INTERNET NO ES EL FUTURO…

23 febrero, 2011

Por Chico Santamano.

…”¡es el presente!” gritamos todos los que nos reunimos el pasado domingo frente a los Goya antes de que el bueno de Álex acabara la frase. Estaba claro lo que iba a decir el ex Presidente en un discurso bastante trufadito de obviedades. Entiendo que para esos señores que forjaron hace 25 años la Academia de cine el discurso les resultara chocante y revolucionario, pero para los que hemos madurado personal y profesionalmente con un ratón en la mano nos sonaba todo un poco a “ya, ¿y?”.

Internet no es futuro ni presente… es casi pasado… para muchos jóvenes es un “siempre estuvo ahí”. ¿Acaso hay algún menor de 30 años en la sala que recuerde cómo era su vida sin internet? Mi primera peli, que no es precisamente “Ciudadano Kane”, se llevó unos palos del copón bendito. La mayoría de ellos (los que tenían peor baba) los recibimos en foros y blogs. No niego que en su momento fuera un poco traumático. ¿A qué venía tanta mala leche? ¿No se podía decir lo mismo, pero de manera un poco más educada? ¿No se daban cuenta de que los responsables de la peli podíamos leerlo… o era esa precisamente la gracia del juego?

Parece que se vive un momento de falta de respeto atroz hacia la cultura, pero no es cierto. Bueno, vale, sí que existe esa falta de respeto, pero no es mayor que la de hace 20 años. Las cosas no han cambiado tanto en este santo país. Nos encantan los artistas cuando los descubrimos y tienen ese halo de gran promesa. Pero cuando se consagran y se hacen millonarios gracias a su talento y trabajo nos parecen una mierda y los machacamos. Está claro que internet es una ventana al mundo para todos esos creadores, pero también un amplificador gigante para las opiniones de los consumidores. Si hace una década los artistas que actuaban en la gala de Nochevieja hubieran oído lo que se decía en casa de mis padres sobre ellos les habría dado un auténtico jamacuco. Y en el fondo ESO es parte de Internet…. una familia criticando en nochevieja.

El procedicimiento tras las uvas era siempre el mismo. El primer año a todos nos encantaba “La oreja de van gogh” y, 365 días después, asegurábamos que eran un pastelazo insufrible y que su cantante tenía problemas y no sólo de sobrepeso. Y eso aplicado a todo lo demás… Qué buena estaba Pilar Rubio hace un año, ¿verdad?… y qué tonta y mala presentadora nos parece ahora. Cómo celebrábamos las victorias de Fernando Alonso, hasta que empezó a hacerse “demasiado” millonario.  Ahora Alonso es sólo un estúpido cuellicorto. Precisamente esta semana la novedad se llama Pablo Alborán. El tío ha pasado de mostrar sus canciones en videos de youtube a ser número uno con su primer disco.

 

 

Hacía siglos que un artista anónimo no conseguía semejante hazaña. No les quepa duda… en cuanto el bueno de Alborán gane un par de cientos de miles de euros gracias a su música, se case con una tía buena o diga algo en contra del pensamiento único en internet… tomará el relevo de Alejandro Sanz y será apedreado digitalmente y sin piedad. Y con el cine igual… Un servidor con quince años ponía a caer de un burro a nuestra industria. También es verdad que no había visto prácticamente nada, pero es lo que se decía y uno tampoco tenía el suficiente criterio como para llevarle la contraria a la gran mayoría. No les quepa la menor duda de que si me hubieran puesto un teclado bajo los dedos le habría dado sin piedad a María Barranco.

Porque este invento de Internet, amigos, es como la casa de Gran Hermano… Aquí dentro TODO SE MAGNIFICA.

La figura de Álex de la Iglesia se ha convertido en un referente digno de estudio como hace un año lo fue Belén Esteban para no sé qué catedrático francés. En cuestión de días, el dire de “El día de la Bestia” fue masacrado y vilipendiado en todos y cada uno de los comments vomitados con saña en la red. Al pobre le pilló en plena promoción de su peli… y para más inri, como casi todos sabemos y no todos dicen, no es precisamente la mejor de su filmografía. Sólo hizo falta un gesto para que los internautas le subieran a los altares… Su dimisión (retransmitida al segundo por twitter) y su desacuerdo explícito con una ley controvertida como pocas en la red, pero consensuada como casi ninguna en el Parlamento, lo cambió todo.

Aquí dentro TODO SE MAGNIFICA.

Hace unos días apareció esta noticia.

Como esto de la red va de “de qué se trata que me opongo“, no tardaron en caer críticas en los comments. Unos se indignaron.“Me parece perfecto que quieran cambiar el formato, y la distribución y todo lo demás… ¿pero hacer que personas trabajen gratis? No creo que ésa sea la solución.” y a otros les pareció de puta madre. “Bravo Por Alex de la Iglesia por fin se empieza a ver aires de cambio en la obsoleta industria audiovisual.” Todos ellos tenían algo que decir. La mayoría desde la más absoluta ignorancia… porque la notica ERA FALSA. Era una broma y ninguno de ellos se habían dado cuenta (a pesar del payasete de la cabecera). Pero lo importante era dejar una opinión. Hacerse oír. Como mi tía Emi cuando criticaba todos y cada uno de los vestidos que llevan las cantantes en Nochevieja.

El caso es que Álex de la Iglesia ascendió del infierno al cielo tan rápido como te descargas una canción de Paulina Rubio. Un viaje similar, pero en sentido contrario hizo algunas semanas Nacho Vigalondo.

 

El bueno de Viga siempre ha contado con las simpatías de la Red. Gracias a su blog, posiblemente el más interesante y recomendable para cualquier aspirante a cineasta, se ha catapultado como un director de referencia. SÍ, sólo tiene una peli (de momento). SÍ, ni siquiera fue un éxito de taquilla en España. Pero nadie puede negar que el tipo ha sabido hacer algo que hasta hace bien poco casi nadie había conseguido en esta “industria”. Viga había creado un producto de éxito… él mismo.

Un producto que le ha llevado a ser una presencia imprescindible en conferencias y festivaleos varios. Un producto que ha sido imagen de Pepsi y de El País. Un producto que se fue a la mierda (provisionalmente) por dos imbecilidades. La primera hacer un chiste sin gracia (los siguientes, y de los que casi nadie se hizo eco, sí que la tuvieron) y la segunda… La imbecilidad de unos medios de comunicación tan miserables que anteponen sus guerras empresariales a lo que realmente debería importarles… LA INFORMACIÓN.

¿Que alguien en su twitter haga un chiste sin gracia es realmente noticia? Curiosamente elmundo.es se hinchaba de orgullo con el Holocausto Vigalondo (tirando a dar a El País, claro). Paradójicamente el diario de Pedro Jota sigue teniendo en “nómina bloguera” a un personaje como Sánchez Dragó. El director de “Cronocrímenes” hizo chistes sobre la joven judía Ana Frank, pero si esta hubiera sido de origen oriental y hubiese cumplido un par de años menos, Dragó no habría dudado en follársela (o al menos en presumir de ello junto a su amigo Boadella). Y aquello sí que no fue un chiste sin gracia en twitter…

Los mismos medios que critican al cine español por mierdero (con razón) y a la tele por sus programas basura (con razón también), no hacen otra cosa más que publicar día tras día noticias basura. Cebos para que cientos de trolls se despachen agusto vomitando sus comments y reventar así el contador de visitas. Más visitas, más publi, más dinerito… Ya saben. Curiosamente la mayoría de sus “editoriales” y artículos de opinión no cuentan con la posibilidad de poder comentar. ¿Temen haber creado una bestia o su carne no es lo suficientemente pestilante para dar de comer a sus usuarios favoritos?

(Un ejemplo de noticia absurda y basuresca. Vista ahora mismo en la home de elmundo.es…)

Lo dicho… Aquí dentro TODO SE MAGNIFICA.

Me encantaría hacer una disquisición en defensa del humor negro, pero mis conocimientos al respecto no dan para mucho y ya lo hizo de manera impecable hace unas semanas Henrique Lage en este post (no se lo pierdan).

Por supuesto, y por no dejar escapar el simil, en mis nocheviejas también se contaban chistes sobre famosas víctimas del terrorismo (“¿Cómo duerme…?”)  y nos reíamos MUCHO con el sketch de “Mi marido me pega” de Martes y 13… ¿Sería posible hacer algo así en estos momentos a la vista de lo que le pasó a Nacho Vigalondo?

Aquí dentro TODO SE MAGNIFICA.

 

Hace un par de años la “ira de internet” cayó también sobre Daniel Sánchez Arévalo. ¿Se acuerdan? Se le apaleó desde unos comments achuchados con picardía descarada por el autor del post. La gente juró y perjuró que nunca iría a ver ninguna de sus pelis. ¿Qué pasó tiempo después? Daniel Sánchez Arévalo ha estrenado “Primos”, una peli muy divertida y que está funcionando estupendamente en taquilla. Lo que demuestra que, cuando uno tiene un buen producto, la gente responde y que el mercado a la hora de la verdad no entiende de polémicas azuzadas por unos y otros desde la red…

Que sí… que no es para tanto… Aquí dentro TODO SE MAGNIFICA.

Con todo y con eso, por más que se grite y se insulte, nuestros cantantes siguen llenando sus conciertos y algunos de ellos incluso venden discos (Sergio Dalma… 200.000 discos en pocos meses… parece que el género “SEÑORA” es la solución) y el cine español, cuando quiere y no se pone rancio, chungosocial y ombliguista, nos da unas cuantas pelis que se defienden la mar de bien en taquilla (En 2010… ‘Tres metros sobre el cielo’, ‘Los ojos de Julia’, ‘Que se mueran los feos’ …).

 

Moraleja: el público habla en las taquillas, en los shares, en spotify… ahí es donde se ven nuestros éxitos y nuestros fracasos. Escuchemos a la familia que critica dándoles la importancia justa. Ni más, ni menos… Un canción que nadie conoce, un libro que no se vende, una sala de cine vacía, eso sí que es una vergüenza… Tomemos nota. Aprendamos de nuestros éxitos y no repitamos nuestros errores.

 

En serio, dejémonos de guerras. Sigamos creando.

 

(Y este es mi último post sobre estas mierdas de Internet y/o/vs Cultura. A partir de la semana que viene vuelvo a la “normalidad”. Que para eso hemos venido.)


A %d blogueros les gusta esto: