HABLANDO DE COMEDIA CON DIEGO SAN JOSÉ

28 noviembre, 2013

por Alberto Pérez Castaños

Diego San José es guionista de comedia. Ha trabajado en televisión (“Vaya Semanita”, “La Hora de José Mota”, “Qué Vida Más Triste”, ente otros), en cine (“Pagafantas”, “No controles”) y en teatro (“Más de 100 mentiras”). Hace unos días estuve con él hablando de comedia y de sus proyectos más recientes y éste es el resultado.

DSC_0050

Tras “Pagafantas” y “No controles”, “Ocho apellidos vascos” es tu nuevo guión de largometraje co-escrito con Borja Cobeaga, que se estrenará en abril del año que viene…

Sí. La idea es que vaya al Festival de Málaga y estrenarla inmediatamente después, pero ya veremos. Es una comedia romántica con tintes de humor “regional”. Tiene algo de nuestra época en “Vaya Semanita”, con mucho humor de lo vasco, aunque no muy político, porque creo que no era el guión para meterlo. Pero sí hay algo de política, de nacionalismo, de choque de ideas… La película es una especie de pez-fuera-del-agua, donde un señorito andaluz (Dani Rovira), de derechas, con gomina, pantalón de pinzas y con polo va a Euskadi y se ve obligado a hacerse pasar por vasco ante un posible suegro ultranacionalista vasco.

Esta vez no la va a dirigir Cobeaga, sino Emilio Martínez-Lázaro. ¿Ha sido un proceso de trabajo diferente sin Borja como director del proyecto?

Es una película que hemos escrito Borja y yo por encargo. Es decir, la cadena nos dio una idea general de lo que quería hacer y escribimos el guión en un proceso de un año y medio, más o menos. Con el guión ya escrito la cadena trajo un director, que en este caso es Emilio Martínez-Lázaro, para que la ejecute.

Es un sistema que está bastante bien, diferente al que estamos acostumbrados, en el que alguien tiene una idea en su casa, la escribe, pelea por venderla… Pero esta película se ha hecho con un mecanismo interesante. Creo que estaría bien que hubiese como diez proyectos al año así, donde una cadena busca un guionista para que escriba algo y luego busca a una persona que no está conectada al guión para que la dirija. Es un proceso mucho más corto. Pienso que facilitaría la entrada de muchos guionistas en la industria para hacer cine, ya que gracias a este sistema a lo mejor no tendrían que venir al Picnic a hacerse amigo de ningún director. Ojalá el sistema, independientemente de la película, sí funcione.

¿Crees que podréis hacer “Fe de etarras”, vuestra comedia sobre el terrorismo, a raíz de ésta?

Para hacer de “Fe de etarras” puede haber dos puentes. Uno sería que “Ocho apellidos vascos” salga bien económicamente hablando, de cara a la comercialidad de lo vasco. Y el otro estaría relacionado con un piloto que hemos hecho para ETB, que funcionaría también como TV Movie, titulado “Aupa Josu”. Lo he escrito con Juan Cavestany y lo ha dirigido Borja, y se estrena en diciembre. Por lo político sí se parece más a “Fe de Etarras”, ya que trata de un consejero del Gobierno Vasco que se propone acabar con ETA en dos días. Pero sobre todo se parece en el tono, más deprimente pero muy divertido, como una comedia oscura donde no está subrayada la carcajada. Creo que ha quedado realmente bien.

Borja comentó que Cavestany y tú os quedastéis alucinados con el nivel al que Carlos Areces, el protagonista de “Aupa Josu”, eleva el guión que escribisteis.

Fue brutal. Me asustó, incluso. Me impactó hasta qué punto había entendido bien los chistes. No sólo ha interpretado bien el guión sino que lo ha reforzado todo con una pausa o acabando una frase en un determinado punto porque ha sabido en qué palabra exacta está el gag. Eso es muy complicado pedírselo a un actor.

Hay pocos actores cómicos así, desgraciadamente…

Ya. Además, desgraciadamente no hay muchos en España que quieran ser actores cómicos, como Julián López o Gorka Otxoa, que te saben leer perfectamente un chiste. Ahora mismo vas a una escuela de actores y preguntas quién quiere ser cómico y no creo que salga nadie. Es decir, si les preguntas si quieren hacer comedia, te dicen que sí, pero si quieren ser cómicos, si quieren tener una conexión casi única con hacer comedia, no creo que haya muchos. Es una pena. Quizás por ese desprestigio que va siempre unido al género, que no da casi premios, y muchos no aceptan vivir sin ganar uno. También pasa una cosa con los actores de comedia, que es que la gente le atribuye su trabajo a su personalidad y se creen que de por sí ese tipo es gracioso; ves a un actor de drama y te crees que ha estado tres meses viviendo con yonkis preparando su papel, pero ves al de comedia y te crees que es gracioso porque con cinco años ya hacía reír a la gente de su barrio. Lo que falta es que la gente entienda que hacer reír tiene el mismo trabajo o más que el drama, que hace falta ser muy inteligente para eso.

rodajepagafantas

Jorge Guerricaechevarría dijo en el Encuentro de Guionistas de Bilbao que a él le gustaba trabajar con el director porque éste se iba imaginando la película en imágenes durante el proceso y eso le venía muy bien para escribir. Tú has escrito con el director y sin el director, ¿te pasa igual que a él?

A mí me pasan dos cosas que responden a por qué sí prefiero escribir con directores. Una es que yo no escribo solo. Escribir guiones de cine es un proceso muy largo y muy aburrido como para hacerlo en solitario. Y encima, al ser comedia te ayuda tener a alguien al lado, porque de vez en cuando te ríes, lo pasas bien y, además, puedes probar los gags.

Luego, por otro lado, a nivel laboral creo que es la respuesta por cómo están cosas. Es por lo que comentábamos al principio. Ahora mismo es complicado que a un guionista lo contraten para escribir una película y luego se incorpore un director. Normalmente, el proceso arranca con un director y luego con un guionista; o bien porque el director no es guionista o bien porque el director no quiere escribir el guión entero él solo.

Y en cuanto a si me ayuda o no a la hora de escribir, creo que más que ayudarme a mí, escribir con el director ayuda a la película, porque el director ha ido viviendo todo el proceso de escritura y luego lo plasma tal y como se han concebido las ideas sobre el papel. Aunque no hace falta que sea el co-guionista en muchos casos. Javi Ruiz Caldera, por lo que tengo entendido está en el guión, en reuniones y tal. Cuando escribo con Borja, él lleva la chaqueta de guionista. Si piensa imágenes o planos concretos lo hace para él, juntos estamos centrados en el guión.

En los últimos meses se ha hablado mucho en diferentes medios mediante reportajes y demás de la llegada de una “nueva comedia española”, en la que os metían a Borja y a ti con “Ocho apellidos vascos”, a “La Gran Familia Española”, a “Tres Bodas de más” y a otras no tan mediáticas “Ilusión” de Dani Castro o “Gente en sitios”, de Juan Cavestany. Me resultaba curioso leer que definían como “nueva comedia” un estilo que, por ejemplo, ya habíais escrito Cobeaga y tú en “Pagafantas” y “No controles” hace años. ¿Qué opinas tú de todo eso?

A mí también me resultó curioso, porque además salieron todos estos reportajes casi al mismo tiempo, creo que coincidiendo con el estreno de “La Gran Familia Española”, cuando, para empezar, “La Gran Familia Española” es una comedia de Dani, de las suyas de siempre.

Mi opinión es que creo que la cosa está tan mal en el cine español que a cualquier pequeño peldaño que subimos le ponemos la etiqueta de nuevo con mucho énfasis, como celebrándolo, lo cual por otro lado me parece bastante natural. Pero no creo que estemos hablando de una “nueva comedia española”, de hecho, a lo que llaman “nueva comedia” es a un tipo de comedia más americana. Creo que podríamos llamar “nueva comedia” a algo hecho aquí sin esos referentes americanos que todos conocemos y que son los que todo el mundo va a ver en masa. Por ejemplo, podría ser lo de Cavestany y su “Gente en sitios” o “Ilusión” de Dani Castro, cosas más lowcost y no a nivel industrial. Pero esto existía también antes, estas pelis muy pequeñas han existido siempre. Para que sea “nueva comedia española” tendría que ser que este tipo de películas las vean ocho millones de espectadores.

De todos modos, una cosa que me molesta mucho es que estos periódicos que sacaban los reportajes sobre el tema, nombrando a “Gente en sitios” e “Ilusión” y celebrándolas como “nueva comedia” luego las ignoren y, por ejemplo, no saquen una crítica de ellas. ¿Por qué Boyero no puede hacer una crítica de “Gente en sitios”?

Por otra parte, aquí estamos más acostumbrados a ese tipo de cine de autor en el que es imposible que un director-guionista español diga: “Voy a hacer una película en la que el público salga deshuevado de la risa de la sala”. Ojalá pasase, pero siempre va a ser un tipo de comedia con sentimientos, con emociones, que gira alrededor de la familia… Es raro que alguien haga una película para meter 15 gags buenísimos y que la gente se ría. Creo que ese tipo de comedia nunca va a llegar por la vía autoral, por desgracia. Es más fácil que una cadena o una productora tenga esa visión y lo haga, como han hecho con “Spanish Movie” o “Promoción Fantasma”, que sería más el modelo de Estados Unidos; que un director con talento como Javier Ruiz Caldera coja un guión de comedia cada año y medio y lo ejecute estupendamente, sin exigir procesos de producción excesivamente. Harían falta cinco o seis más como él, directores que tengan ganas de dirigir un guión ajeno, directores de oficio que no tengan que cambiar el guión o tener que estar en el proceso de creación.

El lowcost también es una buena vía y no está del todo explotada para hacer una comedia de mucha risa, como sí ha hecho “Ilusión”, por ejemplo. Esto es porque el lowcost tiene una especie de pulso extraño con el humor. Parece que si haces una película de mucho descojono pierdes esa etiqueta intelectual que parece que necesita el lowcost, y que yo sepa, “lowcost” habla de un tipo de producción de bajo coste, no tiene por qué ser un estilo “enemigo de la risa”. Por eso espero que de aquí a un tiempo si salgan buenas películas de descojono hechas con poco dinero.

Entonces, ¿eres más de Adam McKay y Will Ferrell que de Wes Anderson, por ejemplo?

Absolutamente. Soy mucho más de Ferrell-McKay que de Wes Anderson que, de hecho, no me interesa mucho. Ferrell-McKay y Sacha Baron Cohen-Larry Charles me parecen los dos dúos más interesantes que hay hablando de comedia, de los más valientes a la hora de realizar un tipo de gag sin coartada, buscando directamente la carcajada. Me encanta esa valentía, que no te vengan vendiéndote una cosa megamoderna, una estética determinada, ni que vayas a poder copiarte las pintas del protagonista para ir a La Latina. Donde se la juegan es en la comedia.

De los británicos me gusta mucho Christopher Morris, que hizo “Four Lions” y además dirige capítulos de “Veep”, y ha hecho tele muy buena que me ha influido mucho. Me parece uno de los máximos exponentes de comedia incorrecta. De hecho, en ese sentido me gustan más los británicos que los americanos.

Volviendo a “Ocho apellidos vascos”. Se trata de tu tercera comedia romántica. Cuando estabas escribiendo “No controles” recuerdo que te leí que estabas algo saturado de este tipo de comedia. ¿Lo dejas ya con esta? ¿Qué otra comedia te gustaría escribir ahora?

Sí. Estoy bastante harto porque realmente no hay tantas maneras de contar el amor en una persona. Ya no tengo mucho más que contar sobre el tema. Además, pienso que el amor en el cine es demasiado complejo; en la vida real una chica te gusta pero es la novia de un amigo tuyo y ni lo cuestionas, pero en el cine tienes que justificarlo, que contarlo todo… Lo cual es curioso porque en el cine la vida es mucho más sencilla: la gente no va al baño ni trabaja ocho horas al día. Por eso ya no me interesa la comedia romántica.

La siguiente que estoy escribiendo con Cobeaga, que la dirigiría él también, habla de la relación padre-hijo y sobre hacerse mayor y la sensación de que tal vez te has perdido la vida. Va sobre un padre que se ha quedado viudo ocho meses atrás y llama a su hijo diciéndole que está preparado para volver a conocer chicas, a salir a ligar. Le pide que le eche una mano y ambos se lanzan a la noche, a ligar como colegas una semana en Canarias, sin contar que son padre e hijo.

Se podría decir que vuestra comedia y lo que queréis contar con vuestras historias va madurando con vosotros…

Totalmente. Además, Borja y yo siempre hemos hablado mucho de la relación con nuestros padres. Con el padre en concreto. No sé si es por ser vascos, pero es una relación en la que nunca se ha hablado de sexo, de alcohol, ni de ligar… Se hace muy incómodo, y creo que el escenario más infernal que se me puede ocurrir en la vida es ver a mi padre borracho bailando o entrándole a una tía. La comedia va un poco por ahí. No hay historia de amor. Ni se van a enamorar, ni a separar, ni nada eso, en todo caso sería la relación entre dos colegas.

Y, a parte de este, ¿tienes algún otro proyecto de cine en marcha?

Sí, estoy haciendo la segunda parte de “Días de fútbol” con David Serrano. Una secuela en la que se vería cómo están sus vidas 10 años más tarde. Si la primera parte hablaba de la crisis de los 30, ésta hablaría de la crisis de los 40; más que problemas con las chicas serían problemas con los divorcios, con la ex-mujer… Es una excusa para retratar la España de la crisis, que a los personajes les ha afectado mucho. Problemas con preferentes, con el Forum Filatélico, con las hipotecas… De hecho, el partido es contra el equipo de los banqueros, una especie de “España contra los malos”.

Además de tener una carrera en el cine, siempre has estado muy metido en televisión. ¿En que estás trabajando ahora?

Empecé escribiendo en televisión y la verdad es que me encanta, porque escribo más rápido y, además, es lo que me da un sustento estable. El cine está genial pero yo considero que lo que me da de comer es mi oficio, y lo que me da de comer es la televisión.

Ahora mismo estoy escribiendo el Especial de Navidad de ETB con Óscar Terol, que lo llevo haciendo un mogollón de años y me encanta hacerlo porque me dan libertad absoluta. Y, por otra parte, llevo meses colaborando con El Terrat en el departamento de desarrollo de proyectos. El año pasado estuve en “La Hora de José Mota” hasta que acabó e hice dos pilotos con Rubén Ontiveros y la gente de “Qué Vida Más Triste”.

Básicamente has hecho entretenimiento, ¿nunca te ha tentado escribir ficción?

La verdad es que me gusta más el entretenimiento que la ficción. A mí me encanta escribir sketches. Aún así, de todos modos, nunca me han llamado para hacer ficción. “Vaya Semanita” me encasilló mucho en el género. Pero sí que me gustaría, aunque ahora mismo no estoy viendo ninguna. Ni española, ni americana.

Parece que en drama las series poco a poco van evolucionando en productos diferentes a los que estamos acostumbrados, más cuidados, más elaborados y contando historias más atractivas. Pero en comedia estamos más estancados y, salvo excepciones, parece que seguimos haciendo productos muy parecidos, con los estándares clásicos…

Yo me ilusioné mucho con “¿Qué fue de Jorge Sanz?”. Me gustó y pensé que iba a ser una especie de punto de inflexión. Tampoco es que fuese muy optimista, pero al menos esperaba que un par de series al año se pudiesen hacer; series un poco fuera de lo común, en las que no hace falta meter un chiste en cada diálogo, pero parece que Canal + ha dejado de producir ficción.

Creo que igual la vía para seguir haciendo comedias atractivas es aprovechar la TDT, ahora que hay tantos canales y tantas horas de ficción, con audiencias pequeñitas. Quizá ese sea el camino para hacer cosas un poco diferentes. Porque, ya te digo, a mí me irrita mucho eso de que en cada diálogo haya que meter un chiste o cuando entiendo cómo se ha hecho el gag, cuando se nota que se ha aplicado escuadra y cartabón para construirlo. Parecen gags industriales, como generados por un robot. Por eso, esa comedia en que no sabes muy bien de qué te estás riendo me parece muy dificil que se haga aquí. Ojalá algún día podamos llegar a hacer cosas como “Louie”, por ejemplo. Yo en “Louie” no veo donde está el gag pero aún así me río y, de hecho, hay veces que ni siquiera hay gag y me fascina. Me río mucho y me encanta porque no sé cómo lo hace, no le veo el mecanismo. Y esto lo tenía también “¿Qué fue de Jorge Sanz?”.

Zinemastea2

Ahora está habiendo una sequía bastante importante en el género sketch nacional, como si se hubiese pasado de moda de repente, pese a que siempre ha estado ahí, tanto aquí como fuera.

A mí me parece que el monólogo ha sido un gran asesino del sketch, y no sólo a nivel televisivo, que también. Sobre todo creo que lo ha matado en la etapa inicial, donde nacen los cómicos. Igual que en los 80 había salas donde iban a actuar los cómicos, como la Sala Cleofás, donde empezaron gente como Cruz y Raya o Martes y Trece, ahora todo son bares de monólogos, teatrillos para monologuistas. Por eso creo que una de las razones por las que no hay sketches es porque no hay gente que los haga. Ya no surgen dúos cómicos. Ahora la palabra “dúo” suena a la España de “Cuéntame”. Ya no existe. Pero ahora sigue tan válido como en los años 80, y sin eso el sketch aquí no sobrevive. Ahora son todo monologuistas y es una pena, porque yo siempre he sido un gran fan de los cómicos de peluca, de acentos y de imitador de voces.

Por lo tanto, a tu juicio, ¿qué es lo que necesitaría el sketch español para tener un nivel de solidez y asentamiento como puede tenerlo el sketch norteamericano o el británico, con buques insignia como “Saturday Night Live” o joyas recientes como “Little Britain”?

“Saturday Night Live” o “Little Britain” se hicieron porque en su día hubo personas que quisieron hacer algo más allá del humor cotidiano, más allá que recorrerse bares haciendo monólogos. Lo que necesitaría el sketch español es que el chaval de 22 años de un pueblo de Badajoz que quiere ganarse la vida haciendo reir se ponga una peluca y se olvide de observar cómo es su cuñado o cómo se comportan las chicas cuando se cortan el pelo; que se proponga crear un personaje o sketches surrealistas sin ningún sentido… Pero ahora mismo eso no pasa, porque ven que si hacen un monólogo luego pueden ganarse la vida de eso, lo cual está muy bien para ellos, pero no para el sketch.

Es decir, que una posible nueva generación de sketches en España tendría que venir de la mano de los intérpretes en lugar de los propios guionistas y creadores como tú…

Se podrían dar ambos casos. Por ejemplo, en Estados Unidos, cuando crearon “Satuday Night Live” fueron a Second City y de ahí sacaron a los cómicos, y una vez los tenían, hicieron un programa de sketches. Pero ahora sería muy complicado hacer un programa de sketches más allá de la gente de “Saturday Night Live”. La única manera es coger a monologuistas que hagan de cómicos. Yo creo que si surgiera una pareja de cómicos o un cómico como es José Mota, por ejemplo, un cómico en el sentido más literal de la palabra, podría haber alguien que le diera un programa. Igual que en los 80 era impepinable que los viernes por la noche hubiese un programa de televisión con algún cómico o pareja de cómicos, ahora es imposible. Pero el caso es que no creo que la gente lo eche de menos. Yo porque soy un amante de los sketches y sé que en este tema hablo desde un punto de vista muy personal, pero la gente tiene ganas de monólogos. No creo que nadie esté pensando que ojalá vuelvan los sketches. Pero es algo que yo echo mucho de menos.

Pero en el caso concreto de “Saturday Night Live”, muchos de sus mejores actores vienen del stand-up. Gente como Eddie Murphy, Chris Rock o Adam Sandler empezaron en el stand-up y acabaron triunfando como actores cómicos. Allí es un salto bastante natural. ¿Es porque el cómico norteamericano es diferente al que hay aquí?

En muchos casos el monologuista norteamericano es bastante diferente al de aquí, porque interpretan desde un personaje, no como ellos mismos. Se crean una especie de caparazón. Eso es lo que hacían los cómicos de los 80. Se inventaban una lectura de la vida, un estilo personal por el cual deformar la realidad, que es lo contrario a lo que hacen los monologuistas de aquí, donde todos tienen un mismo patrón con el que deforman lo cotidiano, sacándole pequeños fallos al comportamiento y las torpezas de las personas. De esta manera hay chistes que podrían ser de diez cómicos diferentes. En cambio, un chiste de Cruz y Raya lo diferencio de uno de Martes y Trece, o de uno de Faemino y Cansado. Eso es lo que me gustaría. Tener este tipo de cómicos con humor personal, y no escuchar un chiste sobre la pelea de una pareja por el mando a distancia.

Entonces, del stand-up actual o clásico, tanto de aquí como de fuera, ¿con qué te quedas?

De aquí me gustan mucho Ernesto Sevilla, Julián López y Raúl Cimas. De fuera, admiro a Louis C.K. Su último especial, “Oh my God”, me parece espectacular. Y clásicos, pese a que no creo que se pueda meter dentro del monólogo, Andy Kaufman me gusta mogollón. También George Carlin, Bill Hicks, Eddie Murphy… Me gusta mucho lo que hace Zack Galifianakis con el piano, que lanza one-liners totalmente absurdos. Y volviendo a lo nacional, más clásico, Chiquito de la Calzada, pese a ser un cuentachistes, me parece un cómico portensoso. Me da mucha pena que a Chiquito se la haya defendido mucho desde el frikismo, cuando es uno de los cómicos más acojonantes que ha habido en España. Creó un lenguaje, un personaje y un estilo físico con el que estuvo a un nivel brutal. Luego, el estilo de Eugenio también me gustaba mucho, ese mismo tono siempre, como de funeral, contando chistes desde la seriedad. Es, de nuevo, un personaje, el “qué pasaría si te comunican la muerte de tu madre y te obligan a contar un chiste”. Ese choque es una gran idea, un gran personaje. Esas son las cosas que admiro.

Además de cine y televisión, también has trabajado en teatro, concretamente fuiste unos de los autores del musical “Más de 100 mentiras”. ¿Tienes algún otro proyecto teatral en marcha?

En “Más de 100 mentiras” yo me incorporé para trabajar en los gags, mi aportanción fue para la parte más cómica de la obra, aunque al final acabas haciendo de todo.

Ahora he escrito una obra de teatro, una comedia que se llama “Doble o nada”, para intentar levantarla el año que viene. Y también tengo un proyecto con David Serrano que se llama “El Manual del Pillador”, en el que la idea es hacer una especie de simposio, una obra de teatro que sería una master class de cómo ligar con mujeres, interpretado por un personaje que supuestamente es un megafollador pero sus consejos son de alguien patético que no ha pillado cacho en la vida.

Ahora hay guionistas que siempre han escrito cine y televisión que se lanzan a escribir teatro. ¿A qué crees que se debe esto?

Creo que se debe a una razón principalmente laboral y económica más que por espíritu y vocación teatral. Está todo tan mal que muchos se ven obligados a hacer cosas que nunca han hecho antes, como, en este caso, es el teatro. Luego también hay mucha gente haciendo Microteatro, que parece que está muy de moda.

Todas estas alternativas teatrales que hay están muy bien también porque ofrecen una vía de hacer algo que no ofrecen ni la tele ni el cine. Si quieres hacer sólo cine, te cuesta años ver realizado algo que has hecho y la ventaja que tiene el teatro es que son procesos mucho más cortos. Y escribir un Microteatro está genial porque también es un proceso menos elitista que escribir, por ejemplo, una serie. Si eres un guionista novel, escribes una serie y la llevas a una cadena, no te la van a leer, pero escribes un Microteatro y es posible que hasta lo acabes haciendo, y de esta forma ves como con veintipico años ya hay un texto tuyo representándose. Creo que esto es muy necesario, porque si no, mucha gente joven tiraría la toalla. En esta etapa en la que estamos, en la que es tan complicado encontrar trabajo, se pueden perder muchos guionistas jóvenes capaces de escribir cosas de calidad. Por eso está muy bien el teatro, tanto en circuitos más comerciales, como en salas más alternativas o en Microteatro. Es, sin duda, la mejor forma que hay ahora mismo de aguantar la espera hasta encontrar trabajo o, los más jóvenes, una oportunidad.


UNA CUESTIÓN DELICAA

20 enero, 2011

por Pianista en un Burdel.

A mí tampoco me hace gracia el juego de palabras. Pero es que lo del ICAA hace mucho que no tiene gracia. El año pasado ya tuvimos problemas con las subvenciones a Desarrollo de Guión del ICAA, gracias a la chapuza que hicieron los gestores del Ministerio y el señor Guardans. ¿Se acuerdan de todo el rollo de Cineastas contra la Orden? ¿A que parece que hace mucho tiempo?

Pues no, sólo hace un año de aquella vez en que anunciaron las ayudas el 1 de Febrero, cuando el plazo de recepción de solicitudes se cerraba el 1 de Marzo. Un puto mes para presentarse a una subvención de CUARENTA MIL EUROS. Este año las han anunciado un poco antes, el 15 de Enero… y han recortado el plazo de admisión al 15 de Febrero.

¿Esto qué coño es, un concurso público o una gymkana de pueblo?

No se lo pregunten al Twitter del ICAA, porque lleva inactivo desde el 16 de Diciembre. Se ve que Gervasio, el que llevaba este tema, salió a tomar café… y hasta hoy. Media profesión se ha enterado de que han salido las ayudas porque la noticia ha saltado en Facebook y Twitter, de boca de algún guionista que ha llevado el arte de la procrastinación hasta el extremo de echar horas leyendo el BOE.

Parece, en cualquier caso, un buen momento para recordarles dos posts que publicamos en Bloguionistas el año pasado por estas fechas, y que les vendrán muy bien si quieren presentarse a las ayudas:

EL TRATAMIENTO SECUENCIADO PARA EL ICAA

LA MEMORIA SUSCRITA POR EL AUTOR PARA EL ICAA

Uno de los más rápidos en reaccionar este año ha sido Gabkarwai, que ha publicado el artículo COMISIONES Y DOSSIERES, lleno de acertadísimos consejos que nadie que vaya a presentarse a las subvenciones debería dejar pasar.

El artículo ha aparecido en un blog muy reciente y muy recomendable: GUIONISTAS VLC. Síganlo de cerca, porque tiene buena pinta. Lo escriben entre cuatro guionistas profesionales valencianos, han empezado con mucho brío, actualizando a diario, y prometen convertirse en un referente importante para la profesión.

Y hablando de Valencia, las tramas empiezan a entrecruzarse como en la escaleta de una telenovela. Resulta que el próximo día 3 de Febrero, el guionista Sergio Barrejón, firma invitada de Bloguionistas la semana pasada, impartirá precisamente allí una charla llamada Recursos para Guionistas en Internet.

Auspiciada por la SGAE y EDAV, la asociación de guionistas valencianos, la charla promete proporcionar mucha información y herramientas útiles para el día a día de un guionista, y que andan por ahí sueltas en Internet, a un click de distancia… y gratis.

Y ya que hemos mencionado a la SGAE, voy a despedirme con un link en primicia: hoy se estrena TUS DERECHOS 2.0, una serie documental para Internet, dirigida por Alejandro Pérez Blanco, y producida por Sayaka (No Controles). Cada capítulo de la serie se centrará en un tema relacionado con los derechos de autor, abordando el tema del modo más objetivo posible, entrevistando a todos los que tienen algo que decir al respecto, desde directivos de entidades de gestión hasta gurús de Internet. La intención es construir un debate que presente información y la diversidad de opiniones…

… aunque no servirá de nada: los trolls seguirán siendo trolls. Y seguirán comentando en este blog, ay.


LA ENTREVISTA HIJAPUTA: DIEGO SAN JOSÉ

5 enero, 2011

Por Chico Santamano.

Retomo esta manía mía de hacer entrevistas tirando un poco a dar. Por la entrevista hijaputa han pasado seres humanos como Nacho Vigalondo, Álex de la Iglesia (vale, esta no fue demasiado hijaputa), Antonio Castelo y Adolfo Valor, Felipe Jiménez Luna… En Julio de 2009, Borja Cobeaga se prestó a ser agredido con motivo del estreno de “Pagafantas”, año y medio después y coincidiendo con el estreno de “No controles” es Diego San José, co-guionista de la peli, quién se somete al cuestionario.

 

Así, para empezar… ¿Qué es lo peor de ser guionista?

Yo siempre tengo tres cosas en la cabeza. La inestabilidad laboral, que toda la gente se piense que la anécdota ésa de su cuñado de Elche es “una idea de la hostia para que hagas una película” y, sobre todo, un temazo que tenéis pendiente en Bloguionistas: los guionistas somos acojonantemente feos. Esto en general es así y no me vengáis con hostias, la media de tordos en el gremio del guion es inencontrable en otros sectores.

 

Mira, iba a preguntarle si le interesa dar el paso a dirección, pero es una pregunta que rara vez se le hace a los actores o a las maquilladoras. Como si ser guionista fuera un estado transitorio vital hasta que te dejen dirigir… ¿Se puede aguantar toda la vida viendo cómo los demás manosean su obra sin lanzarse a dirigir?

Yo no tengo ninguna intención de dirigir en mi vida y puedo demostrarlo con una prueba irrefutable: puedes tirar de la base de datos del Notodo y verás que no he participado ni directa ni indirectamente en ninguna de sus nueve ediciones. Creo que no hay aspirante a director en España que pueda decir esto.

Es que por un lado me da mucha pereza todo el esfuerzo que implica dirigir y, por otro, he tenido la suerte de que hasta ahora los que han metido mano a mis guiones han sido directores con bastante más talento que yo. Y no es peloteo. Bueno, un poco de peloteo sí es, pero es que también un poco de verdad sí que es.

EL CARTEL.
(En realidad no es EL cartel, pero pongo este que me gusta MUCHO más que el “oficial“. Más elegante, más comedia y más acorde con los créditos)


¿Jura entonces amor monógamo a Borja Cobeaga o no le importaría tontear de vez en cuando con otros directores?

Yo le juro eso y lo que haga falta, claro. Tengo clarísimo que si hago cine es porque Borja quiso y ya sólo por eso siempre que él quiera que escribamos una peli me va a tener ahí de cabeza. Bueno, por eso y porque cuando trabajas con Borja te hace de comer la mejor ensalada de pollo con aliño de mostaza del cine español. Podremos hacer cosas con otras personas, yo ahora estoy escribiendo con David Serrano, él tarde o temprano hará su “Biutiful”, y no pasa nada. Luego volveremos a las cuatro manos y al pollo con mostaza.

 

Usted es tremendamente joven, bueno más que joven… JOVENCÍSIMO (sí, nacimos en el mismo año) y ya ha pasado por tele de ficción, no ficción y cine… ¿Cómo se escapa uno de las etiquetas?

Hombre, igual no soy yo el más indicado para responder a esto porque un poco de etiqueta sí llevo encima. Desde “Vaya Semanita”, y de esto hace ya ocho años, a mí sólo me han llamado para cosas de risa. Tele de ficción, no ficción y lo que quieras pero siempre de guasa. Y bien contento que estoy, pero vamos, que lo que es escapar de etiquetas mucho no he escapado.

 

El día del estreno de su película, la pregunta más repetida tras la proyección fue “¿Cuál te ha gustado más “Pagafantas” o “No controles?” ¿Acojonado con las comparaciones entre una y otra?

A mí esa comparación es que me da igual porque las dos son nuestras. Si a alguien le gusta más “Pagafantas” me parece fenomenal, coño, le tengo un cariño acojonante. Eso sí, me da pena que sólo tenga dos películas escritas y a la salida del estreno hubiera quedarse con una de las dos. Creo que las dos son compatibles. Lo que me preocuparía es que la comparasen con otras pelis, con cosas dañinas como “500 días juntos”, pero vamos, que a eso te respondo más adelante que me tienes negro.

 

EL TRAILER.

 

Entonces, ¿le gustaría ser un Amenábar de la vida y saltar cual gacela de un género a otro o se ha instalado de por vida en la comedia hetero-asocial?

Qué va, si es que a mí es que me encanta la comedia. Escribir el guión de una peli me parece algo tan largo y aburrido que sólo lo soporto si la cosa se trata de sacar un buen chiste de vez en cuando. Los momentos de descojono pensando un guion de comedia, ya sea de tele o de cine, son lo que me dan la vida. Eso y la ensalada de pollo de Cobeaga.

 

Por fechas imagino que fue coordinador de “Qué vida más triste” al mismo tiempo que ultimaba el guión de “No controles”. ¿Realmente da tiempo a algo más que coordinar sin morir en el intento?

Hubo una época en que “Qué vida más triste” y “No Controles” se solaparon, eso es, así que no me quedó más narices que sacar ratos de los fines de semana y escribir mucho en trenes. Pero nada de coordinar así un poco por encima, reescribí todos los guiones del programa y participaba en las tramas. Cuando uno trabaja con Rubén Ontiveros, el Führer de Basauri, sabe de verdad lo que es que te expriman hasta el último hueco de tu talento. A cambio, él me regaló un chiste maravilloso para “No Controles”.

 

Acabo de leer un artículo en el que usted dice “Me parece una maravilla que casi todo el cine adolescente trate al espectador como si fuera subnormal porque sólo así le está hablando de tú a tú”, la pregunta es sencilla. ¿Ha visto “A tres metros sobre el cielo”?

No, no la he visto, pero deduzco que tú sí y que te ha encantado. De todos modos, también te digo que la frase leída así de sopetón, entrecomillada y fuera de contexto, me ha dado vergüenza ajena acojonante. Me ha sonado a guionista cutre que va de canalla. Qué asco, en serio.

 

NOTA DEL ENTREVISTADOR: Sí, la he visto y mi parte de guionista la ha odiado, pero la adolescente que compra en Berska y vive en mí sabe que no es “otro intento fallido de cine teen”. Esta peli es ESPECIAL y no estoy de coña. Escribiré sobre ella la semana que viene.

 

Hablando de ESE target. Durante el estreno de “No controles” tuve el “honor” de sentarme al lado de la hija adolescente de un cargo de Antena 3 (lo sé porque cuando salió en los créditos el nombre de su padre lo comentaron con alegría). Iba acompañada de una amiga de su misma edad y durante toda la proyección no dejaron de hablar, les sonó el móvil, contestaron y cuando vieron la camiseta de “Licor del Porro” en lugar de reírse como el resto del cine ellas dijeron que estaba “To guapa”. ¿No les aterra pensar en ESA AUDIENCIA?

En primer lugar me gustaría saber qué buscabas sentándote junto a la hija adolescente de un cargo de Antena 3. Si buscamos el dato exacto podemos ver que los Cines Capitol disponen de 1.593 butacas donde podías haberte sentado así que no me vengas con casualidades. Y asientos libres había que vi yo alguno. Y sobre lo de la camiseta, que me parece un tema mucho menos interesante que lo tuyo con las chicas de doce años, me siento incapaz de pensar en esa audiencia. Es imposible. Es bastante lamentable que tú y yo (que hemos nacido el mismo año) vamos de que seguimos siendo un poco adolescentes, de que no hemos crecido del todo. No hemos crecido mis cojones. No podríamos entendernos con alguien de doce años ni para pedirle la hora. Así que deja de sentarte al lado de ellos.

 

Su director de cabecera, Borja Cobeaga, criticaba sin piedad “500 días juntos” porque decía que apelaba a los tics “modernos” para gustar a los modernos, pero ¿no recurren ustedes a los típicos tics generacionales (hits de la época, referencias a la moda, Juancarlitros en sí mismo) para llegar a esa audiencia treintañera?

Tengo que decir que después de un primer vistazo a la entrevista, ésta pregunta ha sido la que me ha puesto la cabeza del revés. Me parece acojonante compara “500 días juntos” con “No Controles”. ¿Qué tienen que ver “The Smiths” con Vicky Larraz? Piensa un momento en cómo iban vestidos los protagonistas de “500 días juntos”… ¿te imaginas a Joseph Gordon-Levitt con una camiseta de “Licor del Porro”? Tic generacionales hay muchos, pero puedes usarlos para que tus personajes vayan de guays o para que sea gente normal tirando a perdedora. No creo que sea lo mismo que una pareja cante en un karaoke de Nueva York canciones de los Pixies o que un friki cuente chistes de Jordi L.P. en un puticlub de Ciudad Real.

¿Se han fijado que la letra es más pequeña en esta respuesta? Diego San José ha copiado y pegado el nombre Joseph Gordon-Levitt de alguna web y ahora ya no hay forma humana de cambiar el tamaño. Gracias, Diego. Has roto Bloguionistas.

 

TEMAZO.

 

Los protas masculinos de sus pelis son como usted, como yo, como cualquiera de mi pandilla… Un retrato generacional fantástico de tipos corrientes que lo hacen todo mal para conseguir a la chica de sus sueños. Sin embargo ellas siempre está como idealizadas y tirando a planas. Sí, es una crítica. Defiéndase.

No, no es cuestión de defenderse, para nada. Estoy bastante de acuerdo con lo que dices. Creo que Claudia, el personaje femenino de “Pagafantas”, necesitaba un trabajo de guión más profundo y creo que fue una de las más claras novatadas que pagamos en el primer guion. Pero Bea, la chica de “No Controles”, no me parece que sea plana en absoluto, de hecho, me parece uno de los personajes más creíbles de la película y sin duda la mejor chica que hemos escribo Borja y yo. ¿Idealizada? Hombre, no sé con qué chicas has salido, pero sé que tenían menos de catorce años.

 

¿Por qué el look de Miguel Ángel Muñoz en “No controles”? Dígame que es porque estaba haciendo otro proyecto al mismo tiempo, porque no se entiende. NO SE ENTIENDE, Diego San José. Podría haber sido mucho más repulsivo y odioso siendo un tipo PERFECTO, ¿no cree?

No tengo ni idea de si andaba haciendo otro proyecto, la verdad, pero es que tampoco tengo ni idea de en qué momento ni quién decidió su aspecto. De todos modos ésta es la típica pregunta que Cobeaga te va a responder encantado la próxima vez que te lo encuentres en el karaoke de Mostenses.

 

Con todos mis respetos al resto del reparto, imagino que todos y cada uno de los responsables de “No controles” le regalarán un jamón de pata negra a Julián López el resto de las navidades que le queden de vida…

Lo de Julián López es tremendo, de verdad, llevo mucho tiempo dándole vueltas a esto. A mí me parece que todavía no somos capaces de asimilar qué tipo de cómico es. Recuerdo que cuando Borja y yo veíamos comedias norteamericanas durante la escritura de “Pagafantas” nos daba mucha rabia cómo en Estados Unidos tienen algunos cómicos capaces de zamparse ellos solitos una comedia. Aquí tenemos muchísimos actores que son acojonantes en comedia, pero cómicos de esa talla, es muy difícil. Pues bueno, aquí está Julián López.

 

Un poco de autocrítica. Dígame una secuencia de “No controles” que cuando la ve en pantalla se retuerce en el asiento y siempre le provoque unas ganas irrefrenables de reescribir…. y por qué, claro.

Creo que Borja y yo sabemos escribir una despedida de grupo mucho mejor que la que hay hacia el final de la película. En “Pagafantas” sí hay una secuencia muy concreta que me provoca urticaria cada vez que la veo, pero de “No Controles”, dejando de lado los típicos chistes que al final no funcionan, todavía no hay nada que me retuerza en el asiento. Creo que aún la tengo reciente. Si me lo preguntas dentro de dos meses, seguro que te digo seis o siete.

 

¿Cree que su guión nunca llegará a rodarse hasta cinco segundos antes del primer “¡Acción!” o es un huevazos autosuficiente de los que mantienen la calma durante el largo proceso de levantar una peli?

Soy una versión aún más neurótica de la primera opción. Yo sigo convencido de que algo pasará para que la película al final no se ruede incluso después de rodada. Incluso después de verla editada en DVD en la FNAC creo que puede pasar algo que suspenda el rodaje.

 

¿Tiene algo que decir con respecto al debate de las descargas o teme las estériles amenazas de los “internautas”?

La verdad es que en este tema soy muy poco original y todo lo que me salen por la boca son tópicos bastante sosos. Me cuesta opinar porque no he leído la redacción de la Ley Sinde. Vamos, igual que el noventa por ciento de los que sí opinan. Sólo sé que es insostenible creer que Internet pueda ser una barra libre de cultura donde podamos echar mano de todo y todo gratis. Lo siento si esta respuesta me ha quedado muy tristona.

 

¿Es de los que para ligar usan lo de “Soy guionista” o de los que le da corte y tiran balones fuera?

Pretender ligar diciendo “soy guionista” me parece demasiado iluso incluso para un vasco. Corte tampoco me da porque a mí no me conoce ni el Tato. Pero creo que desconfiaría de alguien que se lía con guionistas. Mal rollo, ¿no?

 

Responda con un sí o un no. ¿Se ha visto usted, al igual que media profesión, envuelto alguna vez en la eterna aspiración de adaptar “Super López” al cine?

Sí.

 

Para acabar diga algo malo de “The Tourist”, la película que lidera la taquilla este fin de semana y enemigo a batir de su película a partir de su estreno hoy miércoles 5 de enero.

Hombre, una cosa es ser optimista y otra pensar que podemos batir a “The Tourist”. Eso es muy difícil. No tanto como ligar diciendo que eres guionista pero ahí ahí andan.

De todos modos, si te horrorizaba el look de Miguel Ángel Muñoz en “No Controles”, al menos tienes el consuelo de que es un secundario. Johnny Depp tiene el mismo look en “The Tourist” y sale todo el rato. .

 

Gracias, Diego San José.


NO CONTROLES” se estrena HOY, 5 de enero de 2011, en los mejores cines (si no la ponen es que no son los mejores. Aviso).


Así, para empezar… ¿Qué es lo peor de ser guionista?Yo siempre tengo tres cosas en la cabeza. La inestabilidad laboral, que toda la gente se piense que la
anécdota ésa de su cuñado de Elche es “una idea de la hostia para que hagas una película” y, sobre
todo, un temazo que tenéis pendiente en Bloguionistas: los guionistas somos acojonantemente feos.
Esto en general es así y no me vengáis con hostias, la media de tordos en el gremio del guion es
inencontrable en otros sectores. 

Mira, iba a preguntarle si le interesa dar el paso a dirección, pero es una pregunta que rara vez se le
hace a los actores o a las maquilladoras, como si ser guionista fuera un estado transitorio vital hasta
que te dejen dirigir… ¿Se puede aguantar toda la vida viendo cómo los demás manosean su obra sin
lanzarse a dirigir?

Yo no tengo ninguna intención de dirigir en mi vida y puedo demostrarlo con una prueba
irrefutable: puedes tirar de la base de datos del Notodo y verás que no he participado ni directa ni
indirectamente en ninguna de sus nueve ediciones. Creo que no hay aspirante a director en España
que pueda decir esto.

Es que por un lado me da mucha pereza todo el esfuerzo que implica dirigir y, por otro, he tenido la
suerte de que hasta ahora los que han metido mano a mis guiones han sido directores con bastante
más talento que yo. Y no es peloteo. Bueno, un poco de peloteo sí es, pero es que también un poco
de verdad sí que es.

¿Jura amor monógamo a Borja Cobeaga o no le importaría tontear de vez en cuando con otros
directores?

Yo le juro eso y lo que haga falta, claro. Tengo clarísimo que si hago cine es porque Borja quiso y
ya sólo por eso siempre que él quiera que escribamos una peli me va a tener ahí de cabeza. Bueno,
por eso y porque cuando trabajas con Borja te hace de comer la mejor ensalada de pollo con aliño
de mostaza del cine español. Podremos hacer cosas con otras personas, yo ahora estoy escribiendo
con David Serrano, él tarde o temprano hará su “Biutiful”, y no pasa nada. Luego volveremos a las
cuatro manos y al pollo con mostaza.

Usted es tremendamente joven, bueno más que joven… JOVENCÍSIMO (sí, nacimos en el mismo
año) y ya ha pasado por tele de ficción, no ficción y cine… ¿Cómo se escapa uno de las etiquetas?

Hombre, igual no soy yo el más indicado para responder a esto porque un poco de etiqueta sí llevo
encima. Desde “Vaya Semanita”, y de esto hace ya ocho años, a mí sólo me han llamado para cosas
de risa. Tele de ficción, no ficción y lo que quieras pero siempre de guasa. Y bien contento que
estoy, pero vamos, que lo que es escapar de etiquetas mucho no he escapado.

El día del estreno de su película, la pregunta más repetida tras la proyección fue “¿Cuál te ha
gustado más “Pagafantas” o “No controles?” ¿Acojonado con las comparaciones entre una y otra?

A mí esa comparación es que me da igual porque las dos son nuestras. Si a alguien le gusta
más “Pagafantas” me parece fenomenal, coño, le tengo un cariño acojonante. Eso sí, me da pena
que sólo tenga dos películas escritas y a la salida del estreno hubiera quedarse con una de las dos.
Creo que las dos son compatibles. Lo que me preocuparía es que la comparasen con otras pelis,
con cosas dañinas como “500 días juntos”, pero vamos, que a eso te respondo más adelante que me
tienes negro.

¿Le gustaría ser un Amenábar de la vida y saltar cual gacela de un género a otro o se ha instalado de

por vida en la comedia hetero-asocial?

Qué va, si es que a mí es que me encanta la comedia. Escribir el guión de una peli me parece algo
tan largo y aburrido que sólo lo soporto si la cosa se trata de sacar un buen chiste de vez en cuando.
Los momentos de descojono pensando un guion de comedia, ya sea de tele o de cine, son lo que me
dan la vida. Eso y la ensalada de pollo de Cobeaga.

Por fechas imagino que fue coordinador de “Qué vida más triste” al mismo tiempo que ultimaba el
guión de “No controles”. ¿Realmente da tiempo a algo más que coordinar sin morir en el intento?

Hubo una época en que “Qué vida más triste” y “No Controles” se solaparon, eso es, así que no
me quedó más narices que sacar ratos de los fines de semana y escribir mucho en trenes. Pero nada
de coordinar así un poco por encima, reescribí todos los guiones del programa y participaba en las
tramas. Cuando uno trabaja con Rubén Ontiveros, el Führer de Basauri, sabe de verdad lo que es
que te expriman hasta el último hueco de tu talento. A cambio, él me regaló un chiste maravilloso
para “No Controles”.

Acabo de leer un artículo en el que usted dice “Me parece una maravilla que casi todo el cine
adolescente trate al espectador como si fuera subnormal porque sólo así le está hablando de tú a tú”,
la pregunta es sencilla. ¿Ha visto “A tres metros sobre el cielo”?

No, no la he visto, pero deduzco que tú sí y que te ha encantado. De todos modos, también te digo
que la frase leída así de sopetón, entrecomillada y fuera de contexto, me ha dado vergüenza ajena
acojonante. Me ha sonado a guionista cutre que va de canalla. Qué asco, en serio.

Hablando de ESE target. Durante el estreno de “No controles” tuve el “honor” de sentarme al lado
de la hija adolescente de un cargo de Antena 3 (lo sé porque cuando salió en los créditos el nombre
de su padre lo comentaron con alegría). Iba acompañada de una amiga de su misma edad y durante
toda la proyección no dejaron de hablar, les sonó el móvil, contestaron y cuando vieron la camiseta
de “Licor del Porro” en lugar de reírse como el resto del cine ellas dijeron que estaba “To guapa”.
¿No les aterra pensar en ESA AUDIENCIA?

En primer lugar me gustaría saber qué buscabas sentándote junto a la hija adolescente de un
cargo de Antena 3. Si buscamos el dato exacto podemos ver que los Cines Capitol disponen de
1.593 butacas donde podías haberte sentado así que no me vengas con casualidades. Y asientos
libres había que vi yo alguno. Y sobre lo de la camiseta, que me parece un tema mucho menos
interesante que lo tuyo con las chicas de doce años, me siento incapaz de pensar en esa audiencia.
Es imposible. Es bastante lamentable que tú y yo (que hemos nacido el mismo año) vamos de que
seguimos siendo un poco adolescentes, de que no hemos crecido del todo. No hemos crecido mis
cojones. No podríamos entendernos con alguien de doce años ni para pedirle la hora. Así que deja
de sentarte al lado de ellos.

Su director de cabecera, Borja Cobeaga, criticaba sin piedad “500 días juntos” porque decía que
apelaba a los tics “modernos” para gustar a los modernos, pero ¿no recurren ustedes a los típicos
tics generacionales (hits de la época, referencias a la moda, Juancarlitros en sí mismo) para llegar a
esa audiencia treintañera?

Tengo que decir que después de un primer vistazo a la entrevista, ésta pregunta ha sido la que me ha
puesto la cabeza del revés. Me parece acojonante compara “500 días juntos” con “No Controles”.
¿Qué tienen que ver “The Smiths” con Vicky Larraz? Piensa un momento en cómo iban vestidos
los protagonistas de “500 días juntos”… ¿te imaginas a Joseph Gordon-Levitt con una camiseta
de “Licor del Porro”? Tic generacionales hay muchos, pero puedes usarlos para que tus personajes

vayan de guays o para que sea gente normal tirando a perdedora. No creo que sea lo mismo que una
pareja cante en un karaoke de Nueva York canciones de los Pixies o que un friki cuente chistes de
Jordi L.P. en un puticlub de Ciudad Real.

Los protas masculinos de sus pelis son como usted, como yo, como cualquiera de mi pandilla…
Un retrato generacional de tipos corrientes que lo hacen todo mal para conseguir a la chica de sus
sueños. Sin embargo ellas siempre está como idealizadas y tirando a planas. Sí, es una crítica.
Defiéndase.

No, no es cuestión de defenderse, para nada. Estoy bastante de acuerdo con lo que dices. Creo
que Claudia, el personaje femenino de “Pagafantas”, necesitaba un trabajo de guión más profundo
y creo que fue una de las más claras novatadas que pagamos en el primer guion. Pero Bea, la
chica de “No Controles”, no me parece que sea plana en absoluto, de hecho, me parece uno de los
personajes más creíbles de la película y sin duda la mejor chica que hemos escribo Borja y yo.
¿Idealizada? Hombre, no sé con qué chicas has salido, pero sé que tenían menos de catorce años.

¿Por qué el look de Miguel Ángel Muñoz en “No controles”? Dígame que es porque estaba
haciendo otro proyecto al mismo tiempo, porque no se entiende. NO SE ENTIENDE, Diego San
José. Podría haber sido mucho más repulsivo y odioso siendo un tipo PERFECTO, ¿no cree?

No tengo ni idea de si andaba haciendo otro proyecto, la verdad, pero es que tampoco tengo ni
idea de en qué momento ni quién decidió su aspecto. De todos modos ésta es la típica pregunta
que Cobeaga te va a responder encantado la próxima vez que te lo encuentres en el karaoke de
Mostenses.

Con todos mis respetos al resto del reparto, imagino que todos y cada uno de los responsables
de “No controles” le regalarán un jamón de pata negra a Julián López el resto de las navidades que
le queden de vida…

Lo de Julián López es tremendo, de verdad, llevo mucho tiempo dándole vueltas a esto. A mí me
parece que todavía no somos capaces de asimilar qué tipo de cómico es. Recuerdo que cuando
Borja y yo veíamos comedias norteamericanas durante la escritura de “Pagafantas” nos daba mucha
rabia cómo en Estados Unidos tienen algunos cómicos capaces de zamparse ellos solitos una
comedia. Aquí tenemos muchísimos actores que son acojonantes en comedia, pero cómicos de esa
talla, es muy difícil. Pues bueno, aquí está Julián López.

Un poco de autocrítica. Dígame una secuencia de “No controles” que cuando la ve en pantalla se
retuerce en el asiento y siempre le provoque unas ganas irrefrenables de reescribir…. y por qué,
claro.

Creo que Borja y yo sabemos escribir una despedida de grupo mucho mejor que la que hay hacia el
final de la película. En “Pagafantas” sí hay una secuencia muy concreta que me provoca urticaria
cada vez que la veo, pero de “No Controles”, dejando de lado los típicos chistes que al final no
funcionan, todavía no hay nada que me retuerza en el asiento. Creo que aún la tengo reciente. Si me
lo preguntas dentro de dos meses, seguro que te digo seis o siete.

¿Cree que su guión nunca llegará a rodarse hasta cinco segundos antes del primer “¡Acción!” o es
un huevazos autosuficiente de los que mantienen la calma durante el largo proceso de levantar una
peli?

Soy una versión aún más neurótica de la primera opción. Yo sigo convencido de que algo pasará
para que la película al final no se ruede incluso después de rodada. Incluso después de verla editada

en DVD en la FNAC creo que puede pasar algo que suspenda el rodaje.

¿Tiene algo que decir con respecto al debate de las descargas o teme las estériles amenazas de
los “internautas”?

La verdad es que en este tema soy muy poco original y todo lo que me salen por la boca son tópicos
bastante sosos. Me cuesta opinar porque no he leído la redacción de la Ley Sinde. Vamos, igual
que el noventa por ciento de los que sí opinan. Sólo sé que es insostenible creer que Internet pueda
ser una barra libre de cultura donde podamos echar mano de todo y todo gratis. Lo siento si esta
respuesta me ha quedado muy tristona.

¿Es de los que para ligar usan lo de “Soy guionista” o de los que le da corte y tiran balones fuera?

Pretender ligar diciendo “soy guionista” me parece demasiado iluso incluso para un vasco. Corte
tampoco me da porque a mí no me conoce ni el Tato. Pero creo que desconfiaría de alguien que se
lía con guionistas. Mal rollo, ¿no?

Responda con un sí o un no. ¿Se ha visto usted, al igual que media profesión, envuelto alguna vez
en la eterna aspiración de adaptar “Super López” al cine?

Sí.

Para acabar diga algo malo de “The Tourist”, la película que lidera la taquilla este fin de semana y
enemigo a batir de su película a partir de su estreno hoy miércoles 5 de enero.

Hombre, una cosa es ser optimista y otra pensar que podemos batir a “The Tourist”. Eso es muy
difícil. No tanto como ligar diciendo que eres guionista pero ahí ahí andan.

De todos modos, si te horrorizaba el look de Miguel Ángel Muñoz en “No Controles”, al menos
tienes el consuelo de que es un secundario. Johnny Depp tiene el mismo look en “The Tourist” y
sale todo el rato. .

Gracias, Diego San José.


BLOGUIONISTAS CUMPLE UN AÑO

12 diciembre, 2010

por Pianista en un Burdel.

Anteayer, día 10 de Diciembre, se cumplía un año del primer post de Bloguionistas.

En este año, además de los Bloguionistas originales (Daniel Castro, David Muñoz, Chico Santamano, Ángela Armero, Guionista Hastiado y un servidor), han publicado artículos los autores de Cuéntame, El Internado, Al Salir del Clase, Hispania, Doctor Mateo, Hospital Central y muchas otras series de éxito. También ha habido sitio para productores y directores (y la puerta sigue abierta).

Creo que puede decirse que Bloguionistas es el sitio de referencia para hablar de guión en castellano. En ningún otro sitio se pueden encontrar tantas firmas, ni tan expertas, ni tan independientes, ni que publiquen con tanta actualización: todos los días de lunes a viernes, salvo contadas excepciones. Un total de 251 artículos publicados a día de hoy.

Nuestra propuesta original era dar voz a los guionistas españoles. Las 555.000 visitas que marca el contador en el momento de escribir este post, y los más de 7.300 comentarios publicados por los lectores, y los miles de links obtenidos dan una buena medida de la potencia con la que ha sonado esa voz.

Aunque tampoco debemos olvidar que el 10% de esas visitas, el 20% de esos comentarios y la mitad de esos links, provienen de un solo post que, irónicamente, nada tiene que ver con el mundo del guión: No Controles. Este dato, lejos de desanimarnos, debe darnos ánimos para seguir publicando con la tenacidad del primer año. Porque nos recuerda que somos pequeños, casi inexistentes. Nos recuerda que el 99% de las notas de prensa que anuncian una serie o una película ni siquiera mencionan al guionista. Nos recuerda que nueve de cada diez guionistas españoles trabajan en condiciones precarias, y a nadie le importa un carajo. Nos recuerda que sigue siendo nuestra responsabilidad dar voz a los guionistas españoles.

Conviene remarcar, aunque ya lo dejamos claro al arrancar el blog, que aquí no existe línea editorial: los puntos de vista expresados por un bloguionista son responsabilidad exclusiva de su autor, y no representan necesariamente la opinión de los demás autores. Así que, si odiaron ustedes No Controles, ódienme a mí y a nadie más. Y sigan visitando el blog: hay mucha gente que escribe mejor que yo, y con mucha más humildad. Por mi parte, prometo no volver a meterme en asuntos políticos. Al menos, hasta el año que viene…

Entre las asignaturas pendientes:

  • El servicio de análisis. Aunque el funcionamiento ha sido impecable, y todos los clientes han quedado muy satisfechos, se ha movido mucho menos de lo deseable. A pesar de sus precios competitivos, y a pesar de ser el único servicio de análisis de guión proporcionado exclusivamente por guionistas profesionales, ha habido muy pocas solicitudes. Tal vez la crisis económica tenga algo que ver. Tal vez es que no nos sabemos vender. Pero está claro que tenemos que revisar esa sección, para que el volumen de encargos sea acorde con la calidad que ofrecemos.
  • Cuando arrancamos el blog, soñábamos con convertirnos en un sitio influyente. No sé si lo hemos conseguido. Sé que hay mucha gente de la profesión que desayuna leyendo nuestro post del día. No sólo guionistas: profesionales y aspirantes de todos los sectores del audiovisual. Pero también sé que algunas iniciativas concretas no han tenido la repercusión que deberían, a pesar de que apenas había argumentos en contra. Tenemos que seguir trabajando por lograr que nuestra voz sea escuchada, porque a veces, y contra todo pronóstico, el guionista tenía razón, ¿saben? En mi caso, sé que avanzaría mucho en esa dirección si abandonase el cinismo y el tonillo de superioridad que rezuman mis escritos.
  • El marketing. Después de un año, no hemos hecho absolutamente nada por mejorar nuestra posición en buscadores, más allá de pedirle a algún colega que enlace el blog. Tampoco hemos conseguido eso que llaman monetizar el blog. Intentamos hace un tiempo trabajar con links publicitarios, siempre de artículos relacionados con el contenido del post, y por tanto con el mundo del guión. No funcionó. No necesitamos el dinero. Hacemos esto por amor al arte, y aparte de algunas funcionalidades extra de WordPress, apenas hemos gastado nada. Pero me parece que deberíamos generar algún tipo de ingreso, aunque sólo fuera como medida de nuestra llegada al público. Sin embargo, me resisto a instalar AdSense y cosas así. Me incomoda lo que pueda ocurrir en los banners cada vez que escriba coño y joder. Y como buen guionista, soy un pésimo vendedor, así que tampoco se me ocurre cómo buscar patrocinadores.

Además de compartir estas pocas reflexiones, quería sobre todo darles las gracias a ustedes. Por leernos, por comentarnos, por enlazarnos, por suscribirse. Por querer saber un poco más de lo que sucede detrás de las cámaras, más allá de los focos, lejos de las caras famosas y los tópicos de los making of.

Gracias por venir a escuchar lo que tiene que decir el guionista.


QUICKIES

2 septiembre, 2010

por Pianista en un Burdel

Este es mi primer post después de las vacaciones, si exceptuamos El fin del mundo ya fue, una llamada de atención que espero muchos de ustedes se hayan tomado en serio, porque es de lo más serio que va a pasar en los próximos días.

Para hacer una reentrada suave, no me voy a ciscar en nadie ni voy a perorar sobre formato ni nada parecido. Sólo unas cuantas ideas para aquellos que aún no hayan encontrado un buen propósito para el año nuevo. (Ya saben que las personas decentes no hacen sus propósitos el 31 de Diciembre, sino el 31 de Agosto.)

Vamos allá, de más barato a más caro:

Propósito 1: mover mi guión. Éste es uno de los primeros propósitos en flaquear: ¿Y a quién se lo envío…? Si es que luego no contestan… ¿Y si luego me lo plagian…? Si además los directores en España no quieren guiones ajenos…

A mí estas actitudes derrotistas me parecen síntoma de falta de talento. La mayor parte de las veces esconden una certeza absoluta sobre la falta de calidad del propio trabajo. Es más fácil autocompadecerse que esforzarse por mejorar. Pero aun así, me gusta dejar sin excusas a esos blanditos que se quejan por lo difícil que está todo sin haber movido un dedo. Aquí les dejo el email de un director que está buscando guiones ajenos:

carnedeneon@yahoo.es

Es Paco Cabezas. Lo petó con su corto “Carne de Neón” hasta el punto de que le produjeron una peli basada en el corto. Se titula igual: “Carne de Neón”, y está a punto de estrenarse. En el blog de la peli apareció el lunes pasado una entrada titulada Quiero leer guiones, donde Cabezas dice literalmente:

[…] Escribir y dirigir una película es un proceso muuuuuy largo, meses, años de tu vida dándote cabezazos contra una pared de granito, hasta que ves la luz al final del túnel o te abres la cabeza.

Es por eso que voy a hacer algo fuera de lo común, se me ha ocurrido dejaros un e-mail por si hay alguien ahí que tenga un guión de largometraje que merece la pena ser leído… Ahora es buen momento…

La cosa es sencilla, punto 1, si has escrito un “melodrama-donde-se-ve-crecer-la-yerba-y-cuando-parece-que-va-a-pasar-algo-va-y-se-acaba” ¡No me lo mandes! agradecería que fuera un guión de género, llámale thriller, terror o comedia, o mejor los 3 la vez.
Punto 2, es bastante probable que me parezca una p*** mierda, no te lo tomes a mal, eso no quiere decir que no sea un buen guión o que no tengas talento, quiere decir que mis primeros 8 guiones eran espantósamente malos y que de tanto leer y escribir me he convertido en un cansino perfeccionista bastante ego-maníaco (Y un poco gañán también) y que el 99% de las veces que leo un guión acaba en la hoguera (En casa nos calentamos con una pila de guiones) porque me cuesta pasar de la pag 30 y me aburro con muuuucha facilidad…
Así funciona mi cerebro en un día bueno
¿Y qué pasa con el 1% restante? Pues que de ese guión puede salir una película, así de simple… Cuando yo trabajaba en el videoclub no tenía los contactos que tengo ahora y hubiera matado porque alguien me enseñase una puerta abierta. Así que, aquí está…

Lo dicho: no tienen ustedes excusa, quejicas de mierda. Recuerden: carnedeneon@yahoo.es. Dense prisa, antes de que se arrepienta o le pete el email.

Propósito 2: hacer algún cursillo de guión. Alguna vez he dicho que hacer cursillos breves con guionistas en activo me parece mucho mejor estrategia para meter la cabeza en la profesión que matricularse en inacabables carreras o carísimos masters. En menos de tres semanas da comienzo en Madrid uno de los cursillos más apetecibles que puedo imaginar: el TALLER DE SKETCHES de la Fundación Autor. Los profesores: nada más que Diego San José (Pagafantas, No Controles, Vaya Semanita…) y Rubén Ontiveros (Qué vida más triste, Vaya Semanita, Made in China…)

Dos monstruos del humor enseñando cómo hacen su trabajo en un cursillo eminentemente práctico. Son seis días y cuesta 200€ (sólo 125€ para socios de SGAE). Aquí el programa y aquí el boletín de inscripción. Más información: angomez@sgae.es

Propósito 3: hacer las Américas, que aquí la cosa está imposible. No sé si alguna vez les he hablado de InkTip. Es algo así como el Escaparate de Abcguionistas… pero de verdad. Un sitio donde los autores, por una tarifa razonable, pueden exponer sus guiones para que las productoras puedan acceder a ellos. La web está llena de testimonios sobre las producciones que han salido de ahí.

Pues bien, la gente de InkTip ha montado ahora un megaevento presencial en plan citas rápidas entre autores y productores. Lo han llamado InkTip Pitch Summit y tendrá lugar el 25 y 26 de septiembre en Los Angeles. Aquí ya estamos hablando de cuatro cifras, naturalmente. Les cobrarán 300$ por participar, lo que no es caro ni mucho menos, viendo la enorme lista de productoras que acudirán. Ahora bien, hay que pensar en hotel y avión, con lo que la broma, desde España, no bajaría de los 2.000€, calculo. Pero bueno, si lo combinan con ese viaje a L.A. que siempre quisieron hacer y para el que tanto han ahorrado…

El plazo límite para inscribirse es el 10 de septiembre.

Y eso es todo por mi parte hasta la semana que viene. Sigan pasándose por aquí, porque el resto de los bloguionistas ya están volviendo de sus vacaciones… y Chico Santamano ya va a dejar de publicar refritos.


A %d blogueros les gusta esto: