FERNANDO NAVARRO: “SER LO MÁS IRRESPETUOSOS POSIBLE NOS PARECIÓ LO MÁS RESPETUOSO CON UN AUTOR COMO VÁZQUEZ”

4 septiembre, 2015

Por Alberto Pérez Castaños. 

A mediados de los 60, Manuel Vázquez creó uno de los personajes más célebres del cómic español: Anacleto, agente secreto. Hoy, 4 de septiembre de 2015, Anacleto se vuelve a poner la pajarita y a encenderse un pitillo gracias al director Javier Ruiz Caldera y a los guionistas Fernando Navarro, Breixo Corral y Pablo Alén. En esta adaptación del realizador catalán, el agente del flequillo negro ahora tiene el pelo canoso, se encuentra al borde de la jubilación y está encarnado por Imanol Arias. Además, tiene un hijo, Adolfo, con el que no se lleva muy bien: Quim Gutiérrez.

En Bloguionistas quisimos charlar un rato con Fernando Navarro, uno de los guionistas de la película y que, además, en 2016 estrenará ‘Toro’, el próximo largometraje del director Kike Maíllo. 

Los autores del guión de ‘Anacleto: Agente secreto’ sois tú y Pablo Alén y Breixo Corral, que ya formaron pareja creativa en ‘Tres bodas de más’. ¿Cómo empiezas a escribir con los guionistas del último éxito de Javier Ruiz Caldera?

El proyecto surge cuando Paco Ramos, de Zeta Cinema, me ofrece la adaptación. Para Paco solo había un director posible, Javier Ruiz Caldera, y Javi y yo nos conocíamos de antes del estreno de ‘Spanish Movie’ y llevábamos tiempo buscando algo que escribir juntos. Así que todo cuadró perfecto. Estuvimos bastante tiempo buscando el tono. Escribimos bastantes tratamientos. Trabajamos mucho y muy duro.

Después de cuatro versiones, muy asentadas, mi siguiente guión, ‘Toro’ estaba en pleno desarrollo y requería mucho trabajo y eso coincidió con que Javi pensó que Pablo y Breixo –que acababan de hacer con él ‘Tres Bodas de Más’– podrían hacer una reescritura final en la que aportaran algunos chistes más. De hecho, Javi siempre somete a sus guiones a reescrituras de gente de fuera que aporten más y más chistes. Pablo y Breixo tienen muchísimo talento para el humor, y no solo trajeron muy buenos gags sino que aportaron ideas nuevas muy interesantes, que acabaron dando forma al guión que finalmente se rodó.

Me ha parecido un acierto la actualización del personaje de Anacleto (Imanol Arias), verlo a punto de jubilarse, y que su hijo (Quim Gutiérrez) tome el protagonismo. Sin embargo, también me parece una decisión arriesgada, ¿en qué momento la tomasteis y por qué?

Estuvo claro desde el principio. La idea fue: hagamos de Anacleto un héroe de acción. Javi y yo éramos fans de Anacleto pero habían dejado de publicarse en los setenta. Así que decidimos huir de la idea de una película retro o deudora en exceso del Universo Bruguera. Yo soy lector fiel de Marvel desde que soy niño y el lenguaje del cómic adaptado al cine me interesa mucho, así que la idea fue escribir un tebeo más contemporáneo, con héroes a la vez realistas y demenciales. Necesitábamos un punto de vista más cercano para contar la historia y para contar a un personaje como Anacleto y de ahí surgió la posibilidad de crearle un hijo. Ese hijo éramos nosotros, nuestro punto de vista. Alguien que pudiera “infiltrarse” en un cómic desde fuera para acabar formando parte de él.

Una de las cosas más difíciles de adaptar cómics de humor es lograr mantener el tono. Muchas veces son gags físicos muy bestias y complicados de rodar, otras veces chistes que quizás no funcionan igual de bien en pantalla que en papel… ¿Qué directrices seguisteis para la adaptación?

Las principal directriz era: ‘Anacleto’ es una película de acción. Queríamos, de alguna manera, refundar una franquicia que no existía realmente. Había que ser más o menos fiel, plagar el guión de guiños al tebeo, a los chistes originales y a los personajes. Pero, al mismo tiempo, iba a ser la hija bastarda, más violenta, más salvaje, más adulta. Y, sobre todo, tenía que ser muy entretenida y con un ritmo que no decayera nunca. Edgar Wright, Mathew Vaughan y Álex de la Iglesia marcaron el camino de este tipo de películas. Humor. Acción. Violencia.

Fue un encargo increíble, de estas cosas que dices: “no me va a volver a pasar”. Yo soy muy fan de Walter Hill, es uno de mis maestros y fue uno de los primeros en adaptar el lenguaje del tebeo al cine con ‘The Warriors’, por ejemplo. Y no es tan fácil que te hagan un encargo de un tebeo en España y cuando pasa es como un sueño, ya no tanto por los personajes, sino sobre todo por el lenguaje. Por eso nosotros decidimos hacer un cómic, y un cómic incluye desde ‘Sin City’ hasta los Mortadelos de Fesser, e incluso las pelis de Edwar Wright, que tienen un tono de cómic. Y Javi es un estilista y eso nos permitió estilizar la realidad, pudiendo hacer cosas que no se pueden hacer, por ejemplo, en ‘Tres bodas de más’ o yo mismo en otros guiones.

En una comedia de acción como ‘Anacleto: Agente secreto’ se juega mucho a hacer humor desde la realización. Muchos directores de este tipo de comedias como, por ejemplo, Edgar Wright, que has nombrado antes, escriben o coescriben sus propios guiones; sin embargo, Caldera no escribe, ¿trabajasteis en algún momento de la escritura con el director este tipo de situaciones?

El guión se ha trabajado con Javi secuencia por secuencia. De manera exhaustiva y perfeccionista. Hay secuencias de acción como la pelea con el chino o el asalto a la Masía, que Javi y yo coreografiamos en papel ya desde las primeras versiones del tratamiento. Cuando escribes acción y además escribes chistes integrados en esa acción, lo mejor es estar cerca del director, escribirlos con él, probarlos y desarrollarlos con él. Sus ideas, la puesta en escena, lo que se puede y no se puede rodar, debe estar lo máximo posible integrado en el papel.

¿Qué ha sido más complicado, escribir una comedia de acción o que la comedia sea la adaptación de un personaje tan emblemático como el de Vázquez?

A mi no me resulta especialmente complicado escribir acción. Ni me siento incómodo en la comedia. Lo de Vázquez sí era mucho más difícil. Para empezar, Vázquez era un genio absoluto. Del humor, del despropósito. Y adaptar sus personajes era complicadísimo porque la mayoría de las historietas de Anacleto no tenían mucho desarrollo dramático. No daban para un guión de noventa páginas. Eran una sucesión de chistes brillantes, de ideas estupendas, de dibujos increíbles. Así que usamos sus personajes, nos inventamos otros nuevos, decidimos olvidarnos de él para construir la narrativa de la película y volvimos a él cuando había que rematar chistes, pensar diálogos, aportar detalles. Ser lo más irrespetuoso posible nos pareció lo más respetuoso con un autor como él.

¿Crees que a Vázquez le gustaría vuestra adaptación?

Yo creo que nosotros le gustaríamos a Vázquez. Para que viera la película antes tendríamos que haber quedado con él e invitarlo a un vino. Probablemente le divertiría una cosa y es que la película es cien por cien española. Fue uno de nuestros empeños, que fuese una película española estilizada. Muchos cineastas se desentienden de España porque la ven cutre. Y lo es. Pero para hacer comedia, o para hacer thriller es muy interesante. Yo admiro mucho las películas de Alberto Rodríguez y Rafael Cobos, por ejemplo, porque son muy autóctonas. Por eso pusimos tanto empeño en hacer una película castiza.

Casi todas las adaptaciones de clásicos del cómic español han contado con continuación, ¿sabes ya si habrá más misiones para vuestro Anacleto en el futuro?

Nosotros no podemos tomar esa decisión. Dependerá de la respuesta del público a la película. Pero no es un secreto que estaríamos felices de volver al mundo de Anacleto.

Foto de Eva Manzano

Fernando Navarro con Carlos Areces caracterizado como el villano Vázquez. Foto: Eva Manzano.

Estuviste en el rodaje, como se puede ver en esta foto con Carlos Areces. ¿Eres de los guionistas a los que les gusta ir al set?

No me gusta mucho. Y a ellos tampoco les suele gustar que vaya el guionista. Sin embargo, en el caso del rodaje de ‘Anacleto’ había muchos amigos: los actores, parte del equipo técnico, así que me pasé un par de días a saludar. Creo que el guionista es una presencia incómoda y es mejor no estar mucho por allí y dejarlos hacer sus trabajo. Hay algunos compañeros que van porque trabajan con los actores –caso de Rafael Cobos– o porque son los asistentes del director –como Mateo Gil– o que simplemente aprovechan los rodajes porque saben que quieren dirigir y aprenden mucho.

Así que no eres de los de compartir tu opinión con el director…

Bueno, fui dos días y hubo uno que creo que sí le dije a Javi algo que no terminaba de ver e hicimos algún cambio sobre la marcha, pero esto depende mucho de los directores. Javi, por ejemplo, es muy celoso de su trabajo. Él siempre se encierra con el guión y con el montador antes de rodar y trabaja sobre el texto.

¿Sabes qué tipo de trabajo previo hace sobre el guión?

Javi tiene espíritu de montador –es montador, de hecho–, y los montadores son como escritores; reescriben la película. Yo creo que Javi lo que hace es montarla en su cabeza antes de rodarla. Tiene una cabeza privilegiada. Cuando coge el guión se imagina cómo lo va a rodar, qué le sirve y qué no. Sabe perfectamente lo que va a hacer y por eso tiene ese control del material y hace esas películas tan redondas.

Caldera es uno de los directores que más trabajan en la actualidad, que más éxito tiene y que más guiones de guionistas diferentes ha rodado. ¿No crees que esto demuestra la importante que es tanto para la industria como para los guionistas que existan figuras así, que debería haber más Calderas?

Javi es un director muy inteligente. Muy exigente con las historias y los guiones y que ha asumido una posición muy discreta y muy humilde respecto al guión: él no escribe y no quiere escribir. Como la mayoría de sus directores de cabecera, por otra parte. Pero eso no quiere decir que no esté detrás de cada una de las cuatro películas que ha dirigido. Al contrario. Su visión impregna cada página del guión. No me atrevería a decir que para una industria es mejor o peor que haya directores no guionistas, porque estamos rodeados de cineastas muy buenos (Javier Rebollo, Jonás Trueba, Carlos Vermut, Cobeaga) que escriben su propio material. Para mí, como espectador, no hay diferencia. Lo importante es el resultado, no el proceso. A Javi o a Jota les viene bien contar con escritores y a otros no tan bien. No hay una fórmula.

Recientemente ha terminado el rodaje de ‘Toro’, el guión que has escrito junto a Rafael Cobos y que dirige Kike Maíllo. En este cuestionario que contestaste hace un tiempo en Bloguionistas dijiste que fue una escritura muy complicada, ¿por qué?

Escribir ‘Toro’ junto a Rafael Cobos para Kike Maíllo ha sido una de las mejores experiencias profesionales que he tenido. La más intensa, sin duda. Rafael es de los mejores guionistas de este país. Un gran compañero y un amigo. ‘Toro’ es, de nuevo, un guión de acción total y su escritura nos llevó por cuatro ciudades distintas por circunstancias personales de los implicados. Kike sabía que yo estaba escribiendo el Anacleto con Javi. Empezamos a pensar en hacer algo juntos y terminamos dándole vueltas a un guión. En ese punto llamé a Rafael Cobos, con el que estaba deseando escribir. Como por aquel momento estábamos pasando por algunas situaciones personales algo convulsas éramos como una banda de rock en plena huida hacia delante. Y eso se refleja en el guión, que es muy salvaje, muy violento. Recibimos total apoyo del productor, Enrique López Lavigne, que era como el cuarto miembro del grupo y se metió en la película desde el principio. Ha sido el mejor proceso de mi vida, muy salvaje. Nunca me lo voy a pasar mejor. Repetiría mañana.

Tus dos últimos guiones, ‘Toro’ y ‘Anacleto: Agente secreto’, los has escrito con guionistas para directores no guionistas. Sin embargo, también has escrito con directores. ¿Encuentras diferencias a hacerlo con unos o con otros?

Yo suelo trabajar codo con codo con el director, sea o no escritor. No suelo escribir un primer borrador sin saber quién lo va a dirigir, como mucho un primer tratamiento y a veces ni eso. Para mí la visión del director es la visión global de la película ­–que no del guión– y es la que quiero conocer y la que debo potenciar. Si no estoy de acuerdo con algo, argumentaré cómo lo veo yo, porque conozco muy bien a los personajes y la trama, pero él es quién tomará las decisiones en el set y en montaje. Mi manera de trabajar en ese sentido es siempre con un director detrás, aunque escriba con otro compañero. Lo importante es que todo el mundo esté de acuerdo en el tono, en la historia y los personajes. Si involucras al director desde la primera versión ahorras mucho tiempo, porque avanzáis hacia el mismo sitio. Por eso, en mi caso no noto una diferencia.

Esa actitud ahora es más posible porque ya llevas muchos años escribiendo y relacionándote con productores pero, ¿cómo lo hacías cuando empezaste?

Al principio empecé a trabajar con el director Gonzalo López Gallego. Vendimos algún guión fuera y aprendí mucho el oficio. Luego me fui cruzando con productores y tuve suerte. Siempre pensé que era mejor ir de la mano de alguien, porque confío en el trabajo de los directores y de los productores, porque ellos son los que hacen las películas, los que encuentran el dinero… Me gusta mucho trabajar con productores mano a mano; con Enrique Lavigne, con Paco Ramos… Pero si me preguntas qué debe hacer el que esté empezando, creo que lo mejor es ir con un director; buscar un director de cortos, que también esté empezando, y asociarte con él. Es mejor que ir solo a una productora.

También andas escribiendo la próxima película de Jaume Balagueró, ‘Muse’, ¿qué puedes contar sobre este proyecto?

Aún poca cosa. Es la primera película en inglés de Jaume desde ‘Frágiles’. El guión es un thriller sobrenatural ambientado en un campus universitario, con la literatura y la poesía como trasfondo y una mitología, creo, bastante original. Ha sido un proceso muy interesante para un guionista. Adaptar una novela de género, trabajar en el guión con Jaume, que es un referente mundial para el cine de género, hacer un thriller con sus propias reglas, escribir secuencias terroríficas. Estoy deseando que empiecen a rodar.


FIRMAS INVITADAS: SEXO FÁCIL, PELÍCULAS TRISTES por ALEJO FLAH

11 noviembre, 2013

Image

Por Alejo Flah (Fotos: José Haro)

Hace algunos meses me dejaron ocupar este mismo espacio después de mi visita al rodaje de Séptimo, una película de la que soy coguionista (que ya se ha estrenado en Argentina y este fin de semana se estrena en España).

Ahora acabo de terminar la primera parte del rodaje de mi primera película como director de la que también soy guionista: Sexo fácil, películas tristes

Duermo poco (no duermo nada). Como mal. Me duele todo el cuerpo.

Y nunca me he sentido mejor.

Image

Realidad y ficción

La película tiene dos partes: realidad y ficción (o “vida” y “cine” si es que pueden ser lo contrario).

La “realidad” transcurre en Buenos Aires y la “ficción” transcurre en Madrid. Los protagonistas son Ernesto Alterio, Quim Gutierrez y Marta Etura. El reparto se completa con Carlos Areces y Bárbara Santa Cruz (en la parte española) y Julieta Cardinalli, Luis Luque, María Alché y Mónica Antonópulos (en la parte argentina). Creo, sin exagerar, que no podía haber mejores actores en el mundo para cada uno de estos personajes.

La pregunta que se plantea la película es si es posible escribir una comedia romántica cuando la experiencia amorosa del que la escribe es un desastre.

La respuesta: en algunos meses.  “En los mejores cines”.

Image

Robert Smith

Después ser un teen angst escuchando The Cure muchos años, logré finalmente verlos en directo en algún festival de verano de España. En las primeras canciones me deprimí. Robert Smith se había convertido en una anciana (habría que preguntarse por qué tantos rockeros envejecen como señoras) y Simon Gallup encarnaba, como en el tango, toda la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser.

Desde el escenario parecían estar pensando en su equipo de fútbol, en dónde iban a comprar los chorizos para el asado de esa noche, en el análisis de próstata que tendrían la semana siguiente. En todo, menos en sus canciones.

Era entendible: las letras que cantaban tenían, en algunos casos, veinticinco años. Él, con más de cincuenta, tenía que volver a sentir lo mismo que sentía con veintipocos. Volver a decir con convicción que el viernes estaba enamorado o que estaba perdido en un bosque, completamente solo.

Hasta que de pronto algo cambió. Una extraña conexión y todo volvió a ser como antes. O no. Pero era una mirada atenta, cariñosa sobre ese pasado.

O al menos es lo que pensé en ese momento.

Me acuerdo ahora de esto porque lo normal es que desde el momento en que empezamos un guión hasta que lleguemos a rodarlo pase mucho tiempo. Suelen ser varios años. Pueden ser dos (en un plan optimista) o cuatro. Inclusive, algunos más.

Por eso (si aceptamos que nosotros cambiamos y que todo cambia en el mundo, excepto en los malos guiones), siempre nos vamos a encontrar dirigiendo guiones de otras personas.

Y creo que es lo mejor que nos puede pasar.

A la hora de dirigir nuestros guiones no está mal volver a recordar entonces (una vez más) a Robert Smith. Volver a entender siempre quiénes éramos nosotros hace algún tiempo, acercarnos con cariño a quienes fuimos y tratar de entendernos una vez más: cuando los pelos parados nos quedaban mucho mejor.

Image

Metáforas deportivas

El costumbrismo porteño incorpora siempre alguna metáfora futbolera en el lenguaje cotidiano. “Te quedaste en offside”, “Te están dando un baile” se pueden incorporar para referirse a una discusión absolutamente extradeportiva.

Debo aclarar que detesto las metáforas deportivas.

Pero como siempre es más fuerte mi reacción de acabar haciendo aquellas cosas que critico, voy a usar una.

Voy a hablar del cine y la natación. (Insisto: estoy durmiendo poco).

Escribir es como nadar en una piscina. Estamos solos. Todo depende de nosotros. De nuestra fuerza, de nuestra resistencia por seguir adelante. No hay viento, no hay olas, no hay imprevistos. Nadie más nos obliga a llegar hasta el borde. Y una vez que llegamos, hay que volver a girar. Y así, una y otra vez. Brazada a brazada. O página a página.

Por eso creo que lo más importante para poder escribir es la resistencia. La capacidad de estar día tras día avanzando solos por un mismo carril. Con todas nuestras debilidades. Sin otro premio que el de la página terminada. Para pasar a la siguiente y volver a seguir. Como Sísifo…

Dirigir, en cambio, es como nadar en el mar. A veces vamos a favor de la corriente, otras en contra. A veces con sol, otras con lluvia. A veces, inclusive estamos a puntos de ahogarnos. Y de lo que se trata es de usar todo eso a nuestro favor para seguir adelante. Las horas de luz, el clima, el presupuesto, los imprevistos. Todos esos “accidentes” son la película.

Pero ya no es nuestra resistencia lo que nos mantiene a flote: porque afortunadamente ya no estamos solos. Y eso es algo mágico: de estar solo en casa escribiendo, pasas a estar rodeado de gente que lo da todo para que esa película que soñaste sea inclusive mejor de lo que pensabas. Esa es la sensación que tuve durante cada minuto de las tres semanas de rodaje en Madrid.

Image

Soledad y compañía

Disfruto mucho de la soledad de la escritura. De no salir a la calle hasta las 7 de la tarde. De no hablar con nadie en todo el día.

Pero los guionistas no somos escritores. Nuestro trabajo consiste crear en soledad un material que se va a transformar en algo nuevo gracias a la colaboración (comunión, en algunos casos) de un equipo de gente (Y podría insistir una vez más en la metáfora de Carriere de la oruga y la mariposa.) Vivimos siempre en ese equilibrio constante entre la soledad y la compañía. Entre el individuo y el grupo. Y por eso es fundamental esa conexión. Puede ser dirigiendo nuestros guiones, visitando los rodajes en los que los ruedan o simplemente compartiendo (discutiendo) nuestra escritura con otros amigos.

Acabo de terminar las tres semanas de rodaje en Madrid: la “ficción”. Al día siguiente  estuve en París: rodando un día. Al día siguiente salí para Argentina, dónde estoy ahora: para preparar tres semanas y rodar otras tres semanas más aquí: la “realidad”.

Y ya estoy sufriendo por el momento en que se termine.

Uno tiene la sensación de que podría seguir así eternamente. Rodeado por un equipo increíble. Por actores que hacen que eso que escribiste solo en tu casa tenga vida, emoción y un sentido. Por la adrenalina del tiempo que se nos viene encima. Por las nubes que tapan el sol en el momento justo y dan un brillo inolvidable a la sonrisa de la actriz. Por la magia del tiempo que queda atrapado en cada secuencia.

Pero después habrá que volver a la soledad. A escribir nuevamente.

Escribir y dirigir. Soledad y compañía: como Edward Norton en Fight Club.


LA RESACA DEL NOTODO (la crónica de verdad)

22 abril, 2010

Por Chico Santamano

No les voy a engañar. No me siento muy orgulloso de la retransmisión en directo de la Gala. Jajajaja. Ya saben que soy muy aficionado al palmarés de este festival y esto no se podía quedar así.

El problema de este desastre no fue la promesa incumplida de barra libre de Jameson como años anteriores. El origen de semejante hecatombe bloguera tiene un nombre y un apellido: Steve Jobs. Él dirá que no, que el nombre y el apellido era Chico Santamano y su inutilidad tecnológica, pero créanme que su corrector de textos del iPhone es la cosa más dañina que ha inventado un ser humano desde (todos) los magacines de tarde de Antena 3.

Voy a intentar repescar esos locos locos comments que dejó un servidor desde la oscuridad de su butaca, reinterpretarlos (si puedo), reescribirlos y añadir algo en caso de que me acuerde.

21:30 Hemos conseguido entrar. Casualidades de la vida me siento junto al Pianista, a su lado hay un señor que intentó eclipsarme con mi misma camisa y a mi lado mi querido colega que me prestó ese invento del demonio de la posmodernidad llamado iPhone (aún así, gracias). El cacharro no nos deja editar el post, así que me veo obligado a escribir en los comments. Qué cutre. Qué sofoco.

21:31 Luis Larrodera o Roderas o como quiera llamarse ahora, en el escenario. Luce tipazo, tablas y una dicción a prueba de balas. Arranca con el chiste obligado del volcán björkiano este. Y -oh dios mío- lo relaciona con el humo negro de Lost. En la era de Twitter y Facebook cualquier coña con referencia a la actualidad se queda antigua a las dos horas.

21:36 PREMIO DEL PÚBLICO… I WISH. Y con él llega la primera decepción de la noche. La gracia de este corto era que si ganaban, el homeless protagonista vendría a España a recoger el premio. Pues bien… no ha podido. ¿La razón? ¿Lo adivinan? EL VOLCÁN. Pues vaya.

21:44 PREMIO CALLE 13: MIRADA PERDIDA. En los resúmenes de los nominados nos llama la atención la gran cantidad de cortos ambientados en el metro. ¿Un rasgo generacional?

21:49 EL PREMIO CANARIAS (perdonen, no recuerdo el nombre del premio realmente, pero sé que algo tienen que ver el archipiélago): SOLOS. Llegados a este punto no podemos más que elogiar el bellezón que han puesto paseándose por el escenario de un lado a otro. Sin duda es LA AZAFATA BIÓNICA. (¿Alguien hizo fotos? Esa mujer merece ilustrar este post) Qué piernas… La platea se estremece y dilata al mismo tiempo cada vez que cruza. El año que viene haré un corto con ella… quizá montada en el metro. No lo descarto.

21:52 No llevamos ni media hora y ya nos revolvemos en nuestros asientos. Echamos MUCHO de menos el Florida Park. Sus mesitas, sus copas, su banda en directo, sus canapés… Empezamos a odiar la nueva ubicación. Todo parece más solemne, más Festival de Cortos de provincias.

21:53 El inestimable patrocinio de Jameson nos hace divagar sobre la íntima relación que ha habido, de toda la vida de Dios, entre el cine y el whisky.

22:00 EL PREMIO LOS GOYITAS: MICROMAPA. Lo han entregado Raúl Arévalo y Quim Gutiérrez. Dos actores acojonantes (el segundo dejó con la boca abierta a más de uno con el corto de Sánchez Arévalo), pero no podemos asegurar que estuvieran ni muy despiertos, ni muy animados, ni siquiera muy por la labor. Fueron, ambos dos, muy el prototipo de “soy actor y no necesito peinarme para parecer interesante”.

22:07 Pianista, con su eterna manía de acusar de plagio a todo lo que se mueve, asegura que el corto de Isabel Coixet (aburridísimo) es un plagio de “Este invierno” de Daniel Castro (el “airado” Guionista en Chamberí). La gente aprovecha para ir al baño.

22:09 PREMIO BOX OFFICE: EL FIN DEL MUNDO. Como somos fans de su director, un señor muy serio, pero muy divertido, pero muy serio, pero muy divertido, jaleamos su premio. Pasan el corto, la gente se descojona de lo lindo. Enhorabuena, Alberto.

22:16 Ponen el corto “Pescados” de la jurado Lucrecia Martel. Nos hace mucha gracia al principio. Al décimo noveno pez cantor queremos imitar a parte de la platea que aprovecha los cortos del jurado para salir fuera. Empezamos a sospechar que existe una barra libre muy tocha y muy secreta.

22:20 El presentador de la gala antes conocido como Luis Larrodera o ahora o… nunca me ha quedado del todo claro se pone a contar chistes. Ojo, no chascarrillos, nono… CHISTES. Se ha emborrachado de comedia. Que le detengan.

22:25 MEJOR INTERPRETACIÓN: Daniel Prada por RITMOSIS. Pensábamos que iba a subir bailando, habría sido lo suyo. Íbamos a perdonárselo, pero el tío se cascó la anécdota (como el que no quiere la cosa) de que acababa de hacer un spot con Zidane. Daniel, sinceramente, no nos ha gustado nada este comentario tuyo. Aún así, estás fantástico en el corto. Enhorabuena, sigues en la Academia.

El premio es compartido con la señora mayor de “LLAMA YA“. Las señoras mayores siempre trincan premios, las jodías…

22:36 Otro corto del jurado. Esta vez el de Isaki Lacuesta. Pianista asegura que el corto de Lacuesta plagia el corto de Coixet que plagiaba a Daniel Castro.

22:45 PREMIO MEJOR DOCUMENTAL: EL DÍA QUE YO ME MUERA. Viendo el resumen de los nominados, llegamos a la conclusión de que el día que prohíban presentar cortos documentales rodados, como el que no quiera la cosa, durante unas vacaciones de verano en el extranjero… ese día, esta categoría se quedará prácticamente desierta. Por cierto, echo de menos la nominación a “¿Quién está ahí?”. Porque me gusta y porque su dire es amigo. No hay más razones.

22:56 MEJOR ANIMACIÓN: CAPITÁN HACEDOR DE ESTRAGOS Borja Cobeaga ha aprovechado para pedir a sus colegas que le manden SMS firmados porque ha perdido el móvil. No explica dónde ni de qué manera. Exigimos más detalles.

22:57 Definitivamente ECHAMOS DE MENOS EL FLORIDA PARK. Ese mítico lugar donde hacían “Entre amigos” y “Esto es espectáculo”. Se echa tanto en falta el espíritu de José Luis Moreno y Concha Velasco.

23:02 PREMIO AMENÁBAR: SÓLO UN DETALLE. Ups! Ese final de este corto… Después de haberlo visto en tantísimos sitios (incluido “Esposados” de Fresnadillo y “Pagafantas” ), pensábamos que ya estaría prohibido por el código penal volver a echar mano de ese “giro sorpresa”.

23:05 De repente, la gala se ha puesto tristona y sombría. Los ganadores parecen que están un poco en plan “pedir perdón por ganar”. Venga coño, esa alegría arriba. Llevas tres meses peleándote en los foros con otros directores y ahora que te dan el premio no metes ni un grito.

23:10 Nos sorprende (para fatal) el corto de David Serrano. Es tela marinera… Esa luz, ese audio, ese grafismo con la impact y resplandor exterior de photoshop… PUES VALE. Pianista no calla: me dice que  el corto tiene un final mitiquísimo, y que eso lo compensa todo. Se podría haber traído otro iPhone y dejarme hacer la crónica en paz.

23:15 MEJOR GUIÓN: ALBERTO GONZÁLEZ VÁZQUEZ por “EL FIN DEL MUNDO”. El señor más serio y divertido del planeta vuelve a subir al escenario. Felicidades bloguionísticas, claro.

23:19 En contraste con lo amateurísimo del corto de David Serrano, sorprende la superproducción de Fesser. La gente se ríe de principio a fin.

23:22 Empieza ese momento tan sin sentido del Notodo donde se dan los premios “mejor corto”. Sinceramente, no entiendo la diferencia entre el “premio al mejor”, el “gran premio al mejor”, el “premio del jurado”… No lo sé… Quizá un tercer, segundo y primer premio sería más claro…

23:23 Bueno, uno de esos premios es para el hipnótico “Mirada pérdida”. Por cierto, su director me suena muchísimo y no sé de qué. Ahí lo dejo.

23:30 Fantástico el corto/avance del nuevo largo de Sánchez Arévalo. Quim Gutiérrez, de pelos de punta.

23:31 PREMIO ESPECIAL DEL JURADO: LOS GRITONES. Enhorabuena para Roberto y para Ruth. Se os admira.

23:38 OTRO PREMIO DE ESOS GORDOS: CAPICÚA. Creo que es el más gordo, no estoy seguro. El corto está guay, pero es curioso que se repita exactamente la misma fórmula de Maquetas, el corto ganador del año pasado.

23:41 No sé si saben que Pianista es un gran experto en moda. El tío va siempre a la última y además de asesorar a los modistos de H&M se permite opinar de los estilismos ajenos. Pues bien, señores… Pianista en un Burdel da por caducada la moda de los chalecos. Ya saben, guárdenlos en los armarios para tiempos más prósperos.

23:44 La cosa termina. Foto de grupo en el escenario y sobrevuela la duda en el aire. Esta tradición tan loca de hacer la foto de los ganadores… ¿sólo se hace en España, no?

23:46 Salimos para la fiesta en Chicote. Me cruzo con Guacamolo. Amenaza con darme con el látigo.

23:48 Por el camino nos lamentamos que la gala haya sido tan pesadita y tan carente de energía. El año pasado estuvo divertidísima y ágil, pero este ha sido un poco bajón.

23:52 ¿CÓMO? Los invitados tienen UNA copa gratis (de Jameson, claro), los acreditados por medios (Sí, yo soy un acreditado y sí, Bloguionistas es un medio) no tenemos derecho A NADA. ¿Qué mal, no? Lloramos por tercera y última vez por la pérdida del Florida Park.

00:30 Ojo. Se junta parte de esa POMADA tan mítica. Qué guay reencontrarse con tanta gente con talento y tan poca estrella acaparando atenciones.

02:45 ¿QUÉ? Nos dan las luces en el Chicote. ¿YA? Una rubia moderna con unas tetas enormes informa a grito pelao que la fiesta continúa en su casa en la Calle Infantas. Estamos todos invitados. Éramos más de 200 personas. Según me cuentan, esa fiesta fue tremendamente LOCA. No faltó de nada… y hasta aquí puedo leer.

03:03 Las tradiciones notoderas obligan a acabar la noche en un karaoke. Se decide ir a uno que odio con todas mis fuerzas. Sí, el karaoke de Mostenses. Ese donde el gran lobby gay despliega su poder y sólo cantan canciones de Rocío Jurado los amigos del DJ. Los demás tenemos que esperar turno durante horas.

03:05 Ups! Sorprendentemente está cerrado. Bien… vamos al karaoke más  bizarro de la capital. El Karaoke Paradise. Ese donde las triadas filipinas (en caso de que exista algo similiar) planean romper las finas piernas de otros temerosos filipinos confidentes de la policía. Segundo UPS! TAMBIÉN ESTÁ CERRADO. Definitivamente el Notodo 2010 está gafado. La masa se dirige pues al Wurlitzer. Si quieres cantar, tendrás que hacerlo sin leer la letra en los plasmas.

03:30 A partir de aquí yo ya no les puedo seguir contando. Las galas del notodo se sabe cómo empiezan, pero nunca cómo acaban. Este año, la postfiesta ha sido especialmente desenfrenada. Alcohol a destajo, escotes desmedidos, fotos a gogó para facebook, parejas que se escabullen… lo dicho, no puedo seguir contando. Permítanme este paréntesis… por dignidad humana.

06:15 Llego a casa. Necesito dormir muy rápido.

09:05 De nuevo en pie. Los ecos del notodo resuenan en mi cerebelo, pero tengo una reunión importante a las 10 en el centro. De ella podría depender que el proyecto en el que estoy currando continúe su andadura… ¿Qué? No me miren así. Para una vez que salgo…

01:58 Acabo este post. Se me cierran los ojos. Creo que descansaré… AL FIN.

(Gracias, encantadoras chicas del Notodo por invitarnos. Nos vemos el año que viene)

ACTUALIZACIÓN: Si quieren leer otra crónica desde el lado femenino de la movida (es decir, desde la perspectiva de mujer acosada por cortometrajistas)… lean el post de Jimina Sabadú. (que ni me cita ni nada. La próxima vez, se va a medir con usted su prima Nieves, querida Sabadú)


A %d blogueros les gusta esto: