GUÍA PRÁCTICA PARA EL CONECTA FICTION

6 julio, 2018

Por Natxo López, Gabi Ochoa y Héctor Beltrán

Otro año más se celebró en Santiago de Compostela el CONECTA FICTION 2, un evento internacional organizado para fomentar la coproducción y el networking entre productoras, televisiones y plataformas. Todo el mercado gira en torno a las series y desde la organización se seleccionan proyectos en fase de desarrollo en categorías como Pitch Copro, Pitch Digiseries, Pitch Laboratorio de SGAE y Pitch Clips organizado por ALMA y FAGA. Exacto, hay mucho pitch y por lo tanto, mucho guionista con su proyecto debajo del brazo. Este post, articulado en unos cuantos consejos basados en nuestra experiencia, cuenta cómo acudir a uno de los mercados más importantes de ficción de España para impulsar tus proyectos y que se acaben produciendo.

FOTO 1.jpg

Entrada al edificio Gaiás donde la organización acredita a los asistentes.

Antes de viajar a Santiago de Compostela, el festival te proporciona una clave para poder acceder a la intranet. En esa intranet dispones de tu perfil que debes rellenar y si quieres, hacer una breve presentación de tu proyecto y qué estás buscando, si coproducción, productora, una plataforma, televisión, etc. Una vez lo tengas hecho hay que hacer las maletas, y no nos referimos a la ropa que te vas a llevar, sino a los materiales que darás a los productores.

1.- LLEVA TARJETAS: Aunque parezcan algo del pasado, en los mercados todo el mundo sigue llevando tarjetas personales o de empresa. Lo habitual es intercambiarlas al comienzo de una reunión, y suponen una herramienta muy útil para hacer seguimiento de la gente a la que has conocido, y para que ellos también puedan localizarte rápidamente. ¿Nuestro consejo? Que sean sencillas pero no demasiado baratas, lo importante es que muestren con claridad tu nombre, tu labor profesional y tus datos de contacto.

2.- LLEVA TU PROYECTO IMPRESO: Sí, es un gasto de dinero, pero a la hora de contar tu historia resultará mucho más fácil si tienes un dossier en el que se transmita el estilo y las intenciones visuales de tu proyecto. (Será especialmente útil si tienes reuniones en otro idioma). Y si ya quieres ser muy “pro”, intenta llevar varios dossiers impresos para entregárselos a aquellos interlocutores que te interesen más. Será una manera de que te recuerden y que puedan luego echar un vistazo más en profundidad. Eso sí, no entregues biblias de 200 páginas; deben ser documentos de venta ligeritos para no cargar a la gente, y para dejar con ganas de más. También puedes añadir algún detalle útil o “regalo” que concuerde con el proyecto para impactar al productor o ejecutivo de cadena.

FOTO 2.jpg

Fotografía de los dosieres y bayetas de micro fibra del proyecto de serie de Gabi Ochoa y Héctor Beltrán Sin Huellas.

3.- TEN MATERIAL PREPARADO: Tras las reuniones in situ, si un productor, una cadena o una plataforma tiene interés en tu historia, te solicitará más material. Además de enviar el dossier de venta en formato digital, lo ideal es tener ya preparado un piloto o una Biblia más extensa que poder enviar con cierta rapidez (en las semanas posteriores), en lugar de ponerse a escribir en ese momento para enviarlo meses después. También es muy conveniente, dentro de lo posible, tener todo el material traducido al inglés.

4.- PRACTICA TU INGLÉS: Muchas de las personas con las que vas a tener la oportunidad de tener una reunión se comunican en inglés. Para bien o para mal, es el idioma universal en los mercados, sobre todo en un mercado de coproducciones como éste. Si tienes un pitch, intenta preparártelo en inglés. No pasa nada si tu acento es horrible o si no sabes expresarte con fluidez, quítate esa vergüenza idiomática tan española; basta con que lleves más o menos aprendida tu historia, y seas capaz de establecer un mínimo diálogo con tu interlocutor, especialmente explicarle qué es lo que buscas. Por supuesto, también habrá mucho hispanohablante y gente que hable otros idiomas.

Una vez has hecho esto empieza lo bueno. Es hora de meterse de lleno en la web del CONECTA FICTION y pedir cita a quien te interese.

5.- HAZ MATCH: Desde tu perfil accedes a una página en la que puedes ver los productores, las plataformas o las televisiones que van a estar. Y lo más importante, qué están buscando. Esta herramienta es muy útil, ya que te permite tener una visión general de todas las posibilidades que te ofrece el CONECTA. Es como un Tinder del audiovisual pero en este caso no hace falta que quedes en un bar cutre-molón de Malasaña. En principio, cada reunión dura quince minutos pero si necesitas más solo tienes que marcar las casillas siguientes. En realidad, esos quince minutos son suficientes para presentarte, preguntar qué tal va la jornada y exponer un breve pitch que deje espacio a preguntas. Si la cosa va mal es posible que te sobren minutos pero si va bien, seguramente te comerás tiempo de la siguiente cita. No pasa nada, así es el juego, como en las citas exprés. Si hay un flechazo siempre puedes quedar después o aprovechar la hora de la comida para seguir “ligando” con tu proyecto.

FOTO 3.png

Captura de la agenda de Héctor Beltrán en el Conecta Fiction 2.

6.- NO SEAS UN PICAFLOR: Está claro que hay muchos productores, muchas cadenas nacionales, europeas y latinoamericanas. A esto súmale HBO, Netflix, Amazon y Movistar. Vale, es el paraíso del guionista con un proyecto pero contente, no vayas a lo loco, no por hacer muchas reuniones van a tener más éxito. En realidad solo necesitas seducir una vez. Ten en cuenta que tu proyecto en el que has trabajado tanto tiempo o que aprecias muchísimo tiene un valor. Si lo vas paseando por ahí y se lo presentas a todo el mundo lo estarás devaluando. No será la primera vez ni la última que un proyecto se ha quemado porque diferentes productoras o televisiones se han enterado de que ya se las ofrecieron a los demás. Y nadie quiere algo que ha rechazado la competencia. Piensa que es un mercado, no un mercadillo. Eso sí, también ha pasado que alguna televisión no ha sabido ver el potencial de un proyecto y la competencia lo ha comprado. Al fin y al cabo, nadie sabe nada. Así que a priori, hazte una lista de las productoras que mejor se adecuan a tu serie y ve a por ellas. Y si no te aceptan las reuniones, no pasa nada, una vez empieza el CONECTA siempre puedes seguir solicitando. En definitiva, es mejor ser un francotirador que un picaflor.

7.- SE RESERVAN MESAS: El total de acreditados este año ha sido de 531 y se han contabilizado 2.400 reuniones. Imagina el riego de gente y el ruido que supone todo este ajetreo. La Caja de Ficción es el espacio designado para las reuniones pero a veces hay un poco de caos. Si quieres charlar tranquilamente, mostrar tu teaser en la tableta o simplemente estar lejos de los ojos curiosos del pasillo central, la organización ofrece mesas para este propósito. Incluso los proyectos de serie escogidos por los comités disponen de mesas privadas para las reuniones.

8.- NO TODO EL MONTE ES NETFLIX: Tenemos tanta obsesión con las plataformas (o televisiones) que se nos olvida que necesitamos un compañero/a de viaje, un productor/a, alguien que ame la idea como tú y sepa venderla y contabilizar cuánto cuesta cada capítulo, planificar su venta, etc. Son incluso más provechosas las reuniones con productoras, e incluso con directores/as que con una cadena. Sí, ellas así te conocen y conocen tu proyecto, pero lo siguiente que querrán saber es quien produce esa maravillosa idea, porque no vas a hipotecar la casa de tus padres, ¿verdad?

9.- VIGILA EL MERCADO: Además de las reuniones, el CONECTA FICTION ofrece una serie de paneles, charlas y presentaciones muy interesantes sobre la industria. ¿Qué se está haciendo en ese momento? ¿Qué proyectos hay en desarrollo? ¿Cómo se produce en otros países? Todas esas preguntas obtienen respuesta en estos eventos y no tanto en las charlas one to one en las que intentas vender tu propuesta. Así que ten un ojo en el mercado acudiendo a estos casos de estudio. Igualmente, también es importante ver los pitch de los demás guionistas, es interesante ver cómo pitchean profesionales consagrados y guionistas más noveles. Siempre se aprende algo. En pocas palabras, es recomendable tener un ojo en tu proyecto y otro en la industria. Tampoco será la primera vez ni la última que un guionista está tan feliz desarrollando algo increíble en casa y un día abre Formula TV o Twitter y lee una noticia sobre el inicio de rodaje de “tu” idea. A veces, en este oficio es importante ser el primero.

10.- DISFRUTA DEL VIAJE: Como diría Pablo Motos “hoy ha venido al CONECTA a divertirse…” Sí, no todo va a ser tensión, nervios y pitch a cascoporro. Relájate, no estés tenso y concentrado todo el rato, a veces, entre las reuniones hay huecos para tomar algo y ver el ambiente, de hecho este año había un escape room de El Recluso, una serie de Telemundo Studios Internacional. No obstante, no bajes la guardia, en esos momentos de distensión pueden surgir pitchs de barra, conversaciones inesperadas que se trasforman en reuniones o contactos con los que no contabas. Aunque si te pasas las horas de relax de las comidas y descansos como un ave rapaz esperando a su presa dejarás de conocer a otros guionistas o productores en un ambiente informal y acabarás siendo el pesado del canapé de salmón.

11.- DEPRESIÓN POST-CONECTA. Después del chute del Conecta vuelves con las pilas cargadas, con muchas tarjetas, reuniones futuras e ideas. También sabiendo que buscan algunas productoras y/o cadenas. A partir de ahora planifica: una vez lanzado el anzuelo, tira de él para saber a quién realmente le interesa y además, qué proyectos podrías desarrollar para el futuro. Planifícate y ponte deadlines. Gabi Ochoa habló de eso aquí en estos 3 posts sobre cómo planificarte, desarrollar y vender. Esto no se ha acabado.

FOTO 4.jpg

En el edificio Gaiás es donde se hacen las reuniones para pitchear. (Foto: Xosema)

Y bueno, parece una perogrullada, pero esta siempre es de las mejores: lleva agua. Si hace calor, o aunque no lo haga, vas a ser un profesional del lenguaje, como diría Mamet. Vas a hablar constantemente del proyecto. No llegues al hotel con dolor de cabeza porque no te hidrataste bien. Sí, suena a tontuna, pero no sería la primera vez que pasa, el clásico mareo de guionista. Ánimo con vuestros proyectos y el año que viene puede ser el tuyo el que se venda en Conecta Fiction. Recuerda el refrán que inicia Glengarry Glen Ross: “Siempre cerrando ventas”.


* Recordad que hoy se estrena en 51 salas de toda España JEFE, película escrita por el Bloguionista Natxo López y dirigida por el también Bloguionista Sergio Barrejón.


SIETE PASOS PARA VENDER TU GUIÓN (EL NÚMERO CUATRO TE SORPRENDERÁ)

23 noviembre, 2016

tio-gilito

Por Juanjo Ramírez Mascaró.

Enhorabuena. Por fin has terminado de escribir tu guión de largometraje. Has sudado tinta china durante el proceso, pero no cantes victoria todavía. Ahora llega la parte más difícil:

Tienes que VENDER el guión. Porque un guión condenado a coger polvo en un cajón de tu escritorio NO es un guión.

A continuación te ofrecemos 7 recetas infalibles para que los productores se peleen por tu película.

1- POSICIONA TU GUIÓN.

Posicionar tu largometraje es fundamental para pasar la primera criba. Quizá te estás preguntando: “¿En qué consiste eso de posicionarse?” La respuesta a esa cuestión es bastante sencilla: ¿¡Y yo qué coño sé!? Me estoy inventando esto conforme lo escribo. Tecleo lo primero que me viene a la cabeza.

Es que he leído un artículo sobre “los 7 errores que nunca debes cometer cuando escribas un post” y recomendaban ir al grano, sin divagaciones previas. Por eso me he dado mucha prisa y no he tenido tiempo de improvisar nada mejor.

Lo de “posicionar” suena muy rollito marketing, así que lo he puesto aquí, por si cuela. “Es un guión muy posicionado, con mucho brand content y mannequin challenge“.

Cuantas más palabras en inglés escribas después de “posicionar”, mejor.

2- LA MEJOR FORMA DE VENDER TU GUIÓN ES VENDERTE A TI MISMO.

Porque el guión es parte de ti. El guión eres tú. Gústales, y entonces también les gustará lo que escribes.

¿Qué debes hacer para gustar? ¿¡Y yo qué cojones sé!? Por mucho que intente autoengañarme, me considero un puto fraude. No soy digno. No sería capaz de venderme a mí mismo ni en el puesto más recóndito del Rastro. Me he apuntado a ALMA para fingir que me valoro. Efecto placebo.

¿¡En serio tengo que venderme!? ¿¡No pueden leer el puto guión y olvidarse de mí!?

Me han salido ronchas en la piel. No puedo presentarme así ante un productor. Sólo de pensarlo me estreso, y me salen más ronchas, y me las rasco, y me repito a mí mismo que soy un profesional, que lo que hago no lo puede hacer cualquiera, y es cierto: no lo puede hacer cualquiera, pero hay mil personas que lo pueden hacer mejor que yo. Hay mil personas que no son cualquiera.

¡Tampoco dramaticemos! En realidad es más sencillo que todo eso. Sólo tienes que demostrarle al productor por qué tu guión es ÚNICO: por qué no podría haberlo escrito nadie sino tú. Si logras eso… lograrás también que tiren tu puto guión a la papelera. Porque a lo mejor resulta que no quieren algo único… sino una fotocopia de algo único.

3- DEFINE BIEN TU TARGET.

¿A qué público va dirigido tu guión? Yo te lo diré: Al público más burdo, al menos exigente, al que no tiene intención de invertir el más mínimo esfuerzo en comprenderte. Si tu historia no se dirige a esa clase de gente, estás jodido. Nadie te comprará, porque todos pensarán que eres difícil de vender.

Quieren guiones que empotren al espectador contra la pared, guiones que sean droga de los violadores, guiones fáciles, guiones que no te reten a descifrar sus claves. Guiones que generen pelis que el espectador pueda consumir con el piloto automático. Tu único consuelo es que esa clase de pelis se escriben también con piloto automático. ¡MENTIRA! Escribir para un público “fácil” es, en ocasiones, más difícil que escribir para presuntas élites. Hay que ser más inteligente para hacer “Tres metros sobre el cielo” que para pergeñar la peli aquélla que ganó la palma de oro en Cannes.

4- SODOMIZA A UN KOALA.

¡Joder, yo qué sé! He dicho en el título del post que “el número 4 te sorprenderá“. Había que apostar fuerte.

Aunque, pensándolo bien, a estas alturas es posible que lo de sodomizar koalas ya no epate a nadie. Hace siglos que no veo un telediario, pero no me extrañaría que a estas alturas ya sea cotidiano comer viendo coitos con koalas por la tele, como si fuese lo más normal del mundo. #JeSuisMofli

Acabo de consultarlo en Forocoches y me han confirmado que lo de sodomizar koalas aún no es mainstream. Aún “sorprenderá”.

Así pues, si quieres que te abran las puertas de las principales productoras del país, dale placer anal al marsupial.

Con eso darás mucho que hablar. Serás las comidilla del mundillo, e incluso la comidilla del koala. “¿Has leído ya el guión del/la guionista que sodomizó al koala?” “Tengo una pila de 20 guiones por leer en mi escritorio. ¿Por cuál empiezo? Éste es del tío ése que le se zumbó a Mofli. Vamos a ver qué se cuenta.”

Sodomizar un koala es el nuevo “pitch del ascensor”.

mofli

5- CUANDO ESCRIBAS UN POST COMO ÉSTE, NO INCLUYAS MÁS DE CUATRO CONSEJOS EN ÉL.

Joder, ¿todavía me quedan 3 consejos que inventarme? Maldita la hora en que puse en el título el número siete. La culpa es de la cábala. Es un número tan mágico, tan de cuento… Los siete enanitos, los siete magníficos, las siete islas canarias…

En el artículo aquél de “qué errores no cometer al escribir tu post” decían que conviene ser breve, así que paso directamente al número:

6- SE MUY TRANSMEDIA.

Si el productor – incompetencia tuya mediante – no entiende ese guión que intentas venderle, recítale estas palabras mágicas:

“¡Es que es transmedia!”

Dile que el problema no reside en tu torpeza a la hora de contar la historia, ni en su ineptitud a la hora de interpretarla. Dile que la narración sólo estará completa tras una ambiciosa iniciativa que implica contenidos “extra”, “mensajes youtubers”, un par de campañas virales… Si te reprochan que todo eso va a ser un pelín caro, regresa al consejo número uno: combina el verbo “posicionar” con anglicismos tipo product placement, brand content o dirty sánchez.

7- NO HAGAS CASO DE NINGUNO DE LOS SEIS CONSEJOS ANTERIORES.

Éste es el típico apartado que suele servir de colofón. Si decides jugar la carta ésta del “no hagas caso” quedas de puta madre. Quedas muy “de maestro zen”. Te mojas sin mojarte. La número siete es esa cláusula que incluyes para no responsabilizarte de toda esa basura que has escrito en el post. Es un poco como resetear tu estupidez, tu pretenciosidad. “Se acabó la farsa. No tomes en serio nada de lo que he dicho.” Pliego de descargo. Me lavo las manos.

Nadie sabe nada.

Y ésa sigue siendo la máxima de oro, la frase lapidaria del inmenso William Goldman (aquel genio alérgico a las dinámicas del pitch)

8- Nadie sabe nada.

 

 


10 CANCIONES PARA NO MORIR DE ASCO / 2

26 marzo, 2015

por Sergio Barrejón.

Uno de los tesoros más preciados que puede tener un guionista es un buen arsenal de música que le inspire para escribir. Hacerse con él no es tan fácil como puede parecer. A mí, por ejemplo, no me sirve la música cantada. Salvo algunos coros religiosos. Sí. Música DE MISA. Mi musa es creyente, supongo, yo qué sé. En general prefiero la música clásica y el jazz. Uso mucho la lista “Música clásica para escribir bien“, del gran Borja Echevarría, por ejemplo.

Pero además de la música para escribir, hay que tener música para vivir. O sobrevivir, más bien. De eso va este post. La semana pasada publiqué “10 canciones para no morir de asco”. Y esta semana me he dado cuenta de que diez no son suficientes. Hacen falta más. Por lo menos, otras diez. Así que ahí van.

11. Resaca tras la fiesta de fin de rodaje. Recuerdas que le entraste a la estrella de la peli. Una entrada patética. Tienes flashbacks de tu lengua intentando alcanzar el lóbulo de su oreja. Recuerdas insertos de una cobra épica, inolvidable. Ecos de risas. ¿El flash de una cámara? Tienes la boca seca. Entras en Facebook, rogando a un Dios en el que no crees que no haya notificaciones de que alguien te ha etiquetado en una foto.

12. El primer visionado del montaje provisional de la peli que has escrito. El director está contentísimo. CONTENTÍSIMO. Lo dice así, es superlativo. En mayúsculas, sonriendo con todos los dientes. La sonrisa de Jack Nicholson en El Resplandor. Empieza la proyección y entiendes por qué. Lo ha jodido todo. Ha hecho evidente lo sutil. Ha hecho críptico lo que debería ser evidente. Ha cambiado diálogos sin motivo. Ha añadido diálogos innecesarios. Ha quitado diálogos imprescindibles para entender la trama.

13. Estás en la fiesta de un estreno. Mucha pomada. El productor al que quieres hacer un pitch está allí. Calculas tu momento. Repasas mentalmente tu pitch. Es perfecto para él. Está a punto de quedarse solo. Es tu noche. Hoy lo petas.

14. Te llama el productor y te dice “lo tenemos”. Se acabaron las versiones. Vas a cobrar el último pago. Tu guión entra en preproducción. Vas a llamar a tu madre y decirle que no hace falta que saque los trastos de tu antiguo cuarto. Que te quedas en Malasaña unos meses más.

 

15. Hace dos meses que cobraste un adelanto jugoso para escribir un encargo que no te apetecía un carajo. Intentaste resistirte, intentaste darles largas, pero te pusieron el dinero en la mano y qué coño, algo se te ocurriría. Ya te has gastado la mitad del adelanto, quedan tres semanas para entregar el primer borrador y no has terminado ni de escaletar el primer acto. No tienes ni puñetera idea de cómo vas a escribir algo decente, y empiezas a pensar en fingir tu propia muerte y desaparecer.

16. Te entrevistan en un blog ignoto, y te piden un consejo para la gente que empieza, y tú te quedas pensado “si el que empieza soy yo, joder”, y caes en la cuenta de que ya pasas de los cuarenta, de que ya hay tres promociones de la ECAM que te consideran “la vieja guardia”. Y aun así no tienes ni pajolera idea de qué aconsejarle a nadie, aparte de HUYE MIENTRAS PUEDAS. Pero tampoco quieres ser tremendista. Y tratas de salir del paso con alguna generalidad aséptica, y mientras hablas piensas de ti mismo “eres un viejuno”.

17. Esta mañana se leen las nominaciones a los Goya. No le das mayor importancia, claro. Pero lo ves en directo. No por nada, sabes que ese corto que has colado en la short list no tiene muchas posibilidades, pero hay colegas candidatos y les tienes cariño. Les deseas suerte. Eso, y que te has pasado seis semanas spameando como un campeón. Te has abierto cuentas en redes sociales que no sabías que existían para promocionar el corto de los cojones. Habrías CREADO una red social nueva si supieras hacerlo. Llega la lectura de los nominados a corto. Tu corto no está. No te duele. Ya lo sabías. Además, tienes miles de otros proyectos. Esto no te duele. Tienes la piel dura. Siguen las lecturas. Todos tus amigos salen nominados. Te tiembla un párpado. Te sangra una encía.

18. Estás harto de mover ese guión por España. Se lo has enseñado a todos los productores que conoces, lo has paseado por todos los despachos, te han hecho comentarios positivos, has tenido reuniones, ha estado incluso opcionado. Pero nada. El guión es bueno, lo sabes. Es España la que no está preparada para él. Pero qué demonios. Estamos en siglo XXI. Vivimos en una aldea global. Hollywood queda a un click de distancia. Te haces miembro de The Black List. Pagas 60 dólares como 60 guantazos en la cara y sacas tu guión out there. No pain no gain, buddy. Vas a tener un mánager en L.A. Vas a cenar en Spagos. Vas a pisar la alfombra roja. Te vas a MEAR en ella.

19. Festival de cortos de Calasparra. Hotel pagado. El viaje no, pero mira, el autobús sale por nada. Y te han dicho que hay premio. Premio CON PASTA. Por supuesto, no tienen ningún premio a Mejor Guión. Pero quedaste con el director que si el corto sacaba premios te daba un 20%. El premio gordo son 300€. Te tocan 60€. ¡Has recuperado lo que palmaste con The Black List! La vida te sonríe.

20. Esa idea que llevaba siete meses dando vueltas en tu cabeza de pronto ha cobrado forma. Justo en el instante en que estabas a punto de dormirte, haciendo cucharita con tu pareja. Medio mundo necesita dormirse haciendo cucharita, y el otro medio DETESTA dormirse haciendo cucharita. Ha habido GUERRAS por culpa de eso. Y no te importa empezar otra ahora mismo, si hace falta. Te vas a poner a escribir esa idea así se caiga el techo.

Te levantas y enciendes el portátil. Tu pareja te pregunta qué demonios estás haciendo. Mejor duérmete, que esto va para rato, dices. Estás on fire. Vas a escribir una sinopsis de tres páginas de una sentada. Y luego vas a dialogar un par de escenas. Los diálogos ya resuenan en tu cabeza. Ha venido la musa. Y cuando viene la musa, no existe el sueño, ni las redes sociales, ni las camas calentitas ni las parejas cabreadas. Sólo un teclado y una pantalla y diez dedos dislocándose para ir a la velocidad de tu cabeza.


FIRMAS INVITADAS: GUIONISTAS EN LOS ÁNGELES

21 julio, 2011

Juan Ignacio Peña comienza su carrera en 1998, cuando trabaja en el corto: “Un día perfecto”, ganador del Goya en 1998. Después crea su productora Cero y Medio Producciones y desarrolla series para Animagic Studio y el Grupo Cartel y escribe el guión de “The Three Wise Men” (Los Reyes Magos), nominada al Goya a mejor película de animación. También trabaja como guionista, en la serie de animación “Zipi y Zape” para BRB Internacional.

En 2004 escribe el largometraje de animación “Sunset” y el musical “El jardín de Asgard”, actualmente en fase de financiación y seleccionados por Syd Field en el taller de guiones realizado por la SGAE. Después comienza a escribir la adaptación cinematográfica de la novela: ”Un Mensajero en la noche” de María Vallejo-Nágera.

Actualmente lleva el Management de la productora americana Metanoia Films. La primera película de esta joven productora, “Bella”, se estrenó en noviembre del 2008 y estuvo 4 semanas en el top-ten del Box Office.

Acaba de escribir “La risa de Ignacio” proyecto que dirigirá Alejandro Monteverde, y actualmente escribe “Mayo” para 2:59 y la adaptación cinematográfica de una obra de Alejandro Casona para la productora mexicana Tradere Producciones. Colabora con la productora de Antonio Banderas Green Moon en el proyecto “Día Roto”, y co-produce con México los proyectos “Magos” (Leow Films)  y “Cantinflas” (Alejandro Monteverde).

 

GUIONISTAS EN LOS ÁNGELES

El camino para llegar a ser un guionista en Los Ángeles o poder vender tus guiones a las majors constituye en sí mismo la trama de una película al más puro estilo de “Tucker, un hombre y su sueño”. Todo es posible para los que creen y son tenaces. Todo es posible para los que escriben en inglés, o trabajan con buenos traductores.

El punto de partida es tener algo que ofrecer. Nadie nos va a llamar. Esa debe ser la premisa que encienda nuestro motor a pesar de haber escrito guiones producidos en España con cierto éxito. Hay que partir de la idea de que no interesamos en USA porque allí hay mucha gente preparada, con una mentalidad 100% americana, que en definitiva es lo que ellos buscan para hacer sus película dirigidas en primer lugar a un público americano, y después al mundo entero. Es verdad que en este sentido se están produciendo cambios, y Hollywood acaba de iniciar una carrera destinada a ofrecer contenidos al público más numeroso de su taquilla: el público latino. Así que estamos de enhorabuena para bombardear los estudios con nuestras historias latinas.

¿Cómo llegar? Hay varios caminos. Mi experiencia me demuestra que el camino más sencillo es tener una productora en Los Ángeles que apueste por tus proyectos, y esto solo se puede dar o montándola uno mismo, o fichando por una de las cientos de productoras que operan allí. Como todo en la vida, esto sólo se podrá conseguir generando interés y relacionándose mucho. El networking es básico en este sentido, y para eso hay que irse una temporada larga a Los Ángeles o tener suerte en la distancia. Yo tuve suerte en la distancia, y me ofrecieron la oportunidad de vender en España a las distribuidoras una película realizada por una de estas productoras, que no sólo buscaba triunfar en USA sino en todo el mundo. Así que esa fue mi puerta de entrada, y como siempre fue por mi capacidad de relacionarme y un posterior trabajo intenso y serio.

Una vez que entras con buen pie en una productora americana todo es más fácil. A través de ella conoces a actores, directores, agentes, guionistas, productores… y simplemente tomas las riendas de los acontecimientos y conseguir un agente que mueva tus proyectos en Los Ángeles sólo es cuestión de tiempo. Al involucrarte en diferentes proyectos aprendes el método americano para vender una historia.

Ya no es suficiente con tener un guión o un tratamiento, es más, tener sólo eso es poco. Los estudios no tienen tiempo ni recursos para leer todos los guiones que llegan a sus manos, así que deciden filtrar su interés a través de los pitch. ¿Qué es un pitch?

Un pitch es la presentación de una idea, de un concepto, que puede estar desarrollado en guión o no. Un estudio como Universal puede escuchar tu pitch sobre una historia, y si le gusta te puede contratar para que desarrolles el guión. ¿Pero cómo llego a hasta Universal para hacer un pitch? El camino pasa por tener un agente, contactos, amistades o mucha suerte. No hay un solo camino, nunca lo hay. Desde luego las credenciales de nuestro trabajo pueden ayudar en este sentido.

¿Y cómo es un pitch? Existen libros de cómo es un buen pitch. Hay un buen artículo en la red sobre el arte del pitching: http://www.scriptor.org/2005/05/escritores_en_h.html

El resumen es que hay que impactar e impresionar con nuestra idea en el menor tiempo posible. Incluso dentro de compañías como PIXAR los creadores llegan a las juntas con una servilleta donde hay escrito una sola palabra que resume su proyecto, y a partir de ahí lo exponen en 5 minutos, y debe ser mucho más interesante, original y poderoso que el de sus compañeros que también van con sus ideas.

Tener un manager o representante en Los Ángeles nos puede ahorrar ir a realizar personalmente el pitch, pero si dominamos bien el inglés nadie contará nuestra historia mejor que nosotros, nadie le pondrá tanta pasión ni energía.

El pitch es una representación, casi una obra de teatro, y hay que conectar con la audiencia… hacerla llorar, reír, conmoverla… los apoyos visuales pueden ser un buen refuerzo, música… propaganda de la época si la película es de época… No todo el mundo tiene dos horas, ni 1 hora, ni 20 minutos, y a veces ni tan siquiera 5 minutos…. Así que lo bueno es saber de cuánto tiempo disponemos y tener varias presentaciones listas. Conocer a nuestros interlocutores también puede ayudar a tocar sus fibras. El entusiasmo por definición es contagioso, pero no siempre. Un pitch es un trabajo de preparación y ensayo muy fuerte. Puedes mostrar pequeñas partes de trabajos anteriores que sean muy buenos, y decir que eso se hizo con mil, y que imaginen lo que se puede hacer con diez mil.

Repito que hay muchos libros sobre cómo dar el pitch efectivo… Tiene que tener estructura, limpieza, y no necesariamente estar atado al texto de la historia, sólo al espíritu de la historia. Tienes que enamorar a los demás de tu proyecto, y trasmitir esa pasión se logra si lo sientes muy dentro… luego llegará la biblia y el guión.

Normalmente los guionistas escriben mientras trabajan en otra cosa. Es un error que nadie te pague por hacerlo, por eso primero hay que vender un concepto.

Para poder vender un guión hay que hacer mucho networking. Crear redes sociales de conexión… Ir a fiestas, eventos, relacionarse. Todo este proceso es una magia a parte, hay que invertir tiempo… crear relaciones, vender el proyecto y cobrar por tu trabajo… luego vendrá la parte artística. Como dice el refrán: quien quiera peces que se moje el trasero. Sin entrar en el río es difícil obtener resultados.

Consejo final. Escribe una única frase que defina tu película, otra el tono, y sazónalo con imágenes y ejemplos visuales… Y recuerda, un pitch sirve para vender tu proyecto a un gran estudio, pero también a una productora, o a un inversor. Nunca hay un solo camino. A veces es más fácil dar con un actor o director que se enamore de nuestro proyecto que con un productor. Y muchos actores tienen sus propias productoras y acuerdos con las majors para realizar 5 películas en determinados años. Las posibilidades se multiplican con cada contacto que hacemos.


A %d blogueros les gusta esto: