efectos secundarios. Nos pareció un tema suficientemente atractivo como para usarlo y hablar de una relación poco clara entre el Ministerio de Sanidad y unos laboratorios.

También tocamos el tema de la trata de mujeres y sus consecuencias psicológicas en las personas que la han sufrido. Llegamos a plantear un capítulo especial que era una denuncia explícita contra el tema. No llegó a ser aprobado el guion y no se grabó, pero ahí queda, al menos, nuestra intención de profundizar en esta cuestión.

En las series españolas no hay personajes femeninos fuertes. Hay un test para comprobar si las mujeres son meros objetos en las películas. El test de Bechdel en el que se piden tres requisitos muy básicos para considerar que una película no es sexista: que haya al menos dos mujeres, que ambas compartan una conversación y que esta no sea sobre un hombre. Claramente en Sin identidad los personajes femeninos son fuertes y son los que mueven a la acción al resto. Y hablan de todo. También de hombres, por supuesto, y de relaciones. Pero hablan de venganza, de entramados empresariales, de herencias, de montar negocios, de amor entre hermanas, de hijos, de traición, de asesinatos, de sus propias madres, de dinero, de todo.

En la serie estaban representadas mujeres muy distintas, las fuertes, las frágiles, las educadas en lo tradicional como Luisa Vergel, las ambiciosas como Amparo, las implacables y determinadas como María, las libres y espontáneas como Belén, las naturales y divertidas como Eva. Pero además de representar a distintos tipos de mujeres, los personajes de todas ellas estaban construidos con muchos matices, las amábamos y las odiábamos, nos fascinaban y nos conmovían, las temíamos y las cuestionábamos, todo a la vez.

2

En las series españolas no hay relaciones sentimentales adultas. Se acusa a las series españolas de crear unos estereotipos de personajes masculinos y femeninos que funcionan pero que no son reales. Que casi todas las relaciones sentimentales son típicas de comedia romántica, de buenos y malos. Se pueden ambientar en distintos espacios, pero son amores imposibles por unos factores externos que complican la relación hasta el extremo. En Sin identidad no es así. Los factores que hacen que las relaciones no funcionen son internos de los personajes. No vienen de fuera. El sufrimiento de Megan Montaner** (María Fuentes) por su pasado en una organización de trata de personas y su deseo de venganza la impulsan a poner en peligro su vida y su relación con Eloy Azorín (Pablo) arriesgándose a seducir a Daniel Grao (Juan), aunque eso le destroce su vida. Presentamos a una protagonista engañando a su amor romántico de una manera un tanto sórdida y continuada en el tiempo. Buscando, con esa manera de actuar, vengarse de otro personaje. Y tratado con profundidad. Nuestros seguidores nos acosaron en Twitter, no están acostumbrados a que una protagonista femenina “se equivoque” tanto. La bajada a los infiernos que hace Megan durante la temporada tampoco creo que se haya visto en otra serie española generalista desde Policías en el corazón de la calle. Hay una secuencia de Megan teniendo relaciones sexuales en un baño de un bar con un tipo lleno de tatuajes que es difícil que se repita en la tv en abierto.

3

Todavía más realista y más dura era la relación de Miguel Ángel Muñoz y Verónica Sánchez, un gran redescubrimiento como actriz en esta serie. Interpretaba a un personaje complejo, lleno de aristas; ni buena ni mala, una superviviente, un personaje con matices cómicos y trágicos a la vez, que era capaz de traicionar lo que más quería. Y de sufrir por ello. Creo que entre la actriz y los guionistas conseguimos un personaje realmente humano al que llevamos hasta el extremo, sin miedo a contar situaciones muy duras.

Uno de los grandes debates internos de la serie fue si escribir o no la secuencia en la que Verónica se tiene que humillar frente a Tito Valverde, llegando a postrarse de rodillas para tener sexo oral con él ante la mirada de su marido. Al final nos decidimos por escribirla y, tanto la productora como la cadena, a las que se suele tachar de conservadoras, nos permitieron rodarla. Merece la pena verla. Aquí os dejo el link.

Las series españolas no tienen éxito fuera. Las dos temporadas de Sin identidad se han emitido dobladas en el prime time italiano siendo el 2º programa más visto en su noche de emisión. Ayer, en su cierre, tuvimos 3.300.000 espectadores y nos mantuvimos en el top 5 de los trending topic italianos hasta la mañana del día siguiente. Megan se ha convertido en un auténtico fenómeno. Mucho más que aquí. También por El Secreto del Puente Viejo. Incluso ha protagonizado una serie italiana: Task Force 45.

Las series españolas alargan las ideas hasta el infinito. Sin Identidad fue concebida como una serie de dos temporadas y nunca se planteó cambiar eso. Independientemente de la audiencia. Tanto la productora, Diagonaltv, como Antena 3 también lo tuvieron claro. Eso nos permitió que los protagonistas fuesen más reales y pudiesen evolucionar, tener un arco de personaje completo. También nos permitimos matar a alguno de ellos no como reclamo para la audiencia, algo últimamente bastante habitual, sino para remover la historia y para trasmitirle al espectador que la lucha entre los personajes y la venganza iban en serio.

Una serie que se ha rodado sin la presencia de un plató y casi sin localizaciones fijas, mostrando como nunca se había visto antes una ciudad como Madrid. Con mucho riesgo estético, apostando por una iluminación oscura y contrastada cuando era necesario para la historia.

Y, además, todos los actores vocalizan.

Yo creo que la ficción en este país va evolucionando y cada vez hay más series españolas que contradicen las acusaciones de algunos críticos. Con la ilusión y el esfuerzo de todos, poco a poco, ya estamos haciendo una ficción de la que nos podemos sentir orgullosos, aunque, en ocasiones, no nos dé tiempo a ver todo lo que hacen nuestros compañeros de profesión.

Un abrazo a todos.

* Sin identidad fue creada por Sergi Belbel. El equipo que dirigí yo, como director argumental, se hizo cargo de la serie a partir del capítulo 6º de la 1ª temporada hasta el final; episodio 23. (También estaban Mónica Martín-Grande, Victoria Dal Vera, Ramón Tarrés y Tatiana Rodríguez).

** Utilizo los nombres de los actores y actrices y no el de sus personajes para que sean más identificables.


OS VOY A JODER LA VIDA (‘CIRCULOS’: UN EXPERIMENTO DE NOVELA TRANSMEDIA)

3 junio, 2015

Por Manuel Ríos San Martín.

Fotos de Alfonso Segura. 

Man Pat1-1WEB@

Hemos estado más de dos años escuchando hablar sobre la crisis que hay en la televisión española, la bajada de la publicidad, la falta de dinero de TVE, las restricciones de las privadas, la casi desaparición de las autonómicas. Ante esta situación algunos profesionales empezaron a hablar de un plan B: montar una librería, una autoescuela, irse a vivir a México. He escuchado muchas opciones. Yo mismo me he planteado cuál podría ser mi plan B. Pero realmente no sé hacer otra cosa que no sea escribir o dirigir series y películas (tal vez dibujar). Por eso opté porque mi plan B fuese escribir una novela. En estos meses he comprobado que otros guionistas han hecho algo similar y Javier Olivares, Miguel Ángel Carral, Antonio Mercero, Virginia Yagüe, Ángela Armero, Nacho Cabana o Pablo Tobías han escrito y publicado sus propios proyectos. Otros como Jorge Díaz, Nacho Faerna, Julia Montejo o Carlos Clavijo lo vienen haciendo desde hace tiempo. Y seguro que me olvido de muchos.

Yo empecé mi novela hace 20 años, los mismos que llevo escribiendo series. Los primeros folios son de esa época, muy influido por algunas tendencias de los finales de los 80 y los inicios de los 90. En esos años ya había mucha gente avisando de los riesgos de los medios de comunicación, de la soledad del ser humano, de su aislamiento, de lo siniestra que puede llegar a ser la televisión. Grupos como Lagartija Nick, series como Max Headroom o profesores como González Requena trataban este tema con una sorprendente intuición sobre lo que iba a suceder en un futuro cercano. Y eso que Internet prácticamente no existía, ni por supuesto los smartphones o las redes sociales.

‘Círculos’ transcurre en un futuro cercano donde la crisis ha ido a peor. Un futuro distópico (palabra de moda últimamente) en una gran capital europea con mal tiempo, como es Londres. ¿Y por qué Londres? Lo esencial es que la acción no sucediese en España. No quería que el debate sobre la novela se centrase en la casuística de aquí; sobre si Telecinco es mejor o peor que Antena 3, sobre los programas del corazón o sobre los personajes que pueblan nuestras ondas. Quería hacer una reflexión más amplia, más internacional sobre el ser humano, sobre su soledad y sus miserias, que pueden ser parecidas aquí, en Londres, o en cualquier país occidental. Aquel relato de 60 páginas de los años 90 lo retomé en el 2006 pensando en hacer una película.

Circulos portada Def

Según la escaletaba me daba cuenta de que era muy difícil constreñir el relato en 110 páginas de guion; así que me di libertad para que durase lo que me pidiese la propia historia. Y surgió como novela. Un participante de un concurso de televisión muere en directo por un accidente. De una manera espectacular: es devorado por un tiburón mientras realiza una prueba. Eso detona una investigación policial que se va complicando con grupos antisistema, más crisis, huelgas de basura interminables, obsesión por conseguir más seguidores en Twitter, por ver varias televisiones a la vez, por las pantallas secundarias, las google glass, la violencia en las calles, los virus y los animales que matan a sus crías y después… ¿se suicidan?

Hace un año y medio sentí la necesidad de terminarla porque veía que otros se estaban acercando a mi idea. Y sería una pena que, llevando con ella desde los 90, ahora llegase tarde. Series como ‘Broen’ o el capítulo 1 de ‘Black Mirror’ tienen algo en común con mi relato. Por eso este esfuerzo final y la necesidad de publicarla.

Creo que ‘Círculos’ es una novela diferente, escrita en presente, desde la rabia… muy basada en la imagen, en las redes sociales. Es un proyecto más complejo, que lleva una parte multimedia que se integra en el relato. En la propia novela hay fotos que tienen relación con los protagonistas e incluso un vídeo incrustado en el texto en un momento crucial, links que te llevan a páginas externas, etc. Patrizia, la joven protagonista del relato, se hace fotos y las sube a Instagram a pesar de ser censuradas a menudo por inapropiadas por los gestores de la aplicación. Creí necesario realizar algunas de esas fotos para ilustrar la novela y gracias a la colaboración de muchos profesionales de la televisión pude llevarlas a cabo. Fueron disparadas por Alfonso Segura, director de fotografía de series como ‘Rescatando a Sara’, ‘La República’ o ‘Carlos V’.

Special1-1WEB@

Todo el proyecto pivota sobre una web: www.circuloslanovela.com en la que se puede descargar la novela pero donde se encuentran muchas más cosas, estas fotos, vídeos, documentación, entrevistas, making of… Merece la pena entrar en la página. También tiene una zona privada a la que solo podrán acceder los que se hayan descargado la novela.

Pero ‘Círculos’ no solo es experimental en esto, sino también en su distribución. Solo se puede adquirir a través de dicha web y eso me permite comprobar cómo influyen las redes sociales en el proyecto. Puedo ver cuánta gente entra en la página después de tuitear el enlace o de colgar algo en Facebook o en Instagram, estudiar qué efecto tienen las campañas pagadas, saber cuántos reproducen los videos, de esos cuántos le dan al “me gusta” y qué número de personas se compran finalmente la novela. Lo sé, es como Gran Hermano (no el de Telecinco), pero quería probarlo, saber cómo funcionan estos mecanismos. Y esta novela era perfecta para hacerlo por su temática y por el material “extra” que la acompaña. Todavía es algo pronto para sacar conclusiones pero seguro que van a ser interesantes. Aunque debo decir que Facebook me ha censurado la campaña de promoción que tenía prevista. En el book trailer de la novela dicen “joder” y a los gestores les parece que se amenaza a la gente que lo pueda ver. No han entendido que el tráiler es parte de la ficción, no es real. Sutilezas para ellos:

Todo esto es solo el inicio del proceso, al menos eso espero. Ya hay alguna editorial que se ha interesado por la publicación en papel y estoy trabajando en una posible adaptación a miniserie. Pero lo importante de esta experiencia es que, como creadores, no podemos estarnos quietos. Hay que intentar cosas sin miedo a fracasar, por muy locas que nos parezcan. Cuando diseñas una serie y no te la compran ahí se termina todo, se mete en un cajón y tiene difícil salida. Pero una novela es un fin en sí misma y hoy en día hay muchos métodos para llegar a tus lectores gracias al mundo digital. Aunque hay que tener en cuenta lo difícil que es llamar la atención entre tanta oferta. La gente tiene cientos de películas y de libros que se han descargado tanto legal como ilegalmente y eso complica no solo el que estén dispuestos a pagar por contenidos sino también el que se planteen mirar hacia nuevos proyectos. Ya tienen guardadas más horas de ficción de las que serán capaces de ver/leer en el resto de sus días.

Y esto nos lleva a la pregunta que anda rondándome la cabeza durante estos últimos meses cada vez que empiezo un nuevo proyecto: ¿esto le interesa a alguien? No debe ser una pregunta que paralice, pero sí que nos haga reflexionar.

 


#JORNADASPROFESIONALES: DÍA 2

10 diciembre, 2014

Por Alberto Pérez Castaños. 

Fotos: Héctor Beltrán. 

Las “X Jornadas Profesionales: Guionistas y Mercado Audiovisual” de Madrid organizadas por Abcguionistas y Ars Media continuaron con su segunda sesión el pasado domingo, donde los asistentes pudieron disfrutar de las ponencias de profesionales como Jose Luis García Berlanga, Manuel Ríos San Martín o Cristóbal Garrido. Fueron charlas de temática más variada que las del día anterior, donde se trataron temas que iban desde la producción low cost –con Hugo Serra–, las web series como manera de entrar al mercado o el funcionamiento de TVE de la mano de José Morillas.

25

Los asistentes de las Jornadas Profesionales durante la segunda sesión.

El primer ponente del día fue José Luis García Berlanga, director, guionista y productor de televisión, que centró su intervención en su forma de trabajar en el medio desde los puestos antes nombrados. Berlanga ha trabajado en series como ‘Hospital Central’, ‘MIR’ o ‘Villarriba y Villabajo’ y, en la actualidad, se encuentra desarrollando un proyecto para televisión basado en la vida de Miguel de Cervantes. “Es nuestra marca más conocida fuera tras el Real Madrid-Barcelona”, contó. Berlanga afirmó además que lo que le gusta es “trabajar en ideas diferentes a las que se están desarrollando en la actualidad”, para ello, dijo que “hay que estar constantemente al día”. También comentó que una de las realidades más duras de la televisión es que “si no la estrenan, tu historia no existe”.

17

José Luis García Berlanga durante su ponencia.

Berlanga lleva muchos años en la profesión, algo que le ha permitido pasar por innumerables despachos y reuniones A modo de anécdota, contó que, una vez, en una cadena le dijeron que a un guión suyo “le falta un 30% de ternura: una abuela y un niño”. El hijo del director de ‘El Verdugo’ dijo que le agradaba trabajar siempre con equipos de guionistas: “Me gusta aportar mi experiencia como productor al equipo para economizar los rodajes”. También dio consejos sobre la preparación de proyectos, diciendo que, en las biblias, lo ideal es “no poner adjetivos” y limitarse a contar “cómo es la idea”.  “En mis biblias hago sinopsis de una página de todos los capítulos de la temporada”, afirmó. Finalmente, recomendó a los asistentes “hacer equipos” con gente de su afinidad para “vender y levantar proyectos”. Para presentar estos proyectos, Berlanga dijo que es imprescindible hacer un buen pitch, pero siempre “conociendo las limitaciones de cada uno”.

El siguiente ponente del día fue José Morillas, que se encargó de explicar la mecánica de Televisión Española, en la que lleva trabajando más de 25 años como guionista, director, analista de programas e investigador. Aseguró, nada más empezar, que la maquinaria de TVE es tan complicada que “da para una tesis”. Morillas alentó a los guionistas a presentar sus proyectos ellos mismos a la televisión, sin esperar a tener una productora que les apoye, porque ellos “son la matriz del proyecto”. Así que, “¿por qué no hacerlo?”, añadió. Por eso, recomendó que no piensen en Televisión Española “únicamente como TVE, porque hay más canales y más medios dentro”. Además, recalcó la importancia que están teniendo los productos “Marca España” dentro de la cadena en los últimos tiempos: “Al no haber publicidad, la mayoría de los productos llegan gracias al patrocinio cultural”, subrayó.

19

José Morillas explicando los entresijos de TVE.

El guionista Manuel Ríos San Martín fue el siguiente en continuar con las Jornadas. Lo hizo con un profundo análisis de la situación del mercado televisivo actual y dando a los asistentes algunos consejos –basados en sus experiencias– para conseguir entrar en la industria. San Martín comenzó haciendo un balance del momento en el que nos encontramos ahora mismo, echando la vista atrás para entrar en situación: “La crisis económica llegó a la televisión cuando TVE decidió no emitir los nuevos episodios de ‘Isabel'”, comentó, “desde entonces, llegó a haber más de 200 capítulos de series en prime time sin emitir”. Sin embargo, afirmó que en la actualidad “la cosa está mejorando” pero que, eso sí, “se paga menos que antes”. Manuel Ríos es el coordinador de guión de la serie ‘Sin identidad’, a la que llegó tras dejar la productora Boca a Boca. “Me llamaron para trabajar en la serie gracias a un proyecto que presenté un mes antes en la cadena y por el que me dijeron que no”, contó. Esta experiencia le sirvió para insistir a los guionistas presentes en la sala que “hay que estar entrenado para que, cuando llegue una oportunidad, no se deje pasar”, porque, como dijo, “vender un proyecto es muy difícil, pero sirven como carta de presentación para que te llamen en el futuro”.

20b

El guionista, director y productor Manuel Ríos San Martín.

Entrar en el mundo audiovisual es muy complicado pero, como dijo San Martín, “no es imposible”. Es algo que requiere mucho esfuerzo y dedicación aun en las peores condiciones: “Cuando me pagaban mal en una serie pedía que me diesen más responsabilidades, así al menos me motivaba. Gracias a esto terminé dirigiendo y produciendo”, afirmó. Sin embargo, también dijo que, siendo el de guionista un trabajo tan duro, “hay veces en las que hay que plantearse si realmente es lo tuyo”.

El segundo día de las Jornadas Profesionales continuó por la tarde con la ponencia de Hugo Serra y su taller sobre cine low-cost. Serra, que es un experto en la materia, ha firmado un documental llamado ‘Baratometrajes 2.0 – El futuro del cine hecho en España’, junto a Daniel San Román. Serra empezó diciendo que con una película low-cost “cumples tu sueño de ser cineasta”, pero que “no se hace industria”. Pese a esto, comentó que “cada vez hay más plataformas low-cost y circuitos donde está funcionando y hasta puedes lograr distribución”.

A partir de aquí, Serra dio una serie de consejos para levantar un proyecto propio a los asistentes, como, por ejemplo, sistemas de financiación y distribución. Respecto al crowdfunding comentó que “hay que trabajar muy duro en él y convencer a las tres F’s: family, friends and fools”. Uno de los peros de este sistema de financiación, según contó Serra, es que “si fallas, la gente pensará que no eres capaz de enfrentarte a la película”. Por eso, recomendó que, antes de empezar una campaña de crowdfunding, es bueno “participar en la de otra persona para saber cómo funciona”. Respecto a la posible participación de empresas, Serra aconsejó que, lo ideal es hacer “un análisis de las que puede llegar a encajar en el proyecto”. También insistió en la importancia de los festivales para dar a conocer tu proyecto: “Es algo vital”, dijo. “Pero prueba sólo con Festivales de Clase A si la película tiene el estilo de esas competiciones”, matizó.

22

Hugo Serra durante su taller de low-cost.

El último invitado del día fue el guionista de Cristóbal Garrido, que habló de las web series como forma de entrar al mercado. Garrido es el co-creador de la exitosa ‘Con pelos en la lengua’, que cuenta con más de 20 millones de visionados en Internet. “El mayor error de los que empiezan a hacer web series es que quieren triunfar en la tele. Una web serie triunfa cuando está pensada para Internet”, comenzó explicando. El primer consejo que dio a los asistentes fue que hagan “web series para un público que esté necesitado de ficción”, y lo justificó con su propia experiencia: “En Internet triunfa el sexo, los vídeos de gente dándose hostias y los gatitos. Nosotros tiramos por el sexo y nos fue bien”. ‘Con pelos en la lengua’ habla de sexo sin tapujos y lo hace en forma de comedia, formato que Garrido aseguró ser el mejor para web series porque “es más fácil que quede bien”.

24

Cristóbal Garrido aconsejó a los asistentes sobre la creación de web series.

Para seguir animando a los guionistas a lanzarse a probar suerte a la red, Cristóbal Garrido contó que gracias a su web serie logró “las reuniones más importantes de su carrera profesional”, algo interesante si se tiene en cuenta que es el actual coordinador de guión de ‘Velvet’ y tiene una carrera en cine gracias a éxitos como ‘Promoción Fantasma’.

Respecto al formato, Garrido dijo que a ellos les ha ido bien “con capítulos muy cortos”, pero que, por ejemplo, otra web serie de éxito como es ‘Malviviendo’ también “ha tenido éxito con capítulos de hasta 40 minutos”, según contó el guionista. Otro consejo que dio fue el de grabar la serie del tirón: “Youtube es un cementerio de web series porque la gente pierde la ilusión a mitad del camino, por eso lo mejor es rodar todos los episodios seguidos”, y continuó sugiriendo, para finalizar, que “hay que crear mucho contenido para promocionar el producto”, es decir, “redes sociales a saco”.


A %d blogueros les gusta esto: