CARTA ABIERTA AL ESPECTADOR QUE ME DA DE COMER.

27 septiembre, 2017

Boris-Karloff-in-Frankenstein-1931

Por Juanjo Ramírez Mascaró.

Querido espectador de las cosas que escribo:

A veces me gustaría estar dentro de tu cabeza para saber cómo coño te tengo que tratar. La gente que me paga suele hablar de ti como si fueras una sola persona. Si es ése el caso, siento ser yo quien te lo diga, pero deberías ir al psiquiatra. Es posible que seas bipolar, o incluso esquizofrénico.

Me cuentan que te mueres de viejo y al mismo tiempo demandas contenidos frescos, que hueles a naftalina pero quieres “transmedia”, que te escandalizas con facilidad pero te mueres por ver “Juego de Tronos”.

Cada vez que me encargan una serie a tu medida empiezan usando palabras como “moderna” y “transgresora”. Tres semanas más tarde llegan a la conclusión de que lo que tú necesitas no es una orgía salvaje, sino celebrar un cumple infantil, o un guateque con canapés resecos y mediasnoches rancios. Resulta difícil saber cómo contentarte: A veces devoras esos aperitivos y en otras ocasiones nos dices que nos los metamos por el culo.

A veces mis compañeros y yo nos sorprendemos a nosotros mismos esperando el “cambio de hora”, deseando que llegue el mal tiempo para que se te quiten las ganas de ir a terrazas de verano y te encierres en casa a ver nuestra puta serie. Deseamos que nuestro mundo sea más triste, más oscuro… para que en vez de salir de juerga consumas nuestra mierda. Eso sí: No podemos mencionar las cosas que haces en esas juergas, porque te escandalizarían. Si me tratase un psicólogo me diría que tú y yo tenemos una relación tóxica (y, acto seguido, me preguntaría qué personaje escribo yo en la serie y me contaría un par de anécdotas que, según él, darían pa tres guiones)

De cuando en cuando decido que a lo mejor la información que recibo sobre ti no es fiable, que debería conocerte de primera mano. Así que te espío a través de la mirilla de las redes sociales y ¡joder! me caes muy mal. Cuando te leo en Facebook y en Twitter me reafirmo: Eres esquizofrénico, y estás muy enfadado. Me da miedo contarte cualquier cosa, porque sé que corro el riesgo de que me insultes e intentes adoctrinarme, o me acuses de estar adoctrinándote yo a ti. Te percibo acechando en las sombras, afilando el colmillo para GRITARME que debería pedir perdón al mundo por tener una visión sobre las cosas o, peor aún: Para distorsionar mi mensaje, para deformarlo hasta convertirlo en un monstruo deforme con el que defender, vehemencia mediante, tus propias ideas (aunque uses como coartada la descontextualización de las mías.)

Si crees que ésa es la más espeluznante de tus múltiples personalidades ¡oh, capullo esquizofrénico! es porque aún no te he hablado de esa otra faceta tuya, de esa pereza que me das cuando te vuelves a reír con ese chiste que ya era viejo cuando a mi abuela le bajó la regla; de esa vergüenza ajena al ver que compartes por enésima vez esa frase de Gandhi que en realidad no es de Gandhi; de esa tristeza al comprobar que te indignas con el titular de una noticia sin detenerte a leer la letra pequeña.

Eres el cuñado de todos los cuñados, aunque, según tus propias palabras, usar la palabra “cuñado” ya “huele a cerrado”. Esa clase de perlas son las que sueltas cuando das rienda suelta a tu personalidad más asquerosa y cansina: La del payaso elitista condescendiente que proclama que todo está “sobrevalorado” e intenta darme lecciones sobre qué debo votar en las próximas elecciones, sobre qué tengo que opinar para sacarme el carnet de feminista, sobre qué cadáveres del telediario me deben doler más y cuáles menos. Tarde o temprano harás para mí un tutorial sobre “cómo hay que ser Juanjo Ramírez”.

Un par de veces al mes bajo la guardia, dejo que la filantropía infecte mis neuronas y decido que, por mucho que lo parezcas, no puedes ser tan gilipollas como te retratan las redes sociales. Me escapo un par de horas de mi zona de confort y salgo a conocerte en persona; en los bares, en las salas de cine. Craso error. Invertir los diez euros que cuesta una entrada en escuchar tus conversaciones de móvil y el crepitar de los envases de plástico de las mierdas que comes no es el mejor camino para reconciliarme contigo. Se supone que me gano la vida queriéndote, mimándote, contándote cosas diseñadas para que seas feliz. Y sin embargo lo único que deseo es rociarte con gasolina y prenderte fuego. Ya lo conté por aquí, hace algún tiempo.

Entonces… ¿qué hacer? ¿De dónde sacar las fuerzas y el cariño para satisfacer a alguien como tú?

He decidido que cuando haga el amor contigo voy a pensar en otra persona para conservar la erección. Cerraré los ojos e invocaré la imagen de mi primer amor: Yo mismo.

Porque cuando empecé a dedicarme a esta mierda, ése era el afortunado al que intentaba contentar la mayor parte del tiempo. Imaginaba películas que me apetecía ver a mí, y que no existían. Escribía las historias que me moría por leer, y que nadie me contaba.

Tiene gracia: Huyendo de un imbécil como tú, me refugio en el único ser que conozco que es más imbécil que tú. Porque, como ya habrás deducido si has llegado hasta aquí, la estupidez no tiene secretos para mí.

Creo que he madurado bastante, pero hace cinco años también lo creía… y a pesar de ello, si recuerdo a mi yo de hace un lustro probablemente se me caiga la cara de vergüenza. A lo largo de mi corta existencia he sido mucha gente. He sido muchos de esos idiotas que conforman tu múltiple personalidad. He sido el cuñado simplón, he sido el snob elitista, he sido el infeliz cabreado con el mundo, el adicto a buscar tres pies al gato. Soy inocente de  algunos delitos: No he hablado con el móvil en el cine, ni he considerado que los seres humanos que ver el fútbol o el Gran Hermano sean inferiores al resto de soplapollas del planeta, ni he convencido a nadie para que sea vegano o para que se resigne a todo lo contrario. Pero habré cometido más delitos de los que he evitado, y supongo que son todos ellos necesarios para escribir historias con textura. Conozco más de mil maneras de ser imbécil, más de mil formas de encarnar todo lo que odio en ti.

Por eso confío en que, intentando escribir cosas que me gusten a mí, de vez en cuando acertaré y crearé engendros que te gusten a ti. Con un poco de suerte incluso acabarás rumiando mi mierda y convirtiéndola en un meme que atribuirás por error a Paulo Coelho.

Por eso pienso sudar sobre el teclado, pienso llenar los cartuchos de la impresora con mi sangre, pienso poner “alma, corazón y vida” cada vez que intente reconquistarme a mí mismo.

Por eso y por mucho más, cada vez que me pidas otra consumición pienso mearme en tu vaso, hijo de puta.


LA MULA Y LA TOMADURA DE PELO

14 mayo, 2013

la mula2

LA-MULA

Por Chico Santamano.

(15/05/2013 // 12:58 // ACTUALIZACIONES)

El pasado viernes mi novia y yo nos dispusimos a cumplir con uno de esos rituales que hace feliz a una pareja. ¿Sexo sin condón? NO. Fuimos al cine. La película elegida fue “La Mula”. Ella tenía su ración de Mario Casas y yo mi cuota de cine español. Más allá de la hormona y las obligaciones patrias, la película nos apetecía mucho. Teníamos amigos que ya la habían visto en Málaga y nos la recomendaron fervorosamente, así que tiramos para el cine con ganas.

Como ustedes son muy listos y han leído el título del post, intuyen que se masca la tragedia, ¿verdad? Pues así fue…

PRIMER SHOCK. Me impactó y, por qué no decirlo, ME JODIÓ pagar 9.20 euros por UNA entrada de cine. Aún recuerdo cuando todos aquellos defensores de la piratería justificaban sus descargas porque el cine era muy caro a ¡6 euros! Qué lejos queda para los “dos bandos” aquel debate con la crisis, ¿verdad? Al precio de ahora es intentar justificar lo injustificable.

Antes, los defensores del “sistema” podíamos decir aquel topicazo de “pagas más por un cubata”. Ya ni siquiera… ¡Los cubatas son más baratos! Entiendo que parte de esa subida viene causada por el IVAZO del Gobierno, pero el día que Montoro se compadezca de nosotros y vuelva a dejar el IVA en su sitio… me juego lo que ustedes quieran a que las entradas no bajan de precio.

SEGUNDO SHOCK. Hay siete personas en la sala (sesión de las 22:00 del día del estreno)… ¿no nos extraña, verdad? Hace unas semanas tuvimos el finde más pobre de de la historia de las taquillas en nuestros cines. Y aún así siguen cobrando la entrada a 9.20 euros. O Merkel también decide las tarifas de las taquillas o nos hemos vuelto completamente locos. Ojalá pudiéramos decir un “allá ellos” así como a la ligera, pero no. Todos nos jugamos mucho. ¡Reaccionad! ¡Que nos vamos al garete, panda de idiotas!

TERCER SHOCK. EL GORDO. El shock que casi nos mata. Comienza la película y no damos crédito. La calidad de la proyección es INFAME. No era un problema de que la película estuviera desenfocada o no hubieran conectado el dolby. Por una vez, la culpa no era de los cines. Era algo mucho más jodido. De pronto, me vino a la cabeza las palabras de un colega que estuvo en el Festival de Málaga. “Han montado la peli con los dailies de rodaje”. En aquel momento pensé que era una exageración. Que era imposible que nadie fuera tan cutre como para hacer algo así.

Inciso. En realidad no sabría decir si los “dailies” son esas cintas que se usaban en el combo. Estoy teniendo una agria polémica con Sergio Barrejón al respecto, pero vamos a creer que son exactamente eso por aquello de concretar…  Así que los dailies son (o podrían ser) grabaciones en vídeo con el mismo ángulo del plano original que se toman en los rodajes. Esas cintas de baja calidad las utilizan en el combo los/as scripts para asegurarse de que no ha entrado el micro en la toma o los/as directores para revisar un plano hecho anteriormente. En la época en la que se rodaba en cine (que es la época en la que se produjo hace años esta peli) servía para que los productores, desde sus despachos, comprobaran el material rodado en el set el día anterior. Se llamen dailies o no ese es el material que supuestamente se usó.

Volvemos a la sala del cine. Mi novia y yo estupefactos. Planos desenfocados, colores sin contraste, bajísima definición y un PIXEL más grande que los pectorales de Álex González. Efectivamente, lo que me dijeron se confirmaba. Habían estrenado una peli montada con grabaciones chungas del rodaje.

Me vino a la mente todo lo que había leído sobre la peli hace años. El director se pelea con la productora. No acaba la peli y se queda con el negativo en Londres. Tonto de mí, pensaba que si se habían lanzado a estrenarla era porque lo habían recuperado, pero NO.

Para que se hagan una idea, en los cines yo soy siempre esa señora que se queja por todo; mando callar a los impertinentes que hablan a voz en grito en la sala y salgo como una flecha para pedir que enciendan el puto dolby… Mi novia es la que me dice “No seas chungo, déjales / No seas chungo, sí se oye”. Esta vez no hubo duda. Dije “Vámonos” y ella me siguió.

Fuimos a reclamar a la gerente. Era una auténtica y triple vergüenza. Primero que se estrenara algo en esas condiciones. Segundo que no lo avisaran en la taquilla. Y tercero que se cobrara 9.20 putos euros por una calidad digna de festival de cortometrajes de provincia (de país subdesarrollado).

La gerente, la pobre, con buenísimas palabras y super maja dice que lo entiende. Que ella también la había visto “como rara”, pero como la productora había mandado una carta y les habían dicho que era así… Nuestra cara es un poema. Le explico que eso no es cierto. Que el negativo original lo tienen supuestamente en una caja fuerte de Londres. Ella misma se ofreció a enseñarme la carta. LA PUTA CARTA. Vais a flipar. Os juro que jamás habría escrito este post de no ser por LA CARTA, a la que tuve que hacer una foto porque no daba crédito.

————–

carta-frade

Madrid, 9 de mayo de 2013

A quien corresponda:

LA MULA es una película en la que se ha buscado el realismo, casi documental, en el guión, en los diálogos, en el vestuario, en los decorados, en la música y también en la imagen.

Se rodó con la intención de aparentar el cine documental de los años de la guerra civil. La fotografía tiene una iluminación antigua, haciendo uso incluso de la técnica llamada “noche americana” y muchos contraluces que tienen como misión llevar al espectador a los tiempos de nuestros abuelos.

Con la intención de conseguir ese look retro, tan buscado y que curiosamente hoy en día el espectador más joven está demandando de nuevo en los productos fotográficos que existen en el mercado, (la cámara polaroid vuelve a salir, los filtros Instagram, etc…) A la imagen entera de la película se le han aplicado varios filtros para dar un aspecto de película antigua con el grano de la época y los bordes oscurecidos.

Por la presente confirmo que la imagen de la película LA MULA tiene una textura antigua, una definición y un grano en la imagen que imita los años de la época en la que transcurre.

Alejandra Frade Productora de LA MULA.

————–

Y esta señora cree que somos gilipollas, claro. Para empezar, no creo que cuando Spielberg estrenó “Salvar al Soldado Ryan” mandara una carta a los cines para justificar el grano y el movimiento nervioso de su (esa sí) “cámara documental”. Nos encontramos, por tanto, ante un evidente caso de “Excusatio non petita, accusatio manifesta” o como suele decir mi madre: “El que teme… ALGO DEBE”.

Señora Frade, la fotografía no tiene una “iluminación antigua” y si fuera así es imposible reconocerla en esos planos desenfocados y esa resolución digna del peor de los screeners. Los ¿”contraluces”? sí que nos llevan a los tiempos de nuestros abuelos, sí. Pero a cuando veían el UHF en sus teles pequeñas. Coja esa imagen y auméntela hasta adaptarla a una pantalla gigante de multicine. Lo único que conseguirá es una calidad perrera. Y si por grano entiende PIXEL, es verdad… hay mucho grano. Ha conseguido darle ese “toque antiguo” que quería porque la película parece un puto mosaico romano. De la referencia a Instagram, mejor ni hablamos.

419712_10151671126961461_1031372280_n

Gracias, P.S.G por esta crackada.

Es una pena que no pudiéramos disfrutar el viernes del fantástico guión de “anónimo” y Juan Eslava Galán, la fotografía original y sus premiadas interpretaciones porque nos salimos a los diez minutos. Mi respeto por el cine en general y a mis 9.20 euros en particular me impidieron quedarme a sufrir semejante insulto.

Lo siento mucho por los implicados.  De verdad que entiendo lo doloroso que tiene que haber sido para todo el equipo estos años de espera para que al final se estrene en esas condiciones. E insisto en que entiendo la necesidad imperiosa de la productora por estrenar la película para salvarse de la ruina, pero en los tiempos que corren de piratería y descrédito del cine español, el estreno de “La Mula” se ha convertido en un ejemplo de cómo no se deben de hacer las cosas. Posiblemente el MAYOR EJEMPLO. No  se puede cobrar a precio de “Iron Man 3” algo cuyo resultado final no vale ni una décima parte. Y sobre todo no se puede tomar por tontos a los espectadores porque esa carta es una puñetera desfachatez, Señora Frade.

Por cierto, en el cine nos devolvieron el dinero de la entrada. Si van a verla y se sienten insultados con la calidad de la proyección no duden en exigir el importe en la taquilla. Y ya que estamos, no estaría de más que la Señora Frade nos abonara también la pasta de la gasolina, la cena y la noche perdida en ver sus experimentos con el Instagram.

ACTUALIZACIÓN: La gente me pregunta por qué la prensa que vio la peli en Málaga no dijeron nada. Hay leves referencias a la pésima calidad de la imagen en algunas críticas como esta: “desbarajuste fotográfico” o esta: “los problemas técnicos son evidentes, llamativos: el raccord, la concordancia entre planos, la continuidad espacial, las diferentes texturas e iluminaciones”.

ACTUALIZACIÓN 2: Alejandra Frade está dando explicaciones en su twitter. Se agradecen… pero sigue en sus trece de “lo he hecho aposta”. Impagable…

ACTUALIZACIÓN 3: Alejandra Frade da la cara en Vanity Fair ante la polémica generada a raíz de este post. Insiste en lo mismo. Quiere imitar las fotos de Cappa. En ese caso, debería haber proyectado la peli en blanco y negro. Y claro que se han distribuido copias digitales… ¿Qué tiene eso que ver con lo que hablamos en este post? Puedes proyectar un archivo de 4 megas en una copia digital y ser un perfecto desastre igual. Si hay algún medio más interesado en entrevistar a la Señora Frade que le pregunte si han utilizado el negativo original para montar la película y qué opina su director de fotografía con semejante desastre instagram. Al menos estamos de acuerdo en lo del precio de las entradas.

<

PD1: Si quieren saber más sobre la polémica de la peli… en este artículo la explican bastante bien. En este se cuenta TODO desde el punto de vista de la productora (no se pierdan lo de los comentarios del director sobre la ropa del que le sustituyó en los últimos días). Y aquí también se recogen algunas de las opiniones del director.

PD2: 9,20 euros.


CUATRO TONTERÍAS SIN IMPORTANCIA

24 abril, 2013

Por Chico Santamano.

Un post rápido para gente rápida. Una CURIOSIDAD, dos REIVINDICACIONES y un COTILLEO… va.<

1.- LA CURIOSIDAD

¿Se han fijado ustedes en el cartel de “La Mula”? Posiblemente no, porque aún no lo habrán visto por ahí, pero esta fusión de “Tres metros sobre el cielo” y “La Vaquilla” dirigida por Michael Radford ha traído una polémica loquísima con su director…

 

El realizador desertó del rodaje a una semana de terminar. ¿Por qué? Aquí la historia más o menos completa. Ahora y en el Festival de Málaga la película al fin saldrá a la luz, pero Michael Radford se quedará en la sombra.

mula

En el cartel no aparece como director, pero sí que aparece como guionista… o algo así. Porque un tal “ANÓNIMO” sí que la firma.

No puedo evitar, desde la más sincera ignorancia, lanzar preguntas al aire… ¿por qué usa lo de anónimo para firmar el guión, pero no la dirección? ¿Si pones “anónimo” te aseguras cobrar los derechos de autor de la peli que has repudiado / te han obligado a repudiar? ¿Es “digno” rechazar la autoría, pero no los derechos derivados? (Yo creo que lo haría, ojo) ¿El 25% como director lo cobrará aunque no haya acabado la película y tampoco la haya firmado? ¿Puede ir cualquiera a la SGAE y decir “Hola, Isabel de la Vega, soy el Anónimo de La Mula” y trincar la pasta? ¿Alguien sabe algo de algo? ¿Radford, estás ahí?

Los comentarios están abiertos para todo el que quiera aportar un poco de luz.<

2.- LA PRIMERA REIVINDICACIÓN

Este viernes se estrena la peli española “COMBUSTIÓN”. No es precisamente una peli de arte y ensayo, nos lo olemos todos, sí. De hecho no se avergüenza de jugar a ser la réplica española a “A todo gas”. Lo cual, dicho sea de paso, me pone bastante más.

Pero al margen de nuestras apetencias individuales me choca/indigna/repugna el trato que se le da a los guionistas en la web oficial de la peli.

 combustion

“Trato” por decir algo. Porque no se les trata nada. A la izquierda, la protagonista de los éxitos audiovisaules “La Señora” y “Pobres raperos que bajaron por la escalera para nada”. A la derecha, la ficha técnica de la película en la que aparece gran parte del equipo y ni rastro de los guionistas. ¿Para qué? ¿A quién le importa, verdad? ¿Quién va a ir a ver la peli por dos guionistas casi anónimos? Sin embargo, ahora que ya saben quién fue la ayudante de dirección o la figurinista… ¿a que les entra unas ganas locas de ir a ver la peli?<

3.- LA SEGUNDA REIVINDICACIÓN

Y no nos movemos de “Combustión”. Que conste que no soy ninguno de sus guionistas, ni tengo acciones en la productora, pero esta segunda reivindicación van a entenderla perfectamente cuando lean un fragmento de la entrevista que concedió Daniel Calparsoro (el dire) a un medio digital.

¿Cómo nace Combustión?

Nace de una llamada que me hace el productor Francisco Ramos y me lo ofrece directamente. Cuadramos fechas, me enseña el texto, que hubo que trabajarlo bastante, pero había una idea que me gusto mucho. Me gusto el titulo y la idea de hacer una película sobre gente que vive el presente, que no esta haciendo nada en base a lo que le gusta. De alguna manera son gente muy amoral. Hemos trabajado el guión para que haya traiciones, engaños, robos, donde al final lo único que cuenta es la adrenalina. Eso me pareció muy interesante para hacer una película.

¿Cómo se os queda el cuerpo, compañeros? El proyecto nace cuando a ÉL le llaman. No meses antes cuando esos guionistas “desconocidos” escribieron una primera, segunda o tercera versión de guión. Una versión de la que le gustó UNA idea y el TÍTULO. Qué declaraciones tan elegantes, Calparsoro. En estos casos me remito a este post sobre el drama de no tener directores de encargo.

Por cierto, los GUIONISTAS son Carlos Montero y Jaime Vaca. Dos señores que, junto a su equipo de guión de Física o Química, arrastraron a las masas adolescentes frente al televisor durante varias temporadas. El último fenómeno teen que se recuerda. RESPECT.

Por cierto, si ven la película descubrirán que en los créditos se les ha sumado un tercero… ¿adivinan su nombre?<

4.- EL COTILLEO

Hace dos años les adelanté en clave (como siempre) y en exclusiva que una cadena iba a adaptar para televisión una gran saga literaria. Ahora ya sabrán cuál es, ¿no? Sí, hombre… esa gran colección de libros de aventuras en la España del Siglo de Oro escritos por el macho alfa por excelencia… Si no lo saben, deberían visitar más Vertele (aparte de spoilers a gogó también informan de vez en cuando).

Bueno, pues hay un cotilleo muy cachondo sobrevolando sobre este proyecto. La productora y la cadena se habían puesto de acuerdo en quién sería el HÉROE. Un actor de prestigio, con talento y fuerza física indiscutible. El héroe sería LUIS TOSAR. Pero… ups! No se acordaban de una pequeña cláusula del contrato. El escritor de la saga tenía derecho de veto sobre el actor elegido para encarnar al protagonista. Pues bien, dicen que ante la idea de que Luis Tosar diera vida al prota fue absolutamente INFLEXIBLE: Su héroe JAMÁS sería calvo. Así que…

Adiós, Luis Tosar. Hola, actor con pelazo.


LA ANTESALA DE LOS GOYA 2013

15 febrero, 2013

ANTESALAGOYAS

Por Chico Santamano.

Sólo un recordatorio. Este domingo como cada año desde… mmmh… hace… un montón de años, unos cuantos descerebrados nos juntaremos delante de un televisor y unas pizzas para no dejar títere con cabeza durante la gala de los Goya. Un minuto a minuto donde transcribamos todas las burradas que se nos vienen a la cabeza sin filtro ni respeto a los derechos humanos. Ya saben, como el twitter, pero aquí y más divertido.

Este año promete ser especialmente apasionante puesto que el “espíritu titiritero” promete resurgir de las cenizas del “No a la Guerra”. Las asociaciones y sindicatos ya han dicho que piensan aprovechar esta “ventana al mundo” para protestar por los recortes asfixiantes en general y al mundo de la cultura en particular. Y a partir de esta siempre polémica acción se plantean un montón de interrogantes.

¿Se retransmitirá la gala? ¿Se liará parda? ¿La realización evitará planos de Wert en esos “momentos complicados”? ¿Quién será el primero en coger el sobre del ganador y hacer el chiste del sobre de Bárcenas? Algunas asociaciones han propuesto a los nominados que acudan a la gala con una SOGA BLANCA al cuello en representación de la asfixia cultural… ¿Alguien tendrá huevos de ir con semejante facha? Y hablando de pintas… ¿De qué irá disfrazado este año Óscar Jaenada?

En cualquier caso, las dos preguntas más importantes son: ¿Puede el mundo de la cultura mantenerse al margen de lo que está pasando en su país y no hacer referencia a ello? ¿Puede el mundo de la cultura permitirse el lujo de desaprovechar un espacio publicitario de tres horas y vender protestas políticas y no cine?

Por hoy el debate está servido. El domingo… pizza y risas.


LA CARTA DE BIENVENIDA

12 septiembre, 2012

Por Chico Santamano.

Querido Leopoldo González Echenique (nuevo Presidente de RTVE),
Querido Ignacio Corrales (nuevo Director de RTVE),
Queridos los dos,

…no soy un hombre de la casa, aunque he trabajado para ella, y desde mi modesta posición de guionista quiero daros la más sincera bienvenida al cargo. En serio, no me gustaría estar en vuestro lugar. Tenéis un marrón de los gordos y os deseo la mayor de las suertes.

Seguro que estaréis algo aturullados ante la perspectiva de abrir la puerta del despacho cada día y encontraros con esa multitud que pregunta “qué hay de lo mío”.

La verdad es que durante meses los profesionales del sector hemos vivido angustiados creyendo que RTVE no apostaría más por la ficción. Las torpes palabras del Ministro de Hacienda no calmaron precisamente los ánimos. Al menos ahora parece que se ha desbloqueado la salida de productos de la nevera.

¡Por fin se estrenó Isabel! ¡Y qué buen dato de audiencia! La Primera ha recuperado el brillo en el prime time con un producto de calidad del que sentirse orgullosa. Ha sido un soplo de optimismo que nos ha permitido pensar que no seríais capaces de dejar morir esta industria de la misma forma que Kate Winslet abandonó a su suerte a Leonardo di Caprio en Titanic.

Yo no sé mucho sobre gestión de cadenas. Pero a lo largo de los años que llevo currando como guionista he ido observando algunas cosas que lo mismo os es útil para manejar esta locura denominada “el Ente”. Voy a ejercer el papel del pobre iluso de oficina que cuando llega un nuevo jefe, libre de prejuicios y malos hábitos adquiridos, corre a venderles cuatro o cinco obviedades. Trivialidades que de verdad cree que harían mucho bien al funcionamiento interno de la oficina. Voy a ser un poco Dwight Schrute.

>

PRIMERA OBVIEDAD. Entiendo que las series son caras. Lo son y algunas muy mucho. La mayoría de las productoras que trabajan para vosotros han accedido a rebajar presupuestos en los últimos años y posiblemente estarían dispuestas a renegociar aún más si con eso pueden seguir manteniendo su producto en antena y evitar que un centenar de familias se vaya a la calle.

Si las superestrellas (y todos sabemos de los protagonistas de qué superserie hablamos) no acceden a bajarse sus supercachés no sería ningún drama. Chapemos la serie de la misma manera que se ha hecho en USA toda la vida de Dios aunque estuvieran en pleno éxito de audiencia.  ¿El presupuesto se dispara? ¿La serie no es rentable? ¿Cargarnos a sus protas desvirtuaría el producto? Pues nada. Una serie dejará paso a otra más barata. Posiblemente a DOS más baratas. De esta forma la supervivencia estará garantizada. Y si aún así la ficción en general os sigue pareciendo un producto prohibitivo entonces tendremos que ir a por la segunda obviedad.

>

SEGUNDA OBVIEDAD. ¡Coño, que vuelva la publicidad! Siendo una tele PÚBLICA la audiencia no debería importaros un pimiento, pero si os pica (con razón) el amor propio de no querer hundir el canal y os da miedo la bajada de share… no temáis. Telecinco tiene muchos anuncios y os supera en una cantidad considerable de franjas.

Si no queréis ser recordados como los tíos que trajeron de nuevo una invasión de anuncios a la parrilla, recuperadlos aunque sea sólo para el prime time. Con las tarifas por spot que se gastan en la hora de máxima audiencia, aliviaríais el coste de todo un capítulo con tan sólo un corte y un patrocinio bien puesto. Y si Vasile se enfada, que se enfade. Total… se enfada todo el rato.

>

TERCERA OBVIEDAD. Las series de TVE viven un momento dorado. Cuéntame, Gran Reserva, Aguila Roja, Los Misterios de Laura, Amar en tiempos revueltos… no sólo tienen audiencias millonarias sino que cosechan premios y prestigio para la cadena y el país allá donde van. Las estanterías de Cuéntame tienen que haber sido reforzadas con cemento armado para soportar el peso de sus múltiples premios. Gran Reserva ha lucido en festivales más allá de nuestras fronteras con, entre otros, un premio de bronce en el Festival de Televisión de Nueva York y una nominación a mejor Drama en el de Seúl. La ya perdida Amar en tiempos revueltos (¡qué cojonacos habéis tenido, coño!) tuvo el honor de ser la primera serie española en emitirse en USA en español…

Estos reconocimientos, y muchos más, deberían hacernos entender que las series pueden ser rentables también en sus ventas internacionales. TVE es un maravilloso escaparate para un trabajo espléndido de cientos de profesionales y en el extranjero nos ven cada vez con mejores ojos. Si nuestras series tienen la suerte de hablar español al igual que 500 millones de personas en este santo planeta… ¿Por qué no sacamos más provecho económico de eso y vendemos como el Dios catódico manda nuestro producto?

>

CUARTA OBVIEDAD. Nuestros capítulos son largos como un día sin pan. Cualquiera que haya tenido que ir a festivales internacionales a vender nuestras series sabe que ni el tato nos compra nada porque nuestro formato no encaja en sus parrillas. ¿Sitcoms de 60 minutos? ¿Dramas de 70/80 minutos? ¿Estamos locos? Vale que tengamos un prime time más largo que el resto. Vale que ya se hayan testado sitcoms de media hora y no han funcionado (claro, que… vaya series). Vale que si un capítulo acaba a las 22:50 no hay efecto arrastre y la gente huye a otras cadenas, pero a TVE eso debería importarle poco o nada. Repitamos esto una y otra vez:

“¿Somos una tele pública? SÍ. ¿Queremos gustar a la audiencia? SÍ. ¿La audiencia es lo primero? NO”.

Y si de verdad nos preocupa perder audiencia a las 22:50 pues poned otro capítulo de estreno, otro repetido o la enésima reposición de “Españoles por el mundo: Nueva York”. Las productoras que saben lo que es bueno para su producto quieren hacer capítulos más cortos y temporadas más largas, los guionistas soñamos con hacer capítulos con “duración yanki” y los actores se frotan las manos ante la perspectiva de cobrar por un capítulo de 45 minutos lo mismo que cobraban por uno de 80. Claro, ahí habrá que pararles los pies… como siempre. Y no se conseguirá… como siempre, también.

>

Y QUINTA OBVIEDAD. La ficción española gusta. Hay una parte importante de la sociedad peleada con el cine español. De eso no hay duda, pero más allá de esa pelea hay ejemplos claros de profesionales, de ese y otros campos, que están viendo reconocido su esfuerzo y talento a través de sus productos.

A pequeña escala, la semana pasada laSexta3 programó cortos españoles en la sobremesa. El lunes empezaron con 45.000 espectadores. La audiencia no dejó de subir día tras día hasta alcanzar el viernes los 89.000 espectadores con el corto “G” de Diego Puertas. El cual aumentó en tres décimas el dato de esa misma franja una semana antes. ¿Qué hubiera pasado si el experimento se hubiera prorrogado durante unas semanas más? ¿Podría hacer TVE algo así? DEBERÍA.

Las citadas “Cuéntame” y “Gran Reserva” han visto cómo sus tramas eran susceptibles de múltiples remakes en otros países del mundo. También Albert Espinosa y sus “Pulseras rojas” hablan de tú a tú con Spielberg para producir la versión yanki.

“Gran Hotel” se ha vendido al mercado francés y ruso. Además de lograr CUATRO nominaciones (incluida mejor Drama) en los premios del Festival de Mónaco.

Es raro el año que no tenemos un español nominado a los Oscars y en la última década hemos tenido más nominaciones a mejor película de habla no inglesa que otras cinematografías más protegidas y prestigiosas.

Rodrigo Cortés, los hermanos Pastor, Nacho Vigalondo, Jaume Collet Serra, Javier Aguirresarrobe… multitud de profesionales españoles están ahora mismo bajo el objetivo de Hollywood.

Hace unos meses se anunció el remake de “Promoción Fantasma” por parte de la productora de Will Smith. Así como Paul Haggis pretende hacer lo mismo con “Celda 211”.

La “Blancanieves de Pablo Berger” y “Lo Imposible” de J.A. Bayona están cosechando ovaciones en el Festival de Toronto esta misma semana.

“Tadeo Jones” ha conseguido atravesar la difícil frontera de China y asegurarse allí su exhibición.

David Victori y su corto “La Culpa” se hizo con un premio de medio millón de dólares en el primer festival internacional de cortos de Youtube.

La mayoría de estos éxitos recientes habrían sido imposibles sin el apoyo del público, pero también sin el APOYO PÚBLICO. Sin instituciones que de una u otra forma consigan junto a los productores que esta maquinaria esté activa y sea rentable para todos. Para vosotros que exhibís nuestro trabajo, para nosotros que intentamos vivir cada de día de él y para el país en general y esa cosa llamada “MARCA ESPAÑA” en particular…

Que no sólo de Copas del Mundo y Zaras vive la imagen exterior de un país.

>

Un abrazo y mucha suerte, Sr. Presidente y Sr. Director.


LA ANTESALA DE LOS GOYA 2012

15 febrero, 2012

Por Chico Santamano.

En los últimos días ha habido una entrega de premios que ha dado mucho que hablar. Y no, no son los Goya. Son los Gaudí. Este vídeo ha corrido como la pólvora entre mis amigos de Facebook.

Verónica Echegui, en un ejercicio brillante de “las mato callando, pero te la suelto bien soltada porque llevaba unos cuantos meses deseando que llegara este momento”, se caga en la promoción de la peli que se estrenaba esa misma semana y arremete contra el trato recibido durante el rodaje.

Por supuesto, la cara de Iciar Bollaín es un auténtico poema. La cuestión de fondo es que Echegui lo pasó fatal durante la producción de la peli; tuvo que rodar con fiebre en jornadas de 12 horas.

A ver… A todos nos encanta una gresca. Y Echegui ha vivido días de gloria con todo el mundo jaleándola como si fuéramos los malotes del insti. Pero en el fondo, sólo ellas saben qué pasó en Katmandú y hasta la fecha nos falta escuchar la otra versión de la historia.  ¿Es Bollaín una pérfida fulana y explotadora de actrices? ¿Fue Verónica una pupas en mitad de la pobreza de Nepal? Imagino que cada una tendrá su propia visión de los hechos, pero la pregunta más trascendente de todas es… ¿Era necesario sacar todo esto a relucir con la película en cartel?

Ya saben cuál es mi opinión sobre la capacidad de nuestros actores para promocionar sus productos… ¿Se acuerdan de la cuarta V?

El que crea que todo esto es beneficioso para la promoción de la película… que lo piense otra vez… Amigos, no nos encontramos ante el caso de Brandon Lee tiroteado en mitad del rodaje. Esto no es “vamos todos a ver “El Cuervo” por el morbo”. Aquí Echegui tuvo diarreas en Nepal. No creo que esto sea un plus de cara al espectador.

Si nuestros actores fueran un poco más listos se darían cuenta de que todas estas miserias no ayudan a nadie. Ni a ellos que se ganan fama (merecida o no) de conflictivos, ni a la película, ni al resto del equipo que ha currado tanto o más que ellos para que el barco llegue a buen puerto. Si se lo montaran mejor, se callarían y dentro de unas décadas podrían sacar unas biografías que harían temblar los cimientos del cine español. Justo lo que hacen los yankis. Justo lo que hacen los que saben de esto.

Y todo este tocho para anunciarles que CÓMO NO… Este domingo tendremos RETRANSMISIÓN minuto a minuto de la gala de los GOYA. Contaremos con mucho alcohol, lenguas desatadas, maricas muy malas y  cagadas de las que nos arrepentiremos a la mañana siguiente. ¿Se lo van a perder? Este domingo, a partir de las 21:30… Aquí, en Bloguionistas.


INTERNET NO ES EL FUTURO…

23 febrero, 2011

Por Chico Santamano.

…”¡es el presente!” gritamos todos los que nos reunimos el pasado domingo frente a los Goya antes de que el bueno de Álex acabara la frase. Estaba claro lo que iba a decir el ex Presidente en un discurso bastante trufadito de obviedades. Entiendo que para esos señores que forjaron hace 25 años la Academia de cine el discurso les resultara chocante y revolucionario, pero para los que hemos madurado personal y profesionalmente con un ratón en la mano nos sonaba todo un poco a “ya, ¿y?”.

Internet no es futuro ni presente… es casi pasado… para muchos jóvenes es un “siempre estuvo ahí”. ¿Acaso hay algún menor de 30 años en la sala que recuerde cómo era su vida sin internet? Mi primera peli, que no es precisamente “Ciudadano Kane”, se llevó unos palos del copón bendito. La mayoría de ellos (los que tenían peor baba) los recibimos en foros y blogs. No niego que en su momento fuera un poco traumático. ¿A qué venía tanta mala leche? ¿No se podía decir lo mismo, pero de manera un poco más educada? ¿No se daban cuenta de que los responsables de la peli podíamos leerlo… o era esa precisamente la gracia del juego?

Parece que se vive un momento de falta de respeto atroz hacia la cultura, pero no es cierto. Bueno, vale, sí que existe esa falta de respeto, pero no es mayor que la de hace 20 años. Las cosas no han cambiado tanto en este santo país. Nos encantan los artistas cuando los descubrimos y tienen ese halo de gran promesa. Pero cuando se consagran y se hacen millonarios gracias a su talento y trabajo nos parecen una mierda y los machacamos. Está claro que internet es una ventana al mundo para todos esos creadores, pero también un amplificador gigante para las opiniones de los consumidores. Si hace una década los artistas que actuaban en la gala de Nochevieja hubieran oído lo que se decía en casa de mis padres sobre ellos les habría dado un auténtico jamacuco. Y en el fondo ESO es parte de Internet…. una familia criticando en nochevieja.

El procedicimiento tras las uvas era siempre el mismo. El primer año a todos nos encantaba “La oreja de van gogh” y, 365 días después, asegurábamos que eran un pastelazo insufrible y que su cantante tenía problemas y no sólo de sobrepeso. Y eso aplicado a todo lo demás… Qué buena estaba Pilar Rubio hace un año, ¿verdad?… y qué tonta y mala presentadora nos parece ahora. Cómo celebrábamos las victorias de Fernando Alonso, hasta que empezó a hacerse “demasiado” millonario.  Ahora Alonso es sólo un estúpido cuellicorto. Precisamente esta semana la novedad se llama Pablo Alborán. El tío ha pasado de mostrar sus canciones en videos de youtube a ser número uno con su primer disco.

 

 

Hacía siglos que un artista anónimo no conseguía semejante hazaña. No les quepa duda… en cuanto el bueno de Alborán gane un par de cientos de miles de euros gracias a su música, se case con una tía buena o diga algo en contra del pensamiento único en internet… tomará el relevo de Alejandro Sanz y será apedreado digitalmente y sin piedad. Y con el cine igual… Un servidor con quince años ponía a caer de un burro a nuestra industria. También es verdad que no había visto prácticamente nada, pero es lo que se decía y uno tampoco tenía el suficiente criterio como para llevarle la contraria a la gran mayoría. No les quepa la menor duda de que si me hubieran puesto un teclado bajo los dedos le habría dado sin piedad a María Barranco.

Porque este invento de Internet, amigos, es como la casa de Gran Hermano… Aquí dentro TODO SE MAGNIFICA.

La figura de Álex de la Iglesia se ha convertido en un referente digno de estudio como hace un año lo fue Belén Esteban para no sé qué catedrático francés. En cuestión de días, el dire de “El día de la Bestia” fue masacrado y vilipendiado en todos y cada uno de los comments vomitados con saña en la red. Al pobre le pilló en plena promoción de su peli… y para más inri, como casi todos sabemos y no todos dicen, no es precisamente la mejor de su filmografía. Sólo hizo falta un gesto para que los internautas le subieran a los altares… Su dimisión (retransmitida al segundo por twitter) y su desacuerdo explícito con una ley controvertida como pocas en la red, pero consensuada como casi ninguna en el Parlamento, lo cambió todo.

Aquí dentro TODO SE MAGNIFICA.

Hace unos días apareció esta noticia.

Como esto de la red va de “de qué se trata que me opongo“, no tardaron en caer críticas en los comments. Unos se indignaron.“Me parece perfecto que quieran cambiar el formato, y la distribución y todo lo demás… ¿pero hacer que personas trabajen gratis? No creo que ésa sea la solución.” y a otros les pareció de puta madre. “Bravo Por Alex de la Iglesia por fin se empieza a ver aires de cambio en la obsoleta industria audiovisual.” Todos ellos tenían algo que decir. La mayoría desde la más absoluta ignorancia… porque la notica ERA FALSA. Era una broma y ninguno de ellos se habían dado cuenta (a pesar del payasete de la cabecera). Pero lo importante era dejar una opinión. Hacerse oír. Como mi tía Emi cuando criticaba todos y cada uno de los vestidos que llevan las cantantes en Nochevieja.

El caso es que Álex de la Iglesia ascendió del infierno al cielo tan rápido como te descargas una canción de Paulina Rubio. Un viaje similar, pero en sentido contrario hizo algunas semanas Nacho Vigalondo.

 

El bueno de Viga siempre ha contado con las simpatías de la Red. Gracias a su blog, posiblemente el más interesante y recomendable para cualquier aspirante a cineasta, se ha catapultado como un director de referencia. SÍ, sólo tiene una peli (de momento). SÍ, ni siquiera fue un éxito de taquilla en España. Pero nadie puede negar que el tipo ha sabido hacer algo que hasta hace bien poco casi nadie había conseguido en esta “industria”. Viga había creado un producto de éxito… él mismo.

Un producto que le ha llevado a ser una presencia imprescindible en conferencias y festivaleos varios. Un producto que ha sido imagen de Pepsi y de El País. Un producto que se fue a la mierda (provisionalmente) por dos imbecilidades. La primera hacer un chiste sin gracia (los siguientes, y de los que casi nadie se hizo eco, sí que la tuvieron) y la segunda… La imbecilidad de unos medios de comunicación tan miserables que anteponen sus guerras empresariales a lo que realmente debería importarles… LA INFORMACIÓN.

¿Que alguien en su twitter haga un chiste sin gracia es realmente noticia? Curiosamente elmundo.es se hinchaba de orgullo con el Holocausto Vigalondo (tirando a dar a El País, claro). Paradójicamente el diario de Pedro Jota sigue teniendo en “nómina bloguera” a un personaje como Sánchez Dragó. El director de “Cronocrímenes” hizo chistes sobre la joven judía Ana Frank, pero si esta hubiera sido de origen oriental y hubiese cumplido un par de años menos, Dragó no habría dudado en follársela (o al menos en presumir de ello junto a su amigo Boadella). Y aquello sí que no fue un chiste sin gracia en twitter…

Los mismos medios que critican al cine español por mierdero (con razón) y a la tele por sus programas basura (con razón también), no hacen otra cosa más que publicar día tras día noticias basura. Cebos para que cientos de trolls se despachen agusto vomitando sus comments y reventar así el contador de visitas. Más visitas, más publi, más dinerito… Ya saben. Curiosamente la mayoría de sus “editoriales” y artículos de opinión no cuentan con la posibilidad de poder comentar. ¿Temen haber creado una bestia o su carne no es lo suficientemente pestilante para dar de comer a sus usuarios favoritos?

(Un ejemplo de noticia absurda y basuresca. Vista ahora mismo en la home de elmundo.es…)

Lo dicho… Aquí dentro TODO SE MAGNIFICA.

Me encantaría hacer una disquisición en defensa del humor negro, pero mis conocimientos al respecto no dan para mucho y ya lo hizo de manera impecable hace unas semanas Henrique Lage en este post (no se lo pierdan).

Por supuesto, y por no dejar escapar el simil, en mis nocheviejas también se contaban chistes sobre famosas víctimas del terrorismo (“¿Cómo duerme…?”)  y nos reíamos MUCHO con el sketch de “Mi marido me pega” de Martes y 13… ¿Sería posible hacer algo así en estos momentos a la vista de lo que le pasó a Nacho Vigalondo?

Aquí dentro TODO SE MAGNIFICA.

 

Hace un par de años la “ira de internet” cayó también sobre Daniel Sánchez Arévalo. ¿Se acuerdan? Se le apaleó desde unos comments achuchados con picardía descarada por el autor del post. La gente juró y perjuró que nunca iría a ver ninguna de sus pelis. ¿Qué pasó tiempo después? Daniel Sánchez Arévalo ha estrenado “Primos”, una peli muy divertida y que está funcionando estupendamente en taquilla. Lo que demuestra que, cuando uno tiene un buen producto, la gente responde y que el mercado a la hora de la verdad no entiende de polémicas azuzadas por unos y otros desde la red…

Que sí… que no es para tanto… Aquí dentro TODO SE MAGNIFICA.

Con todo y con eso, por más que se grite y se insulte, nuestros cantantes siguen llenando sus conciertos y algunos de ellos incluso venden discos (Sergio Dalma… 200.000 discos en pocos meses… parece que el género “SEÑORA” es la solución) y el cine español, cuando quiere y no se pone rancio, chungosocial y ombliguista, nos da unas cuantas pelis que se defienden la mar de bien en taquilla (En 2010… ‘Tres metros sobre el cielo’, ‘Los ojos de Julia’, ‘Que se mueran los feos’ …).

 

Moraleja: el público habla en las taquillas, en los shares, en spotify… ahí es donde se ven nuestros éxitos y nuestros fracasos. Escuchemos a la familia que critica dándoles la importancia justa. Ni más, ni menos… Un canción que nadie conoce, un libro que no se vende, una sala de cine vacía, eso sí que es una vergüenza… Tomemos nota. Aprendamos de nuestros éxitos y no repitamos nuestros errores.

 

En serio, dejémonos de guerras. Sigamos creando.

 

(Y este es mi último post sobre estas mierdas de Internet y/o/vs Cultura. A partir de la semana que viene vuelvo a la “normalidad”. Que para eso hemos venido.)


A %d blogueros les gusta esto: