FSE MADRID: CUANDO EL GUIONISTA ENCONTRÓ AL SINDICATO.

13 enero, 2017

Por Àlvar López. Fotografías de Caridad Riol.

“La clave para avanzar es tener buenos contratos”. Esta frase recoge una de las conclusiones más claras que se pudieron sacar ayer, 12 de enero, en la mesa redonda que diversos miembros de la Federación de Guionistas Europeos (FSE) dieron en la Academia de Cine de Madrid. Una mesa redonda que, más allá de dicha conclusión, estuvo marcada por la constatación de que, pese a los esfuerzos de los sindicatos, la precariedad laboral del guionista es la misma en gran parte Europa.

DSC_0275.JPG

La jornada se celebró en la Academia de Cine de Madrid.

La jornada, organizada por ALMA, empezó con una breve introducción de Luis Cueto, Coordinador General de la Alcaldía de Madrid, que recalcó que Madrid persigue el propósito de ser “una ciudad interesante, que respete y defienda la propiedad intelectual”.

Acto seguido el guionista Josep Gatell, moderador de la mesa, dio pase a David Kavanagh, Jefe Ejecutivo del FSE y del Irish Playwrights and Screenwriters Guild (sindicato de guionistas de Irlanda). Él fue el encargado de presentar la FSE, una asociación de sindicatos y gremios de guionistas en toda Europa (ALMA y SGAE forman parte de ella) que a día de hoy representa a más de 8.000 guionistas de 20 países.

Kavanagh empezó su discurso explicando qué está pasando actualmente en la Unión Europea, donde la FSE está trabajando en negociaciones colectivas para formular contratos estándares con las condiciones mínimas, intercambiar información y desarrollar cursos de formación para poder negociar mejor.

Para Kavanagh el mayor problema del guionista en la actualidad reside en su poca valoración dentro del medio audiovisual. “Ser guionista no es un hobby, es una profesion”. Pese a la importancia del guionista dentro de la industria creativa, los creadores europeos siguen cobrando muy poco, algo incoherente para él puesto que son ellos los que “generan el producto que se distribuye y vende, en muchas ocasiones con gran éxito comercial.” Para llegar a estos datos se basa en una encuesta de la FSE realizada en 2012, donde se observó que el salario medio de un guionista en Europa es de 22.000 euros al año sin impuestos, “lo que significa que la gran mayoría de ellos ganan menos que esa cantidad”.

No obstante, dijo sentirse “bastante optimista”, puesto que la FSE lleva “haciendo presión mucho tiempo con una propuesta basada en la acción colectiva, de ahí la importancia de estar sindicados”.

DSC_0300.JPG

De izquierda a derecha, Josep Gatell, David Kavanagh, Robert Taylor, Vinicio Canton, Marie Roussin, Caroline Otto y Maciej Karpinski.

Acto seguido, Gatell abrió ronda de preguntas para que los asistentes de la mesa pudieran hablar sobre la existencia o no de tarifas mínimas en su país y, por tanto, la salud salarial de los guionistas. El propio Kavanagh fue el primero en hablar sobre la situación en Irlanda, país donde tenían un convenio hasta 2006, año en que se prohibió fijar precios a los freelance. Si bien han mantenido las tasas, explica que para el cine independiente ha sido un desastre. “Por un borrador de una película podías obtener 12.000 euros. Ahora no he visto ningún contrato de más de 7.000. Y cada vez veo más de 3.000. Es una locura si no tenemos estándares comunes.”

Robert Taylor, presidente del FSE y abogado del Sindicato de Guionistas Británico, explicó que en Gran Bretaña tienen “mucha suerte” al contar con “tarifas mínimas para drama, comedia, incluso trabajo en Internet. Tenemos estos acuerdos desde hace 60 años, lo que nos permite mantenernos.” Taylor también hizo hincapié en la importancia de estar sindicado, puesto que en Inglaterra tienen “un sindicato muy fuerte, y un ataque a nuestro sindicato sería una ataque a todos los sindicatos de Reino Unido.”

Vinicio Canton, guionista y miembro directivo de la Junta Directiva del Writers Guild de Italia, explicó que en Italia negocian con los productores, si bien nunca tuvieron la oportunidad de debatir nada sobre ningún contrato. Respecto a las tarifas mínimas, dijo que a la mayor parte de los guionistas no les gusta fijar los salarios mínimos por miedo a que puedan convertirse en los máximos”, si bien “la realidad es que ahora hay menos trabajo, se escriben menos guiones y se pagan a la mitad. En Italia todos los guionistas somos freelance, y la ley no está de nuestro lado.” Otro problema que detecta Canton es que “hay mucha gente que quiere escribir en escuelas y que trabajan por la mitad del mínimo que nosotros estamos intentando conseguir”. La solución por la que han optado pasa por que todos los guionistas envíen su contrato al abogado de su sindicato antes de firmarlo. “Ahora los productores saben que sabemos lo que pasa con el resto, pero es lo único que hemos podido hacer.”

La guionista, miembro de la Junta del FSE y de La Guilde (sindicato francés) Marie Roussin expresó que en Francia existe el mismo miedo que en Italia a que “ir a por una tarifa mínima provoque que se convierta en una estándar”.

DSC_0306.JPG

El acto estuvo seguido por varios guionistas y profesionales del sector audiovisual.

En Alemania, no obstante, la situación es más fuerte, puesto que, como dijo Caroline Otto (miembro de la Junta del FSE y de Writers Guild of Germany), cuentan con “una legislación que ayuda a los creadores a recibir una remuneración adecuada permitiéndoles debatir con grupos de usuarios.” Eso sí, destacó que aunque la ley está bien pensada, “es como si hubieran recortado todas las cosas que eran buenas para nosotros. Somos demasiado débiles”, lo que provoca que salgan perdiendo cuando tienen que negociar con cadenas y productores. “Firmas lo que ellos quieren que firmes”, expresó. Respecto a las tarifas mínimas, destacó que no hay nada oficial. No está prohibido, “pero de alguna manera la gente no quiere mostrarlo, porque hay diferencias y no quieren evidenciarlas”, además de tener el problema que cuando han acordado tarifas mínimas se utilizan como estándar.

Por último, Maciej Karpinski (guionista, miembro de la Junta de FSE y Presidente de la Union of Polish Screenwriters) se encargó de destacar cómo la lista de problemas es “muy similar” en todos los países. En el caso de Polonia, dijo que la situación del sector audiovisual es “bastante buena”, pero el problema es que “una buena ley no consigue una buena situación para los guionistas, porque los productores encuentran el vacío en la legislación para trasladar el dinero a sus cuentas y pagar al guionista lo menos posible”, y acabó recalcando cómo, desgraciadamente, “en Polonia no hay muchos guionistas profesionales que vivan de ello.”

Para finalizar Gatell abrió ronda de preguntas con el público, donde Kavanagh destacó la importancia de “tarifas mínimas para evitar nuestra precaria situación económica”, de contar “con un abogado para que pueda solucionar los problemas a los que se enfrentan los guionistas”, y de ser consciente de lo que se firma, puesto que “la gran debilidad de los guionistas es que prefieren firmar un mal contrato que quedarse sin firmar alguno.”

DSC_0320.JPG

No obstante, pese a lo dura de la situación actual, quiso concluir con una nota de esperanza a los asistentes con el que cree que debe ser el camino a seguir: “creo que podemos encontrar ayuda a nivel europeo, sí, pero la solución real pasa por cada situación individual. Es importante que todos los guionistas sean miembros de un sindicato. La clave para avanzar es tener buenos contratos.”

Para el que aquí escribe la importancia de estar sindicado ha quedado más que probada. Este mes puedo decir que mi colega Carlos Muñoz y yo ya somos de ALMA.


ALMA NO HACE NADA

15 enero, 2014

Por Cristóbal Garrido.

De verdad que voy a intentar que este no sea el típico post coñazo sobre ALMA. Hay cosas interesantes que deberíais saber sobre cómo funciona realmente el Sindicato y al final hasta me pongo un poco intenso y todo. Aguantad.

Este sábado hay elecciones para renovar la Junta Directiva de ALMA y estrenaremos presidencia, lo cual me recuerda que han pasado cuatro años (¡¿ya?!) desde que decidí unirme de manera oficial y sobre todo ACTIVA al Sindicato de Guionistas.

Desde entonces, los guionistas que componemos la Junta, hemos tenido que oír así como dos millones de veces (quizá un millón y medio, no exageremos) las típicas frases de “ALMA no hace nada”, “ALMA no sirve para nada”, o el clásico entre los clásicos “¿Se puede ser de ALMA siendo de la SGAE?”.

Empecemos por la última. Es fácil. ALMA es un SINDICATO. SGAE es una ENTIDAD DE GESTIÓN DE DERECHOS DE AUTOR. ¿Se puede ser socio del Real Madrid y tener la tarjeta de Repsol? Por supuesto, ¿por qué? Pues porque un equipo de fútbol y una gasolinera tienen lo mismo que ver que un sindicato y la Sgae… Nada. Ojo. Puede que estés confundiendo ALMA con DAMA. No pasa nada. Coinciden en el 100% de sus vocales, pero somos dos entidades completamente diferentes e independientes. Grábatelo a fuego. Que no vuelva a suceder.

 alma1

Durante estos cuatro años, los miembros de la Junta hemos tenido que lidiar con carros y carretas. Antes de nada, os aclaro que ALMA no tiene una junta de señores directivos ajenos a la profesión. Los que nos sentamos en esa mesa, al menos una vez al mes, somos todos guionistas con más o menos experiencia en esta profesión. Escritores de cine, series y programas. No cobramos absolutamente nada por estar en la directiva, pagamos religiosamente nuestras cuotas como el resto de mortales y, por si lo estás pensando, jamás nos hemos pagado una mariscada con los fondos del Sindicato. Bueno, ni una mariscada ni un triste Happy Meal en el McDonalds de Gran Vía. Todo sea dicho.

Arrancamos en 2009 con fuerza y ganas. Organizamos los primeros premios ALMA de guión. ¿Salieron bien, verdad? Tanto que no se volvieron a repetir. ¿Qué pasó? Llegó la crisis y no había pasta. Vale, la crisis llegó a todas partes, pero es que además al Sindicato lo miró un tuerto.

¿Os acordáis de la multa de la Competencia por tener una tabla en nuestra web sugiriendo sueldos orientativos? Eso nos mantuvo literalmente acojonados y atados de pies y manos durante demasiado tiempo. Casi dos años en los que no podíamos explicaros que estaba ocurriendo (el Tribunal lo prohibía), ni invertir ni apostar por otras iniciativas interesantes por una sencilla razón… ¿y si no teníamos pasta para pagar después la multa… qué?

Una vez salvado ese escollo, hemos logrado salvar el Sindicato, levantar cabeza, seguir siendo pobres, pero con las cuentas saneadas y al mismo tiempo hacer cosas para contradecir a todos aquellos que aseguran que el sindicato no hace nada…

VISIBILIDAD DEL GUIONISTA

No nos confundamos, a ALMA se la pela si os reconocen por la calle y si firmáis o no autógrafos. ¡Lo de la visibilidad no va de eso, malditos cínicos! Creemos en unos mínimos. Esos mínimos pasa por el reconocimiento de la figura del guionista como creador de contenidos. Porque reconocer ese trabajo es reconocer nuestro prestigio y nuestra posición en la industria. Si se te conoce, si tu nombre es un reclamo (ya sabes “Del creador de… llega…”) eso se traduce en mejores condiciones salariales y laborales para ti y para los que te rodean.

almaprensa

Por eso organizamos el primer encuentro de guionistas con los medios. No queríamos reclamar absolutamente nada. No iba de quejarse ante la prensa. Aunque algún periódico no lo pillara del todo, fue una cita promocional para concienciar a los medios de comunicación de que las series no se escriben solas y que detrás de cada producto hay un escritor que merece ser citado en los artículos. El evento fue un absoluto éxito. Más de 30 medios acreditados. Nunca se había escrito tanto sobre nuestro gremio. ¡Salimos hasta en el Pronto, señora! Y además empezamos a notar una nueva sensibilidad en los medios especializados a la hora de nombrar a los autores.

 

Hemos producido también el documental sobre guionistas “Writing Heads” dirigido por Alfonso S. Suárez…

…y abierto canales en Youtube y Vimeo con más de 40 entrevistas en vídeo a guionistas de ficción (y las que quedan por subir).

 almayoutube

En los últimos meses hemos intensificado nuestra presencia en internet. Hemos conseguido por fin una web en condiciones que se actualiza con regularidad y potenciado nuestras redes, convirtiendo nuestro twitter (¡síguenos!) y nuestro facebook (¡agréganos!) en plataformas de información para guionistas, altavoz para nuestras demandas y escaparate para tus trabajos, porque si eres afiliado publicitaremos en la medida de nuestras posibilidades tus estrenos.

FESTIVALES

ALMA ha puesto un empeño especial en reconocer la labor del guionista y premiar su trabajo en algunos de los festivales de cine, televisión y cortometrajes más importantes de este santo país: Festival MECAL de Barcelona, Festival de Málaga, Festival de Televisión de Vitoria, Festival de cine de Alcalá de Henares, Festival de cine de Gijón… Por primera vez, hemos estado presentes en el Festival de Series de Canal + organizando una charla de guionistas.

 almacanal+

Además, hemos sido miembros del jurado del Premio Nacional de Cinematografía y del Julio Alejandro.

CURSOS,  TALLERES Y ENCUENTROS

Porque la constante formación nos parece vital para estar al día en nuestro curro y porque atraer a los jóvenes al Sindicato nos acerca a las nuevas generaciones, hemos organizado multitud de cursos y talleres. Desde guión de sketch, al de sitcom, pasando por la autoproducción, webseries y un largo etcétera.

Además somos co-responsables de uno de los Másters más prestigiosos de nuestro país: el de la Carlos III. Si a eso le añadimos que a los afiliados de ALMA se le hace un descuento de (al loro) mil euros, podemos decir con cierta seguridad que el Sindicato sí sirve para algo.

Y, como cada año, hemos organizado junto con FAGA el clásico Encuentro anual de guionistas en Madrid, Valencia y Bilbao. Sin olvidar el Encuentro Internacional de Barcelona.

 almaencuentro

VALE. A estas alturas, podrás decir “sí, ya, muy bien… pero esto es un Sindicato. ¿Por qué no le ponéis las pilas a los productores?”. A eso yo te respondo “Guay, ¿eres afiliado? Ven a las Asambleas, ayúdanos a afiliar a gente, a levantar iniciativas, a ser más fuertes…” o bien…

“Guay, ah… ¿Que no eres afiliado? ¿Qué quieres que hagamos por ti, criatura?”.

De verdad que es un coñazo esa apatía generalizada de “me quejo en facebook y cenas con colegas, pero no hago absolutamente nada por cambiar la situación”. Ese rollo pusilánime es tan 2006 que os hace estar más pasados que los estampados de Desigual, tíos.

Y es que ESTE es el principal problema del sindicato. Cómo molaría decir que son los productores, pero no. El problema somos nosotros. ALMA siempre ha sido pequeña. Durante la crisis hemos tenido una auténtica y lógica sangría de afiliados. Aún así, hemos conseguido que este año se dé de alta más gente que la que se fue. Eso es una grandísima noticia y una recompensa para el esfuerzo de todos, pero aún no es suficiente. En estos cuatro años sólo conozco UN caso de alguien que ha dicho “Estoy cansada de quejarme y no hacer nada. ¿Qué puedo hacer por el Sindicato?”. Bravo, joder.

Necesitamos que dejéis de llorar y de mirarnos de soslayo como si fuéramos unos pobres pringados que pagamos una cuota por nada. Necesitamos erradicar el típico recelo como si los que estamos en la Junta tuviéramos algún tipo de interés más allá de hacer que esto funcione. Necesitamos veros el careto, escuchar vuestra voz, contar con vuestro apoyo. Necesitamos que vengáis el sábado a votar o a quejaros de lo que os dé la gana.

También os necesitamos a vosotros, guionistas de programas. Es cierto que sois la gran asignatura pendiente. Los grandes olvidados. Pero también es cierto, que tenéis que dar un paso adelante. En la junta de ALMA hay una amplia mayoría de guionistas de ficción. Es verdad. La sensibilidad es evidente e intentamos abarcar más, pero no podemos. Venid y contadnos qué podemos hacer. Qué coño… Venid y hacedlo vosotros mismos. Porque a día de hoy ese es el único motor de ALMA. Un grupo de guionistas voluntarios que sólo cuenta con la ayuda de una coordinadora que trabaja media jornada al día y la asesoría del abogado del sindicato. No hay más. No nos podemos permitir más alardes. Somos pequeños porque no crecemos. No podemos crecer porque somos pequeños.

Aún así estamos orgullosos. Hemos conseguido dar auténticos pasos de gigante, pero nos queda mucho por andar. ¿Quieres que hagamos más cosas? Sólo con tu afiliación podremos crecer y jamás ha sido tan fácil afiliarse como ahora. Sólo hay que entrar AQUÍ.

>

PD: No olvidemos lo que nos contaron Rosendo y Gatell sobre el sindicato yanki y Curro Royo sobre los europeos (con el informe traducido por ALMA y FAGA ya aquí). Mola, ¿eh? Pues esto es lo que se consigue estando UNIDOS.


CONSULTORIO: PASTA, PASTA, PASTA

27 septiembre, 2010

Por Daniel Castro (Guionista en Chamberí)

Buenas,  Soy R.G. Estoy terminando un máster de guión, tengo un guión propio entre manos y muchas dudas. Algunas, las metodológicas, las habéis solucionado ya; pero hay un tema del que, creo, todavía no se ha hablado de forma abierta. Por mucho que nos guste escribir, está claro que nadie trabaja por placer, sino por dinero. Entonces: ¿cuánto cobra un guionista medio? ¿Cuánto por una peli, por colaborar en una serie, por darle una vuelta a un primer borrador…?

Aunque cada productora tenga su estilo a la hora de pagar y cada guionista su caché, ¿dónde está la media?

Gracias

R.

Vaya, me estoy convirtiendo en el tipo que responde a todas las cuestiones sobre pasta en Bloguionistas.

He alterado ligeramente el mensaje de R. G., que tal vez ni siquiera se llame R.G., para guardar cierta confidencialidad.

Bien, desde que llegó este correo electrónico a nuestra lujosa redacción, en Bloguionistas hemos tenido una animada discusión sobre cuánto hemos cobrado cada uno de nosotros por diferentes conceptos. Se han cruzado datos sobre productoras impresentables, anécdotas sobre malas pagadoras y otras, muy escasas, sobre algunas que se comportaron de modo ejemplar.

Aquí están los baremos mínimos de ALMA, el sindicato de guionistas. Esto es lo que nos dicen que debemos cobrar como mínimo. Me encantaría que se cumplieran. Sin embargo, me temo que no siempre es así. Además, no se incluyen conceptos más televisivos como sueldos mensuales para coordinadores o argumentistas.

Hagamos un repaso de los datos reales que he recopilado. Agradeceré que los complementéis en la sección de comentarios.

Cine

Precio de un guión de largometraje: entre los 30000 y los 60000 euros (dependiendo de presupuesto total y número de autores). Algunas productoras tienen la “política” de no pagar más de 18000.

Precio opción de guión: Como decía el lunes pasado, la opción suelen estar entre los 1000 y los 3000 euros (hay casos más altos, pero también casos de opciones gratuitas)

Tv nacional

Series prime time

Sueldo de un coordinador: a partir de 5000 euros al mes.

Pago por episodio: entre  9000 y 12000 euros. En los casos en que se separa escaleta y diálogo, se suelen pagar alrededor de los 5000 por cada concepto.

Sueldo mensual argumentista: 5000 euros aprox.

Series diarias TV nacional

Sueldo mensual argumentista-escaletista: 4500 aprox.

Pago por episodio dialoguista: Alrededor de 2000 euros.

Miniseries

Entre 12000 y 20000 euros por episodio.

Me gustaría que me ayudarais con los datos para TVs autonómicas (trabajé para ETB y Canal Sur pero hace demasiado tiempo y, supongo-espero que hayan cambiado las tarifas desde entonces).

Algunas Notas Tras esta Aséptica sucesión de Cifras

– Todos los sueldos o tarifas expresados más arriba son para guionistas “Senior”. La categoría “Junior” inventada por algunas productoras permite pagar mucho menos a guionistas que, en algunos casos, están realizando prácticamente el mismo trabajo que los “Senior”. En otras productoras existe, entre esas dos categorías, otra intermedia que podríamos bautizar como “SemiSenior”. Se producen así situaciones algo aberrantes: en una sola habitación, tres guionistas haciendo (casi) el mismo trabajo. Cada uno de ellos cobra un sueldo diferente. Si el “Senior” cobra alrededor de los 4000 al mes, la categoría intermedia estaría en algo más de los 2000 y el “Junior” no llegaría a esa cantidad. Supongo que se exige del “Senior” cierto grado mayor de liderazgo, disponibilidad de horario y la capacidad de mantener la compostura en las fiestas de Navidad de la Empresa.

– En casi todos los casos, los guionistas trabajan como autónomos facturando a la productora. Es decir, de esos ingresos deben descontarse, como mínimo, alrededor de 250 euros mensuales de la cuota de autónomos. Ya escribí aquí sobre la situación laboral de los guionistas y el abuso de la condición de “autónomo” que se ha dado en este sector.

– Otras productoras, entre ellas Globomedia, parecen más inclinadas a tener una amplia plantilla de guionistas, a los que dedican a diversas funciones y, a veces, tienen a sueldo incluso si no están trabajando en una serie concreta. El sueldo es mensual y, en general, algo más bajo que el de las productoras con las que compiten. A cambio, el guionista de Globomedia tiene una seguridad y estabilidad de ingresos mucho mayor. Nunca he trabajado en Globomedia. No puedo informar sobre las categorías y las características de cada escalón laboral de aquella productora. R.G., un montón de guionistas sedientos de cifras y yo os agradeceríamos información donde ya sabéis.

– Existen trabajos algo más abstractos que los que enumero más arriba. Por ejemplo, el que R.G. señala en su mensaje: “darle una vuelta a un guión”… ¿Cómo cuantificar en qué consiste esta “vuelta”? Depende del tiempo y la extensión de la reescritura, de la tarifa y experiencia del guionista y… de su capacidad para negociar, claro.

– Tal vez algunos lectores, repasando estos sueldos, opinen que se trata de una profesión muy bien pagada. No les llevaría la contraria. Sin embargo, antes de sacar estas conclusiones, creo que se tiene que tener en cuenta que, en muchos casos, un guión es escrito a cuatro o incluso seis manos, así que estas cantidades tienen que dividirse entre dos o tres. Por otra parte, la estabilidad es muy escasa. Una serie bate récords de longevidad si dura diez años. Y, desde luego, el equipo de guionistas sufre cambios muy drásticos a lo largo de todo ese tiempo. La media de duración de una serie es mucho más breve. Algunas apenas llegan a emitirse. Además, los periodos en que un guionista busca trabajo y envía mails lastimeros a todos los colegas, sólo para descubrir que la situación laboral de éstos es sólo un poco menos lamentable que la suya, pueden llegar a ser muy largos.

– En el caso de los largometrajes de cine: dos notas breves. Los precios indicados son por la compra de los derechos del guión, y ésta sólo suele llevarse a cabo cuando la película va a rodarse. En la mayor parte de los casos, lamentablemente, tal cosa no sucede y el guionista sólo percibe uno o dos pagos (la opción y algún pago de reescritura) que representan una cantidad muy pequeña del precio total del guión. Además, los contratos de compra de derechos de guiones de largometraje suelen incluir cláusulas de reescritura que pueden convertirse en una auténtica ratonera para el guionista que modifica varias veces el guión y sólo ha cobrado una pequeña cantidad inicial.

No puedo dejar de decir que, si uno quiere ser guionista (especialmente de cine) para forrarse, anda un poco desorientado.

Querido R.G., espero que esta pequeña recopilación de sueldos y tarifas te sea de alguna utilidad y que, pronto, puedas escribirnos diciendo que, efectivamente, estás cobrando por tu trabajo… mucho más de lo que aquí te hemos indicado.


A %d blogueros les gusta esto: